Archivo

Archive for 12 agosto 2009

La Policía Local detiene a un traficante en Velluters en una operación antidroga

 VALENCIA
El dispositivo de la Policía Local para evitar el menudeo de droga en el barrio de Velluters ha permitido detener a un nuevo traficante. Los agentes implicados, pertenecientes al Grupo de Operaciones Especiales (GOE), también han realizado estos días siete identificaciones de sospechosos.
Durante la madrugada del domingo, dos patrullas montaron un dispositivo policial en un punto estratégico próximo a la calle Viana, la más conflictiva del llamado barrio chino.
«A los pocos minutos observaron como una pareja se acercaba a un hombre de color que estaba apoyado en la pared en actitud vigilante, y le entregaron un billete de 10 euros que este se guardó en uno de los bolsillos», tal y como informaron fuentes policiales. La secuencia de acontecimientos siguió con la entrega de una bola que el detenido llevaba en la boca.
Unos minutos más tarde, se acercaron otras dos personas al mismo vendedor, que volvieron a protagonizar una transacción de droga. Los agentes siguieron y cachearon a los compradores, a los que se les decomisó una bola y una bolsa de cocaína.
Intentó escapar
Con las pruebas en la mano, los policías municipales procedieron a la detención del presunto traficante, que trató de escapar por las calles Viana y Torno del Hospital.
Finalmente, los policías le dieron alcance a la altura de Barón de Cárcer. El detenido resultó ser Joseph M., de 37 años y natural de Liberia, al que se acusa de un delito contra la salud pública. De hecho, el presunto traficante tiene un largo historial de detenciones por este motivo. Tras alcanzarlo, fue trasladado a la central de detenidos antes de pasar a disposición judicial.

Primera multa por bañarse con bandera roja en Alicante

La sanción, de 750 a 1.500 €, fue impuesta a un hombre que se negó a salir del mar en la Playa de San Juan

         

La Policía Local puso ayer la primera sanción con multa en Alicante a un bañista en Playa de San Juan por meterse en el mar con bandera roja y negarse a salir.
A doscientos metros del botiquín número uno de la Cruz Roja, cerca de la calle de Las Marinas, un bañista se negó a salir del agua cuando los voluntarios y los socorristas le informaron de que debía dejar de bañarse mientras estuviera ondeando la bandera roja, según relataron a este diario fuentes municipales. Sin embargo, el hombre rehusó escuchar las advertencias que se le hicieron y no quiso salir del agua, por lo que la Cruz Roja se vio obligada a llamar a la Policía Local.
Minutos después los agentes se acercaron al lugar de los hechos con sus quads para preguntar sobre lo ocurrido y el hombre negó todo lo que la Cruz Roja aseguraba que había pasado con anterioridad.
Poco a poco la conversación empezó a subir de tono y el bañista, siempre según el relato municipal, replicó nervioso a la Policía que él se bañaba cuando le daba la gana y que llevaba más de 20 años haciéndolo, por lo que nadie le iba a decir ahora cuándo podía y cuándo no. Fue por esta actitud por lo que, a pesar de que la principal idea, tanto de la Cruz Roja como de la Policía, es advertir a los bañistas y no sancionar, este hombre, cuya identidad o procedencia no ha sido facilitada, acabó siendo el primero en ser multado en Alicante por bañarse mientras había bandera roja en la playa de San Juan y obviar las advertencias que se le hicieron previamente.
Según la “Ordenanza Municipal de Playas y Calas del término municipal de Alicante” aprobada el 17 de junio de 2008 en un pleno, si un bañista se mete en el agua con bandera roja podrá ser sancionado con una multa que va desde 750 hasta 1.500 euros.
Sin embargo basta con alejarse algunos metros hacia el norte, hasta el término de El Campello, para poder adentrarse en el mar con bandera roja y no cometer ninguna infracción. Y es que pese a la recomendación de la Federación de Municipios y Provincias para sancionar este comportamiento de riesgo y evitar ahogamientos, no todos los municipios siguen el ejemplo.
Una persona podrá ser multada, o no, por meterse al agua mientras ondee la bandera roja en las playas dependiendo del lugar donde se bañe.
La bandera roja expuesta en las playas y calas de España indica que está prohibido el baño y previene, al mismo tiempo, de un grave peligro para la vida o salud de las personas, bien sea por las condiciones del mar o por la existencia de animales, elementos flotantes, contaminación u otras circunstancias de riesgo para la salud de las personas usuarias de la playa.

Expedientes abiertos
Actualmente sólo hay tres expedientes abiertos por incumplir la ordenanza de playas y calas de Alicante de 2008 y son a tres mujeres de origen asiático que efectuaban masajes ilegales por la arena a turistas y ciudadanos alicantinos. Una práctica cada vez más habitual en la costa levantina y que puede verse tanto en la playa de San Juan como en la del Postiguet.
El mar ayer por la mañana en la costa de San Juan y Muchavista estaba totalmente picado. El aire levantaba la arena de la playa y cegaba los ojos de los bañistas y transeúntes que caminaban por el paseo marítimo. Las olas no dejaban hueco por donde poder disfrutar del agua y la mayoría de los turistas y alicantinos que aún permanecían sentados en la arena de la playa comenzaban a recoger sus cosas al darse por vencidos frente al mal tiempo. Sin embargo para los amantes del surf y el kitesurf ayer fue un día maravilloso. Varios deportistas se alzaban algunos metros del agua con sus impresionantes saltos retando a la gravedad mientras decenas de curiosos observaban impresionados las piruetas que realizaban.
Y es que este deporte sólo se puede practicar a 200 metros de la playa, según la normativa, para evitar accidentes con los bañistas, pero ayer, un día en el que la bandera roja molestaba a los veraneantes, los surferos pudieron disfrutar plenamente de la playa al tenerla entera para ellos solos.

Policías y Bomberos de la Comunidad ganan 38 medallas en Mundiales de Canadá

 

Los 37 bomberos y policías locales de la Comunidad de Madrid que han participado en los Juegos Mundiales celebrados del 31 de julio al 10 de agosto en Vancouver (Canadá) han obtenido 38 medallas, 14 de ellas de oro, 18 de plata y 6 de bronce, y han batido varias marcas nacionales.

Según ha informado hoy la Comunidad, de los 37 participantes, 16 son policías (11 hombres y 5 mujeres), 7 pertenecen a ayuntamientos de la región (Fuenlabrada, Boadilla del Monte, Madrid, Colmenar Viejo, Móstoles, San Fernando de Henares y Aranjuez) y uno a la Academia regional de Policía Local.

Todos han obtenido un total de 31 medallas, entre las que hay 14 en ciclismo; 6 en biatlón; dos en la prueba de subida de escaleras y una en judo.

En atletismo han ganado 8 medallas y entre ellas destaca la obtenida por Jose Manuel Asenjo, Jefe de Policía de Boadilla del Monte, que ha batido los récord de los campeonatos en 400 y 800 metros.

Además, ha sido notorio el éxito de la agente del Cuerpo de Policía Local de Fuenlabrada, Marisol Cabrero Planchuela, que ha ganado 6 medallas en estos campeonatos.

Por su parte, los 21 representantes del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad que han participado en las modalidades de baloncesto, cross (5 y 10 kms), decathlon, atletismo, carrera vertical, triatlón, ciclismo, ultímate firefighter (el bombero más completo del mundo) y tenis, han obtenido 7 medallas, tres de ellas de oro.

Las “Olimpiadas de Policías y Bomberos”, que cuentan con más de 70 modalidades deportivas y se celebran cada dos años en un país diferente, se crearon en 1990 para promover el acercamiento de los cuerpos de seguridad y emergencias a la ciudadanía y mostrar la capacidad y preparación física de estos profesionales.

En esta edición de Vancouver han habido 10.490 participantes de 56 países diferentes y la próxima edición está previsto que se celebre en Nueva York, en 2011.

Un chico de 14 años roba un coche y sufre un accidente al huir de la policía Local

 
La Policía Local de Murcia detuvo el lunes a un menor de 14 años por robar presuntamente, junto a su hermano de 13 años, un coche Renault 19, conducirlo temerariamente y huir de una patrulla hasta sufrir un accidente en la pedanía murciana de El Palmar.
Hacia las 23.00 horas, un testigo alertó a la Sala del 092 de que un Renault 19 estaba circulando de forma temeraria por la Colonia de San Esteban. Los agentes comenzaron a perseguirlo hasta que se accidentó. Sus ocupantes, que resultaron ilesos, fueron arrestados.

