Archivo

Archive for 10 noviembre 2012

La Policía Local de Blanes informa a la gente mayor como evitar posibles estafas

10 noviembre 2012 Deja un comentario

Una de las principales prioridades de la Policía Local de Blanes es velar por la seguridad de las personas, especialmente de las más vulnerables, entre ellas la gente mayor, por eso es importante ofrecer herramientas de autoprotección. Con este objetivo, las Áreas de Policía Local y Acción Social del Ayuntamiento de Blandas, con el apoyo del Departamento de Bienestar Social y Familia de la Generalitat, organizaron este pasado jueves una charlada-coloquio sobre seguridad a cargo de la Policía Local, un acto que se alojó al Casal de la Gente mayor Benet Ribas.

El caporal Miquel Àngel Recio y el agente José Miguel Gallego, acompañados de las regidoras de Policía Local y Acción Social, Suele Zamora y Susana Ramajo respectivamente, encabezaron la charla que se presentaba con el título Nuevos tiempo, viejas estafas: no te dejes engañar!. A lo largo de más de una hora, ayudándose con una presentación de *power-*point, vídeos y recortes de diario, los policías explicaron a la numerosa y entregada concurrencia que llenaba la sala del casal como lo tienen que hacer para evitar ser víctimas de los hurtos y las estafas más típicas. Después de la charla se abrió un turno de preguntas porque los asistentes plantearan sus dudas a los ponentes.

Antes de la charlada-coloquio, pero, tanto el caporal como el agente quisieron transmitir al público dos premisas; que la Policía Local está a su servicio y que tienen que estar siempre alertas, activos y vigilantes para no acabar siendo víctimas de estafas y hurtos, tanto a la calle como el propio hogar. En este sentido, contrariamente al qué se pueda pensar, los tipos de delitos que se detectan en la actualidad suelen ser estafas suficientes conocidas como por ejemplo la de la estampita –en la que la estafador se hace pasar por burro y se deja comprar por pocos euros uno sobre pleno de billetes que al final resultan ser falsos-, el tocomocho –que consiste al vender un billete de lotería premiado porque la estafador no lo puede ir a cobrar- o la quizás no tanto popular de la mancha –en la que una persona se acerca a la víctima y le mancha la chaqueta o el abrigo, un segundo implicado se ofrece a limpiarlo y es entonces cuando le roba la cartera o el primero que tenga a mano-.

Otros tipos de estafas y hurtos más habituales de los cuales suelen ser objete las personas grandes son los *trilers, la lotería por internet, el duplicado de tarjetas y las revisiones de servicios del hogar como por ejemplo el gas o el teléfono que se ofrece a hacer un falso técnico que se presenta en las casas fingiendo ser de las compañías de suministro.

La gente mayor es susceptible de ser estafada a menudo porque viven sólo en casa y la propia inseguridad los hace refiarse mucho de la gente. Por este motivo, entre uno de los principales consejos que los dieron durante la charla tanto el caporal como el agente de la Policía Local de Blandas fue que no se  fien de los desconocidos, que no dejen entrar a casa suya ningún instalador si no tiene cita previa o bien vigilar de no sacar muchos euros de golpe cuando van al banco o a la caja.

Según la cabeza de la Policía Local, Joan García, Blandas no es una ciudad que destaque por el número de estafas pero, precisamente por este motivo, el qué hay que hacer es trabajar para evitar que se  produzcan con acciones preventivas como lo ha sido la experiencia que se ha hecho al Casal de la Gente mayor Benet *Ribas. En este sentido, después del éxito de esta primera charlada-coloquio, está previsto hacer más para otros entidades y colectivos de Blanes.

Antes y después de la charla, la Policía Local también repartió entre los asistentes recomendaciones a las personas usuarias del gas butano y del gas natural para evitar las estafas que suelen producirse con las revisiones, así como pegatinas con los teléfonos de contacto y el correo electrónico del cuerpo de seguridad para ponerse en contacto.

