Archivo

Archive for 27 diciembre 2012

Principales riesgos del trabajo de policía en España

27 diciembre 2012 Deja un comentario
 

El trabajo de policía implica estar sometido a una gran presión, estas condiciones laborales pueden afectar gravemente a su salud, física y psicológicamente.
El trabajo de policía conlleva una serie de riesgos físicos y psicológicos específicos. Además de estar expuesto a los riesgos del trabajo diario como cualquier otro trabajador, debe soportar una tasa de peligrosidad especial por el desempeño de su trabajo, normalmente relacionado con armas de fuego o situaciones al límite.

Riesgos para la salud física El trabajo de policía cuenta con una elevada tasa de accidentalidad laboral, debido principalmente a accidentes de tráfico e incidentes con armas. El hecho de pasar muchas horas en la carretera implica un mayor riesgo de accidentes tráfico. La tasa de mortalidad laboral en este tipo de accidentes en los cuerpos de policía duplica a la de cualquier otro gremio de transporte de mercancías o personas.

El hecho de ir armados y de enfrentarse a situaciones violentas y peligrosas es otro de los riesgos del trabajo de policía. Pese a las medidas de seguridad y protección de sus uniformes, la tasa de peligrosidad de los agentes de calle es de las más altas en España. Anualmente se invierten fondos públicos para investigar mejoras técnicas y tácticas para repeler ataques armados.

Los policías están expuestos también a productos químicos, tóxicos o incendios, por lo que el trabajo de policía supone en muchos casos un posible riesgo de infección o intoxicación. La policía es la primera en llegar a los accidentes o incendios, por lo que no está protegida del todo ante los posibles riesgos que puedan surgir.

Riesgos psicológicos El trabajo de policía puede provocar diversas patologías psicológicas como el trastorno por estrés postraumático, ansiedad o depresión. Pese a que los candidatos a policía deben superar unas duras oposiones y prepararse para lo que el trabajo de agente de seguridad del Estado supone, las condiciones laborales, a menudo precarias, pueden provocar pérdida del apetito o alteraciones en el sueño. El deterioro de algunas instalaciones y la precariedad de sus sueldos son causantes de gran parte problemas psicológicos entre los agentes.

La cantidad de horas trabajadas, la distribución de los turnos y los horarios nocturnos propios del trabajo de policía causan graves trastornos psicológicos entre los agentes. Muchos tienen alteraciones del sueño y están diagnosticados por ansiedad, estrés o depresión por los cambios de los turnos que impiden que una persona organice su vida y su rutina diaria de forma normal.

Todos estos problemas psicológicos pueden derivar en problemas con el alcohol o las drogas. La tasa de suicidio en el cuerpo de policía es de los más elevados de España. Desde que se promulgó la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en el 2002, se han suicidado 497 agentes, el doble de la tasa media de la población total. El modelo organizativo, la precariedad laboral, la jerarquía del cuerpo y la tensión a la que están expuestos diariamente generan problemas psicológicos graves, incluso mortales.

http://www.utilidad.com

Tres detenidos, uno menor, tras lanzar una moto robada desde un coche al patrullero que los perseguía

27 diciembre 2012 Deja un comentario

 

SEVILLA, 22 Dic. (EUROPA PRESS) –

   Agentes de la Unidad de Intervención Nocturna (UIN) de la Policía Local de Sevilla han detenido a tres jóvenes, uno de ellos un menor de 17 años de edad, tras lanzar éstos desde el coche en el que circulaban una motocicleta robada contra el patrullero que los perseguía.

   Los hechos tuvieron lugar la madrugada del jueves sobre las 2,12 horas, cuando agentes que patrullaban por la Ronda de Padre Pío observaron un turismo Seat Ibiza que venía procedente de la barriada de La Plata con el maletero abierto y un ciclomotor en su interior, ha informado el Ayuntamiento en una nota.

Al percatarse de la presencia policial, el menor, que era quien conducía el coche, hizo un giro para esquivar al patrullero y emprendió la huida a toda velocidad, sin respetar norma alguna de circulación. Los policías iniciaron una persecución al citado turismo, que llegó en varias ocasiones a invadir el sentido contrario e incluso a recorrer una calle entera a contramano.

