Archivo

Archive for 16 febrero 2009

Los policías locales de Valencia recibirán el próximo año cursos de violencia de género y menores

 

Los policías locales y autonómicos de la Generalitat podrán recibir el próximo año en el Instituto Valenciano de Seguridad y Emergencias (Ivaspe) cursos específicos sobre violencia de género, menores, tráfico o medio ambiente, entre otros. Además, la oferta formativa para los agentes locales incluye para esta edición 12 cursos nuevos relativos al manejo de rádares; terrorismo; informática o derecho procesal penal. Así lo dio hoy a conocer la directora general de Seguridad, Sonia Vega, en una rueda de prensa en la que también estuvo presente el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, y la directora general de Prevención y Extinción de Incendios, Irene Rodríguez. Entre las novedades, se incluye un Plan de Formación Anual que será impartido hasta finales de 2008 y consiste en cursos de especialización para policías locales y Policía de la Generalitat. En total, se impartirán 2.700 horas y asistirán unos 4.725 alumnos. Los cursos tratarán sobre el medio ambiente; tráfico; violencia de género; menores; conflictos privados; prevención de drogas y técnicas de gestión de medios. Sobre este aspecto, y como novedad también este año, la Conselleria remitirá una Encuesta de necesidades formativas a los 279 municipios que cuentan con Policía Local con el objetivo de adecuar la oferta formativa a las necesidades reales de los agentes de la autonomía valenciana, avanzó Castellano. Otra novedad es el Curso Básico de Policías Locales de la Comunitat, que comenzará el 15 de septiembre de 2008. Este curso tendrá una duración de 700 horas, será eminentemente práctico y contará con una nueva estructura basada en ocho módulos con 41 asignaturas, de las 12 son nuevas. Así, en el módulo de Área Jurídica se tratará el derecho procesal penal, con el objetivo de que los agentes estén preparados cuando tengan que testificar en juicios, “algo cada día más frecuente”, dijo; en el módulo de Policía Administrativa se incluirán temas relativos a medio ambiente; establecimientos públicos; seguridad vial; investigación de accidentes o tecnología aplicada a la circulación. En el módulo de Policía Judicial se tratará la extranjería y la inmigración; el menudeo de drogas; la violencia de género; la intervención con menores; la criminología o el terrorismo; en el Médico-Legal y Policía Científica se tratará la medicina legal y la criminalística; y en el de Táctica Policial se hablará sobre defensa personal o técnica de prevención e intervención. Además, en el módulo de Psicología y Comunicación Social se incluirá la ética y deontología policial; informática; el idioma del inglés y la tecnología de emergencias 112; en el de Emergencias, se tratarán las inundaciones, grandes catástrofes y prevención de incendios; y en el de Actividades Complementarias se ofrecerá este año, como novedad, la posibilidad de hacer prácticas externas. Para cada módulo habrá un coordinador, especialista en la materia, que tendrá como misión supervisar los contenidos de las materias impartidas a fin de velar permanentemente por la calidad y maximizar el volumen de conocimiento en el tiempo de enseñanza previsto. AUTORRESCATE Y PRIMEROS AUXILIOS Por otro lado, el Programa Formativo del Ivaspe en Materia de Emergencias, cuyo objetivo es formar a brigadas de emergencia, voluntarios de protección civil y bomberos, ofrece en el segundo semestre de 2008 formación en técnicas de ayuda y autorrescate; primeros auxilios; técnicas de salvamento y desescombro; y progresión y rescate vertical para bomberos. En el primer semestre de 2009 se impartirán cursos sobre extinción de incendios; mantenimiento, conducción segura y 4 por 4 de autobombas forestales; o prácticas tuteladas de primeros auxilios. Asimismo, en el segundo semestre del próximo año se retomará lo aportado en el ejercicio anterior. En total, se impartirán 109 cursos, con un total de 2.450 horas lectivas para unos 2.400 alumnos. El objetivo de estos cursos, subrayó Castellano, es dotar a los profesionales de seguridad y emergencias de la Comunitat “de un nivel de conocimientos actualizado” y proporcionarles las herramientas “necesarias” para llevar a la práctica los conocimientos adquiridos. Con todo, el conseller reiteró que el “compromiso” del Consell por la seguridad de los valencianos es “inseparable” de la apuesta por la formación de calidad de los profesionales en seguridad, y agregó que el nuevo Ivaspe “será una realidad en los próximos meses que va a permitir multiplicar por siete la superficie actual, al pasar de los 4.000 metros cuadrados (m2) con los que se cuenta actualmente en L’Eliana, a 28.864 m2 en el complejo de Cheste, convirtiéndose en un referente a nivel nacional”, dijo.

