Archivo

Archive for 14 mayo 2010

LA SALA DE LO CIVIL Y LO PENAL DEL TSJ DE MURCIA FIJA PARA JUNIO EL NUEVO JUICIO DEL POLICÍA LOCAL DE CEUTÍ

El fiscal reclama que se revoque el veredicto del Jurado Popular y se le imponga una pena de 10 años de prisión por un delito de homicidio.
EUROPA PRESS. 13.05.2010

La Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia ha fijado para el 11 de junio la celebración del juicio del Policía Local de Ceutí tras remitirse a las partes actuantes el recurso de apelación del fiscal, que solicita que se condene a este agente por un delito de homicidio que cometió en julio de 2007 y por el que fue absuelto a principios del mes de febrero por un Jurado Popular, al considerarlo no culpable de tales hechos.

De este modo, la vista, señalada para ese día, se celebrará en audiencia pública comenzando por el uso de la palabra del apelante, en este caso del Ministerio Fiscal, según informaron a Europa Press fuentes judiciales.

Los hechos sucedieron el 1 de julio de 2007, cuando un individuo falleció como consecuencia del disparo que recibió efectuado por este agente policial, que acudió al lugar de los hechos, una cafetería de la localidad, al objeto de mediar en una presunta situación de violencia de género.

El altercado se desencadenó por una presunta situación de violencia de género, por lo que los agentes auxiliaron a la joven y la escoltaron a su vivienda. Mientras, el individuo intentó agredir presuntamente a uno de los agentes y éste utilizó su arma reglamentaria causándole la muerte.

A tenor de lo sucedido, el fiscal considera que se entra en una contradicción en los hechos probados del veredicto y que “la respuesta del acusado de disparar en el último momento sobre el cuerpo de Visvaldas —el fallecido— era proporcionada”.

Asimismo, añade en su escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, que “de la lectura conjunta del veredicto dictado se desprende, de modo inequívoco, que para el Tribunal resulta proporcionado que un agente de la Policía Local, provisto de un arma de fuego, le efectúe un disparo a quien, portando una carpeta de cartón, se le acerca de modo agresivo, desatendiendo las órdenes de detenerse”.

Para el representante del Ministerio Público, la declaración que realiza el Jurado “no sólo parece absurda a primera vista, sino que del resto de hechos que igualmente se declaran probados, la conclusión que cabe extraer es la más absoluta desproporción entre la agresión de que se era objeto y el medio empleado para repelerla”.

En esta línea, hace alusión a una de las cuestiones que, a su juicio, suscitó “más controversia del juicio y sobre la que trató de practicarse una mayor prueba”, que es la concerniente al objeto que el fallecido, Visvaldas, llevaba en la mano cuando se iba acercando, “sin atender las órdenes que le daban para que se detuviera”.

En relación a este extremo, por el Jurado “se declaró como no probada la afirmación del acusado cuando sostuvo que Visvaldas cogió un ladrillo de uno de los palets que había en la calle”, quedando como probado que “llevaba una carpeta de cartón”.

El fiscal opina que “la afirmación de que el disparo fue proporcionado para repeler el ataque resulta abiertamente contradictoria con el resto de los datos declarados probados”. Así como que “es un juicio de indiferencia que escapa a los más elementales normas de la lógica” que sea proporcionado el que este agente, provisto de un arma de fuego, “le efectúe un disparo a quien, portando una carpeta de cartón, se le acerca de modo agresivo, desatendiendo las órdenes de detenerse”.

Según explica el Ministerio en su escrito, la legítima defensa “es una conducta conforme a Derecho y, por tanto, constituye una causa de justificación que deberá ser reconocida por el Tribunal para exculpar al que se defiende, siempre que concurran en su conducta los requisitos de agresión ilegítima, necesidad racional del medio empleado para la defensa y falta de provocación suficiente por parte del que se defiende”.

Mientras que entiende que en tanto en el primero de los casos como en el tercero se considera probado, el tercer requisito, por contra, de que existió necesidad racional del medio empleado, no lo comparte.

También apunta a una “desproporción” en la actuación defensiva de magnitud que no responde a una legítima defensa, puesto que, recuerda, era un único atacante, con presencia de dos agentes de similar complexión que la víctima, además de la ausencia de arma alguna en el fallecido.

