Archivo

Archive for 25 enero 2009

Un joven agrede con un martillo a su compañera durante una discusión

Nuevo episodio de violencia doméstica. El martes, un joven de 23 años abrió la cabeza de su novia con una suerte de martillo en el domicilio familiar de la víctima y después huyó. Sólo una hora después agentes de los Mossos d’Esquadra que recibieron el aviso localizaron al sospechoso en un coche abandonado, según explicaron el jueves fuentes de la investigación a EL MUNDO, que aádieron que los agentes pudieron recuperar el arma con el que se cometió la agresión.
Un portavoz de la Policía catalana se limitó el jueves a confirmar el arresto de Youssef E. A.
y no aportó más datos de los ocurrido.
Los hechos se produjeron antes de las 3.00 horas cuando este joven, de origen magrebí, y F.L., de 31 años y nacionalidad española inició una discusión con su mujer en el domicilio familiar, situado en la calle Burriac de la citada población.
Según fuentes cercanas al caso, la pareja empezó a discutir por unas pastillas que ella le había cogido. En un momento de la disputa, que fue subiendo de tono, Youssef empuño un martillo y golpeó en la cabeza a su pareja, lo que provocó que sangrara abundantemente y tuviera que ser hospitalizada.

Guardias civiles denuncian la alarmante falta de medios para mujeres maltratadas

La Comunidad de Madrid encabeza los primeros puestos del listado de muertes y denuncias por violencia de género en el conjunto de España: once crímenes en 2007 y doce el año pasado componen la fría estadística. La media de denuncias diarias por este delito en la región -cada vez con mayor presencia- es de 364. Sin embargo, la falta de medios para combatir esta lacra es palpable en la demarcación de la Guardia Civil -164 de los 179 municipios de la Comunidad-, «porque los medios humanos y materiales son los mismos que hace más de 15 años», según denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) a ABC.
Y ello, cuando en 2008 tuvieron una media de siete detenciones sólo por maltratos al día en su demarcación, mientras que las órdenes de protección en su territorio alcanzaron las cinco diarias. A pesar de esta situación, los agentes se ven obligados a realizar una labor ingente por la alarmante falta de medios. Además de ser los encargados de tramitar las denuncias, tienen que hacer un seguimiento de las víctimas, aunque no tengan orden de protección. A todo ello, hay que sumar la investigación relacionada con el caso y el reflejar sobre el papel, por triplicado, cada parte, valoración o entrevista, al utilizar sistemas informáticos distintos.
Como muestra, este dato: en algunos puestos de la región hay 10 agentes encargados de proteger a 40 mujeres de varias poblaciones; en otros, ocho para 25, afirman. De las 40 víctimas citadas, algunas tienen órdenes de protección y alejamiento, por lo que precisan de un control y seguimiento exhaustivo y diario por las denuncias reiteradas que han interpuesto ante las agresiones de sus parejas o ex parejas; mientras que, en otras, no se ha dictado esa orden, por lo que el control, aunque es más esporádico, hay que realizarlo.
Es obvio que muchos seguimientos no se pueden hacer «por falta de personal y la sobrecarga de trabajo, dado que tenemos otras atribuciones», según el testimonio de uno de los agentes afectados. ¿Qué ocurre? Que para atender unos casos se desatienden otros. Estos capítulos tan alarmantes ocurren «no sólo en los puestos pequeños en cuanto a número de habitantes pero grandes en territorio, ya que agrupan a varios municipios, sino en puestos principales».
A todo ello cabe añadir la evidente «falta de especialización para tratar de forma adecuada este asunto, una normativa interna que establezca un mínimo de mujeres a proteger por agente y un protocolo de actuación que se siga en todos los puestos», recalcan. «Lo ideal -añaden- es lo que ocurre en Daganzo, donde hay tres guardias civiles encargados, única y exclusivamente, de los casos violencia de género». La necesidad de una formación adecuada en esta material se la han expuesto en varias ocasiones a la Delegación del Gobierno, sin ningún resultado, indican.
Otro cuestión que subrayan es que los juzgados no comunican si la orden de protección ha prescrito, por lo que, al no tener conocimiento de ello, deben seguir ocupándose de la mujer, dado, que, en teoría, sigue en vigor hasta que se dicte sentencia.
Los brazaletes fallan
También están los problemas que presentan los brazaletes de los maltratadores con órdenes de alejamiento que ha facilitado la Comunidad a los jueces para detectar la aproximación a la víctima. «Funcionan como los GSM/GPS, y hay muchas zonas oscuras de cobertura en la región, por lo que, cuando la red telefónica va mal o falla, dan problemas y «perdemos» al agresor, no le localizamos, con el riesgo que ello conlleva».
Otra cuestión que recalca la AUGC es que estos dispositivos telemáticos están controlados directamente por una empresa de seguridad privada, por lo que, si el individuo se salta la prohibición de acercarse a menos de 500 metros de su víctima, el «chivato» suena.
Sin embargo, la alarma la recibe, en primer lugar, la citada empresa, cuyo personal es el que tiene que informar al Instituto Armado para que envíen la correspondiente patrulla, circunstancia que también les ha ocasionado problemas. «En estos casos, el tiempo juega en contra y cualquier retraso puede resultar fatal
».

Detenido un quiosquero por presuntos abusos sexuales a 12 menores

Un quiosquero del barrio sevillano de Triana ha sido detenido por la Policía Nacional acusado de corrupción de menores y de haber abusado sexualmente de 12 niños de entre 10 y 14 años.
El detenido, F.J.F., trabaja en un quiosco situado entre la calle Evangelista y la avenida López de Gomara, según fuentes policiales.
Se da la circunstancia de que F.J.F. denunció que había sido agredido, junto con su novia, el pasado domingo por dos personas que les atacaron con un cuchillo, por lo que tuvo que ser asistido en un centro hospitalario por una crisis de ansiedad y por diversas lesiones leves.
Según la denuncia que presentó ante la Policía Local, dos personas se acercaron al quiosco y preguntaron por F.J.F. a su novia y, al no encontrarle, dijeron que le iban a matar.
Una hora después, volvieron al quiosco y le atacaron, pero la resistencia de éste y de su novia provocó la huida de uno de los hombres, mientras el otro fue detenido por la Policía Local, según la denuncia.
El quiosquero relacionó la agresión con que recientemente había sorprendido a dos niños robando en el quiosco.