Archivo

Archive for 13 julio 2009

Roberto Saviano dice que la mafia ve a ETA como ‘una banda de imbéciles’

 

El escritor italiano Roberto Saviano, amenazado de muerte tras la publicación de su libro “Gomorra”, ha afirmado que las organizaciones mafiosas de su país consideran a ETA como “una especie de banda de imbéciles”, aunque “útiles” pues distraen a la opinión pública del problema del crimen organizado.
De esta forma se ha pronunciado Roberto Saviano al inaugurar en la sede del Ministerio del Interior, junto al secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, el curso superior sobre crimen organizado, blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.
Durante la apertura del curso, al que asisten especialistas de la Policía Nacional, Guardia Civil, Mossos d’Esquadra y la Ertzaintza, Saviano se ha referido a ETA y a su vínculo con la mafia y el narcotráfico, al que, según ha dicho, apuntan algunas investigaciones de jueces italianos.
En concreto, ha hecho alusión a una investigación que realizó en su día un magistrado milanés sobre un “clan genovés”. Esta investigación demostró, según Saviano, que este clan hizo “negocios con ETA” y que la organización terrorista le suministró cocaína a cambio de armas.
Cocaína a cambio de armas
Las pesquisas, según el escritor y periodista amenazado por la mafia, desmintieron “el moralismo de ETA” pues demostraron que la organización terrorista “trataba con cocaína para financiarse“.
Saviano, que ha señalado a España como la puerta de la cocaína en Europa y como el segundo país en número de incautaciones, se ha preguntado por qué España nunca ha contado con una “mafia autóctona”, a pesar de que exista la leyenda de que este tipo de organizaciones fueron creadas por “tres señores españoles”.
El escritor ha abogado por crear una jurisdicción común europea, de tal forma que todos los Estados compartan las leyes para acabar con el crimen organizado porque hay países, como por ejemplo Inglaterra, donde no existe el delito de asociación mafiosa.
Además, ha insistido en que “las mafias se aprovechan de la crisis” porque tienen “liquidez monetaria”, lo que, a su juicio, les permite tener un poder adquisitivo “enorme”, con el que pretenderían construir una “credibilidad” en los bancos para influir en los fondos de crédito en el futuro.
Antonio Camacho ha considerado que “todavía queda mucho por hacer” en la lucha contra el crimen organizado y por ello en los próximos años, ha dicho, se van a incorporar 800 especialistas más para las unidades de inteligencia y operativas de la Policía y la Guardia Civil, y se duplicarán los grupos especializados.
5.676 detenidos en 2008
El ‘número dos’ de Interior ha subrayado el número de detenciones relacionadas con el crimen organizado desde 2004, más de 23.000 -sólo el año pasado fueron arrestadas 5.676 personas- y los más de 4.200 millones de euros incautados.
Camacho ha advertido del peligro de estas organizaciones “muy sofisticadas”, sin “reparos” para usar cualquier medio para conseguir sus fines y que se mueven con “una cierta soltura en el escenario global”.
Unas organizaciones, incluidas las terroristas, que en su opinión han comprendido a la perfección cómo funciona el escenario de la globalización, y que en las últimas décadas han aumentado considerablemente su campo de actuación.
A la inauguración también ha acudido Aurelio Martínez, el presidente del ICO, organismo que patrocina el curso, quien ha señalado que los paraísos fiscales acumulan al menos 10 billones de euros y que el fraude fiscal suma ya 7.000 millones de euros.
Para concluir el acto, Roberto Saviano se ha hecho una pregunta para la que tiene una contestación clara: cómo es posible que una organización criminal que factura 30 billones de euros le tenga miedo a un libro, al suyo.
“Las investigaciones no me tienen miedo a mí, ni a lo que yo escribo, le tienen miedo a las personas que me leen”, se ha respondido en voz alta este escritor amenazado por la mafia tras la publicación en 2006 de “Gomorra”, que ya ha sido traducido a medio centenar de idiomas.