Es por ello por lo que advierte que “si el empleo de un arma de fuego ya resulta en sí desproporcionada frente a quien va desarmado, el hecho de efectuar un disparo sobre zonas del cuerpo donde se alojan los órganos vitales acentúa aún más esa desproporción”.

Tampoco por el Jurado se declara probada que el fallecido “se dirigía corriendo hacia él [el Policía Local] y su compañero, blandiendo un objeto que, con intención agresiva, fue víctima de un lógico temor que naturalmente redujo su capacidad de reflexionar adecuadamente”.

Razonamientos del fiscal

Al amparo de lo ocurrido, el Ministerio Fiscal argumenta que “la emisión del veredicto de no culpabilidad no es más que una declaración voluntarista del jurado al margen de un juicio y análisis racional de las pruebas practicadas, e incluso de la propia declaración de hechos probados que el mismo Jurado se realiza”.

A su juicio, “parece más bien que para la emisión del veredicto se ha atendido a datos referente al acusado y a la víctima, que resultan de la prueba documental aportada a instancias de la defensa, pero que nada tienen que ver con los hechos enjuiciados en la medida en que nada inciden para la configuración de lo que ha sido la principal discusión del juicio: la concurrencia de la legítima defensa”.

Y es que, prosigue en el escrito, “poco o nada tiene que ver para apreciar la legítima defensa las virtudes del acusado de las que se da cuenta en los certificados aportados, sin que tampoco los antecedentes policiales de Visvaldas o su condición de acusado en procedimientos judiciales guardan relación con los hechos desde el momento en que Francisco Cano, el agente, durante su intervención en julio de 2007 desconocía esa supuesta peligrosidad”.

Por todo ello, solicita a la Sala de lo Civil y lo Penal del TSJ de Murcia que se dicte sentencia y se revoque la dictada por el magistrado presidente del Tribunal del Jurado.

En el caso de que se estime el recurso, pide que se condene al Policía Local de Ceutí como autor responsable de un delito de homicidio a la pena de diez años de prisión con la accesoria de inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena.

No obstante, deja abierta la posibilidad de que si se estima parcialmente el recurso, entendiendo que no concurre la eximente completa de legítima defensa, se le condene a una pena de cinco años de prisión.

AGRESIÓN BRUTAL A DOS POLICÍAS LOCALES DE LLAVANERES POR UNA MULTA

Un atacante tuvo que ser reducido con una descarga eléctrica

FEDE CEDÓ
SANT ANDREU DE LLAVANERES

Dos agentes de la policía local de Sant Andreu de Llavaneres fueron agredidos de forma brutal por dos individuos el sábado al mediodía en pleno centro de la población. El motivo de la paliza fue la imposición de una multa por mal estacionamiento al vehículo de uno de los agresores, dos jóvenes de la localidad sin antecedentes policiales, que están en libertad acusados de un delito de atentado contra la autoridad, pendientes del juicio al que el Ayuntamiento de Sant Andreu de Llavaneres se personará como acusación particular.

El primer aviso de los dos agentes que el mediodía del sábado regulaban el tráfico en Llavaneres a un vehículo mal estacionado frente al Frankfurt del Poble, un establecimiento ubicado en la céntrica avenida de Catalunya, obtuvo una respuesta afirmativa del propietario. Pero al cabo de unos 15 minutos, según confirmó ayer el inspector jefe de la policía local, Luis Silva, «la patrulla volvió a pasar y observó que habían hecho caso omiso» del aviso, por lo que procedieron a multar al infractor.

La sanción fue el detonante de la agresión. Al observar que su coche era multado, los dos jóvenes salieron en tromba del bar. Uno de los dos atacantes se cebó con un policía, mientras el otro le propinó varios golpes en la cara a la segunda agente, una mujer de mediana edad. Luego, el agresor más corpulento inmovilizó al policía hombre agarrándolo por el cuello, mientras el segundo individuo le golpeaba en la cabeza produciéndole varias heridas de las que sangró abundantemente.

Tal era el estado de excitación de los agresores, que los refuerzos policiales que llegaron al lugar de los hechos alertados por los vecinos no pudieron reducirles cuerpo a cuerpo, de modo que optaron por utilizar una pistola Taser que emite descargas eléctricas inmovilizantes. Así lograron reducir al más fuerte de los dos jóvenes. Los agentes heridos explicaron que no habían podido repeler la agresión al verse sorprendidos por una reacción anormal, «ya que nadie espera que le propinen una paliza por una multa», según indicó el inspector Silva.

