Archivo

Archive for 4 noviembre 2013

Muchas preguntas en el aire

(elpais.com).- El anuncio en el debate sobre el estado de la región del 3 de septiembre cayó como un jarro de agua fría para los cientos y cientos de policías. El presidente autonómico, Ignacio González (PP), avanzó el cierre de la Academia de Policía, en la que se forman los agentes municipales de la región. Pese a que el ahorro es exiguo (unos dos millones de euros) y la Academia es uno de los centros punteros del país, se abre ahora una serie de interrogantes que aún no tienen respuesta clara.

¿Quién formará ahora a los policías? Hasta la fecha, los futuros agentes recibían un curso de formación de seis meses en la Academia. El borrador de la modificación de la Ley de Coordinación de Policías Locales recoge que serán los Ayuntamientos los que formen a partir de ahora a los futuros agentes antes de que salgan a la calle. El problema surge en pequeños municipios que convocan pocas plazas. “Encima de que tenemos muchos problemas, nos endosan otro como el formar a los policías”, protesta el alcalde de San Martín de Valdeiglesias y diputado regional, José Luis García Sánchez (PSM).

A la formación inicial se añaden los cursos de reciclaje y de especialización. La única que se salva de estos problemas es la Policía Municipal de la capital, que dispone de su propia escuela, en el distrito de Latina. “¿Qué pasará entonces, que se encargará a empresas privadas los cursos de formación o se mandará a nuestros agentes a otras regiones?”, se pregunta la presidenta del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid, Amparo Valcarce.

Desde la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local (Unijepol, uno de los colectivos de mandos más influyentes), se acusa a la Consejería de Presidencia y Justicia, de quien depende la Academia, de abandonar desde hace semanas la actividad formativa. “Las funciones de la Academia han sido asignadas al director general de Seguridad, Francisco Manuel Oliver Egea, por lo que nos tememos que eso supondrá la más absoluta falta de actividad de la institución, ante el nulo interés en sus competencias en materia de coordinación de las Policías Locales que ha acreditado desde su nombramiento”, afirman desde Unijepol.

Fuentes de la Consejería de Presidencia y Justicia aseguran que hasta el momento no hay ninguna decisión tomada al respecto. De hecho, dicen estar en contacto con los distintos sectores implicados en la Policía Municipal (Ayuntamientos, sindicatos, colectivos profesionales…) para llegar a un consenso. Se basan en que todas las competencias se pasarán a la Dirección General de Seguridad, por lo que prácticamente nada cambiará.

El problema no afecta solo a los policías locales. En los últimos años también se ha formado allí a agentes forestales, bomberos y voluntarios de Protección Civil, entre otros colectivos.

¿Qué pasará con los trabajadores? La plantilla estaba formada hasta hace poco por 37 trabajadores. A siete de ellos, que eran interinos, no se les renovó el pasado mes de octubre. “Nos tememos que la solución que les den sea la misma que la Agencia Regional de Protección de Datos, donde hicieron un ERE a los trabajadores y les echaron a la calle”, adelanta Valcarce. El que ya ha encontrado una nueva ubicación es el anterior gerente, Agustín Carretero Sánchez, que fue nombrado con bastante rapidez director general de Calidad de los Servicios y Atención al Ciudadano.

Fuentes de la Consejería mantienen que no tiene que haber despidos, ya que los trabajadores seguirán con sus cometidos en la citada Dirección General de Seguridad. Eso sí, reconocen que no saben cómo se va a plantear. “Si es así, ¿para qué cierran la Academia? De nuevo se improvisa en temas muy serios como es la seguridad”, se pregunta Valcarce. Entre los trabajadores hay especialistas punteros en psicología y en delincuencia que han dado clases y cursos por toda España.

¿A qué se destinarán las instalaciones? La Academia de Policía, inaugurada con el nombre de Academia Regional de Estudios de Seguridad (ARES) en 1986, se ubica en el complejo de Valdebebas, en la carretera de Colmenar Viejo (M-607). Los edificios se distribuyen por una gran área que dispone de una modernísima galería de tiro, inaugurada por los Príncipes de Asturias, además de un chalé preparado para hacer prácticas de intervenciones en violencia de género y una enorme pista de atletismo. “Ya nos han llegado noticias de que la Universidad de Nueva York está interesada en ubicarse en Madrid, y no nos sorprendería que fuese a este sitio, que está muy bien acondicionado”, añade Valcarce.

