Inicio > *ACTUALIDAD/POLICIAS LOCALES*, POLICIA LOCAL PAIS VASCO > “Le convencí de que aún le quedaban muchas cosas por hacer en la vida”

“Le convencí de que aún le quedaban muchas cosas por hacer en la vida”

La rutina a la que está acostumbrada la Policía Local de Arrigorriaga se vio ayer truncada por un suceso que, afortunadamente, no acabó en tragedia.

salvamento

 

En un apacible día festivo y en plena celebración de las fiestas patronales, un agente se enfrentó al día «más complicado» de sus 12 años de profesión. Consiguió evitar que un vecino de unos 60 años se arrojase al vacío desde el viaducto de la A-8, a 30 metros de altura. El tesón y el valor de Mikel, un joven guardia urbano, apaciguó los deseos del hombre que amenazaba con acabar con su vida.

Los hechos se produjeron pocos minutos antes del mediodía. Una patrulla de la Ertzaintza solicitó refuerzos a la Policía Municipal ante el riesgo que entrañaban las amenazas del individuo. Al operativo se sumó una dotación de Bomberos del parque de Basauri, que hincharon una colchoneta bajo el viaducto como último recurso para evitar un fatal desenlace. La actuación obligó a interrumpir la circulación en dos de los tres carriles de la autopista en sentido Bilbao.

Mikel sabía, sin embargo, que el protocolo activado sería insuficiente para salvar la vida del vecino de Arrigorriaga en el caso de que se lanzase al vacío. Demasiada altura de por medio. «La situación era límite porque estaba al otro lado de la barandilla, y soltaba cada poco tiempo un brazo asegurando que se iba a tirar», relató el agente.

El uniformado contó con la ayuda de un bombero a la hora de persuadir al hombre para que no hiciera algo irremediable. «Le ofrecí darle un abrazo; le dije que todavía le quedaban por hacer muchas cosas en la vida y creo que le convencí», comentó.

Porque el consuelo y la tranquilidad que transmitió Mikel fue lo único que ayudó a este vecino que, además, se negaba a conversar con nadie más de los allí presentes, ni siquiera con los sanitarios. «No quería hablar con los ertzainas, ni con mi compañera, únicamente conmigo; así que me quite el cinturón, lo tire todo al suelo y salté el guardarraíl para estar más cerca de él», relató.

45 minutos de conversación

Este joven agente consiguió darle conversación durante 45 minutos. Un tiempo en que fue minando poco a poco el propósito inicial del hombre. Hasta que llegó su hermano. Finalmente las palabras del familiar, unidas a la tenacidad del agente, le hicieron recapacitar. Y, aprovechando un descuido del hombre que se acercó y agarró a su hermano, el agente y el bombero se echaron sobre él y le devolvieron a la calzada. A terreno seguro. Una vez conseguido el objetivo, Mikel se sintió «fenomenal».

La historia, por suerte, tuvo un final feliz. El agente contaba ayer el incidente con una sonrisa en la boca porque contribuyó a salvar una vida. «Y la verdad es que, en doce años de profesión, nunca había actuado en ningún caso parecido». Nadie le había enseñado a solventar un suceso de este tipo. Pero ha sacado nota en el examen de ayer. Ahora sólo espera que el hombre haya recapacitado y no vuelva a intentarlo. «Una vez que pasó todo y, ya en la ambulancia, le di un fuerte abrazó por no cumplir sus amenazas y le dije: aquí tienes un amigo».

Fuente: http://www.levante-emv.es

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: