Archivo

Archive for 11 enero 2010

Detenido en Logroño un hombre por agredir a los agentes locales que querían realizarle una prueba de alcoholemia

Efectivos de la Policía Local detuvieron, en la madrugada del pasado sábado, a un hombre, después de que el individuo agrediera a los agentes que pretendían realizarle una prueba de alcoholemia, según informaron hoy fuentes de este cuerpo.

EUROPA PRESS. 11.01.2010

De acuerdo con sus datos, los hechos sucedieron sobre las 2 de la madrugada del pasado sábado, cuando los agentes observaron un vehículo en la calle Los Hierros “circulando con un comportamiento extraño”.

Por ello, requirieron a su conductor la realización de la prueba de alcoholemia, a lo que se negó “con una actitud chulesca y desafiante”, por lo que se procedió a su traslado a la sede de la Policía Local.

Durante este trayecto, el hombre golpeó los cristales y la mampara de seguridad del vehículo policial y, al negarse reiteradamente a cejar en su actitud, se le comunicó su detención. En ese momento, el individuo comenzó a arrojar los objetos que portaba en los bolsillos, burlándose de los agentes.

En concreto, lanzó unas llaves contra un agente “golpeándole, tras lo que emprendió la huida”, pese a lo cual fue alcanzado poco después. Entonces, comenzó a insultar e injuriar a los agentes. Otro de los agentes fue agredido al intentar tranquilizarle, por lo que fue trasladado al centro de salud Espartero y, posteriormente, a la Clínica Los Manzanos.

Finalmente, el hombre fue reducido y detenido, informado del motivo de la detención y de los derechos que le asistían. Por último, se le encontró un chaleco antibalas que había sustraído en el vehículo en que había sido trasladado a las dependencias policiales.

La Policía Local detiene a dos individuos por comportamiento violento en sus domicilios

 

Los Agentes de la Policía Local han realizado este fin de semana dos intervenciones en distintos domicilios por presunta violencia de género. El pasado viernes 8 de enero, dos agentes se encontraban realizando labores de seguridad vial cuando vieron que la puerta de uno de los domicilios cercanos estaba forzada. Al acercarse al mismo escucharon a una mujer demandando auxilio. Al parecer, según ha declarado la mujer, su pareja sentimental, que tenía orden de alejamiento, había accedido al interior del inmueble forzando la puerta y la había cogido por el cuello, zarandeándola y lanzándola contra la pared. La mujer decidió denunciar al hombre y la policía procedió a su detención. Por otro lado, la policía recibió en la noche del domingo la llamada de una vecina que aseguraba que su marido había llegado a casa ebrio y había comenzado una discusión que acabó con el mobiliario de la casa destrozado. Cuando los agentes se presentaron en el domicilio encontraron al individuo fumando en la calle. En ese momento la mujer invitó a los policías a entrar y estos pudieron observar que en el domicilio había signos evidentes de que se había producido una fuerte discusión. Según relató la mujer el episodio se había producido ante sus dos hijos menores. Pese a que la mujer no ha querido presentar denuncia el individuo ha sido detenido.

 

FUENTE : Motril digital

La Audiencia absuelve a un policía que fue condenado de coacciones

La togada imputó a un agente que sufrió lesiones al requerir los datos a un joven.El alto órgano de la provincia ordena a la jueza de Segorbe a rectificar la sentencia.

Los magistrados de la Audiencia Provincial de Castellón han ordenado a la titular del juzgado de Segorbe que rectifique y emita un auto de absolución para un agente de la Policía Local de Navajas a quien la jueza condenó por coacciones a un joven del municipio. El alto órgano judicial entiende que esta sentencia contra un miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad es errónea y este debe de quedar libre de culpa.

Según el texto judicial erróneo, dictado por la titular de Segorbe y al que ha tenido acceso Mediterráneo, los hechos sucedieron en la madrugada del día 26 de agosto del 2007, en la plaza del Matadero de Navajas. Allí se encontraban varios jóvenes y el agente de la Policía Local, ahora exculpado, se aproximó al vehículo y estos, que estaban consumiendo bebidas alcohólicas, se marcharon. Poco después volvieron a aparecer y al requerirles el agente la documentación y pedirles las llaves del vehículo, uno se negó por lo que el policía, según la jueza de Segorbe, intentó ponerle la zancadilla, lo zarandeó y le rompió la cremallera de la chaqueta.

Como consecuencia del suceso, el agente acudió al centro de salud de Segorbe, sobre las 5.16 horas, con arañazos múltiples en el brazo izquierdo, así como una quemadura de cuatro centímetros de longitud efectuada por el joven a quien había intentado identificar. La titular de Segorbe condenó al agente por coacciones y al agresor por lesiones de obra con unas multas similares.

Mostraron su disconformidad hacia esta sentencia el Ayuntamiento de Navajas y el abogado defensor, ya que desde su punto de vista la juez de Segorbe basó todo el juicio “en testimonios que presentaban animadversión hacia el municipal”. Por este motivo la Audiencia volvió a analizar el caso y concluyó que el policía debe de ser absuelto, ya que “existe un atestado que narra lo sucedido de forma muy diferente a como lo contaban ciertos testigos, amigos de V.R., el agresor”.

Y es que según los magistrados la jueza de Segorbe no tuvo en cuenta que el agente “intervenía en ejercicio de sus funciones y el incidente se inició con un problema de identificación del agresor que se encontraba consumiendo bebidas alcohólicas”. Asimismo, la Audiencia dice que “al margen del atestado policial, es llamativo que la única denuncia penal existente fuera el parte de urgencias del agente que dio lugar a las diligencias en el juzgado, pero no había denuncia por parte del agresor”. Además, los magistrados entienden que “es muy llamativo que el único lesionado sea el policía, lo que cuestiona la versión”.

Por otra parte, el alto órgano determina que el juicio oral que se celebró en Segorbe no fue adecuado para lograr un convencimiento imparcial de los hechos y que el agente ni siquiera fue debidamente citado, además de que la condición de imputado le fue otorgada de oficio por la juez. Por todo, la Audiencia ha ordenado a la juez de Segorbe que corrija este nuevo error judicial “ya que no es el primero contra un miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ”, según explicaron fuentes judiciales.

Fuente: El Periódico Mediterráneo