Archivo

Archive for 4 noviembre 2012

SÓLO HUBO 17 POLICÍAS LOCALES ¿Dónde estaban los vigilantes de seguridad?

El único control presente era el prestado por los trabajadores de una empresa dedicada a la “organización de eventos musicales”.

La seguridad de los miles de jóvenes que acudieron la madrugada del jueves a la fiesta de Halloween celebrada en el Madrid Arena nunca estuvo en manos de una empresa profesional de seguridad privada. Los únicos vigilantes profesionales que estuvieron presentes la fatídica noche en que murieron aplastadas tres chicas por una avalancha humana pertenecían a la empresa Seguriber. De los 38 efectivos que mandó la empresa, 35 de ellos se encontraban en el exterior, encargados de que “los asistentes accedieran al recinto por las puertas designadas por la organización y de la requisa de materiales no autorizados”, afirman desde Seguriber. Los otros tres trabajadores se encontraban en una oficina de seguridad ubicada en el interior, pero en ningún momento se encargaron de mantener el orden.
Dentro del Madrid Arena, donde miles de jóvenes disfrutaban de la noche, la única ‘vigilancia’ presente era la que prestaban los 75 trabajadores de la empresa Kontrol 34 S.L, dedicada a la “organización de eventos musicales”, contratada directamente por la organizadora del evento, Diviertt. Este tipo de empresas simplemente se encarga de labores como ‘picar’ las entradas, indicar a la gente las distintas zonas del recinto, gestionar los roperos… pero en ningún caso están preparada para saber actuar ante una situación como la que se vivió en el ‘túnel del terror’.
Sin embargo, pese a lo poco coherente que resulta el hecho de que la seguridad de 10.000 personas dependan de 75 trabajadores de una empresa no especializada en esta materia, lo cierto es que la normativa no obliga a que esto sea de otra manera. Según explicó el concejal de Economía del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, “el dispositivo era el adecuado”. Es más, Calvo aseguró que era “irrelevante” que la empresa organizadora comunicase el número exacto de asistentes porque “basta que supere los 5.000 para que se considere un plan de control de aforo completo”. Es decir, se entiende que esas 113 personas (personal de Seguriber y de Kontrol) son suficientes parar encargarse de la seguridad independientemente de si son 5.000 como si son 10.000 personas.
Dispositivo
Por otro lado, también se ha cuestionado si el dispositivo policial desplegado fue adecuado a la dimensión del evento. Según el concejal de Medio Ambiente, Movilidad y Seguridad, Antonio de Guindos sí lo fue ya que se consideró un “nivel de riesgo medio” y sin embargo se decidió aplicar un protocolo de nivel alto. Ese dispositivo consistió en un oficial, un sargento, un cabo y otros 14 policías municipales que se encargaban de controlar un perímetro de 50 metros en el exterior del recinto. Junto a ellos, trabajaron otros 40 policías nacionales enviados por la Delegación del Gobierno de Madrid.
Durante la noche se estableció un “dispositivo para evitar aglomeraciones en el exterior, que no se produjeron en ningún momento”, explicó el inspector jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo. Asimismo, la Policía Municipal realizó una inspección del recinto previa a la fiesta, pero no volvieron a entrar “en ningún momento se vio la necesidad” y los organizadores no lo solicitaron, insistió Monteagudo.
Un dispositivo que no ha sido compartido por los propios agentes de la Policía Municipal. Fuentes del Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) aseguran a LA GACETA que al recinto del Madrid Arena sólo acudieron seis patrullas (12 agentes) del distrito de Moncloa. Tres de ellas trabajaban en el servicio ordinario y otras tres estaban dedicadas a impedir los botellones. La presencia de estos policías en el evento de la tragedia provocó, colateralmente, que en la zona de Moncloa, llena de jóvenes universitarios “el botellón funcionase a pleno rendimiento”, dado que ningún agente se dedicó a impedirlo.
Estas fuentes consideran “decepcionante” la escasa presencia policial para hacer frente a un concierto con 10.000 personas. Y recuerdan que meses atrás, durante un espectáculo similar llamado Klubbers Day (16-18 de marzo), trabajaron 80 agentes cada día. Por todo ello exigen “explicaciones” al Ayuntamiento de Madrid. En cuanto a los motivos, apuntan a “la falta de cuantía económica”. “No hay dinero, no se pueden pagar las horas extraordinarias y no hay servicio para el ciudadano”.
La investigación
En cuanto a lo que ocurrió exactamente antes de la avalancha, fuentes de la investigación apuntan a que el motivo de que los jóvenes se amontonasen en aquel túnel fue el comienzo de la actuación de DJ Aoki, cuando decenas de jóvenes corrieron para no perdérsela y se cruzaron los que entraban a la pista central con los que intentaban salir. Y fue después de esa avalancha cuando alguien encendió la bengala.