AGRESIVIDAD INUSUAL / Varios vecinos consultados por este diario coincidieron con la policía en que el estado de agitación de los agresores era inusual, provocada supuestamente por un elevado consumo de sustancias estupefacientes. Un testigo confirmó que los detenidos, visiblemente excitados, se vanagloriaban de «no haberse acostado desde el día anterior» mientras seguían consumiendo alcohol en el bar.
Los dos policías heridos fueron trasladados al Hospital de Mataró para ser atendidos de sus heridas. La agente femenina, de varios golpes en la cara y el policía más joven, de un gran número de hematomas y varios cortes en la cabeza efectuados posiblemente con un anillo punzante o por unas llaves usadas a modo de puño americano. Ambos están de baja y evolucionan favorablemente de sus heridas.

BARCELONA, 13 May. (EUROPA PRESS) –

El Ayuntamiento de Sant Andreu de Llavaneres ha denunciado a dos jóvenes por agredir a dos policías locales el pasado sábado al mediodía tras ponerles una multa por aparcar en doble fila, según confirmó a Europa Press el consistorio.

La patrulla policial circulaba por una calle del centro cuando observó un coche mal aparcado frente a un Frankfurt.

Entraron en el local, identificaron al conductor y le pidieron que retirara el coche, a lo que en un principio accedió, publica hoy ‘El Periódico’.

Pasado un cuarto de hora, cuando la patrulla volvió al lugar el coche continuaba en el mismo lugar, por lo que procedieron a ponerle una multa.

Cuando el propietario y su acompañante vieron que les estaban multando, salieron del local y agredieron a ambos agente, “especialmente a uno de ellos”, que sufrió hematomas y cortes, mientras el otro, que sufrió “un empujón y un golpe”, pudo llamar a los refuerzos para reducir a los agresores, según explicó el consistorio.

Los detenidos pasaron a disposición judicial y fueron puestos en libertad a la espera del juicio en el que el Ayuntamiento se presentará como acusación particular.

Sobre los detalles de la agresión y del estado de los agresores en el momento de los hechos, el Ayuntamiento de Sant Andreu de Llavaneres no ha querido pronunciarse para no crear “enfrentamiento social”, aseguraron a Europa Press.

   El interés del ayuntamiento es “mantener el orden público”, motivo por el cual prefirieron no hacer declaraciones es este sentido, aunque aseguraron estar en contra “de cualquier tipo de agresión”.

APROBADA POR UNANIMIDAD EL PROYECTO DE LEY DE COORDINACIÓN DE POLICÍAS LOCALES DE LA RIOJA

LOGROÑO, 13 May. (EUROPA PRESS) –

   En la sesión plenaria celebrada hoy, quedó aprobada por unanimidad el proyecto de Ley de Coordinación de Policías Locales de La Rioja, por la que se establecen las condiciones necesarias para crear un Cuerpo de Policía Local en función del tamaño de los municipios.

   Así, se permitirá a los municipio de menor tamaño crear los Auxiliares de Policía. A su vez, establece las bases para tender hacia la homogeneización salarial, de los medios técnicos y materiales.

   También se regula la posibilidad de que los municipios limítrofes puedan mancomunarse para la prestación de este servicio, previo acuerdo con los Ayuntamientos.

   Como indicó el diputado regional del Partido Popular de La Rioja, José Miguel Crespo, esta Ley “surge de un diálogo entre las partes que se inicia en 2009 cuando se produce el acuerdo institucional”.

   Además, explicó que con esta Ley se creará la Comisión de coordinación de policías locales y la Junta de Jefes de Policías Locales.

   Desde el grupo socialista, se dijo “que ha sido vital el empeño de todos los Ayuntamientos para llegar a acuerdos y que es una ley que seguirá teniendo mejoras”.

   Por su parte, el consejero de Administraciones Públicas y Política Local, Conrado Escobar, afirmó que esta Ley “trae seguridad para los 397 policías repartidos en 8 los cuerpos de La Rioja, así como para los ciudadanos”.