La Policía Local desmantela veinte asentamientos ilegales en diez meses

10 noviembre 2012 Deja un comentario

La mayoría de las chabolas estaban ocupadas por rumanos, búlgaros, subsaharianos y gitanos españoles
Aparecen, como champiñones, en mitad de cualquier descampado o bajo el medio techo de una vivienda semiderruida. Suelen ser grupos de inmigrantes -rumanos, búlgaros, subsaharianos- o de gitanos españoles que, en ocasiones, solo permanecen un corto espacio de tiempo, porque su estilo de vida les lleva a ganarse el pan yendo de un lugar para otro vendiendo chatarra o rebuscando en contenedores de basura. Pero cuando su estancia se prolonga en el tiempo, comienzan los problemas de insalubridad, ruidos y hasta de inseguridad, y son denunciados por los vecinos. De los 40 asentamientos ilegales censados, el Ayuntamiento ya ha logrado desmantelar  la mitad, en torno a una veintena, en lo que va de año.
A primeros de año, y con el fin de erradicar los casos de insalubridad e inseguridad, además de proteger a los menores de edad que malviven en chabolas, el Ayuntamiento constituyó una Mesa de Trabajo de Asistencia y Vigilancia de Asentamientos Ilegales, integrada por  técnicos de Sanidad, Urbanismo, Policía Local y Servicios Sociales, bajo la dirección y coordinación de la concejal de Seguridad, Nuria Fuentes.
La primera actuación consistió en realizar un censo de los asentamientos ilegales existentes en el municipio para conocer su localización exacta, el número de personas agrupadas y las características del mismo. Son grupos de personas que están unidas por unas características comunes -además del parentesco- como son la lengua, el país de origen o la religión. Los grupos más frecuentes y numerosos son de rumanos, búlgaros, lituanos, subsaharianos, marroquíes, croatas y gitanos españoles.
Una vez resueltos los aspectos de competencia policial -identificación de personas, comprobación de antecedentes, control de documentación…- la forma de actuar en un asentamiento u otro difiere en función de diversas circunstancias tales como que el lugar ocupado sea una zona pública o privada, que haya menores o que exista riesgo de ruina inminente en el edificio utilizado.
Para hacer un seguimiento  pormenorizado, la Mesa de Trabajo se ha estado reuniendo con periodicidad mensual y, cuando ha sido necesario, cada 15 días.
La ubicación de los asentamientos ilegales se extiende por todo el municipio, y así se pueden ver chabolas en lugares tan próximos a la ciudad -y visibles desde la carretera- como entre Churra y la avenida Juan Carlos I o bajo la autovía, en El Malecón, o bien en pedanías  tales como La Arboleja, Puente Tocinos, Patiño, Los Dolores, Algezares, Cabezo de Torres y en otras más alejadas, y ya en el Campo de Murcia, como en Los Martínez del Puerto o en la finca del Mayayo.
El protocolo de actuación consiste, una vez detectado el lugar de asentamiento -la mayor parte de las veces a raíz de la vigilancia de los servicios llevados a cabo por la Policía Local- en coordinar una serie de acciones complementarias, como la inspección sanitaria, el control higiénico-sanitario, el control de Servicios Sociales por si hay menores, la localización y notificación al propietario, cuando se trata de un edificio o terreno particular, el derribo o cerramiento del edificio para impedir nuevas ocupaciones, y la limpieza de la zona por acumulación de basuras y desechos.
Respecto al destino de los integrantes del asentamiento desmantelado, no hay datos oficiales. Según un portavoz de la Policía Local, «está claro que la gran mayoría se desplaza y, en ocasiones, salen del término municipal. En otras ocasiones, simplemente se trasladan pero deja de persistir el problema».
Tapiar o derribar
Para evitar nuevos asentamientos, es importante tapiar o incluso derribar el edificio abandonado o en ruinas que los cobijaba. A los titulares de la propiedad privada se les notifica que están obligados a acondicionar la parcela, limpiarla y vallarla o, en su defecto, el Ayuntamiento actuará de forma subsidiaria y le cargará el coste al propietario. En otras ocasiones, el Ayuntamiento se ve obligado a solicitar autorización al juzgado.

