Archivo

Archive for 12 febrero 2009

Entre la peluquería yel prostíbulo

La Policía Nacional y la Guardia Urbana han detenido a 48 personas en 14 peluquerías chinas de Barcelona en las que se realizaban prácticas sexuales de forma encubierta y por parte de inmigrantes ilegales.
En una gran redada conjunta, se registraron 17 locales de cinco distritos, en 14 de los cuales se hallaron infracciones administrativas -como horarios o falta de licencia-, y se detuvo a 30 personas por inmigración irregular y a 18 por delitos contra los derechos de los trabajadores.
Desde hace algunos meses vecinos de estos locales de los distritos del Eixample, Sants-Montjuïc, Gràcia, Horta-Guinardó y Sant Martí, habían hecho llegar a la policía sus sospechas de que en las numerosas peluquerías abiertas últimamente por ciudadanos chinos se hacía algo más que cortar y teñir el cabello.
Algunas de ellas anunciaban en sus puertas que también daban masajes, por lo que tenían cubículos para preservar la privacidad, pero los masajes podían ir más allá y terminar con felaciones y masturbaciones.
De hecho, en los registros se hallaron a jóvenes empleadas chinas vestidas únicamente con ropa interior o minifalda y se encontraron preservativos usados.
A los locales acudían para estos servicios hombres de mediana y avanzada edad y de nacionalidad española, aunque entre los clientes también había mujeres que no sospechaban lo que pasaba en el interior de los locales, muchos de los cuales habrían hasta la madrugada.
La Policía investiga ahora si hay una organización criminal que vincule más o menos a todos los locales.

Un policía Local fuera de servicio evita que apuñalen a una mujer en Baza

Se despertó sobresaltado al oir los gritos de auxilio de la mujer.

La actuación de un policía fuera de servicio de la localidad granadina de Baza ha evitado que una de sus vecinas fuera apuñalada por su ex pareja, un joven rumano de 23 años, que ya ha pasado a disposición judicial. Los hechos tuvieron lugar de madrugada, cuando el funcionario descansaba en su domicilio y fue despertado por los gritos de una mujer que pedía auxilio desde el rellano del portal y señalaba el interior de una vivienda cuya puerta de acceso estaba rota, según ha informado el Cuerpo Nacional de Policía. Al asomarse, el agente escuchó los gritos de otras personas y comprobó que el resto de las puertas del domicilio que encontraba a su paso también estaban destrozadas y que en el suelo había numerosos cristales. Dejó incrustado un cuchillo de diez centímetrosFinalmente, encontró a un joven que golpeaba la puerta de una de las habitaciones con una navaja en su intento de acceder, mientras que desde el interior se oían los gritos de un hombre y una mujer. Tras reducirlo, se pudo comprobar que el detenido quería entrar a la habitación en la que se encontraba su ex pareja, la cual tuvo que ser asistida junto a otros familiares por diversos cortes y heridas sangrantes. En la puerta de la habitación quedó incrustado un cuchillo de diez centímetros de hoja, cuya empuñadura acabó tirado en el suelo de la vivienda.