Archivo

Archive for 28 noviembre 2009

El fiscal pide 11 años para un policía local de Ceutí que mató de un disparo al hombre que se le enfrentó

28 noviembre 2009 Deja un comentario

 

Murcia, 28 nov (EFE).-

El fiscal ha pedido 11 años de prisión para un policía local de Ceutí que será juzgado el próximo enero por un jurado popular en la Audiencia Provincial de Murcia, acusado de un delito de homicidio por la muerte de un disparo de un hombre que se le enfrentó.

 

 

La acusación estatal afirma en sus conclusiones provisionales, a las que ha tenido acceso Efe, que los hechos ocurrieron el 1 de julio de 2007, cuando los agentes de la Policía Local fueron requeridos con motivo del altercado que se produjo en un bar de la localidad.

 

 

El acusado, F.J.C., y un compañero se presentaron en el establecimiento y fueron informados de que Visvaldas F., de nacionalidad lituana, había mantenido una discusión con varios clientes y con su compañera sentimental, A.A.F.

 

 

Los agentes, junto con un amigo de Visvaldas F., consiguieron convencer a éste de que abandonara la casa que compartía con su compañera sentimental y le instaron a que retirara de la misma sus efectos personales.

 

 

En una primera ocasión, el ciudadano lituano volvió al bar y no se dirigió a la casa, como se había acordado, por lo que los policías locales fueron en su búsqueda, añade el fiscal.

 

 

Al llegar finalmente a la vivienda, siempre según las conclusiones provisionales, Visvaldas F. volvió a discutir con su novia, tras lo cual se subió a un palet que estaba en unas obras vecinas y del que cogió un objeto.

 

 

Al acercársele a F.J.C., éste sacó su arma reglamentaria “y le conminó a que permaneciera quieto y no se le acercara más, requerimiento que no fue atendido por Visvaldas, que continuó aproximándose al agente, procediendo éste a efectuar un disparo que dirigió hacia el suelo”.

 

 

Añade el fiscal que “tras este primer disparo, Visvaldas se dirigió al acusado diciéndole: “¿Quieres matarme…? Pégame un tiro”, efectuando a continuación el acusado un segundo disparo, que, en esta ocasión, dirigió hacia el cuerpo de la víctima, cuando se encontraba a una distancia aproximada de metro y medio”. EFE

 

Interior quiere policías limpios, pulcros,

28 noviembre 2009 Deja un comentario
Interior quiere policías limpios, pulcros, sin pulseras, y nada de 'piercings'  (Imagen: 20MINUTOS.ES)
Policías con el pelo recogido y discretos pendientes. (Imagen: 20MINUTOS.ES)
  • Por primera vez se va a regular la imagen de los agentes.
  • Ellas no podrán llevar “maquillajes estrambóticos”.

D. FERNÁDEZ. 27.11.2009 – 04.53 h

Agentes “limpios y pulcros”. Es lo que quiere el Gobierno para sus policías nacionales. Y un uniforme impoluto, ya que es “el canal por el que se proyecta a los ciudadanos los valores y principios que rigen el funcionamiento de la Institución”.

Tan rimbombante frase aparece en el borrador que ha elaborado el Ministerio del Interior para regular, por primera vez, el uniforme de la Policía Nacional, un texto, de seis folios, que aún debe ser aprobado y al que ha tenido acceso 20 minutos.

El uniforme es el canal por el que
se proyecta a los ciudadanos los valores y principios de la InstituciónEl borrador da 13 instrucciones para que los agentes sean un adalid de higiene e imagen. Como primer requisito imprescindible, Interior exige a los policías “que todas las prendas se lleven en perfectas condiciones de limpieza y pulcritud, asegurándose de que la talla es la adecuada”.

Los botones y cremalleras irán “correctamente abrochados y cerrados, ajustándose debidamente la corbata”. Sólo se usarán los cinturones reglamentarios.

El arte de sujetar la gorra

También hay normas para la gorra y las gafas de sol.

La primera será “obligatoria en los lugares exteriores” y si se quita hay que ser preciso, muy preciso: “cuando se esté descubierto se colocará en el lado izquierdo entre el brazo y el tronco y con la parte delantera de la gorra al frente”.

El corte de pelo en los varones dejará ver la totalidad de las orejasEn cuanto a las gafas de sol, sólo se llevarán puestas “en los lugares abiertos y si el tiempo lo aconseja”. Eso sí, que no sean muy grandes, “dentro de los cánones que la discreción aconseja a los servidores públicos”.

El aspecto es también importante. El cabello deberá llevarse siempre aseado. En caso de los varones, “su corte dejará ver la totalidad de las orejas”. En el caso de las mujeres, “su peinado no debe impedir que la cara este visible y despejada”. El pelo largo “deberá ir recogido y que no descienda por debajo de la línea de los hombros”. La barba, “aseada y arreglada” sin que oculte el nudo de la corbata.

