Archivo

Archive for 21 marzo 2011

DETENIDO UN APARCACOCHES POR CAUSAR LESIONES A DOS POLICIAS LOCALES

20 marzo, 2011

IBIZA | R. S. V. La Policía Local de Ibiza detuvo el jueves a R. S. F. F., un indigente que actúa como aparcacoches en el aparcamiento disuasorio de la calle Abad y Lasierra, por agredir y causar lesiones a dos agentes.

Al detenido, un portugués nacido en 1982, se le han abierto actas administrativas en numerosas ocasiones por ejercer como aparcacoches en zonas públicas sin autorización para hacerlo. El pasado jueves, a las 13.50 horas, R. S. F. F. reconoció a un agente de la policía local de Ibiza que había intervenido en anteriores actuaciones en su contra. El indigente comenzó a increpar al policía, que vestía de paisano, le insultó y le amenazó con matarle. A continuación acorraló al agente y le dio dos patadas en la rodilla, causándole lesiones que han sido acreditadas mediante parte médico.

«Os mataré a todos»
El agente logró huir y pidió apoyo policial, aunque el aparcacoches no dejó de perseguirlo hasta que apareció un agente uniformado. El agresor continuó insultando a ambos agentes. «Os mataré a todos», les espetó. Momentos después llegó al lugar una patrulla policial con más agentes, pero, lejos de calmarse, el joven comenzó a propinar patadas y puñetazos. Otro policía recibió una patada en la sien, como acredita el parte de lesiones que ha presentado. Finalmente, los agentes lograron inmovilizar al aparcacoches ilegal.

La fiscalía de guardia solicitó ayer para esta persona una pena de dos años de prisión por delito de atentado. Por cada una de las faltas de lesiones pidió una pena de multa de un mes a razón de una cuota diaria de ocho euros y exigió asimismo que se indemnice a los agentes por las lesiones sufridas. Además se pidió que se le impusiera la prohibición de aproximarse a los dos agentes agredidos ni de comunicarse con ellos por ningún medio durante un periodo de seis meses.

El acusado no se conformó con las penas solicitadas, por lo que será necesaria la celebración de juicio.

Fuente: diariodeibiza.es

EL POLICIA DE BÉTERA MUERTO QUERÍA PEDIR OTRO TURNO PARA NO COINCIDIR CON SU AGRESOR

21 marzo 2011 1 comentario
 
Enrique Moreno Tamarit, de 32 años, no quería cruzarse con el agente municipal Nicolás D. C. “porque temía que le pudiera hacer alguna cosa”
Momento del traslado del cuerpo de Enrique Moreno.  marga ferrer

L. P. S. / N. L . E. BÉTERA
Habían sido muy amigos, pero hacía unos cuatro meses que su relación se enfrió hasta tal punto que ni siquiera se hablaban. De hecho, Enrique Moreno Tamarit, el policía local de Bétera asesinado presuntamente a manos de su compañero Nicolás D. C., no quería coincidir con su agresor, según explicaron fuentes próximas a la víctima.
Tanto es así, que Enrique Moreno, de 32 años de edad, había expresado ante sus compañeros su deseo de que le cambiaran de rueda en el trabajo, lo que haría menos probable que se viera con Nicolás a la hora del cambio de turno en el retén policial. Así lo explicaron varias personas cercanas a su entorno.
“Decía que no quería cruzarse con él, porque temía que le pudiera hacer alguna cosa”, manifestaron las mismas fuentes, quienes recuerdan que Enrique empezó a hacer este tipo de comentarios “hace un par de semanas, más o menos”.
Al parecer, Nicolás estaba sumido en la tristeza después de que hace un par de meses falleciera su padre de cáncer. Además, habría terminado su relación con su novia cuatro meses atrás, coincidiendo con el momento en el que la relación entre él y Enrique empezara a enfriarse. Según fuentes del entorno de la víctima, Enrique y esta chica “quedaban de vez en cuando para tomar algo”.
No obstante, “cuando Nicolás y la joven eran novios, la pareja solía salir con Enrique y otro amigo, porque se llevaban muy bien”, indicaron las mismas fuentes.
Enrique Moreno Tamarit, natural de Bétera, falleció en la madrugada del sábado después de que su compañero Nicolás le tiroteara en los vestuarios del retén policial donde ambos trabajaban, en la localidad de Bétera.
Una bala le dio en la cabeza, informaron fuentes del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU). Inmediatamente después, Nicolás D. C. intentó suicidarse. Varios agentes se abalanzaron sobre él para tratar de impedirlo, pero se disparó un tiro que le dañó la mandíbula y le salió por el cráneo, por lo que perdió masa encefálica, según fuentes oficiales. Al cierre de esta edición, permanecía todavía ingresado en La Fe y su estado era crítico.

Hoy se le practicará la autopsia
El teniente de alcalde de Bétera, Germán Cotanda, señaló ayer que el cuerpo de Enrique Moreno se encuentra en el Instituto Anatómico Forense, a la espera de que hoy se le practique la autopsia y sea trasladado al tanatorio de Bétera, donde podría llegar en torno a las 12.00 o 13.00 horas de hoy.