Rehenes como escudos humanos en el asalto al banco

La Policía Nacional y la Local de Fuenlabrada arrestan a dos atracadores que huían con más de 40.000 euros tras asaltar un Banesto y encañonando a dos personas como parapeto.
Espectacular atraco y detención exprés en Fuenlabrada. Agentes de la Policía Nacional y de la Local del municipio han arrestado a dos peligrosos delincuentes que huían con más de 40.000 euros y dos personas como rehenes, a las que encañonaban en plena calle para huir de los funcionarios policiales. La historia ha acabado de modo feliz.
Dos de la tarde. Ambos Cuerpos reciben el aviso de un atraco en lasucursal de Banesto en la calle de la Alegría, 4, del barrio de Loranca, en Fuenlabrada. Es la hora del cierre y dos individuos, españoles, acaban de perpetrar un atraco en la entidad.
Al poco de llegar las patrullas, salen a la calle los atracadores, armados con sendas pistolas. Cada uno de ellos apuntaba a un rehén, que utilizaban como escudos humanos.
A pesar de los requerimientos policiales para que las dejaran libres, los atracadores emprendieron la huida a pie, con sus presas.
Un agente de la Policía Local salió en persecución de uno de los atracadores, momento que aprovechó su rehén para huir. Este policía logró alcanzar al sospechoso, que le apuntaba con el arma. En el forcejeo, se la arrebató. El delincuente es R. R. R., español de 51 años y que llevaba una pistola del calibre 9 milímetros, además de 1.350 euros del botín.
El segundo atracador y su rehén fueron perseguidos por tres agentes de la Policía Local y uno del Cuerpo Nacional de Policía, hasta que se vio rodeado y decidió entregarse y abandonar su arma. Es A. H. R., tiene 55 años y también es español. A él se le requisó una pistola Browing de calibre 7,65 mm. y un total de 39.770 euros. Ambos arrestados tienen numerosos antecedentes penales por atracos y otros delitos graves.
Fuente: www.abc.es

Se atrinchera en su piso y amenaza con explotar tres bombonas de butano

Un hombre de 51 años y de origen brasileño ha sido detenido por la Policía Local de Málaga después de que se atrincherara en su piso con tres bombonas de butano, que amenazó hacer explotar, además de atacar con tres cuchillos a los agentes, a cuatro de los cuales causó diversas lesiones.
Los hechos ocurrieron el pasado sábado por la tarde, cuando el individuo empezó a arrojar por la ventana de su vivienda, en la avenida Bonaire, objetos, entre ellos macetas, tras lo cual asomó por la ventana una bombona y un mechero y amenazó con “reventar el edificio”, ha informado este lunes la Policía Local en un comunicado.
Los agentes desplazados al lugar desalojaron a los vecinos del bloque y subieron hasta la vivienda del individuo, en el primer piso, donde comprobaron que había un fuerte olor a gas y que en el interior se oían fuertes golpes. Los policías llamaron varias veces a la puerta, aunque el hombre se negó a abrirla y amenazó con gritos como “esto va a reventar”, entre insultos y otras frases incoherentes.
Ante esta situación, los agentes utilizaron los medios de los que disponen para forzar la puerta del inmueble, aunque el individuo se había atrincherado mediante la colocación de tres bombonas abiertas que emanaban gas, una bicicleta y varios muebles que bloqueaban la puerta, mientras que él se encontraba frente a la misma con un mechero en la mano.
Mientras los policías forzaban la puerta, el individuo trató de acuchillarlos introduciendo la mano por el hueco que quedó tras lograr doblarla por su parte superior hasta casi la mitad, y los ataques fueron repelidos con los escudos de protección de los agentes.
Durante las embestidas, uno de los agentes fue alcanzado con un cuchillo en su mano derecha, aunque no llegó a sufrir lesiones gracias a los guantes anticorte que portaba, cuyo material resultó rajado.
Hasta en tres ocasiones tuvieron que desarmar los policías locales al individuo, al que intervinieron un cuchillo de grandes dimensiones con mango y de alrededor de dieciocho centímetros de hoja, un cuchillo con mango y hoja de sierra fracturada de aproximadamente cinco centímetros, y una hoja de sierra de cuchillo de unos quince centímetros de longitud.
Una vez desarmado y aprovechando un despiste del mismo, varios agentes lograron adentrarse en el inmueble tras saltar la puerta fracturada y consiguieron reducir al individuo, que se resistió de modo violento y agresivo.
Tras la intervención, un total de cuatro policías precisaron asistencia médica, dos de ellos con policontusiones, uno tras sufrir un bocado en el antebrazo y el cuarto contusionado en el antebrazo y con posible rotura fibrilar. El individuo continuó amenazando en todo momento a los agentes y llegó, además, a causar diversos daños en el vehículo policial en el que fue trasladado.