Sanidad y la policía diseñan un protocolo para atender a los detenidos en los centros de salud

ALICANTE

El Colegio de Médicos de Alicante, la dirección territorial de Sanidad en la provincia, los departamentos de salud de San Juan y Alicante, la Policía Local y la Policía Nacional han diseñado un protocolo de actuación para la intervención y asistencia a los detenidos en los centros de salud de Alicante.
El objetivo es coordinar una atención que hasta el momento estaba provocando la masificación en algunos centros de atención primaria que están próximos a barrios o puntos de la ciudad más conflictivos y donde se producen, por tanto, más arrestos.
Según el presidente del colegio de facultativos, el doctor Antonio Arroyo, cuando una persona es detenida, los agentes la trasladan a un consultorio para que el médico le someta a un reconocimiento y emita un certificado donde se deje constancia que el arrestado no sufre ningún tipo de lesión. De este modo se evitan posibles casos posteriores de autolesiones y acusaciones falsas a los agentes.
Centros más saturados
El problema que existía hasta el momento era la falta de un procedimiento acordado, lo que generaba en ocasiones conflictos de competencia que sobrecargaban aún más a algunos centros que ya registraban mayor presión de pacientes.
Además, la estancia de un detenido tampoco era agradable para los usuarios. «Siempre es muy incómodo para los pacientes que están esperando que llegue una persona arrestada con la policía para ser atendida», comenta Arroyo.
Hace aproximadamente un mes, los responsables de cada uno de los sectores implicados mantuvieron una reunión para diseñar y poner en marcha un protocolo de atención sanitaria a las personas detenidas.
Así, se estuvo analizando la situación de los diferentes centros de salud, los puntos que registran un mayor número de atenciones a arrestados por la cercanía a barrios con más detenciones y la carga asistencial que soportaban para poder elaborar un mapa de recursos en la ciudad que facilite realizar este tipo reconocimientos médicos tras la detención y agilizando la asistencia.
Consultorios del plan
El presidente del colegio provincial explica que el protocolo que ya está puesto en marcha establece un número determinado de centros de salud que serán los encargados de prestar este tipo de asistencia. «Se trata de hacer un uso racional», señala.
La selección de los consultorio se ha realizado teniendo en cuenta los barrios y la demanda, de forma que exista «un reparto proporcional y no ir sobrecargando sólo a algunos».
Además, los facultativos de estos consultorios están informados sobre el nuevo protocolo para poder actuar. Con esta coordinación se logrará, según Arroyo, «acortar el tiempo que el detenido está en el centro de salud».

Un fallo en la emisora impide a dos policías pedir ayuda mientras recibían una paliza

Dos policías locales están de baja laboral por los golpes que recibieron el sábado por la mañana, cuando durante un servicio rutinario en el mercadillo de Torreblanca terminaron siendo agredidos por una veintena de personas. Un fallo de cobertura de la emisora policial les impidió pedir refuerzos y fueron los vecinos los que llamaron al 112.

Los dos policías locales de la Unidad de Medio Ambiente (UMA) –que controla la venta ambulante– se dirigieron a un vendedor que estaba cerca del mercadillo de Torreblanca, con quien comenzaron una discusión por el producto que tenía en su puesto. Al final, el hombre les respondió con un empujón y cuando los policías reaccionaron se les echó encima “una multitud”, según contaron luego a los compañeros que se interesaron por su estado. Llegaron a estar rodeados, dijeron, por una veintena de personas, y la paliza duró cerca de 10 minutos, a pesar de ser los dos muy corpulentos.

El sindicato de la Policía Local, Sppme, denunció ayer que cuando quisieron pedir refuerzos con su radiotransmisor éste no funcionó. El sindicato lleva denunciando la falta de cobertura de la radio policial en Torreblanca desde su puesta en servicio, hace año y medio, lo que ha provocado más de un incidente al ser un barrio con zonas muy conflictivas.

Los propios vecinos alertaron al 112 indicando que dos agentes estaban siendo agredidos. El teléfono de emergencias recibió dos llamadas a las 10.10 horas en las que se explicaba que varias personas estaban golpeando a los policías en el cruce de las calles Torremegía y Torregordo, y trasladó la alerta a las Policía Nacional, y Local y al Cecop municipal.