La Ertzaintza se juega su modelo policial

ertza11

“La policía del Gobierno vasco, vista desde fuera, está muy bien formada y pagada, con un alto prestigio social y además un gran nivel de satisfacción en relación con la demanda de seguridad de los ciudadanos a los que protege. Probablemente el mayor de toda Europa. Todos queremos tener a la Ertzaintza, ¿Qué vas a cambiar?. ¿Dónde está entonces el problema?”, se pregunta Marc Escolà, catedrático de Gestión Pública por la Universidad Abat Oliba de Barcelona.
Escolà suele repetir a sus estudiantes en la universidad privada donde imparte clases que “nada es lo que parece”. Y él mismo responde a la pregunta: “El problema puede ser la dirección política que tiene la Ertzaintza”, avanza este estudioso de la seguridad y buen conocedor del modelo policial vasco y catalán.
Pase lo que pase en las elecciones del 1 de marzo, no hay duda de que en el modelo policial vasco se cierra un ciclo que ha durado más de una década. El equipo que dirige Javier Balza, que entró en Interior en la anterior tregua de ETA tras las elecciones autonómicas de octubre de 1998, ha pilotado la historia de una policía que ha vivido, desorientada, dos treguas. En esos 11 años, sus ahora cerca de 8.000 agentes se han movido entre la consigna política de Lizarra y el discurso del consejero Javier Balza de “estamos listos para luchar a muerte contra ETA”.
Y decir un cosa y la contraria -teniendo que enterrar entre medias a algún mando policial o a patrulleros que patean las calles o regulan el tráfico- ha hecho crecer la desmotivación policial. “Lo hemos visto todo, desde el márketing, la propaganda y la Q de calidad, hasta los mandos convencidos de que hay que extirpar al mundo radical. Ya no nos puede sorprender nadie que llegue aquí”, aseguran varios agentes con años de experiencia en el trabajo policial del día a día, el que no sabe (ni quiere saber) de estadísticas “trucadas”.
Tal vez esa desmotivación, junto a los problemas intrínsecos de cualquier cuerpo policial y la persistencia de la amenaza a manos de una organización terrorista como ETA, ha colocado a la plantilla de la Ertzaintza encabezando el absentismo en la Administración vasca. Aunque el problema, con un índice que se situó en 10,28% en 2007, parece controlado, tras dejar el pico más alto en la tasa histórica del 12,5% entre 2003 y 2006.
Javier Balza ya está por derecho propio en el libro de los récords por ser el consejero de Interior que más ha durado al frente de una de la carteras que más desgasta en el Gobierno vasco. Y, aunque pueda parecer un contrasentido, una consejería que el PNV ha sabido retener bajo sus siglas -junto a Cultura- desde 1980, pese a haber gobernado con todos los partidos posibles durante todos estos años, a excepción del centro derecha.
Si uno mira los principales índices de resultados, Euskadi, como recordaba el catedrático Marc Escolá, tiene una policía que se codea e incluso supera en indicadores a la media europea. La tasa de delincuencia es muy inferior a la media española, pero también es cierto, como señalan diversos expertos policiales, que el País Vasco registra un alto nivel de impunidad delictiva (sobreseimiento de diligencias, normalmente por falta de autor conocido) “Sólo en 2007 se sobreseyeron el 72,16% de las diligencias, muy por encima de la media del conjunto de España, que ronda algo más del 55%”, según subrayan los socialistas vascos en su programa.
Las muertes en accidentes de carretera, auténtica pandemia de las sociedades avanzadas, han sido controladas con éxito. Entre 2001 y 2007, Euskadi ha vito reducida la mortalidad de tráfico un 43%, frente al 23% de la UE. El pasado año registró 89 fallecidos, 20 menos que en 2007, siendo la tasa de 51,2 fallecidos a 30 días por millón de habitantes. El objetivo del Ejecutivo era haber llegado a 54 fallecidos en el periodo 2007-2010. Son solo ejemplos de efectividad.
¿Por dónde pasa entonces el futuro del modelo policial?
El proceso de descentralización policial es “irreversible”, según apunta el criminólogo y ex dirigente sindical en la policía vasca, Iñaki Castro. “Un futuro de desarrollo en la construcción constitucional del Estado donde tan sólo un 20% de la policía dependerá de la Administración central, frente a un 80% que dependerán de los gobiernos locales o autonómicos”, prevé Castro. El ratio de policías por 1.000 habitantes se sitúa en la comunidad autónoma por encima de siete, frente a la media española que desciende hasta el 4,2. Así que la tarea es ingente. En Euskadi hay uniformes de cuatro colores diferentes. Y la conclusión es que el “reto que debe resolver cualquier modelo policial es la coordinación y colaboración entre los diferentes cuerpos”, coinciden Escolà y Castro. Y dentro de ello, fijarse en los modelos de policías metropolitanas donde ya se han homogeneizado las diferentes policías presentes en las grandes ciudades. “Habría que liberar de esa obligación a los municipios pequeños y racionalizar así los ámbitos territoriales en materia de seguridad” apunta el experto policial. “El ciudadano tolera mal la pluralidad de uniformes”, concluye Escolà. Partidos como el PSE, el PP o EB quieren potenciar la Comisión Vasca de Seguridad, un órgano novedoso diseñado en la ley de Policía vasca de julio de 1992 con la idea de que en su seno participaran administraciones y ciudadanos para definir políticas de seguridad. Transcurridos estos años, todo su potencial permanece prácticamente inexplorado.
Balza, que ha participado activamente en la elaboración del proceso de reflexión Think Gaur, no ha podido convencer en sus once años al frente de Interior ni al PP ni al PSOE de que la Ertzaintza debe estar en Europa. El denominado Tercer Pilar surgido al calor del Tratado de Maastricht no lleva txapela en Euskadi. La Ertzaintza quedó excluida desde el principio, mientras gobernaba el PSOE. “No podemos estar al margen de la política de seguridad de la Unión Europea o seremos sólo una gran policía local“, viene clamando en el desierto Balza. Escolá considera que es una “reivindicación perfectamente asumible, el problema es el impulso político”, explica. El PNV ha incluido en su programa electoral la integración de la policía vasca en el marco europeo de seguridad (Schengen).
El consejero Balza ya tiene prácticamente comprado su billete para la empresa privada. Y frente a los que censuran con dureza la falta de efectividad de la Ertzaintza en la lucha contra ETA -la última gran operación se produjo en septiembre de 2003- también hay quien no descarta un último regalo en materia antiterrorista a Ibarretxe antes de que el consejero deje definitivamente su puesto.