La reorganización de la Policía Local tiene vía libre

10 noviembre 2012 Deja un comentario

 

LA CIFRA

37

es el número de agentes que tendrá la nueva Policía de distrito que realizará su labor de 8.30 a 13.30 y de 16.30 a 20.30 horas.
El Plan Estratégico de la Policía Local 2012-2015 podrá llevarse a efecto después de que la Concejalía de Recursos Humanos y los sindicatos, salvo CC OO, alcanzarán un principio de acuerdo. El pasado jueves se celebró una asamblea en la jefatura en la que los agentes dieron el visto bueno a la propuesta. Ahora deberá pasar por la mesa general de negociación del próximo lunes para cerrar definitivamente el acuerdo, y a continuación por la junta de gobierno municipal.
El pasado mes de octubre, con ocasión del acto de entrega de condecoraciones a 211 policías locales de la provincia de Alicante, de los que 89 pertenecían a Elche, la alcaldesa, Mercedes Alonso, hizo un llamamiento a la «generosidad» de los 359 agentes que actualmente tiene la Policía Local ilicitana para sacar el proyecto adelante. Las negociaciones entre las partes implicadas han continuado en las últimas semanas, y ayer, el edil de Recursos Humanos, Antonio Luis Martínez-Pujalte, anunció el preacuerdo alcanzado.
El plan estratégico contempla iniciativas como la creación de una unidad ciclista para mejorar la vigilancia en parques, jardines, playas del litoral y zonas peatonales, de una canina para la prevención y vigilancia del tráfico de drogas especialmente en las inmediaciones de los centros escolares, y una reorganización de lo que ahora se denominará Policía de distrito.
Los tres proyectos podrán ponerse en marcha, según aseguró Martínez-Pujalte, sin necesidad de incorporar más personal para la Policía Local. «El coste principal vendrá derivado de la hora más que trabajarán los policías de distrito», indicó. Serán 45 horas semanales, nueve al día en jornada partida, de 8.30 a 13.30 y de 16.30 a 20.30 horas, de lunes a viernes. La entrada a los colegios por la tarde se regulará por el servicio ordinario.
El hecho de que se esté a punto de cerrar el acuerdo definitivo, si no se producen inconveniente de última hora, permitirá incorporarlo a los presupuestos del próximo año. La unidad canina supondrá un desembolso de 20.000 euros anuales -desde CC OO se aseguró que el coste de una unidad de este tipo asciende a 300.000 euros-, mientras que, como insistió Martínez-Pujalte, el incremento por agente por esa hora más de servicio es el mismo previsto para situaciones que puedan darse con cualquier funcionario municipal. «Lo cobrarán como un incremento retributivo, previsto para cualquier otro caso, y no son horas extraordinarias en el sentido estricto», apuntó el concejal.
Un número real
De los 60 agentes con los que cuenta actualmente la Policía de barrio, distribuidos en turnos de mañana y tarde, se pasará a 37 en la de distrito. «Lo que conseguimos es que el número real de agentes que estén prestando servicio en de lunes a viernes, sea mayor que el que hasta ahora porque todos estarán operativos», afirmó el responsable de Recursos Humanos.
Hasta ahora, según el concejal, los policías de barrio estaban distribuidos en turnos de mañana y tarde, de tal forma que la mitad trabajaba de lunes a jueves y la otra mitad de martes a viernes. «La mayor parte del tiempo que los agentes estaban desplegados en las calles el número de efectivos era menor», aseguró. Una vez sea realidad la Policía de distrito, «los 37 estarán operativos».
Cada distrito de la ciudad, cuyo mapa está todavía pendiente de configurar, contará con su propia dotación. La unidad se dotará con personal voluntario. Si no hay suficiente se recurrirá a la incorporación de agentes del servicio ordinario, mientras que si hay más de los 37 que formarán parte de la plantilla se marcará un sistema de criterios de preferencia en el marco de una comisión de seguimiento con representantes del Ayuntamiento y de los sindicatos.
En el caso de las unidades canina y ciclista, la dotación de agentes será menor y no tendrán un horario especial como en el caso de la Policía de distrito. La unidad ciclista ya cuenta con la experiencia acumulada durante el pasado verano, con 20 agentes que se encargaron de patrullar en bicicleta las zonas costeras de Arenales del Sol, El Altet y La Marina, además de la ladera del río Vinalopó en la ciudad.
Martínez-Pujalte destacó que «son proyectos muy importantes que representan un paso adelante hacia la normalización de las relaciones con la Policía Local. Sobre todo de cara a que haya un mejor servicio a los ciudadanos».
El plan Estratégico 2012-2015 se pondrá en marcha «en cuanto sea posible», en función del tiempo que se necesite para su tramitación administrativa y para que cada unidad cuente con el número de agentes previsto.
Para Martínez-Pujalte, la reorganización de la Policía Local está avalada por la necesidad de adaptar la estructura del Cuerpo así como los servicios que presta.