Además, el primer agente que logró escapar llegó hasta el patrullero y pudo pedir ayuda por la radio del coche, que sí funcionó. Tras estos avisos, varios patrulleros acudieron a auxiliarlos. Por desgracia, en el camino otro patrullero local sufrió un accidente, según explicó ayer Manuel Bustelo, responsable del Sppme, que ayer informó a través del foro del sindicato de su intención de denunciar al alcalde por poner en peligro la integridad de los policías.

El resultado de la paliza fueron múltiples contusiones en todo el cuerpo, aunque no sufrieron fracturas. Fueron atendidos en un centro hospitalario, al que llegaron por sus propios medios ya que antes trataron de ayudar a sus compañeros a localizar a los agresores para detenerlos. Finalmente no lo consiguieron, según precisó Bustelo. Los médicos les entregaron un parte de lesiones y les dieron de baja, aunque hoy tendrán que acudir a una revisión para cuantificar el tiempo que tendrán que estar sin trabajar.

Varios incidentes. Tras más de un año denunciando la falta de cobertura de la emisora policial en Torreblanca, lo que ha permitido varias agresiones, el sindicato recomendaba ayer a los policías que se negaran a ir solos a zonas conflictivas para evitar estas situaciones. El nuevo sistema de transmisiones se puso en marcha en mayo del año pasado. En junio se registró un incidente en la Velá del barrio cuando un patrullero se quedó solo durante una actuación y fue apedreado. Hace tres meses, la operación para detener a una persona que quebrantó una orden de alejamiento contra su ex mujer también acabó en el lanzamiento de objetos a los policías por parte de los vecinos. En todos los casos, la falta de cobertura ha impedido a los agentes pedir ayuda.

El Consell destaca el esfuerzo de las policías locales

VALENCIA
El secretario autonómico de Gobernación, Luis Ibáñez, resaltó ayer el descenso de la inseguridad ciudadana gracias al trabajo de los Ayuntamientos. Así, destacó «la labor que realiza la Policía Local para garantizar la seguridad de todos los ciudadanos». El responsable hizo estas declaraciones durante su visita al retén de Teulada.
Además, Ibáñez recordó que entre las principales novedades del Anteproyecto de Ley de Policías Locales se encuentra la creación de una Comisión de Asuntos Internos como órgano especializado para controlar la legalidad de las actuaciones de los agentes.

Dos Policías Locales obtienen la medalla de oro al mérito policial

 

Dos Policías Locales obtienen la medalla de oro al mérito policial

Entrega de medallas de oro al mérito local

Las medallas fueron entregadas por el conseller Serafín Castellano.

El conseller de Gobernación de la Generalitat Valenciana, Serafín Castellano, ha hecho entrega en el complejo de Cheste (Valencia) de las medallas y felicitaciones otorgadas por la Generalitat Valenciana a policías locales de toda la Comunitat. Los agentes locales de Torrevieja, Marco Antonio Marcos Frías (fallecido en acto de servicio) y José Ramón Gomis, recibieron la Medalla de Oro al Mérito Policial (la más alta condecoración que se otorga a los policías locales) que solamente ha sido otorgada en dos ocasiones anteriores en la historia de la Policía Local.

Asimismo, los agentes de Torrevieja Daniel Gálvez, Ramón Pertusa Gomis y José Antonio Marín Mañogil, recibieron las medallas de Oro al Mérito Policial con distintivo blanco por 25 de servicio.

El Intendente de la Policía Local de Torrevieja, Alejandro Morer Bielsa, recibió  de manos también del conseller de Gobernación, la Medalla de Oro al Mérito Policial con distintivo azul por dirigir o ejecutar con éxito un servicio que por su extraordinaria dificultad o relevancia se hayan evidenciado relevantes cualidades profesionales o cívicas, entre otras circunstancias.

El concejal de Policía y Tráfico, Tomás Arenas Bueno, y el concejal de Extranjería, Pedro Valero (ex-concejal de Policía) asistieron a este acto en Valencia en representación del Ayuntamiento de Torrevieja.

