Archivo

Archive for 28 junio 2013

Dos años de cárcel para un hombre que rayó el coche de dos policías como represalia

 

El autor de los daños escribió ‘Te mato’ en el turismo de un agente que participó en un atestado de tráfico por el que había sido condenado
28.06.13 – 00:26 –

E. F. V. | BADAJOZ.

El juzgado de lo penal número 2 de Badajoz ha impuesto dos años de prisión a José Manuel R. M., un vecino de Fregenal de la Sierra que causó importantes daños en los vehículos de dos agentes de la Policía Local de esta localidad como represalia a las denuncias que formularon contra él.

La sentencia explica que el primero de los hechos ocurrió el 11 de octubre de 2011 cuando el ahora condenado usó un objeto punzante para ocasionar arañazos en la carrocería del vehículo de un agente que había participado en la elaboración de un atestado policial por un delito contra la seguridad vial que terminó en condena.

El penal número 2 de Badajoz considera probado que Juan Manuel R. M. hizo esos arañazos entre las 9 de la mañana y las 4 de la tarde, momento en el que habría provocado en el Kia Sportage del policía arañazos con forma de zigzag, cruces y ondulaciones, además de escribir en la aleta trasera derecha la frase «Te mato».

No había transcurrido un mes de ese primer daño cuando, «con el mismo ánimo de causar menoscabo en el patrimonio ajeno», ocasionó arañazos en los dos laterales de un vehículo al que le rompió también un espejo retrovisor. El coche era un Seat Toledo propiedad de otro agente de la Policía Local que había asistido como testigo a un juicio de faltas derivado de unas diligencias policiales en cuya confección participó este policía.

En ese proceso estaba imputado José Manuel R. M., quien causó esos daños «en represalia» con este agente policial.

Estos hechos llegaron a juicio y el penal número 2 de Badajoz ha impuesto contra el acusado una condena de 2 años de prisión por un delito de daños continuados recogido en el artículo 263.2.1º del Código Penal en relación con el artículo 74.

La condena contempla también el pago de una multa de 1.620 euros a razón de 3 euros diarios durante un plazo de 18 meses.

El condenado también tendrá que indemnizar a los dos agentes de la Policía Local de Fregenal de la Sierra como compensación a los daños causados en sus coches: 1.180 euros para el primer policía y 680 para el segundo.

La sentencia impuesta en este juzgado ha sido alcanzada con la conformidad de todas las partes, por lo que es firme.

La Policía requisa más de 250 litros de sangría y mojitos en el Postiguet

Los agentes imponen 87 sanciones por venta ilegal en la playa, con multas que oscilan entre los 300 y 3.000 euros

isabel vicente 28.06.2013 | 09:12

Un policía con artículos requisados en el Postiguet.

Un policía con artículos requisados en el Postiguet. FRANCISCO GONZÁLEZ

 

 

 

 

 

La Policía no da abasto. En su campaña contra le venta ambulante en las playas, los agentes de la unidad Fox de ocupación de la vía pública están intensificando los controles para acabar con la proliferación de vendedores ilegales que, a pie de playa y sin pasar ningún control sanitario, ofrecen a los bañistas todo tipo de cócteles y refrescos, algo que, tal como publicó este diario, ha sido denunciado por los bares situados frente a la playa del Postiguet.

Desde el 20 de mayo, la Policía Local ha levantado, sólo en la playa del Postiguet, 87 actas de sanción por esta causa y ha requisado 197 litros de sangría, 187 botes de refresco, 90 kilos de fruta y 168 vasos de mojito y sangría, además de 298 gafas de sol y otros objetos procedentes de la venta ambulante. Con estas actas de sanción se inicia un procedimiento administrativo que conlleva multas que oscilan entre los 300 y los 3.000 euros dependiendo de la cantidad de material incautado. La mayor parte de sanciones, sin embargo, son de 300 euros ya que los vendedores no suelen hacer acopio de muchos productos en una misma jornada para evitar sanciones más fuertes y para no sufrir un gran perjuicio económico en caso de una incautación de la Policía, tal como se ha señalado desde la Concejalía de Seguridad. Se da la circunstancia de que gran parte de estas sanciones se imponen a las mismas personas, entre 15 o 20, algunas de ellas de la misma familia, que prácticamente copan la venta ilegal en la playa desde el inicio de la temporada.