Durante la persecución, los detenidos estuvieron a punto de atropellar a un hombre que salía de su domicilio en la barriada de Palmete, ya que al cruzarse con otro vehículo se subieron a la acera. Además, al ver que el patrullero acortaba la distancia con ellos, lanzaron el ciclomotor que portaban en el coche desde el maletero con la intención de que impactara contra el vehículo policial, aunque éste consiguió esquivarla.

Como consecuencia de este percance consigue distanciarse, pero sufrió una avería tras pasar las vías férreas y los agentes detuvieron a los tres ocupantes del vehículo antes de que consiguieran huir a pie. La moto, un ciclomotor Piaggio Zip, había sido sustraída esa misma madrugada en la barriada del Cerro del Águila.

Los detenidos, a los que se imputan delitos contra la seguridad vial, hurto y atentado a agente de la autoridad, son C.B.P., de 18 años; el menor F.J.G.P., de 17 años, que era quien conducía el vehículo, y D.G.P., de 26 años y hermana del menor.

Detenido un hombre por presuntamente agredir a su pareja y a los policías que lo intentaron reducir

27 diciembre 2012 Deja un comentario

Un hombre de 40 años ha sido detenido por agentes pertenecientes a la Jefatura de Distrito Cruz Humilladero de la Policía Local de Málaga como presunto autor de los delitos de malos tratos en el ámbito familiar, conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas y atentando a agentes de la autoridad.

Los hechos se produjeron en la madrugada del 24 al 25 de diciembre cuando un transeúnte informó a una unidad policial que patrullaba por la avenida Carlos Haya de que en calle Muladíes estaba teniendo lugar una pelea entre dos personas. Al llegar al lugar observaron cómo un individuo forcejeaba con una mujer, que resultó ser su pareja, mientras ésta intentaba, sin éxito, zafarse del mismo.

Al parecer el individuo la había agarrado de los pelos e intentaba introducirla por la fuerza y en contra de su voluntad en su coche, según ha informado la Policía Local de Málaga a través de un comunicado.

Cuando el hombre se percató de la presencia de los agentes soltó a la mujer y se subió en el vehículo de su propiedad, saliendo marcha atrás para acceder a calle Argentea, lugar en el que fue interceptado por los policías locales, que se dieron cuenta de que estaba bajo los efectos de bebidas alcohólicas. Los agentes le solicitaron que se identificara, a lo cual se negó, “mostrando en todo momento una actitud hostil y agresiva”.

Pese a las reiteraciones de los agentes para que el individuo mostrase su documentación y la del vehículo, continuó negándose e incluso se abalanzó contra uno de los agentes y a agredir al otro, procediendo ambos en ese momento a reducirlo, presentando una fuerte resistencia, “mordiendo y golpeando a los policías”.

En esos instantes acudió en apoyo una dotación del GOA de la Policía Local de Málaga, que colaboró con los agentes actuantes en la detención del individuo. Tras ello se procedió a su traslado a dependencias policiales, siendo, posteriormente puesto a disposición judicial. El coche del detenido fue trasladado al depósito municipal.

Brasil divulga la presunta agresión a un músico de la OCG por policías locales de Granada

27 diciembre 2012 Deja un comentario

 

