Archivo

Archive for 3 diciembre 2012

La policía local de Molins de Rei no participará en desahucios

El ayuntamiento también dejará de operar con las  entidades bancarias que los promuevan

Molins de Rei. (EFE).- El Ayuntamiento de Molins de Rei ha  aprobado una moción en contra de los desahucios y ha anunciado que la policía localno participará en estas operaciones. Según ha informado el  consistorio en un comunicado, el ayuntamiento se ha comprometido a asesorar a  las familias afectadas que no puedan hacer frente al pago de su hipoteca tanto  en la oficina municipal de vivienda como en la oficina de atención al  consumidor.

El ayuntamiento también dejará de operar con las entidades bancarias que  promuevan desahucios de la residencia habitual de personas empadronadas en el  municipio y la policía local ya no prestará apoyo a la policía judicial en el  desalojo de las personas empadronadas de su residencia habitual.

El ayuntamiento de Sant Andreu de la Barca, aprobó  la pasada semana una moción en los mismos  términos.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/local/baix-llobregat/20121203/54356060207/policia-local-molins-de-rei-desahucios.html#ixzz2E1DFlLnl Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

REDADA POLICIAL UNIDAD “BRONCE”

ABC patrulla una noche con los Bronce, la nueva unidad de seguridad ciudadana.
La chica sigue sentada sobre el taburete, con un codo sobre la barra, las piernas cruzadas y de espaldas al «público». Continúa la animada charla con su amiga. Llena una especie de corsé con falda, todo rojo y de falso mínima de terciopelo con flores bordadas.
La sorpresiva inspección policial de los Bronce, la recién estrenada unidad policial de seguridad ciudadana, cachea e identifica al centenar de personas, todas latinas, que borbotean el local, regentado por una pareja de chinos. Se llama Disco-Bar Tokyo. Está en los bajos de Azca.
La chica de atuendo imposible dice que está acompañada de su madre. Aparenta 15 años. Pero la madre dice que tiene 27 y que ella nació en el 73. O sea, que ya va por los 39. ¿La tuvo con 12 años? La policía nacional que habla con la madre sabe que intenta tomarle el pelo. Como cuando dice que está embarazada. «¿Y qué hace usted aquí, bebiendo alcohol, en vez descansar en casa?». Pregunta sin respuesta.
Los 400 agentes que conforman los Bronce tienen la piel dura. Llevan años pateándose las calles de Madrid y alrededores en noches mucho peores que la de este sábado, aunque menos gélidad. Fuera hace 4 grados bajo cero.
Cuando el local se vacía, entra la Unidad Canina, con sus perros especializados en la búsqueda de estupefacientes. El can de la noche no deja un palmo del bar sin olisquear. Negativo.
Puntos negros de delincuencia
La noche no acaba ahí. Antes, el «briefing» con la orden de servicio de la jornada. Los Bronces están concebidos, sobre todo, para mantener el orden público en estos tiempos de revuelta callejera. Como apoyo a la unidad superior, la de «antidisturbios», o en servicios propios de riesgo medio. Pero también acuden a aquellas zonas convertidas en puntos negros de delincuencia.
Un esquinazo de la calle de Orense es uno de los puntos elegidos para el primer control de vehículos de la noche. Es una zona de marcha, dondese mezcla el ambiente latino con el parte del más elitista del Madrid «cool».
La jornada anterior, en uno de los locales más pijos de Madrid, un individuo sacó una pistola y apuntó a los porteros al salir. Luego, echó a correr, pero por poco tiempo;fue detenido en las inmediaciones.
Alerta: paliza a dos menores en San Blas
En el control de Orense, mucho jovenzuelo en coche caro y alguna bellota de hachís. Por el canal de la Policía suena un aviso: «Un hombre borracho está pegando una paliza en una vivienda de la avenida de Guadalajara a una menor de 16 años y a otro de 8».
Son las miserias de la noche. El trabajo policial probablemente más duro. Amanece. Mañana, hoy, más.
Fuente: www.abc.es

Diez agentes de la Policía Local amplían su denuncia por ‘mobbing’

policia local sevilla

Los policías que llevaron al juzgado a la jefa del Grupo Diana, la unidad contra los malos tratos, exponen ahora una serie de disfunciones en el trabajo que realizan a diario.