La Policía Local y el Infoex aumentan la vigilancia en La Montaña en busca de un pirómano

Caceres

El entorno del camino de las minas de Valdeflores, en las traseras del Residencial Universidad, ha sufrido seis incendios en 15 días

Los agentes buscan a un motorista que va arrojando petardos

UN HISTORIAL LARGO

Verano de 2001: Hubo incendios en el Portanchito, junto a Fuente Concejo, en San Marquino, en la solana de La Montaña y junto a la ermita del Amparo.

Verano de 2003: Ardieron 7 hectáreas junto a la depuradora (el 20 de junio) y hubo fuego junto al campus y varios de pastos junto al camino de las minas de Valdeflores.

2004: Dos incendios junto a la ermita del Amparo (en uno de ellos hubo tres heridos leves) en días consecutivos (el 12 y el 13 de julio) y otro en un camino en La Montaña que obligó a desalojar un chalé.

2005: El 30 de agosto ardieron 11 hectáreas (seis de ellas de superficie arbolada) en las traseras del Residencial Universidad, de donde hubo que desalojar treinta viviendas por la cercanía de las llamas.

2006: Al menos seis incendios cerca del camino de las minas de Valdeflores entre el 12 de junio y el 12 de agosto. El más grande ocurrió el 7 de agosto y quemó 4,5 hectáreas en las traseras del Residencial Universidad.

2007: Otra vez media docena de fuegos en la Sierra de la Mosca, uno de ellos cerca de la prisión. También hubo uno en la paraje ‘La pulga’, al pie de la falda de La Montaña, y otro en el Portanchito.

2008: Uno en el camino de las minas de Valdeflores el 15 de julio, otro casi en el mismo sitio el 13 de agosto, y uno en la solana de La Montaña el 8 de agosto.

2009: Seis incendios en quince días: el 27 de julio y el 1, 3, 5, 7 y 10 de agosto.

A veces añade hasta tres cerillas a los petardos para que la chispa sea mayor

Ha llegado a emplear un tornillo para que el artefacto pesara más y llegara más lejos

Personal del Plan Infoex y de la Policía Local se entrevistarán en los próximos días

Un pirómano anda suelto por la Sierra de la Mosca, en la falda de La Montaña. Leído de esta forma puede resultar novelesco, peliculero, pero estrictamente, es así. No tienen duda alguna en la Policía Local, ni la hay tampoco entre los agentes forestales que conocen la zona, ni entre los trabajadores de los retenes del Infoex (Plan de Lucha contra los Incendios Forestales en Extremadura) y mucho menos entre los vecinos del lugar. La coincidencia de opiniones no es gratuita. No es una elucubración que a base de ir de boca en boca haya acabado por erigirse en verdad sin más argumentos. Muy al contrario, está apoyada en hechos. Más bien en la repitición de sucesos. Es casi una cuestión de lógica que tiene a más de uno bastante preocupado.

En los últimos quince días ha habido al menos seis incendios en la misma zona, y siempre en idéntica franja horaria. Ocurrieron el 27 de julio y los días 1, 3, 5, 7 y 10 de agosto, en todos los casos en parajes cercanos al camino de las minas de Valdeflores, en las traseras del Residencial Universidad. Y siempre, entre las seis y las seis y media de la tarde. A estos datos hay que añadir el testimonio de algunos residentes en la zona. Tanto vecinos de la urbanización como más de uno de los que residen durante el verano en alguno de los chalés que hay en esa zona aportan datos sobre el pirómano.

De momento no tiene nombre, pero sí hay unas cuantas pistas sobre él. Se trata de un hombre joven, que se mueve por el lugar en una motocicleta de campo, y que suele vestir ropa de camuflaje. Sus visitas son tan reiteradas que varios vecinos ya le han visto, y han aportado detalles que pueden resultar valiosos para lograr su detención.

Entre ellos está su modo de proceder habitual. Suele aparecer con su motocicleta entre las seis ylas seis y media de la tarde, y para prender el terreno utiliza petardos. A veces les añade hasta tres cerillas sujetas con cinta aislante, para que al consumirse la mecha, la chispa inicial sea mayor. También en alguna ocasión ha empleado tornillos, para que el peso de los petardos sea mayor y así, al arrojarlos, lleguen más lejos. Con este último método logra que esos artefactos caseros salten las vallas de piedra que separan las fincas del camino asfaltado y así prender parcelas con olivos.