Huida del taller chino

 

Sólo en el distrito de Usera, la Policía Municipal tiene contabilizados unos 50 talleres chinos de confección. Son lugares que no suelen reunir las condiciones mínimas para que los trabajadores estén seguros (y mucho menos cómodos). Tienen una apariencia clandestina que en ocasiones oculta un montón de ilegalidades, y en otras simplemente esconde una empresa gestionada con métodos tercermundistas.
Hace unos pocos días los agentes de la Unidad de Usera realizaron varias inspecciones a los talleres de su distrito. Suelen ser periódicas, aunque detrás de ellas a veces hay meses de investigación, pues los talleres están escondidos en sótanos, garajes, pequeñas naves industriales… Pero nunca hay un cartel que anuncie lo que se cuece detrás de la puerta.
En la calle La Pilarica los agentes descubrieron que había un taller hace ya dos años. Lo inspeccionaron y encontraron muchas irregularidades. Hace apenas una semana, después de cotejar la información, averiguaron que el taller seguía allí y decidieron volver, según contaron fuentes policiales.
La entrada fue espectacular, como recuerda un vecino. Los agentes llegaron a la puerta del taller, que era igual que la de un garaje, con sus señales de vado permanente y todo, y empezaron a llamar. Nadie contestaba, aunque ellos sabían que dentro había gente.
Entonces salió este vecino del portal de al lado. Dijo: «Están saliendo por el tejado». Los policías entraron a toda prisa por el portal y allí se encontraron con cinco o seis personas, todas chinas, escapando por la ventana del taller, trepando por una pared hasta el tejado e intentando escapar por las pequeñas azoteas de este barrio de Usera.
Los agentes comenzaron a gritar: «¡Quietos! ¡Que os vais a matar!», y parece que surgió efecto, porque dejaron de trepar. En su mayoría eran mujeres que no hablaban español y tenían cara de estar muy asustadas, recuerdan las fuentes. Una de las mujeres casi se cae al bajar del tejado, se cayeron varias tejas y se quedó colgada de la cornisa, aunque por suerte no le pasó nada.
«Seguramente ya se habían escapado varios», indicaron. Cuando ya se abortó la huida los policías entraron al taller.
Dentro había lo que en todos: un montón de puestos de trabajo (pequeñas mesitas con una máquina de coser o una plancha), ropa por todas partes y muchas evidencias de que los empleados también viven en su lugar de trabajo.
Los talleres chinos tienen muchas telas y ropa tirada por el suelo. En este de la calle La Pilarica había cientos de sombreros de paja, además de retales, cajas, perchas y bobinas de hilo. En un rincón aguardaban apilados los colchones donde duermen los currantes.
Dentro del mismo taller, en el que hacía un calor insoportable sólo aliviado por un ventilador, también encontraron una nevera y una especie de alacena. La comida de ese día seguía encima de una mesa, junto a las telas que faltaban por coser. A los policías siempre les sorprende que, pasado el primer momento de susto, los chinos siguen trabajando mientras ellos están dentro.
No paran de coser telas, porque su trabajo consiste sobre todo en eso: un proveedor les lleva los patrones y las telas ya cortadas, y ellos sólo realizan el acabado, las cosen y les ponen las etiquetas, e incluso el precio. Así, cosiendo sin parar, pueden pasar días y noches interminables, hasta que acaban el pedido.
Según fuentes del caso, los trabajadores que huyeron seguramente no tenían papeles. En el momento en que consiguieron entrar había unas ocho personas, aunque el taller tenía puestos para unas 25, y nunca suele haber sitios libres. Para escapar, siempre tardan mucho en abrir la puerta cuando alguien llama.
Hay otros talleres donde las condiciones son absolutamente precarias, mucho peores que en éste. Los trabajadores entran por ventanucos, hace 40ºC y no hay ventilación, las salidas de emergencia están taponadas, hay insectos y bichos por el taller, no hay ninguna medida higiénica ni de seguridad.
La Policía Municipal a veces no puede hacer mucho más que multar por una infracción administrativa a los responsables de estos talleres, que por otra parte son lugares con licencia y papeles (o al menos una parte) en regla. Otra cosa sería que hubiese trabajadores sin papeles o explotados, pero en el fondo es el modo de vida de muchos de los habitantes de Chinatown, que prefieren eso a no tener trabajo ni lugar donde dormir.
Sin embargo, hay locales que ya son peligrosos para ellos, porque si hubiera un incendio, por ejemplo, nadie saldría vivo. Las condiciones en las que viven son tan malas que realmente no hace falta ir al Tercer Mundo para ver pobreza y malas condiciones de trabajo. En pleno Madrid ya existe esto. Mano de obra muy barata (unos 300 euros al mes de sueldo medio), a veces menores de edad, que trabajan de sol a sol, comen y duermen en su taller, sin apenas salir de su agujero. Y que no pase nada.
FUENTE: ELMUNDO.ES