Diez policías que denunciaron por un presunto acoso laboral a la jefa del Grupo Diana, la unidad de la Policía Local especializada en la violencia de género, han ampliado su denuncia y llevado el caso a distintas instituciones, entre ellas el Defensor del Pueblo Andaluz y la Inspección de Trabajo. El juez de Instrucción 1 de Sevilla está investigando este asunto y ha citado a declarar como testigos a los agentes para que ratifiquen sus denuncias. La primera de ellas se interpuso en julio y estaba firmada por 12 policías -toda la unidad salvo la jefa y su conductora-, dos de los cuales se consideran ahora testigos y no denunciantes. A raíz de la apertura de diligencias judiciales, los afectados presentaron el pasado mes de octubre una ampliación.
En este documento, al que tuvo acceso este periódico, los agentes insisten en que su jefa ha “venido ejerciendo un comportamiento arbitrario en el ejercicio de sus funciones, órdenes despóticas y contradictorias y decisiones que provocan agravias comparativos, según su estado de ánimo o circunstancias personales”. Así, relatan que la denunciada permitía que su conductora insultara a los agentes del grupo y modificaba el turno de descansos para perjudicar a sus subordinados.
Los policías también revelan disfunciones en el trabajo del grupo contra los malos tratos. “Desde hace casi dos años son constantes las llamadas de atención de jueces, secretarios y funcionarios de los juzgados de Violencia, ya que cuando vamos a entregar un atestado en mano que conlleva petición de orden de alejamiento, se nos indica que debemos llevar citadas a las partes. Tales instrucciones han sido comunicadas en numerosas ocasiones a la denunciada, y se niega a cumplir tal indicación en tanto en cuanto no reciba comunicación escrita expresa de los juzgados. Por ello, los agentes que diariamente nos vemos en los juzgados seguimos sufriendo reproches”, dice la denuncia. Ya en el documento anterior explicaron que no podían acceder al sistema de valoración de riesgo Viogen.
Los denunciantes explican que la jefa del grupo Diana denegó un curso de formación continua a una policía y una semana de descanso atrasado a otro bajo la excusa de que no había suficiente dotación. En cambio, sí autorizó a su conductora a asistir a actos protocolarios pese a que la unidad se quedaba con el mismo número de personas. El Grupo Diana es la única unidad  en la que “se obliga” a los agentes a trabajar solos y no en pareja, lo que conlleva que se acumulen los días de descanso atrasados al considerar la jefa que hacen falta siempre un mínimo de seis personas.
Según la denuncia ampliada, los agentes intentaron en varias ocasiones solucionar el problema con la propia jefa a través del conducto reglamentario. “Siempre manifestaba que ella no tenía nada que hablar con nadie y que todas las directrices que marcaba le venían impuestas por la superioridad, por la que se sentía totalmente respaldada en su forma de proceder”, explica. Ante esta situación, los denunciantes se entrevistaron con un intendente mayor, que “se escandaliza de todo lo que se le da conocimiento y, no obstante, no hace absolutamente nada por solucionarlo”. Tras varias peticiones más, los policías consiguieron mantener una reunión con la jefa, un intendente y el intendente mayor al que se le había expuesto el problema. “El primero de ellos no se manifestó y el segundo amparó la conducta de la denunciada en todo momento, hasta el punto de que incluso la apoyó en la desautorización del disfrute de un día de asuntos propios que una agente ya tenía concedido por el servicio de Personal del Ayuntamiento”.
Los afectados se reunieron después con el director de Seguridad, José Antonio de la Rosa, quien les aseguró que daría las instrucciones al intendente mayor Gabriel Nevado, uno de los dos jefes de la Policía Local, “para que de inmediato solucionara los problemas del grupo”. Al no arreglarse el asunto, solicitaron una segunda reunión con De la Rosa, que les insistió en que “no entendía por qué no se habían solucionado las cosas, cuando él en su día dio las correspondientes instrucciones” y se comprometió a “dárselas de nuevo”.
A raíz de esto, se celebró otro encuentro, esta vez ya con el delegado de Seguridad y Movilidad en el Ayuntamiento de Sevilla, Demetrio Cabello, al que también asistieron la denunciada y uno de los jefes del cuerpo. Según los denunciantes, el concejal manifestó que “él siempre estaría de parte de la jerarquía” y se dirigió a los afectados para decirles que quien fuera en contra de ésta iría en contra de él y “que quien no estuviera conforme pidiera el cambio de unidad”.

Agrede a la Policía cuando buscaba droga en un bar

AGENTES DE la Policía Local de Zaragoza detuvieron ayer por la mañana a un varón de 32 años, J. M. S. B., cuando este intentó agredir a los efectivos del cuerpo municipal que se encontraban realizando un control sobre la posesión y el tráfico de estupefacientes en un local de la calle La Paz. El incidente se produjo a las ocho y media de la mañana, según informó la Policía Local.E. P.

 

Puig niega que los Mossos causaran la pérdida de un ojo a una manifestante

El consejero de Interior, Felip Puig, ha descartado hoy que las heridas sufridas por la mujer que perdió un ojo al término de la manifestación por la huelga general del pasado 14 de noviembre obedezcan a “una acción de los Mossos” y ha apuntado que podrían ser causadas por objetos lanzados por alborotadores.