De hecho, lo ha conseguido varias veces. Y probablemente, no sólo este año, porque el problema de los incendios en este paraje no es una novedad de este verano. Se ha venido repitiendo durante los últimos cuatro años, aunque no hay precedente de una sucesión tan acusada como la de los últimos quince días.

Agentes patrullando

Esto ha motivado que la vigilancia sobre la zona aumente, con un doble objetivo: detectar el fuego lo antes posible y tratar de encontrar a su autor. Desde hace varias semanas, la Policía Local ha aumentado su presencia en la zona, con visitas al lugar por la mañana, por la tarde y por la noche. Ayer se refirió a este asunto Cipriano Madejón, alcalde en funciones, que afirmó que «la Policía Local vigila esa zona las 24 horas».

Esta labor la están cumpliendo las dotaciones de servicio, ya que la conocida como ‘patrulla verde’ está de vacaciones. Precisamente los integrantes de este grupo son quienes mejor conocen la zona, ya que en su día catalogaron los distintos accesos y caminos que salpican la zona.

La dificultad para llegar a algunos rincones de este paraje es uno de los factores que en algunos de los siniestros ocurridos en los últimos años han complicado la labor de los bomberos y retenes. De hecho, la semana pasada, tras uno de los incendios que afectaron al monte situado tras el Residencial Universidad, una máquina abrió un cortafuegos, lo que obligó a romper una pared de piedra. El objetivo de este tipo de medidas es facilitar el trasiego de camiones y personal de tierra ante futuras intervenciones en este mismo lugar. Además, las franjas de terreno sin vegetación consiguen frenar el avance de las llamas hacia zonas donde encuentran combustible.

En el entorno del camino de las minas de Valdeflores, la materia natural que alimenta al fuego no falta. Al contrario, abunda la maleza y la suciedad (desde botellas de agua hasta papel higiénico e incluso cartuchos utilizados por cazadores) en todo el entorno, un motivo de queja entre vecinos y bomberos. Esta última cuestión será una de las que se aborden en una reunión que mantendrán en los próximos días representantes de la Policía Local de Cáceres y el Plan Infoex de la Junta de Extremadura

Herido en cuello y espalda un joyero al resistirse en un atraco

 

Una persona ha resultado herida en el cuello por una navaja esta tarde en el interior de una joyería de Salamanca que ha sido atracada por dos personas, según han informado fuentes policiales.

Al parecer, el afectado tiene 55 años y es el propietario del establecimiento, ubicado en la calle Perdones de la capital salmantina.

Tras emprender la huida por la zona de la calle Perdones, donde se encuentra la joyería Faustino, uno de los atracadores fue detenido en la plaza de Julián Sánchez el Charro por unos obreros que trabajan en una obra cercana al establecimiento, mientras que el segundo atracador ha conseguido huir.

El suceso se produjo sobre las seis de esta tarde de martes, cuando dos jóvenes entraron en la joyería Faustino. Uno de ellos llevaba un gorro de lana y el otro una gorra y pantalón vaquero, según han informado a Efe testigos presenciales.

En un principio, el dueño de la joyería se resistió a los dos atracadores, recibiendo dos puñaladas, una en el cuello y otra en la espalda, aunque según han indicado fuentes sanitarias su vida no corre peligro.

El propietario logró cerrar la puerta de la joyería, para evitar la fuga de los dos jóvenes, aunque no impidió que rompieran el escaparate huyendo por las calles adyacentes, sin que por el momento se conozca con exactitud el valor de los objetos robados.

En el momento que los dos atracadores huían, un albañil que se encontraba trabajando en la fachada de una obra cercana los persiguió, acompañado, según testigos presenciales, por un miembro del Cuerpo Nacional de Policía que se encontraba de descanso.

En la persecución también participaron agentes de la Policía Local de Salamanca, que fueron quienes lograron detener a uno de los dos atracadores en la plaza de Julián Sánchez el Charro. Una ambulancia del Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León trasladó al propietario de la joyería a un centro hospitalario de Salamanca con heridas, pero no se teme por su vida.

Por su parte, la Policía investiga el paradero del segundo de los atracadores, que según los testigos presenciales, es el que vestía pantalón vaquero y una gorra deportiva. Se da la circunstancia que es el segundo atraco que sufre esta joyería en un plazo de tres meses, según han asegurado fuentes policiales.

FUENTE: EL MUNDO.ES