Colocan siete artefactos incendiarios en una iglesia de Majadahonda

 Guardia_Civil_Tedax_N_R_B_Q[1]

PoliciaLocal-Web[1]Siete artefactos incendiarios de fabricación casera colocados para “intentar un atentado” en la parroquia provisional de Santa Genoveva Torres de Majadahonda fueron requisados por los Tedax después de que el párroco percibiera “un fuerte olor a gasolina” durante la celebración de una misa, según ha informado este lunes el Observatorio Antidifamación Religiosa.
Los artefactos, consistentes en botellas de dos litros rellenas de gasolina y conectadas con una mecha, fueron colocados en la madrugada del domingo en el conducto de ventilación de esta iglesia. Debido a algún fallo en el mecanismo no se produjo ni explosión ni incendio. “Estaban colocados para hacer daño, la idea era quemar el templo. Es un prefabricado y es fácil que arda”, ha declarado el párroco David Benítez.
Fue durante la misa de las 11.30 cuando, después de activar el sistema de aire acondicionado, cuando el sacerdote empezó a detectar un fuerte olor a gasolina. “Al acabar la celebración me puse a buscar con algún feligrés y descubrí, conectados al sistema de aire acondicionado que está en el tejado, a cuatro metros de altura, una especie de botellas con algo que salía de ellas”, relató Benítez.
Inmediatamente informó del hallazgo a la Policía Local, quien a su vez se puso en contacto con la Guardia Civil. “Me dijeron, ‘Padre, tiene usted que desalojar la iglesia, no puede celebrar misa dentro porque esto es más serio de lo que parece’. Llegaron los Tedax, vieron los explosivos y se llevaron muestras”, ha añadido. Agentes de la Guardia Civil encontraron en las proximidades los bidones en los que fue transportada la gasolina.
Hasta el desalojo, el sacerdote majariego ofició las misas de 10 y de 11.30 del domingo, con la presencia de “más de 500 personas metidas dentro del templo con eso ahí encima”. Tras pedir permiso a la Guardia Civil, el oficio religioso de las 13.00 fue celebrado en el exterior.
Sin amenazas previas
El sacerdote negó que se hubieran producido amenazas previas a este intento de ataque, salvo algún “insulto” o “rotura de flores” del jardín. “Es la primera vez, no había visto esto nunca, ni yo personalmente he recibido amenazas. Estamos en Majadahonda, que es un sitio tranquilo. La zona donde está la parroquia es de futura urbanización, muy aislada y muy poco transitada por las noches”, ha informado.
Desde el Observatorio Antidifamación Religiosa, su presidente, Antonio Alonso, denunció este hecho “deleznable y odioso”, por suponer “un ataque consumado” a un templo católico y por la intentona de “asesinar a familias que cometían el error de asistir pacíficamente a su culto dominical”.
Tanto el alcalde majariego, Narciso de Foxá, como el cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, se pusieron en contacto con el párroco de la iglesia de Santa Genoveva Torres para transmitirle todo su apoyo y solidaridad. La Guardia Civil de Majadahonda se ha hecho cargo de las investigaciones.
FUENTE: ELMUNDO.ES