Archivo

Archive for 27 octubre 2011

AGREDEN A POLICIAS LOCALES PARA INTENTAR EVITAR LA DETENCIÓN DE UNA PERSONA

Unos veinte amigos y familiares de J.A.H.S., de 26 años, intentaron este miércoles evitar la detención de esta persona que al parecer agredió a los agentes locales que aclaraban un accidente de tráfico en el que esa persona estaba implicada, ha informado este jueves la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife.

Según se indica en un comunicado de la Policía Local, dos agentes trataban de aclarar un accidente en la zona de El Sobradillo, y mientras que uno de los implicados admitía su responsabilidad y trataba de dar los datos de la póliza del seguro el otro conductor y varios amigos y familiares amedrentaban al primero.

Añade la Policía Local que los agentes trataron de calmar la situación pero el ahora detenido “comenzó a empujar a uno de los policías siendo secundado por su hermano”.

El policía logró zafarse gracias a la colaboración de su compañero pero el grupo de personas que se había reunido en los alrededores comenzó a increpar, insultar, amenazar y golpear a los agentes, se indica en el comunicado.

Al lugar acudió una dotación de la Unidad de Intervención Policial (Unipol) “con cuya presencia se calmó la situación y colaboró en el esclarecimiento del asunto”.

J.A.H.S. fue detenido y los agentes identificaron a otro de los implicados en la agresión pero “se escurrió entre la multitud” y no ha sido arrestado.

La Policía Local señala que cuando la patrulla se marchaba con el detenido un objeto impactó en el coche y rompió el cristal parabrisas, y agrega que los agentes acudieron a un centro de salud para ser atendidos de sus lesiones, al igual que el detenido, que luego quedó a disposición judicial en las dependencias policiales.

LA POLICIA FORAL DECIDIRÁ QUÉ CUERPO SE ENCARGARÁ DE ATENDER UN SUCESO

La Policía Foral va a ser a partir de ahora quien decida qué Cuerpo se encargará de atender un suceso, como los accidentes de tráfico o los laborales. Así se decidió ayer en Pamplona durante la Junta de Seguridad, una reunión entre representantes de los gobiernos central y foral y los responsables del cuerpo autonómico, la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Para saber quién cubrirá una emergencia, la Policía Foral deberá tener en cuenta qué patrullas se encuentran más cerca del lugar del suceso. Hasta ahora, esto se podía saber con los coches del cuerpo autonómico, ya que sus GPS estaban conectados al sistema informático de Sos Navarra, pero no con el resto de cuerpos. A partir de este momento, también las patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Nacional aparecerán en las pantallas del 112.

El acuerdo fue firmado ayer por el Gobierno central (acudió el ministro del Interior, Antonio Camacho, y la delegada del Gobierno, Elma Sáiz) y el Ejecutivo foral, representado por el consejero de Interior, Roberto Jiménez. Este nuevo protocolo de cooperación pretende mejorar el tiempo de respuesta y la eficacia policial, lo que redundará en una “mayor calidad de vida” y “mayor seguridad” de los ciudadanos navarros.

Además, la Policía Foral asume las competencias en la autorización, en la inspección y en la sanción de determinadas empresas de seguridad, en concreto, de las que lleven a cabo sus funciones en territorio navarro y tengan su sede en Navarra. Por último, la Guardia Civil y la Policía Foral se encargarán de forma coordinada de la seguridad de acontecimientos deportivos.

(Fuente: Diario de Navarra)

UN JUEZ CUESTIONA LA ACTUACIÓN POLICIAL DE LA GUARDIA URBANA EN DETENCIONES POR DISTURBIOS EN BARCELONA

El juzgado de lo penal número 25 de Barcelona ha absuelto a dos jóvenes acusados de los incidentes ocurridos en las fiestas del barrio de Gràcia del año 2005, en una sentencia en la que cuestiona el papel de la Guardia Urbana en la investigación del caso y la detención de los procesados.


