Archivo

Archive for 3 diciembre 2013

Detenido el dueño de un taller ilegal del Poble Sec con motos robadas

La Guardia Urbana de Barcelona ha informado este martes de la detención del propietario de un taller ilegal del Poble Sec por robo y falsedad documental. Los agentes comprobaron la semana pasada que el local no tenía los permisos correspondientes y que en su interior había 20 motos de pequeña cilindrada además de restos de otros vehículos desguazados y varios motores de motocicleta.

Una de las motos estaba reclamada por robo y el número de bastidor no se correspondía con el original de la matrícula. El vehículo fue robado en la calle de Sicília de Barcelona el pasado abril. Asimismo, uno de los motores que había en el taller correspondía a una moto Piaggio sustraida en Santa Cruz de Tenerife en el 2002.

La Guardia Urbana también detectó que el taller no había presentado ningún tipo de licencia ni autorización medioambiental, no tenía contratada ninguna empresa para la retirada y la gestión de los residuos, y tampoco había presentado la póliza del seguro obligatoria junto con otros incumplimientos administrativos.

El detenido, Cristian Jesús C., de 31 años y vecino de Barcelona, está acusado de un delito de robo de vehículo a motor y de falsedad documental. La Guardia Urbana hace gestiones con diferentes marcas para aclarar a qué bastidores corresponden el resto de motores que se han encontrado con el fin de determinar si han sido robados.

Fuente: elperiodico.com

Interior detecta malestar en los ‘mossos’ por la deriva separatista

El malestar entre los profesionales de la seguridad en Cataluña es enorme. Las interferencias políticas, constantes. Y la sensación de hartazgo ante la deriva soberanista del actual Ejecutivo autonómico está llegando al máximo nivel en sectores de los Mossos.

Por esta razón, la Policía quiere abrir una gatera, dejar entreabierta la puerta, para que los que no están a gusto con el uniforme autonómico puedan acceder con más facilidad que el común de los mortales a uniformarse como Policía Nacional.

Para ello, está ultimando un proyecto para poder incorporar a las Fuerzas de Seguridad del Estado a los «descontentos». Una posibilidad que estará abierta para todos los que forman parte de policías autonómicas y municipales, aunque a nadie se le escapa que el sector al que va más dirigido es al formado por los policías autonómicos de Cataluña.

Según explicaron fuentes policiales, sobre la mesa del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, está ya una propuesta para «el acceso de miembros de otras policías al Cuerpo Nacional de Policía».

Se trata de que agentes autonómicos y municipales puedan formar parte de las estructuras policiales regidas directamente por el Ejecutivo. Y, esencialmente, se trata de abrir la puerta para que los mossos que no estén a gusto con la nueva dinámica independentista y soberanista del Ejecutivo catalán puedan dejar ese uniforme, tengan una vía de escape y puedan vestir el uniforme de la seguridad del Estado.

En contra de la política actual

Y es que, como explicaron a EL MUNDO fuentes policiales, hay un potente sector de los Mossos que está en contra de la dinámica política actual y que rechaza de plano algunas aseveraciones que escuchan a sus mandos, referidas a que este cuerpo policial se convertiría en el ejército de Cataluña si se produjera una situación de independencia.

Estas fuentes explicaron que, tras la publicación en EL MUNDO de que el Ministerio del Interior financia el sueldo de todos y cada uno de los mossos, mandos de peso de este cuerpo autonómico estuvieron visitando diferentes unidades para tratar de convencer a sus integrantes de que su sueldo se lo paga la Generalitat y no el Ministerio del Interior. Estos mandos seguían consignas de la Consejería de Interior de Cataluña.

Pero en el colectivo cada vez es más relevante el sector que trata de desmarcarse de las consignas que nacen del Gobierno nacionalista. Este sector de los Mossos se siente cada vez más incómodo y lo está expresando en voz alta. «Pero, claro, muchos piensan que la alternativa sería el paro y optan por aguantar», indican fuentes directamente implicadas en este proyecto.

Por este motivo, desde el Ministerio del Interior se han alzado voces para pedir que se abran puertas en el sistema de seguridad nacional, para que estos agentes puedan dejar de estar bajo un mando político con afán independentista.

El proyecto

En el borrador del proyecto, que obra en poder de este periódico, se detallan los tres niveles que existen en la seguridad pública en España: el estatal, el autonómico y el local.

«La exigencia normativa de cooperación recíproca entre los diferentes operadores de seguridad del Estado, la participación en el mantenimiento de la seguridad pública de las policías de las CCAA y corporaciones locales y la propia evolución de la criminalidad llevan a plantearse la posibilidad de que los miembros de otras policías autonómicas y locales de naturaleza civil puedan incorporarse al Cuerpo Nacional de Policía [CNP] como único operador de seguridad de naturaleza civil y de ámbito nacional», apunta el proyecto.

Uno de los pilares de esta futura normativa es «la prioridad estratégica de colocar al CNP como estructura de referencia nacional en lo que a policías civiles se refiere».

Desde la Policía se apuntan dos vías para concretar esta posibilidad: una actuación normativa o una mera actuación administrativa. En el primer caso, sería un retoque de la Ley Orgánica 2/1986 y del Real Decreto 614/1995, «de manera que se permita el acceso de otras policías de naturaleza civil de ámbito local y autonómico al CNP por la vía del concurso oposición (a lo que habría que añadir la superación de los cursos selectivos correspondientes, integrados con el resto de concurrentes del propio CNP)».

La otra vía, la administrativa, trataría sobre la «movilidad entre administraciones públicas, con el fin de lograr un mejor aprovechamiento de los recursos humanos que garantice la eficacia del servicio que se preste a los ciudadanos». Citan en el borrador el «Convenio de Conferencia Sectorial», como un texto al que agarrarse para abrir esta puerta al trasvase de efectivos que se apunta.

Actualmente, la plantilla de los Mossos está integrada por más de 18.000 efectivos. Cada uno de ellos percibe 40.000 euros al año directamente del Ministerio del Interior. Los que ganan más de ese sueldo es en base a los complementos que aporta la comunidad autónoma.

Fuente: elmundo.es