Archivo

Archive for 4 febrero 2009

Nueva redada en el Raval Golpe contra el terrorismo islámico

Una vez más, el barrio barcelonés del Raval fue escenario de una espectacular redada, posiblemente relacionada con el terrorismo islamista de Al Qaeda. Un total de once personas -diez de origen pakistaní y un nigeriano- fueron detenidas ayer por orden del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska acusados de falsificar documentos para el crimen organizado. Otras dos personas fueron arrestadas en Valencia, dentro de la denominada «operación Fish». Los investigadores creen que los inculpados se dedicaban a robar pasaportes en diferentes ciudades españolas para luego enviarlos a Tailandia, donde supuestamente eran manipulados y entregados a grupos de delincuentes de Francia, Bélgica, Suiza, Reino Unido, Alemania y Tailandia. La policía investiga ahora si esta red está relacionada con el terrorismo internacional. _Nacional
Categorías:TERRORISMO ISLAMICO

Cae una red ‘militar’ de ladrones que asaltaba casas con ayuda de espías

La Policía Nacional ha desarticulado una red de ‘cacos’ especializada en robos con violencia en viviendas y comercios. Los 25 detenidos -todos de nacionalidad rumana- actuaban por todo el país y contaban con una férrea estructura de tipo militar.
La red de robos contaba con todo tipo de artilugios para cometer los delitos. Empleaban inhibidores de frecuencia para inutilizar las alarmas, equipos de ultrasonido para ahuyentar a los perros de vigilancia y todo tipo de herramientas para acceder a los lugares donde actuaban.
Las investigaciones se iniciaron en la Comunidad Valenciana, donde contaban con un grupo organizado, con la infraestructura y los medios necesarios para realizar este tipo de robos. Inicialmente, los agentes descubrieron que la organización se encontraba dividida en tres ramas, asentadas en las Comunidades de Madrid, Valencia e Islas Baleares. La Policía comprobó entonces que el grupo tenía una gran movilidad por todo el territorio nacional.
Servicio de información
La red ‘militar’ de ladrones contaba incluso con un servicio de información previa sobre los objetivos a robar, así como las medidas de seguridad con las que contaban (cámaras, alarmas, rejas, etc.), y de planificación de las vías de escape.
Una vez obtenidos todos los datos, actuaban los miembros de la organización encargados de acceder al interior de los locales o domicilios. Estos inutilizaban las medidas de seguridad mediante el uso de inhibidores de frecuencia, extractores de bombines, cizallas, etc.
Al mismo tiempo, existía un cordón de seguridad, cuya misión era vigilar y controlar la zona durante el robo para detectar la llegada de la Policía, siendo, además, los encargados de bloquear los accesos al lugar y de facilitar la huida.
Una vez sustraída, la mercancía era transportada en un vehículo industrial, precedido por un turismo que realizaba las funciones de lanzadera para detectar la presencia policial. El material se guardaba posteriormente en un piso de seguridad donde se vendía a receptores. También enviaban parte de esos objetos a su país de origen Rumanía mediante paquetes.
En muchas ocasiones, esta organización actuaba “a demanda”, realizando robos de determinadas mercancías previo encargo y pagadas con antelación.
Detenciones en Madrid, Valencia y Baleares
La primera fase de la operación se desarrolló el grupo de Madrid, especializada en los robos en establecimientos comerciales, perfumerías y tiendas de ropa. La parte de este grupo, asentada en Valencia y Alicante, estaba especializada en los robos en domicilios, concretamente en chalés de zonas residenciales de lujo.
Los agentes detectaron que tras uno de los robos el jefe de este grupo se trasladó a Madrid con la intención de abandonar España con destino a Rumanía, por lo que, se procedió a su detención antes de embarcar en el avión. En su poder se encontraron 23.800 euros en efectivo.
Las investigaciones realizadas tras las detenciones de las dos primeras fases permitieron desarticular la parte de esta organización que operaba en las Islas Baleares. Como sus compañeros de Madrid y Valencia, sus objetivos eran casas de extranjeros para evitar ser sorprendidos y evitar que los robos fueran denunciados.
La investigación continúa para determinar la procedencia de todos los objetos y bienes recuperados y averiguar si proceden de otros robos investigados o que aún no han sido denunciados por sus propietarios.
Algunas de las herramientas, documentos y dinero incautado a la banda de ladrones. Foto: Cuerpo Nacional de Policía