Archivo

Archive for 20 enero 2009

El nuevo jefe de Coordinación del CNP destaca la cooperación entre cuerpos

El comisario Pedro Ríos, segundo al mando de la Jefatura Superior del Cuerpo Nacional de Policía en Melilla, reafirmó ayer la estrecha colaboración que rige entre los cuerpos dependientes del Ministerio del Interior y la Policía Local de la ciudad autónoma.
Ríos realizó estas declaraciones en el marco de la visita de cortesía realizada al presidente de la Ciudad Autónoma, con quien se reunió ayer ante la imposibilidad de hacerlo una semana atrás, cuando tomó posesión también como máximo responsable de la Coordinación de Cuerpos Operativos de la Jefatura. El segundo jefe del Cuerpo Nacional de Policía en Melilla aseguró que el objetivo común que mantienen los tres cuerpos –Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local– es el de trabajar por y para los ciudadanos, motivo por el que seguirán manteniendo e incluso reforzando los dispositivos conjuntos que actualmente se llevan a cabo en el territorio melillense. “La coordinación y colaboración es fluida, y trabajaremos por seguir en la misma línea”, destacaba ayer en declaraciones a los medios tras su entrevista con Juan José Imbroda.
Frontera
El comisario Ríos también se refirió a uno de los dispositivos que a más efectivos del Cuerpo Nacional de Policía implica en colaboración con el Instituto Armado como es el de la protección de las fronteras entre Melilla y Marruecos. Así, tras asegurar un conocimiento previo, además de por las noticias aparecidas en la prensa, sobre los problemas que han afectado a Melilla a lo largo del último año en este sentido, Ríos matizó que, en la actualidad, la situación está “normalizada” e incluso existe en los puestos fronterizos una “fluidez comprobada” que garantiza dicha normalidad.