 

Los jóvenes estaban acusados de los delitos de daños y desórdenes públicos por su presunta participación en los disturbios ocurridos en las fiestas de Gràcia, en los que se quemaron contenedores, se rompieron cristales de entidades bancarias y se montaron barricadas contra la policía, lo que motivó que el entonces alcalde, Joan Clos, prometiera mano dura contra los alborotadores.

Pese a la contundente versión de los guardias urbanos, que aseguraron reconocer a los dos procesados como autores de los disturbios sin ningún género de dudas, la juez ha dictado su absolución a la luz de las contradicciones de la investigación policial, que la sentencia cuestiona en varios puntos.

 

Los dos acusados, de estética punk, fueron detenidos a los tres días de los incidentes cuando se encontraban en la calle Torrent de l’Olla vendiendo latas de cerveza que llevaban en un carrito y los urbanos que los arrestaron dijeron que los habían reconocido porque llevaban la misma ropa que el día de los disturbios.

Para la juez, resulta ‘cuando menos sorprendente’ que, pese a la pormenorizada descripción que los urbanos dieron de los procesados en el juicio, ‘no procedieran ni a identificarlos ni a detenerlos in fraganti o inmediatamente después de la causación de las alteraciones’.

En los tres días anteriores a esas detenciones, añade la sentencia, no consta que los urbanos ‘redactaran ninguna minuta, informe o atestado sobre los hechos y supuestos autores de los mismos, o informaran a sus superiores’.

La sentencia considera ‘extraño’ que, tras producirse los primeros hechos, los urbanos ‘no dieran cuenta a sus superiores, o por la vía pertinente, de quienes podían ser los posibles autores de los mismos (si los habían identificado de manera contundente) y consintieran que al día siguiente procedieran de igual manera’.

La juez pone en duda la identificación de los autores, teniendo en cuenta que los incidentes ocurrieron de madrugada, sin luz solar y con la visibilidad reducida y la mayoría de las personas que intervinieron tenían los rostros cubiertos con pasamontañas.

La magistrada cree que ‘tampoco han sido clarificadoras’ las circunstancias en las que los agentes detuvieron a los dos procesados, cuatro días después de los primeros altercados’, y considera ‘poco lógico’ que, siendo tan significativa la indumentaria y el físico de los detenidos, no se hiciera ninguna alusión a ello en las dos únicas minutas de la Guardia Urbana sobre el asunto.

También señala la juez la ‘importante contradicción’ en las versiones de la Urbana sobre el número de personas que participaron en los incidentes y considera creíble la coartada de los acusados, que llevaron como testigos a siete amigos que afirmaron haber cenado con ellos el día de los hechos.

Jaume Asens, abogado de uno de los procesados, ha opinado a Efe que la sentencia demuestra que los detenidos fueron meros ‘chivos expiatorios’ y víctimas de un ‘montaje policial’ para sustentar la promesa del Ayuntamiento de mano dura contra los alborotadores.

La causa fue archivada en primera instancia por el juzgado de instrucción número 32 de Barcelona, que tildó de ‘absurda’ la incriminación de los dos procesados, aunque la Audiencia de Barcelona ordenó reabrirla a raíz de un recurso del Ayuntamiento.

LA POLICIA LOCAL DE CEHEGIN INCAUTA MARIHUANA

La Policía Local vuelve a incautar marihuana

La concejal de Seguridad Ciudadana, María Dolores Carrasco, ha informado de que “gracias otra vez a la colaboración ciudadana, la Policía Local ha vuelto a incautar plantas de marihuana en Cehegín”.

De nuevo, la información proporcionada por los ciudadanos ha propiciado la actuación policial, tras la llamada recibida en la Central de la Policía Local, avisando de que se sospechaba del cultivo de estas sustancias psicotrópicas en una zona próxima a la Carretera del Campillo, en Cehegín.

Hasta el lugar indicado se desplazaron una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Policía Local, que inició la búsqueda exhaustiva de estas plantas ilegales, hasta que se hallaron y se procedió a la incautación de las mismas.

Posteriormente, los agentes actuantes procedieron a investigar la identificación de la presunta persona responsable del cultivo de las plantas de marihuana, consiguiendo identificar a la misma, tratándose de un vecino de Cehegín de 29 años de edad.