El registro nacional de pederastas entra en funcionamiento este lunes

El Registro de Medidas Cautelares, Requisitorias y Sentencias no Firmes, cuya puesta en marcha fue un compromiso del Gobierno a raíz del caso de Mari Luz Cortés, entra el lunes en funcionamiento.

El nuevo registro, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado día 6, será presentado por el titular de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, en Sevilla, la ciudad en la que ejerce el juez Rafael Tirado, a quien el Consejo General del Poder Judicial multó con 1.500 euros por no ejecutar la sentencia condenatoria del presento asesino de Cortés, condenado por otros delitos.

La base de datos, prevista en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ofrecerá información sobre la existencia de órdenes en vigor de busca y captura o de detención y puesta a disposición judicial y sobre la peligrosidad del imputado.

Su puesta en marcha contribuirá a prevenir la especial reincidencia de los agresores sexuales, especialmente las cometidas sobre menores, ya que una de sus principales novedades es que reflejará la condición de menor de edad de las víctimas.

Este registro se integra en el Sistema de Registros Administrativos de Apoyo a la Administración de Justicia junto a las bases de datos de los registros de Penados, Víctimas de la Violencia Doméstica, Rebeldes Civiles y Sentencias de Responsabilidad Penal de los Menores.

Al de medidas cautelares tendrán acceso los órganos judiciales, la Fiscalía, la Policía y la Guardia Civil, que dispondrán de más elementos de juicio a la hora de ponderar sus resoluciones en las distintas fases del proceso penal.

Los jueces, en especial, podrán valorar la existencia de riesgo de fuga en las resoluciones en las que decidan sobre la prisión o libertad provisional del imputado.