De la vigilancia de las playas se ocupa una brigada de dos policías en dos turnos en cada playa que patrullan a pie y que complementan a los agentes que circulan en bicicletas, quads y lanchas. El operativo de playas está compuesto por una treintena de personas entre policías y miembros de Protección Civil a los que hay que añadir, según se ha señalado desde la concejalía que dirige el edil Juan Seva, la brigada Fox, cuyo objetivo es acabar con la venta ambulante y que está formada por 18 agentes. Las horas en las que se producen los picos de venta ilegal tanto de gafas, bolsos, ropa, CD o relojes como de bebidas y comida, son de 12 a 1 del mediodía y de 4 a 6 de la tarde, y, además de en la playa, esta brigada trabaja contra la venta ilegal en el paseo de Gómiz, la Explanada y otros puntos de la ciudad.

Hasta ahora, la Policía se ha centrado sobre todo en la playa del Postiguet por ser la que más acoge a vendedores ambulantes, sobre todo a los que ofrecen bebidas e incluso brochetas de fruta y bocadillos a los bañistas y que, además, es la playa que más público acoge desde principios de junio. Sin embargo, a partir de este fin de semana, ya en plena temporada alta, el operativo de vigilancia y prevención de la venta ambulante se intensificará en el resto de playas de la ciudad.

El incremento de la presencia policial para acabar con la venta ilegal, es una demanda sobre todo de los bares y restaurantes ubicados en el paseo del Postiguet que, con el inicio de la temporada de verano, y desde hace varios años, han denunciado en ocasiones en el Ayuntamiento la competencia que sufren por parte de estos vendedores que suelen esfumarse en cuanto aparece algún agente de la Policía.

CSIF denuncia que los policías locales no tienen chalecos ni munición para patrullar las calles

La sección sindical CSIF de la plantilla de la Policía Local de Jumilla ha denunciado la situación de precariedad laboral, hostigamiento y discriminación, que los 51 agentes vienen padeciendo desde hace años «por la gestión del actual equipo de gobierno del PP». Según denuncia el sindicato existen «promesas incumplidas, presiones, desorganización, prepotencia y mucha soberbia».

El sindicato critica que en los turnos habituales de trabajo «solo disponen de un ordenador para practicar diligencias, no hay ‘walkies’ suficientes para todos los agentes ni chalecos antibalas». También asegura que muchos municipales «han tenido que hacer grandes inversiones de su propio bolsillo, para poder tener un chaleco cuando las intervenciones así lo requieren, incluso se tienen que comprar su propia munición». Es más, CSIF asegura que llevan casi tres años sin recibir uniformes nuevos y los vehículos policiales pasan varios meses sin limpiarse, «en unas condiciones higiénicas lamentables».

Dependencias policiales

En cuanto a las dependencias policiales también detallan «graves deficiencias que llevan años sin subsanarse», ya que solo cuentan con un extintor para afrontar cualquier incendio. Finalmente denuncian que a los agentes de policía se les limita y deniega el cobro de horas por prolongaciones de servicios y de los correspondientes turnos, «mientras que el Oficial-Jefe de la Policía Local por coordinar la Semana Santa cobró 1.420 euros en horas extras».

Desde el Consistorio, ayer la edil de Seguridad Ciudadana, Marina García, se limitó a señalar que «no confirmo ni desmiento nada de lo denunciado por la Policía Local». García avanzó que «cuando se estime conveniente el equipo de gobierno realizará una rueda de prensa para opinar sobre este asunto».

Detenido tras agredir a los policías que lo perseguían

La Policía Local de Montemayor ha detenido a un vecino de Montilla, después de que este se viera implicado en una pelea con un familiar. Los hechos ocurrieron en la feria y, al llegar los agentes, esta persona huyó en el vehículo de este familiar, que fue atropellado. En su huida, casi impactó contra el vehículo policial y poco después sufrió una salida de vía cerca de un arroyo y huyó corriendo. Tras ser localizado en un cañaveral, agredió a un agente. Se le imputan cuatro delitos: alcoholemia, conducir sin puntos, conducción temeraria y atentado contra la autoridad.