El funeral será hoy por deseo de la familia
El entierro del agente local Enrique Moreno Tamarit, de 32 años de edad, se celebrará finalmente hoy, lunes, a las 16.00 horas en Bétera, un día antes de lo previsto en un primer momento, por expreso deseo de la familia, según fuentes del ayuntamiento de la localidad. Posteriormente, se celebrará un funeral en la Iglesia de la Purísima del municipio en el que los vecinos podrán dar el último adiós al agente, que según ha recalcado Cotanda, “era muy querido en el pueblo”. Además, está previsto que los compañeros del agente fallecido acompañen al féretro para rendir homenaje a la víctima. Según fuentes del consistorio de Bétera, la plantilla d policías locales, compuesta por unas cincuenta personas, está “muy afectada”.

CONTINÚA INGRESADO EN LA FE EL POLICIA QUE PRESUNTAMENTE MATÓ DE UN DISPARO A UN COMPAÑERO EN BÉTERA

  • EUROPA PRESS. 20.03.2011
  • El Policía Local de Bétera (Valencia) que presuntamente mató de un disparo a un compañero en la mañana del sábado y que trató de suicidarse después continúa ingresado en el Hospital de La Fe, donde ingresó en estado grave por una herida de arma de fuego en la mandíbula y que le provocó, asimismo, pérdida de masa encefálica.

    Según han confirmado a Europa Press fuentes de la Conselleria de Sanitat, el policía de 31 años de edad, permanece ingresado en las instalaciones del hospital, aunque no han precisado detalles sobre su evolución.

    Los hechos tuvieron lugar a primera hora de la mañana del sábado, cuando el policía local habría disparado contra un compañero de 32 años de edad, que murió en el acto, mientras ambos se encontraban en el vestuario de la comisaría, procediendo al cambio de turno. Posteriormente, habría intentado quitarse la vida con un disparo en la cabeza, según confirmó Delegación del Gobierno.

    Por el momento, se desconocen las causas que podrían haber envuelto el suceso, de cuya investigación se ha hecho cargo la Guardia Civil.

    CONDENADO A TRES AÑOS DE CARCEL POR ESTRELLAR UN VASO EN LA CARA DE UN POLICIA LOCAL EN LA PUEBLA DE CAZALLA

    SEVILLA, 20 (EUROPA PRESS)

    La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a tres años de cárcel y al pago de una indemnización de 30.500 euros a un joven acusado de estrellar un vaso de cristal en la cara de un policía local de la localidad sevillana de La Puebla de Cazalla que, en el momento de los hechos, se encontraba fuera de servicio. Asimismo, ha condenado al pago de una multa de 300 euros a otro joven que golpeó al agente con una banqueta.

    La sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que, sobre las 5,00 horas del día 25 de julio de 2009, ambos procesados, identificados como F.J.M. y J.V.C., respectivamente, se encontraban en el exterior de dos establecimientos de La Puebla de Cazalla, donde también estaba la víctima, M.I.V..

    En este sentido, añade que, tras un breve intercambio de palabras y por motivos que “no han quedado suficientemente acreditados”, F.J.M. estrelló un vaso de cristal en la cara del agente de la Policía Local, “y acto seguido” el otro acusado golpeó con una banqueta en el brazo izquierdo de la víctima. A consecuencia de la primera agresión con el vaso, el agente sufrió un traumatismo facial con heridas “múltiples” en la cara.

    Como secuelas, el afectado presenta dos cicatrices en la cara, de 14 y 7 centímetros de longitud, lo que “le produce un perjuicio estético importante”. La sentencia dice que los hechos descritos “se consideran probados con base a las declaraciones, sustancialmente coincidentes y periféricamente corroboradas”, de la víctima de la agresión y de dos testigos.

    De este modo, cita la declaración de otros testigos que “sostienen que, habiendo llegado al lugar de los hechos en compañía de D.M.V., el lesionado le reprochó a este que su familia vendiera droga, interviniendo en la conversación el acusado F.J.M., quien le propinó entonces un puñetazo, momento en que se retiraron de allí y el público circundante comenzó a arrojar vasos y banquetas sobre el agente”.

    VERSIÓN “COHERENTE” DEL LESIONADO

    “Tal versión resulta insostenible en sí misma, no siendo verosímil que así, espontánea, brutal e injustificadamente, una masa anónima y descontrolada empiece a arrojar vasos y banquetas sobre una persona indefensa”, según prosigue el fallo, que añade que la versión de la víctima “es más coherente, verosímil y congruente, pues ha descrito con detalle la secuencia de la agresión y ha identificado concretamente la actuación de cada agresor”.

    Al hilo de ello, la Sala condena a F.J.M. a tres años de cárcel y el pago de una indemnización de 30.500 euros por un delito de lesiones deformantes, mientras que a J.V.C. lo condena al pago de una multa de 300 euros y de una indemnización de 300 euros por una falta de lesiones, absolviendo a ambos del delito de atentado a agente de la autoridad por el que la Fiscalía pedía para cada uno de ellos cuatro años de cárcel.

    La Audiencia argumenta que “está acreditado” que la víctima “no se encontraba de servicio ni uniformado” en el momento de los hechos, “y ello independientemente de si ejercía o no como vigilante jurado en los locales de ocio donde sucedieron, pues tal circunstancia no tiene trascendencia alguna para la causa”.