El Gobierno regional asegura desconocer cuál será el destino de estas instalaciones. No descarta que se puedan seguir utilizando como hasta la fecha.

¿Y si se tiene más de 40 años? Otra novedad del borrador de la modificación de la Ley de Coordinación de Policías Locales es que el límite máximo para ingresar en el cuerpo son los 40 años. Si se pasa esa edad, no se podrá optar. Ahí cada región marca sus límites. Las hay que tienen topes más bajos y más altos. “En algún punto había que poner la edad de corte”, reconocen desde Presidencia. Esto, sin embargo, no ocurre en las oposiciones a otros puestos de la Administración pública, protestan fuentes policiales, que entienden que la medida puede ser discriminatoria.

Fuente: elpais.com

Sestao unificará en dos grandes pantallas las imágenes de sus 75 cámaras de vigilancia

(elcorreo.com). AIDA M. PEREDA.- Un perro peligroso se ha metido en una fábrica y no lo pueden sacar; una farola se ha caído en mitad de la calzada. El teléfono no para de sonar con casos así, y con otras llamadas de mayor relevancia. El agente de guardia en la Policía local de Sestao también tiene que atender las consultas realizadas por correo electrónico, y recibir a las personas que acuden a comisaría. Y todo sin perder de vista las imágenes recogidas por las 75 cámaras distribuidas en la localidad, que retransmiten a tiempo real lo que sucede en calles y dependencias municipales.

Como sería imposible controlar todos estos vídeos en televisores individuales, las imágenes se agrupan en seis pequeños monitores, que se subdividen a su vez en una cuadrícula que muestra las diferentes tomas en tamaño minúsculo. «Es imposible hacer zoom para ampliar un punto si ves algo sospechoso», cuenta Javier Sánchez Rodríguez, jefe de la guardia urbana.

Por eso, el Ayuntamiento de Sestao va a destinar 50.000 euros a mejorar el visionado con el fin de facilitar el trabajo de la Policía y mejorar así el control y la seguridad ciudadana. Los seis pequeños televisores serán sustituidos por dos pantallas de 42 pulgadas que registrarán las grabaciones de todas las cámaras y que permitirán ver más de cerca aquello que el agente estime oportuno. También permitirá realizar una visualización simultánea y en directo a un monitor situado fuera de la comisaría.

Asimismo, se unificarán los cinco sistemas de grabación que utilizan las diferentes cámaras de videovigilancia, instaladas escalonadamente desde 2001, para poder guardar los vídeos en un único servidor -ahora se hace en tres- capaz de codificar todos los formatos.

Medida disuasoria

Las grabaciones permanecen almacenadas en soporte digital por un corto período de tiempo. Un mes si muestran el interior de edificios municipales, pero sólo siete días si contienen imágenes tomadas en la calle, indican fuentes policiales, que señalan que este margen tan breve requiere de una gran rapidez a la hora de gestionar los casos. «Pueden pasar varios días hasta que presentan denuncia y la cinta puede servir como prueba para adjuntar en el expediente, pero si se pasa ese tiempo se borra automáticamente», explican.

Las cámaras en lugares públicos constituyen una «medida disuasoria efectiva», ya que en más de una ocasión han permitido detectar altercados en la vía pública y detener a los infractores. «Hace unas semanas vimos por el monitor una pelea en la plaza de los Tres Concejos y nos trasladamos hacia allí para atajarla», remarcó Sánchez. En ese caso, la cámara no enfocaba la agresión, pero se veía a un numeroso grupo de personas mirando hacia un mismo punto. «Nadie nos llamó por teléfono», advirtió el experto en seguridad ciudadana, pero gracias a las imágenes, que encienden una alarma visual parpadeante de color rojo cuando detectan cualquier alteración de píxeles, pudieron enterarse del altercado y averiguar sus coordenadas.

Fuente: elcorreo.com