Archivo

Archive for 15 agosto 2011

LA TASA DE ENVEJECIMIENTO DE LAS POLICIAS LOCALES SE APROXIMA A LA DE LA ERTZAINTZA

PAIS VASCO

Dos tercios de los agentes de la plantilla de Bilbao superan los 45 años

 

El envejecimiento de plantilla que afecta a la Ertzaintza, en la que un tercio de los agentes se encuentran a menos de una década de jubilarse, es un problema que también afecta a las principales Policías Municipales de Euskadi. Bilbao es quizá el paradigma: casi dos terceras partes de sus más de 800 agentes superan los 45 años. Tal edad “no les hace adecuados para la intervención directa en plena calle y produce un efecto pernicioso sobre el servicio a la ciudadanía”, según reconoce el Sindicato Vasco de Policía y Emergencias (SVPE), la principal central representantada entre los agentes de la Guardia Urbana bilbaíno.

El problema en la capital vizcaína tiene un origen similar al de la Ertzaintza. Se formó de manera no escalonada, con una gran presencia inicial de agentes que ahora tienen una edad avanzada. Con la creación de la Ertzaintza a comienzos de los años ochenta, el Ayuntamiento de Bilbao decidió paralizar los ingresos en la Guardia Urbana al entender que las nuevas necesidades iban a quedar cubiertas. Sin embargo, las previsiones no se cumplieron y el consistorio debió corregir sobre la marcha, también con ambiciosas promociones que, casi tres décadas después, se acercan a la jubilación.

“El error de cálculo y la inveterada costumbre política de pasar el problema al siguiente han provocado esta situación”, asegura el portavoz del SVPE, Ignacio Garrido, quien considera “evidente la imposibilidad de sostener el aseguramiento de las funciones policiales en Bilbao en un corto plazo de cinco a diez años”.

Sin embargo, entiende que los agentes de avanzada edad acumulan una valiosa experiencia que podrían aprovechar en puestos administrativos o de otra índole, alejados de la intensidad que requiere el servicio en plena calle. Por este motivo, la central elaboró hace ya casi un año un protocolo para el desarrollo de la segunda actividad.

El SVPE trasladó su propuesta en diciembre pasado al concejal de Recursos Humanos, Ricardo Barkala, quien tras dos reuniones ha pospuesto hasta septiembre el estudio de su posible implantación. Se trata de un plan similar al que se va a desarrollar en la Ertzaintza y que recoge como opción un cambio de funciones por razones de salud o edad. “Medio ambiente, urbanismo, tráfico, protección civil… En un Ayuntamiento son muchas las áreas en las que el personal de la Policía puede prestar sus servicios”, considera Garrido, quien contempla la segunda actividad como “el mejor de los ajustes posibles de cada cual al puesto que mejor se adapte a sus capacidades”.

La situación no resulta muy distinta en las otras cinco grandes Policías Locales de Euskadi: las de Vitoria y San Sebastián, que superan los 300 agentes cada una; la de Barakaldo, que tiene cerca de 150, y las de Getxo e Irún, que rondan el centenar en ambos casos. Entre las capitalinas, la donostiarra es la más veterana, ya que el grueso de sus agentes nacieron en los años sesenta y se aproximan al medio siglo. De las otras tres, la de Getxo presenta el Cuerpo más envejecido, una situación comprometida, dado el incremento de la delincuencia y sus nuevas formas, que los distintos Ayuntamientos tendrán que compensar con nuevas promociones.

Reparto desigual

– Tras las seis principales ciudades vascas, otra media docena de Ayuntamientos cuentan con Policías Locales que superan el medio centenar de agentes. Otros 42 municipios disponen de Guardias Urbanas con menos de 20 miembros, mientras que algo menos de 200 consistorios ni siquiera disponen de cuerpos propios y encomiendan su seguridad a la Ertzaintza.

– Ante la difícil dotación de recursos que dibuja la crisis, el Gobierno autónomo se ha marcado el reto de fomentar la colaboración entre los 8.000 agentes de la Ertzaintza y los 3.000 de las Policías Locales para optimizar la seguridad.

MOSSOS Y GUARDIA URBANA PATRULLAN POR PRIMERA VEZ JUNTOS EN LAS FIESTAS DE GRÀCIA

Agentes de los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana patrullarán por primera vez de forma conjunta durante la Fiesta Mayor del barrio de Gràcia de Barcelona, que se celebra a partir de este domingo hasta el 20 de agosto.


En total, funcionarán seis patrullas mixtas compuestas por un agente de cada cuerpo policial, que patrullarán en turnos de mañana y tarde.

En declaraciones a los medios, el intendente jefe de la unidad territorial de Gràcia de la Guardia Urbana, José Ángel Borrell, ha precisado que una de las preocupaciones principales de los vecinos y la policía es preservar los ornamentos.

El inspector jefe de la unidad de Mossos d’Esquadra del barrio, Ricard Fernández, ha añadido que los dos cuerpos ya trabajan juntos durante el año y ha alabado la buena sintonía de los agentes en el distrito.

‘Esto solo es un paso más; siempre nos hemos coordinamos, no se puede trabajar de otra manera’, ha subrayado.

Fernández ha declarado que no se espera que el movimiento del 15-M provoque incidentes durante las fiestas: ‘Son fiestas de los vecinos y para los vecinos, por lo que esperamos que este año sean igual o más tranquilas que los últimos’.

El patrullaje mixto arrancó en diciembre de 2010 con motivo de la operación especial de Navidad, y desplegó a agentes de los dos cuerpos en los principales ejes comerciales de Barcelona.

Según señala el Consistorio, aplicar este tipo de operativo en Gràcia es un paso importante en la apuesta por la cooperación policial que el nuevo equipo municipal quiere impulsar entre Mossos y Guardia Urbana.

PINTAN CON SPRAY TRES VAGONES DE TREN Y LESIONAN A UN POLICIA AL SER DETENIDOS

15 agosto 2011 1 comentario

 

La Policía Local de Santander ha detenido a dos hombres por pintar con spray tres vagones de un tren. Al ser sorprendidos, huyeron a pie y reaccionaron de forma violenta ante los agentes, uno de los cuales resultó herido.

Según ha informado el cuerpo policial, el suceso se ha producido a las 3.30 horas, en la calle Ruiz de Alda, cuando los agentes identificaron y detuvieron a dos hombres, quienes fueron sorprendidos realizando pintadas de gran tamaño con sprays en tres vagones de un tren que se encontraba en las vías de Feve, en la calle Castilla.

Al ver a los policías, los hombres huyeron a pie y reaccionaron violentamente al ser detenidos. Uno de los agentes resultó lesionado y tuvo que ser atendido en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

Los policías se incautaron de seis botes de pintura en spray.