Juzgado por dejar tetrapléjica a su mujer de una paliza

“Le presioné el cuello contra la pared hasta que se desmayó. Cuando dejó de respirar, me marché. Era cuestión de supervivencia”. Es la confesión de José Luis R.G., quien se sentó hoy en el banquillo de los acusados por dejar a su ex mujer, Antonia R.L., tetrapléjica por la brutal paliza que le propinó el 28 de junio de 2006 en el domicilio familiar, en presencia de sus hijos e incumpliendo, una vez más, una orden de alejamiento.
Durante su matrimonio, que duró 30 años, el acusado sometía a la víctima a “un trato degradante y humillante”, lo que empeoró cuando Antonia le comunicó en 2005 su intención de separarse para “no prolongar un matrimonio que no era tal”. El día que llegó la carta de divorcio, José Luis, de 55 años, le advirtió: “Esto es como un suicidio. Tu sentencia de muerte”, según declaró la mujer. La situación era tan extrema que José Luis acudió a un abogado, junto a Antonia, para que les asesorara sobre qué hacer en el hipotético caso de que los dos tuvieran un accidente. Ella, de 48 años, conocía su plan y se lo recordó, en la sala, sin necesidad de ocultarse tras un biombo. “Su intención era asesinarme, ir a la cárcel y los niños, a un centro de tutela de la Comunidad de Madrid. Que ninguna de las familias se quedaran con la custodia. Hizo un testamento vital. Con ese fin”, contó con gran entereza. Tras acudir la mujer a los tribunales, un juez condenó a su agresor a un año de prisión, con la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros de su esposa, una medida cautelar que quebrantó una y otra vez. El 8 de septiembre de 2005, el hombre abandonó su casa, pernoctando a partir de ahí en su vehículo, estacionado en la distancia límite establecida por orden judicial. En su declaración, el procesado alegó que el 28 de junio de 2006 actuó en defensa propia para “proteger” su vida. Según su versión, ella le había amenazado con “contratar un sicario para asesinarle” porque “las cosas estaban muy mal”. La fiscal no creyó su relató y solicitó una condena de 33 años de prisión para él por violencia doméstica, asesinato en grado de tentativa, lesiones, maltrato en el ámbito familiar, quebrantamiento de condena y allanamiento de morada.
“ERA UNA CUESTION DE SUPERVIVENCIA” “Temía en cualquier momento ser asesinado”, manifestó el hombre, con aspecto corpulento y actitud altiva. “Era cuestión de supervivencia”, se excusó. “Tuve que renunciar a proteger a mis hijos para intentar salvar mi vida. Que me perdonen las criaturas, porque son las verdaderas víctimas de todo esto”, aseveró. Relató que el día de los hechos, acudió sobre las 4.00 horas a la casa de su ex mujer para que le “dijera quién iba a mandar para asesinarle”, algo que a la propia víctima le sonó a “película”. Entró con su llave y utilizó un plástico para levantar el pestillo de seguridad. “Ella me estaba esperando. Me cortó el paso con un serrucho e intentó herirme. Me dio la sensación de que me estaba esperando”, narró. “Venía hacia mí y yo tuve que hacer algo para evitar herirnos. Hice algo imprudente, y le agarré del cuello con las dos manos. Como no soltaba el cuchillo, con la mano izquierda mantuve el filo y, con la derecha, le presioné el cuello contra la pared hasta que se desmayó. Cuando dejó de respirar, me marché”, recordó, apuntando que del forcejeo acabó amorotonado “por todas partes”. Al negar que la hubiera golpeado, la fiscal le pidió explicaciones sobre las lesiones de la víctima, quien presentaba fracturas de varias vértebras y multitud de hematomas. El procesado contestó que “cuando cayó, probablemente se golpearía en algún sitio”. “¿Usted nunca la ha agredido alguna vez?”, insistió la fiscal. “En absoluto”, le replicó. En su turno de última palabra, expuso: “Me he sentido discriminado. Me siento inocente de todo, salvo del quebrantamiento de la orden de alejamiento y allanamiento de morada”.
“SU INTENCION ERA MATARME” Por su parte, Antonia apenas recuerda lo que pasó el 28 de junio, sólo el ruido de “las aspas del helicóptero” que le llevó al hospital de parapléjicos de Toledo. En cambio, no olvida los malos tratos “físicos y psíquicos” que padeció durante su matrimonio. Tenía “asumido” que la mataría, dijo. “Yo sé, porque lo conozco, que cuando él se propone algo lo lleva adelante. Antes o después, de una forma u otra, lo hace”, apuntó. La maltratada cree que trató de matarla por el hecho de que un mes antes anuló la tarjeta Visa que valía de sustento económico de su ex marido, quien no trabajaba, dado que “no podía pagar un gasto mensual de 500 ó 600 euros”. Contra sus planes, José Luis no acabó el 28 de junio con la vida de su ex mujer, pero la dejó tetrapléjica. Esta reconoció que tiene sentimiento de culpa hacia sus hijos. “Siento que soy una carga para ellos. Necesito a alguien que me ayude todo el día. No puedo hacer nada”, se lamentó.
CON LA CERTEZA DE QUE “LA HABIA MATADO” Los hijos de la víctima, de 16 y 17 años, recordaron lo vivido la noche de los hechos. “Estaba dormida. Me desperté por los gritos. Fuimos a ver qué pasaba y vi a mi padre sobre mi madre. Tenía un cuchillo en la mano e intentaba ahogarla. Empezó a pisarle el cuello. Se lo retorcía. El siguió hasta que pensó que estaba muerta”, relató una de sus hijas. “Mi padre tenía la certeza de que la había matado”, añadió. A consecuencia de la paliza, la víctima ingresó en el Hospital Gregorio Marañón con fracturas de varias vértebras, pérdida de alineación de los cuerpos cervicales, hematoma en región cervical anterior en partes blandas y hematoma mediastínico anterior como probable extensión del hematoma cervical. Se la derivó el 18 de julio al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo debido a un síndrome de lesión medular, traumatismo cervical y traqueal por síndrome de distrés respiratorio, así como distintos trastornos derivados de una parálisis extrema que le impide cualquier movimiento.

Los asesinatos con arma blanca acaparan la mitad de los homicidios registrados

¿Cuál es el número real de muertas por maltrato? -El Ministerio de Igualdad defiende que las víctimas en 2008 son 70, pero el Instituto Reina Sofía de Valencia, especializado en violencia de género, afirma que la cifra real es de 74. La diferencia estriba, según el Ministerio, en siete asesinatos machistas que todavía están bajo investigación policial.
¿Ha habido un cambio en el modus operandi? -Sí, aumenta la violencia. El uso de armas blancas se ha disparado y copa la mitad de los casos. Los traumatismos representan el 15,9 por ciento, y las armas y estrangulamientos, el 11,6.
¿Qué ocurre con los hijos de las víctimas? -En 2008 se contabilizaron cinco muertes de menores en casos de violencia de género y dos heridos graves. La Ley Integral ofrece una serie de garantías para los menores, que deben desarrollarse. De hecho, éste va a ser uno de los puntos del orden del día de la conferencia intersectorial que se celebra mañana entre la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y los representantes de todas las comunidades autónomas.