Archivo

Archive for 6 noviembre 2011

DETENIDO POR GOLPEAR A UN TAXI, AGREDIR AL TAXISTA E INSULTAR Y AMENAZAR A LOS POLICIAS

La Policía Local de Santander ha detenido a un hombre acusado de agredir a un taxista con un objeto contundente en la cara, después de que éste le recriminara por golpear el taxi que conducía.

Además, el hombre insultó y amenazó a los efectivos policiales, según indican en una nota.

Los hechos ocurrieron sobre las dos de la madrugada en la calle Santa Lucía y el implicado, que carece de domicilio fijo, fue localizado y detenido poco después en el Río de la Pila. Ya en las dependencias policiales profirió insultos y amenazas contra los agentes, por lo que se instruyeron las preceptivas diligencias judiciales.

Mientras, el taxista se trasladó por sus medios al Hospital Valdecilla para ser asistido de las lesiones que presentaba.

BOMBEROS Y POLICIA LOCAL RESCATAN A UN TAXISTA QUE QUEDÓ ATRAPADO POR EL AGUA EN EL TÚNEL DE LA CALLE BURGOS

Creyó que podía atravesar el charco pero el coche se paró y “el agua subía como la crecida de un río”

  • EUROPA PRESS. 05.11.2011
  • Los Bomberos de Santander y la Policía Local rescataron anoche a un taxista que se quedó atrapado en el túnel de la calle Burgos, después de que el agua acumulada en su interior por las fuertes lluvias hiciera parar el coche cuando estaba ya próximo a la salida.

    El suceso ocurrió entre las once y media y doce de la noche cuando el conductor, Carlos Fernández, que comenzó ayer a trabajar como taxista, se dirigía de Cuatro Caminos (donde acababa de finalizar un servicio) hacia la parada de la estación de autobuses, ya que había recibido por la emisora un aviso de que se requería un taxi en este lugar.

    Según ha relatado a Europa Press, al entrar en el túnel pensó que podía atravesarlo sin problemas pese al charco que se había formado. Sin embargo, se quedó “trabado” y “atascado” por el agua, que hizo parar el vehículo. Al principio, el nivel llegaba hasta la “mitad de las ruedas”, pero después alcanzó la altura de la defensa.

    En un primer momento, el taxista intentó arrancar el motor, pero como vio que empezaba a entrar agua en el interior del coche —por la parte derecha, es decir, por la puerta del copiloto—, decidió bajarse del mismo. “El agua subía, parecía la crecida de un río”, ha comentado Fernández, para indicar que “cada vez se iba llenando más”. Una vez fuera del vehículo comprobó cómo el agua le llegaba hasta “las rodillas”.

    Según ha explicado a esta agencia, al quedarse atrapado avisó al 091 y, “enseguida”, se presentaron en el lugar agentes de la Policía Local, mientras que los Bomberos “tardaron bastante”, “unos 20 ó 25 minutos”. Una vez allí, empujaron el coche desde la parte trasera hasta sacarlo del túnel.

     

    “el agua engañaba”

    Carlos Fernández ha señalado que en anteriores ocasiones ya había pasado por este túnel con presencia de agua, pero con su coche particular. Así, esta vez, la primera que lo atravesaba con el taxi en una jornada de lluvias, se “confió” y no se “imaginó” que el charco que se había generado era “tan profundo”. “Ayer el agua engañaba un poco”, ha apostillado.

    En cualquier caso, el taxista, que ha admitido que su “culpa” fue confiarse de que podía pasar el charco, ha trasladado a Europa Press su intención de presentar una denuncia por lo ocurrido.

    Y es que “no es normal” y “no hay derecho” a que sucedan estas cosas, más si se tiene en cuenta que el túnel de la calle Burgos “lleva unos años en mal estado”, con un sistema de alcantarillado que “no es el adecuado”, y que Santander es una ciudad en la que “llueve el 70 por ciento del tiempo”. “No sé por qué no previenen esto si saben que pasa”, se ha lamentado.

    En cuanto al coche, Carlos Fernández ha señalado que tuvo que achicar el agua de su interior con una esponja y que tendrá que esperar hasta el lunes para que los mecánicos le digan si hay que cambiar o no el motor.

    UN ANCIANO INTENTÓ VOLAR SU EDIFICIO CON TRES BOMBONAS

    La Guardia Urbana de Barcelona detuvo en la madrugada del martes a un anciano de 87 años que había incendiado su vivienda en Sants, Montjuïc, después de conectar tres bombonas para volar el edificio en el que reside, según parece, por discrepancias con sus vecinos.

    El hombre fue detenido como presunto autor de una tentativa de homicidio, según indicaron fuentes de la Guardia Urbana a Efe, y lo trasladaron al Clínic después de ser atendido. El anciano mantenía una relación turbulenta con sus vecinos, a quienes había amenazado con dañar la propiedad, después de dejar un mensaje en el portal en el que exigía que le instalasen un nuevo buzón antes del día 31.

    La rápida actuación de los bomberos evitó que estallasen las bombonas que el hombre había conectado con un tubo de goma.