Imputadas 16 personas e intervenidos 141 discos duros de locutorios de Chamberí

Carecían de la correspondiente licencia para acceder a Internet.
Agentes de la Unidad Integral del distrito de Chamberí y de la Unidad de Coordinación Judicial de la Policía Municipal de Madrid han imputado a 16 personas como presuntos autores de un delito contra la propiedad intelectual y han intervenido 141 discos duros en el marco de la denominada «Operación Talking».
Según ha informado la Policía Municipal, esta investigación, que comenzó en julio, tiene su origen en la inspección de 14 locutorios y cibercafés de Chamberí que carecían de la correspondiente licencia legal para utilizar el programa de acceso a Internet.
Los agentes detectaron que aquellos locales que disponían de ordenadores con acceso a Internet para uso de sus clientes (previo pago del servicio) utilizaban de forma generalizada el Sistema Operativo Windows XP de la empresa Microsoft sin acreditar las licencias correspondientes.
No registrados como comercios
Tras las primeras averiguaciones, los agentes constataron que ninguno de los 14 locutorios y cibercafés habían pedido el permiso legal para usar el programa, ni tampoco la licencia que habilita para el uso comercial del mismo. Además, ninguno de los establecimientos estaba registrado como comercio o cliente en la base de datos de la empresa afectada.
Finalizada la inspección y el análisis de los ordenadores, los policías confirmaron que, si bien algún equipo contaba con licencia, ésta hacía referencia al uso del programa a nivel particular, con autorización para la instalación del mismo en un único equipo informático y en ningún caso disponía de la licencia de explotación comercial, necesaria para este tipo de actividad.
El resto de equipos informáticos u ordenadores funcionaban bajo la estructura de conexión en red desde este ordenador principal, o con copias ilegales o «clones» del sistema y licencias instaladas en el equipo principal.
Fuente: www.abc.es

Fallece un joven de 25 años apuñalado en el Barrio Húmedo de León

Un joven de 25 años, R.L.F., falleció esta madrugada tras recibirvarias puñaladas a la altura del costado en el Barrio Húmedo de León capital. Ya herido, se desplazó hasta la calle Ancha, donde cayó al suelo y donde lo encontró la UVI móvil que lo trasladó al Complejo Asistencial de León. Allí, según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno, falleció momentos más tarde debido a que las heridas que presentaba afectaban a órganos vitales.
El Servicio de Emergencias del 112 de Castilla y León recibió varias llamadas a las 2.53 horas en las que se pedía asistencia para un varón que había sido agredido y que presentaba varias heridas a la altura del costado.
La sala de operaciones del 112 dio aviso a la Policía Local de León, al Cuerpo Nacional de Policía y a Emergencias Sanitarias- Sacyl que envió una UVI móvil al lugar de los hechos, donde se atendió al joven antes de ser trasladado al Hopital.
Hasta el momento, según confirmó la Subdelegación del Gobierno, no hay ningún detenido relacionado con los hechos, por lo que la investigación se mantiene abierta. La Policía Local asegura que “se barajan varias posibilidades” y se están siguiendo pistas que apuntan hacia “varias direcciones”.