Puig ha comparecido hoy ante la Diputación Permanente del Parlament, a petición de la oposición, para dar explicaciones sobre la actuación de la policía catalana en la jornada de huelga general, en la que además de la manifestante que perdió un ojo en Barcelona, un niño resultó herido en la cabeza en Tarragona por un golpe de porra de los Mossos d’Esquadra.

El consejero de Interior en funciones ha considerado correcta la actuación policial en la jornada de la huelga, con la excepción de esas “dos situaciones” que, en su opinión, “escapan de esa valoración positiva”.

En el caso de Esther Quintana, la mujer de 42 años que ha perdido un ojo al recibir un impacto en el pómulo al término de la manifestación, Puig ha insistido en que en la zona en que ésta se encontraba no hubo “ningún lanzamiento de proyectiles”, con la excepción de dos salvas que no disparan ningún artefacto.

Tras descartar con rotundidad que las heridas sufridas por Quintana fueran provocadas por una “acción de los Mossos”, el consejero ha apuntado que en la zona donde se encontraba la manifestante se produjeron incidentes protagonizados por alborotadores que lanzaron objetos contundentes contra la policía.

Respecto al incidente ocurrido en Tarragona, con un niño herido y otra menor golpeada por los mossos a los que recriminaba su actuación, Puig ha mantenido que la actuación de los tres policías que intervinieron pudo ser “desproporcionada y no ajustada a los protocolos”, por lo que estos agentes han sido apartados de las operaciones de orden público pese a permanecer en la misma unidad.

Fuente: abc.es

Prueban que mató en Telde a un policía, pero elude la cárcel al ser esquizofrénico

Un Jurado consideró ayer probado que el hombre acusado de matar de un disparo a un policía local de Telde el 1 de mayo de 2011 cometió ese homicidio, pero le declaró no culpable porque padece una esquizofrenia paranoide que le exime de toda responsabilidad penal.

El presidente del Tribunal que juzgó este caso en la Audiencia de Las Palmas, el magistrado Nicolás Acosta, adelantó que dictará una sentencia absolutoria acorde con este veredicto, si bien tiene que valorar todavía las medidas de seguridad solicitadas sobre el procesado por el fiscal y la acusación particular.

La Fiscalía de Canarias pidió que Francisco Luis S.P., autor de estos hechos, sea internado en un centro psiquiátrico penitenciario por un periodo máximo de 20 años, una solicitud a la que se adhirió la familia de la víctima.

En cambio, la defensa demanda que su cliente reciba atención psiquiátrica sin ser internado, en régimen ambulatorio. Los nueve jurados que juzgaron estos hechos consideran probado, por unanimidad, que Francisco Luis S.P. disparó con una escopeta de caza, sin posibilidad alguna de defensa, contra su vecino, el policía local José Juan Santana Delgado, debido a las diferencias que mantenía con él a causa de sus delirios.

La policía destina 2.200 agentes para ayudar a los antidisturbios

La Policía Nacional destinará 2.200 agentes a la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), que ha sido creada para apoyar a los llamados antidisturbios en actuaciones como el control de manifestaciones.

Según informó la Policía este domingo, estas nuevas unidades UPR han sido creadas en toda España como complemento a las Unidades de Intervención Policial (UIP), los conocidos como antidisturbios y que ahora eran los encargados de garantizar la seguridad en las calles en situaciones especiales.

La creación de las UPR fue anunciada el pasado 20 de noviembre y su ámbito de actuación, en principio, parecía que iba a ser Madrid, donde se celebran numerosas manifestaciones a lo largo del año.

Sin embargo, la Policía anunció este domingo que las UPR van a tener 72 grupos operativos en todo el país, donde habrá 2.200 agentes para ayudar a los antidisturbios.

Las misiones de esta nueva unidad serán “prevenir la delincuencia; reaccionar ante calamidades o catástrofes; y mantener el orden -en sustitución o apoyo de las UIP- en concentraciones, manifestaciones y espectáculos públicos”.

Asimismo, los agentes que ayudarán a los antidisturbios se encargarán de montar “dispositivos policiales a raíz de demandas ciudadanas o de informaciones procedentes de otras unidades”. También supervisarán “actuaciones singulares ante un eventual crecimiento de determinadas actividades delictivas”.

Otra función de estos agentes serán encargarse de “despliegues como consecuencia de la detección de ‘puntos negros’, como aquellos en los que se trafique con estupefacientes”.

En cuanto a la seguridad ciudadana, las UPR se encargarán de la “prevención, mantenimiento y restablecimiento en su caso del orden y la seguridad ciudadana, en aquellas situaciones en las que, atendiendo a la menor entidad o gravedad del evento, no sea necesaria o factible la intervención de las UIP”.

Fuente: discapnet.es