Nada de ‘piercings’

Por último, no se podrán llevar peinados y maquillajes “estrambóticos o extravagantes”, y no se podrán utilizar pulseras, excepto “las terapéuticas”.

Los hombres no podrán llevar pendientes y las féminas “de un tamaño que no sobrepase el lóbulo de la oreja”.

Y prohibidos los piercings. Y no olvidar nunca, que cuando se esté de servicio, “no se adoptarán posturas indolentes contrarias al decoro de la dignidad del cargo”.
Despilfarrar en rótulos

Los sindicatos policiales critican que este borrador no se haya consensuado. “Nos parece correcto que se regule el uniforme y nuestra imagen, porque somos servidores públicos. Pero algunos párrafos están redactados de forma obsoleta y decimonónica”, señala Alfredo Perdiguero, del sindicato UFP.

Más criticable les parece, por el despilfarro en rótulos de uniformes, placas, etc., otro borrador que regulará el régimen de personal y en el que se recoge el cambio oficial de nombre: de Cuerpo Nacional de Policía a Policía Nacional.

La Urbana detenía a 500 delincuentes menos en Lleida con los guardias de barrio

28 noviembre 2009 Deja un comentario

 

La alarma social que han provocado las diversas asociaciones de vecinos ante la presunta falta de seguridad en los barrios de Lleida no atiende a ningún criterio objetivo según revelan diversos estudiosos del área de criminología y política criminal consultados por este rotativo. Las mismas fuentes aseguran que las normativas municipales junto al incremento de efectivos de la policía local y el dejar “atrás prácticas anacrónicas como la policía de barrio ha hecho que Lleida sea una ciudad segura”. Con policía de barrio se realizaban 176 detenciones al año; sin ella, y en 9 meses 650.

Precisamente, muchos de los dirigentes vecinales solicitan el retorno de los agentes de barrio. Es decir, la misma política policial que se utilizaba en la ciudad en 2006 y que supuso que los agentes de la Guardia Urbana de Lleida llegaran a realizar hasta 176 detenciones. Una gran cifra para una ciudad como la nuestra y un año en que los agentes pusieron entre las cuerdas a aquellos amantes de lo ajeno o aquellos que decidieron vivir al otro lado de la legalidad. Por aquel entonces, muchos de los agentes patrullaban en solitario y sin otro medio de trasporte que las suelas de sus zapatos. Era el agente que conocían los niños al salir de la escuela y que saludaba a los comerciantes.

En realidad, una gran actuación policial si no fuera porque Lleida cuenta con más de 130.000 habitantes empadronados sin contar a todos aquellos que trabajan en la ciudad y aquellos delincuentes que utilizan la capital del Segrià como campo de operaciones.

650 detenciones en nueve meses

Hay veces que los números realmente cantan, y ésta es una de ellas. En los nueve primeros meses de este año, la Guardia Urbana ha realizado más de 650 detenciones. Atrás quedaron los policías municipales que caminaban y caminaban. Ahora gracias a que la Guardia Urbana de Lleida ha adoptado otras políticas de seguridad ciudadana los resultados, es decir las detenciones, son muy superiores. Diversas normativas han conseguido quitar de las calles focos de conflictos como la prostitución y los ejecutores de esas normativas no son otros que los agentes de la urbana.

Los estudiosos de criminología consultados aseguran que gracias a la implementación de otras técnicas policiales los agentes pueden llegar al lugar donde se está llevando a cabo un conflicto en cuestión de segundos.

El control de las zonas urbanas

Las mismas fuentes aseguran que anteriormente los agentes que iban a pie controlaban una zona concreta y a la “vez eran controlados por los delincuentes”. Ahora muchos de los agentes van encima de motocicletas por lo que el “caco” tiene verdaderos problemas para controlar al agente que además puede desplazarse en cuestión de minutos a la otra punta de la ciudad si su servicio fuera necesario.

Un sindicato de la Guardia Urbana consultado por este rotativo asegura que sería una vuelta atrás volver a políticas como la de agente de barrio. “Y más teniendo en cuenta de que muchos de esos agentes patrullaban en solitario lo cual no garantizaría ni su propia seguridad”. También hay que tener en cuenta que en la actualidad el cuartel se sitúa en Gardeny lo cual no sería muy operativo para preservar la seguridad de Lleida.

Las fuentes consultadas por este rotativo aseguran que las denuncias de los dirigentes vecinales pueden estar originadas por una percepción errónea. Los números en realidad cantan: En el año 2006 se realizaron 176 detenciones, en los nueve primeros meses del año 2009 se han realizado más de 650.

Artículo publicado en la web Forum de seguretat de Catalunya