Archivo

Archive for 16 octubre 2011

BRUTAL PALIZA A DOS POLICIAS AL EVITAR UNA AGRESIÓN MACHISTA EN LA CAPITAL TINERFEÑA

Uno de los implicados le fracturó la nariz a un agente con un cabezazo en la calle Fernández Navarro durante la noche del pasado lunes. El motorista trató de impedir que el individuo abofeteara a una mujer, que después dio puñetazos y patadas a su defensor. El hermano del varón también participó en el suceso.
  • La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife detuvo a tres personas, dos hombres y una mujer, por romper la nariz y patear a un agente, así como por golpear a otro funcionario. Durante el altercado, los acusados también sufrieron policontusiones, debido a que los policías, cinco en total, tuvieron que emplearse con intensidad para poder reducirlos.

Todo comenzó cuando un motorista observó un caso de violencia machista y acudió para impedir tal agresión. El suceso se produjo en la calle Fernández Navarro a las 23:15 horas de ayer.

Un hombre, J.P.P., de 44 años, estaba abofeteando a una mujer, identificada como M.A.D.B.de L., de 48, en plena vía pública.

El agente dejó su moto y se dirigió al hombre para que cesara en su actitud. La respuesta del individuo fue dirigirse e insultar al policía, a quien supuestamente le dijo: “¿Qué pasa?, ¿Me vas a pegar?… Maricona, guindilla”, según consta en la nota enviada ayer por el consistorio capitalino.

En ese instante, el J.P.P. le propinó al policía un cabezazo que le alcanzó la nariz y le fracturó el tabique nasal al funcionario, que llevaba la visera del casco levantada.

Arañazos y golpes

El segundo agente que llegó al lugar trató de reducir al agresor, pero el hermano de éste, J.M.P.P., de 47 años, lo agarró por el cuello. Según la versión policial, la mujer se acercó entonces a los policías y empezó a arañarlos y a golpearlos.

El primero de los funcionarios agredidos cayó al suelo, donde los tres implicados empezaron a lanzarle patadas y golpes al casco. Después, la mujer le dio varias patadas en la espalda.

Cuando trataba de sujetar a J.P.P., el segundo policía también cayó al suelo. Ese momento fue aprovechado por la mujer para tirarle del casco y darle patadas.

Con la llegada de un tercer funcionario, los arrestados pudieron ser inmovilizados. Sin embargo, tuvieron que llegar otros dos agentes para poder reducir a los supuestos autores de las diferentes lesiones.

Como consecuencia de las agresiones, los dos primeros policías debieron recibir atención médica. El primero de ellos sufrió una fractura de huesos de la nariz y contusiones múltiples, mientras que el segundo funcionario le constan numerosos golpes y una contusión en un codo.

Los tres detenidos también debieron ser atendidos por policontusiones y se constató que la mujer, M.A.D.B. de L., había abusado del consumo de bebidas alcohólicas, según se hizo constar en las diligencias por el mencionado asunto.

Droga

Además, en el momento de la detención, los arrestados también estaban en posesión de sustancias estupefacientes.

El suceso fue observado por un testigo, que llegó a llamar a la sala operativa del 112 para alertar del hecho.

Los arrestados fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número Tres de Santa Cruz de Tenerife, que está en funciones de guardia durante la jornada de ayer.

LA POLICIA VUELVE A “TOMAR” LA BARRIADA MUSULMANA EN CEUTA PARA EVITAR AGRESIONES

 

Miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en Ceuta, apoyados por la Policía Local, han vuelto hoy a montar un dispositivo especial de control en la barriada musulmana del Príncipe para evitar la comisión de delitos y las agresiones a los agentes de seguridad.


 

El dispositivo se ha establecido como consecuencia del lanzamiento de piedras que se produjo sobre policías y bomberos hace unos días, cuando los agentes habían acudido a la zona para sofocar un incendio, según han informado a Efe fuentes policiales.

Este dispositivo se acordó en una reunión entre la Ciudad Autónoma de Ceuta y la Delegación del Gobierno a raíz de una Junta de Seguridad extraordinaria desarrollada a principios de este mes, después de que dos personas murieran en esta barriada por arma de fuego.

El pasado 28 de septiembre un joven recibió cuatro impactos de bala -tres en la cabeza- cuando estaba tomando un café en una céntrica cafetería de la barriada, por lo que falleció prácticamente en el acto.

Las autoridades han acordado aumentar la presencia policial en la barriada y sus aledaños con controles periódicos en la subida a este núcleo de población donde viven unas 12.000 personas -la práctica totalidad de ellas de confesión musulmana-, situado cerca de la frontera con Marruecos.

En la jornada de hoy se ha vuelto a repetir el importante despliegue policial en la zona -con material antidisturbios- con el objetivo de controlar a las personas que acceden a este núcleo poblacional.

La presencia policial intenta evitar que se reproduzcan incidentes con armas de fuego que son frecuentes en esta zona, sobre todo enmarcados en ajustes de cuentas o actos de venganzas personales.

Además, los policías son frecuentemente apedreados por jóvenes que se dan a la fuga por los callejones de la barriada para evitar su detención.

DETENIDO EN SAGUNTO (VALENCIA) ACUSADO DE LANZAR LADRILLOS DESDE SU CASA Y AGREDIR A UN POLICIA

Agentes de la Policía Local y Nacional de Sagunto (Valencia) detuvieron a última hora de este miércoles a un hombre que presuntamente se encontraba lanzando objetos a la calle desde su vivienda, entre ellos ladrillos, y que agredió a uno de los funcionarios que trató de que depusiera su actitud, según ha informado el Ayuntamiento de la localidad en un comunicado.

Los hechos sucedieron alrededor de las 23.30 horas, cuando agentes de la Policía Local acudieron a la calle Churruca tras recibir avisos de los vecinos que alertaban de que alguien estaba lanzando ladrillos desde su domicilio.

Los agentes subieron hasta el domicilio desde donde están lanzando los objetos y donde el morador supuestamente intentó agredir a los policías con un arma blanca, concretamente, un cuchillo de cocina de 20 centímetros de hoja.

Los policías esquivaron los ataques hasta que este hombre logró empujar a uno de ellos contra la pared, lo que le causó alguna contusión y se encerró en su vivienda. Los agentes consiguieron detener al presunto agresor, tras ser convencido por un inspector de la Policía Nacional, y lo trasladaron a la comisaría.