La policía llena cuatro contenedores con los decomisos del botellón

El Ayuntamiento evita la entrada de alcohol en el centro durante la noche de Halloween, pero no logra atajar el ruido en el Carmen y la plaza de la Reina
El dispositivo especial de la Policía Local impulsado en la plaza del Ayuntamiento, plaza de la Virgen, de la Reina, en el barrio del Carmen y en Tarongers para eludir el botellón durante la noche de Halloween evitó que el asunto se desmadrada, algo que sí sucedió el pasado año, cuando miles de jóvenes tomaron el Carmen y se produjeron múltiples actos vandálicos. A pesar de ello, los 450 Policías desplegados tuvieron que emplearse a fondo para impedir que los jóvenes bebieran en la calle.
Como ejemplo, cabe destacar que en los cinco puntos donde se pusieron filtros policiales se llegaron a decomisar centenares de botellas. Según fuentes oficiales, con todo el alcohol  incautado se colmaron cuatro contenedores de basura.
Otro dato a tener en cuenta es la suciedad generada. Los equipos de limpieza retiraron cinco toneladas de basura. Esta cifra es inferior a la del año pasado, cuando se llegaron a recoger ocho toneladas.
En cuanto a las asistencias sanitarias, 22 personas fueron atendidas por los distintos servicios médicos. Un total de 18 personas recibieron cuidados médicos por el excesivo consumo de alcohol y tres más fueron atendidos por agresiones. Además, un joven tuvo que ser trasladado al hospital Clínico después de caer desde el petril del puente del antiguo cauce del río.
El mayor número de personas se concentró en la plaza de la Virgen y de la Reina. Fuera de los perímetros acotados de forma preventiva se produjeron concentraciones no masivas. En estos grupos se levantó un acta por consumo de alcohol, otra acta por consumo de drogas y diez personas fueron identificadas.
En el resto de zonas de ocio de la ciudad (Neptuno, zona AVE, plaza de España y Benimaclet) la asistencia no fue tan numerosa, con la excepción de la zona de Cánovas, que fue numerosa pero sin generar incidencias. En el entorno de la avenida Constitución se quemaron parcialmente cuatro contenedores que afectaron a dos vehículos estacionados junto a ellos.
La mayor presión policial en la plaza de la Virgen o en el Carmen desplazó el botellón a otros puntos co los alrededores de las Torres de Serranos o el antiguo cauce del río.
La madrugada de Todos los Santos se convirtió en un río de zombis, degollados, momias y fantasmas. El corazón de la ciudad fue, con diferencia, el punto que más personas atrajo. Mientras zonas como Tarongers o Blasco Ibáñez estaban casi vacías, el Carmen y sus alrededores se convirtieron en un hervidero de personas.
A esa hora, la Policía Local se vio obligada a cortar al tráfico varios accesos ante una afluencia de gente que recordaba los días de Fallas.
Escondites
El cauce del río, las calles que lo bordean y las vías del barrio del Carmen fueron los escondites que los jóvenes escogieron para practicar el botellón en pequeños grupos dispersos. La Policía Local, Autonómica y Nacional veló por la seguridad en varios puntos clave, como el acceso a la plaza de la Virgen o el Palau de la Generalitat, cuyo exterior quedó blindado por un nutrido número de efectivos policiales.
En la medianoche ya se contaban por miles los jóvenes que pululaban por la plaza de la Virgen, la calle Cavallers o la plaza del Carmen. La noche valenciana se transformó en una gran fiesta de disfraces en la que el negro, el morado o el naranja calabaza pintaron las calles sin que nada pudiera impedir el botellón en cada esquina.
Desde colectivos vecinales como  Centro Histórico Ciutat de Valencia, explicaron ayer que a pesar del decomiso de bebidas alcohólicas, «lo que no se logró evitar es el ruido. Hasta casi las cuatro de la madrugada la gente iba cantando y gritando por las calles y era difícil descansar. En puntos como la plaza del Centenar de la Ploma, el Tossal, Viriato o plaza del Carmen hubo bastante follón. Además, aunque los locales de ocio cerraron a su hora, la gente se quedó en la calle alzando la voz. Nadie les anima a que abandonen la zona. Además, deberían de tener más control en los puntos que venden bebida por las noches», explicó Antonio Córcoles
En cambio desde la asociación Barrio de San José agradecieron el despliegue policial de Halloween. «Otras veces hemos protestado por los grandes botellones que se forman, pero ayer sí se notó el despliegue. A ver si no bajan la guardia», indicó Lucas del Castillo.

Nueva Unidad Ciclista de la Policía local de Boadilla del Monte

La Comunidad ha iniciado la formación de policías locales de la región para la implantación en los distintos Cuerpos municipales de Unidades Ciclistas que permitan ampliar las posibilidades de los agentes en su trabajo diario. A través de la Academia de Policía Local, el Gobierno regional ha puesto en marcha un curso formativo para que los ayuntamientos puedan implantar estas unidades de actuación.
Nueva Unidad Ciclista de la Policía local de Boadilla del Monte
El presidente de la Comunidad, Ignacio González, acompañado del consejero de Presidencia, Justicia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, y del alcalde de Boadilla del Monte, Antonio González Terol, ha conocido de primera mano la Unidad Ciclista de la Policía Local de esta localidad, operativa desde el pasado mes de mayo e integrada por nueve agentes.
Con la implantación de Unidades Ciclistas, la Policía municipal introduce un elemento de mejora por su capacidad para acceder a zonas a las que no es posible llegar con otros vehículos, como por ejemplo parques, montes, áreas peatonales o entradas y salidas de colegios. La experiencia de unidades ciclistas como la de Boadilla del Monte ha puesto de manifiesto una mejora en la eficacia de la intervención de los agentes.
La Academia de Policía Local de la Comunidad inició el pasado mes de mayo, el curso específico “Actuaciones Policiales con Bicicleta”, de 20 horas de duración. Se trata de un seminario que consta de una primera parte teórica en que el que los alumnos obtienen conocimientos acerca del tipo de bicicleta más apropiado para cada intervención; en la parte práctica, los agentes realizan simulaciones de patrullaje en distintos terrenos.
En las dos ediciones que ya se han celebrado de este curso, la Comunidad ha formado a casi medio centenar de policías de 25 municipios de la región. Pese a no tener competencias en materia de Seguridad, la Comunidad de Madrid apoya a los ayuntamientos en estas labores a través de las Bescam, presentes en 111 municipios a través de 2.500 efectivos.