El cuerpo policial niega los hechos y dice que levantó dos actas de infracción por tenencia de una navaja y por insultos del denunciante a los agentes
Israel da Franca, un músico brasileño de la Orquesta Ciudad de Granada (OCG), presentó el pasado martes una denuncia en el juzgado de guardia de Granada contra tres policías locales a quienes acusa de una presunta agresión en el interior del portal de la calle Carril Picón número 9. Medios de comunicación brasileños como G1 Pernambuco, Globo News y TV Records se han hecho eco de la denuncia presentada por este violinista aunque ponen en la picota a la Policía Nacional y no a la local, que fue la denunciada.Los medios hablan de un caso de racismo. Israel da Franca afirma en la denuncia haber recibido golpes en la cara, en el codo y el brazo izquierdo, aportando un parte médico emitido al día siguiente de la agresión, el 24 de diciembre, en el que se hace mención a contusiones en codo y rodilla.
Según testimonios recogidos por este periódico, un cliente de un bar de la calle Carril del Picón, donde se encontraba Israel y su amigo, avisó a la Policía Local porque presuntamente el denunciante se encontraba con una copa de más y mantenía una conversación elevada de tono con un amigo suyo. Tanto Israel como su compañero confesaron ayer a este periódico que no estaban borrachos, aunque sí habían tomado varias copas antes de acudir al bar en cuestión.Sobre el tono elevado de voz confesaron que no estaban discutiendo, aunque pudiera parecer lo contrario al hablar más alto de lo habitual. «Quizá tengamos esa costumbre y a veces podamos dar la impresión de estar gritando cuando no lo hacemos, solo por la forma de hablar que tenemos», dijo ayer Israel.
La versión del denunciante es que varios policías locales entraron al bar y le pidieron que salieran del mismo.Acto seguido, y sin solicitarle la identificación correspondiente, tres agentes lo introdujeron en el portal número 9 de la calle Carril del Picón y comenzaron, supuestamente, a golpearlo sin dejar a su amigo que entrara en el mismo, quien se quedó fuera junto a otro policía. Poco después, se marchara del lugar.
Israel y su compañero se fueron a sus respectivos domicilios.Fue al día siguiente cuando decidió acudir al Hospital Clínico para que le emitieran un parte médico de lesiones. Y 24 horas más tarde, el 25 de diciembre, se personó en el juzgado de guardia para demandar a la Policía Local por una presunta agresión. «No sé por qué actuaron así, no sé por qué no me pidieron la documentación. Y me temo que esta acción tenga más que ver con una actitud racista que con otra cosa», advirtió ayer a este diario.
Otra versión
El portavoz de la Policía Local de Granada ha negado estos hechos y ofrece otra versión distinta de los sucedido. «Nosotros recibimos un telefonema a las 8.30 horas del 23 de diciembre y diez minutos después habíamos terminado el servicio, lo cual hace imposible ninguna agresión. Nos llamaron advirtiendo de que había una discusión entre dos personas bebidas en un bar delCarril del Picón. Para cachear a este individuo lo introdujimos en un portal para no llamar la atención y le encontramos una pequeña navaja, mientras los agentes fueron insultados. Por ello levantamos dos actas de infracción, por tenencia de la navaja y por los insultos recibidos.No hubo más».
El letrado defensor de Israel da Franca solicita en la denuncia la identificación de los agentes y la petición de imágenes con las cámaras de videograbación del bar, en el caso de que las hubiera, así como de otros establecimientos próximos al lugar donde se registró este episodio. De momento, no hay fijada fecha de juicio.
Israel da Franca tiene 47 años y está afincado en Granada desde hace bastante tiempo. «Es una ciudad que me gusta y a la que amo, me ha tratado muy bien y por eso no entiendo que haya podido suceder una cosa así». El denunciante también imparte clases en el Conservatorio de Granada y ha paseado su música con grandes artistas como el violinista iraní AraMilikian o el trompetista Alejandro Gómez Hurtado.
Los medios de comunicación brasileños divulgaron en sus ediciones digitales los hechos sucedidos la pasada tarde noche del martes día 25 de diciembre, cuando este músico acudió al juzgado de guardia a presentar la correspondiente denuncia contra los agentes que presuntamente le agredieron.
El portavoz de la Policía Local advierte de que en el caso de que hubiera agresión, los propios agentes suelen acompañar al denunciante a un centro hospitalario en aras de disponer de un parte de lesiones de la víctima y después poder defenderse ante el juez. «No fue el caso», apunta.
El propietario del bar desde donde se llamó a la Policía Local ha optado por mantenerse al margen de este suceso y se ha limitado a comentar que fue un cliente quien pidió la presencia policial en el establecimiento después de intuir que tanto Israel da Franca como su compañero mantenían una discusión y ofrecían la imagen de estar ebrios. Tanto el denunciante como su amigo abonaron la consumición antes de marcharse del establecimiento.
Al denunciante no le costó demasiado trabajo encontrar un letrado para ejercer la acusación contra los agentes de la Policía Local que presuntamente le agredieron, debido a que es el director del coro del Colegio de Abogados de Granada desde hace años. Curiosamente, en los próximos días lo dirigirá en distintos actuaciones.