¿Y los derechos de los policías?

Por Cristina Cifuentes
Actualizado: 23/03/2014 11:03 horas

Hay derecho a reunirse para expresar públicamente las protestas y reivindicaciones. A convocar manifestaciones de solidaridad o de repulsa. A organizar marchas, columnas y concentraciones de una punta a otra de España. A rechazar políticas, denunciar medidas, plantear alternativas. A ocupar pacífica y temporalmente el espacio público como foro para la crítica, siempre desde el absoluto respeto al resto de los ciudadanos y a cuantos elementos conforman la escena urbana.

No hay derecho a instrumentalizar manifestaciones pacíficas para convertirlas en escenarios de actos puramente vandálicos. A que la brutalidad de unos acabe pesando más y restando la legitimidad que puedan tener los argumentos de otros. A creer que las voces de los manifestantes en la calle pesan más que los millones de votos depositados en las urnas. A considerar que la razón de la fuerza es argumento suficiente para prevalecer sobre la fuerza de la razón. A justificar por sistema a los que ejercen la violencia y a cuestionar por norma a quienes hacen cumplir la ley. A arrasar literalmente una parte de la ciudad y a agredir, con especial saña, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que garantizan el ejercicio del derecho de manifestación y velan por que se desarrolle de forma pacífica. A lanzar piedras, adoquines, vallas metálicas, y todo tipo de objetos, a funcionarios de policía que desarrollan su trabajo con enorme profesionalidad y espíritu de servicio, y que en tantas ocasiones son capaces de dar su vida para salvar la de un ciudadano.

No, no hay derecho a que una manifestación que se pretendía pacífica concluya con 50 policías heridos, simplemente por estar ahí, garantizando un derecho constitucional. Y que no haya una condena unánime, sin ambages ni paliativos, a la brutalidad de los llamados radicales antisistema. Ni siquiera, hasta el momento, de las organizaciones internacionales que estos días se han desplazado a Madrid para supervisar que se respetaban los derechos de los manifestantes durante las marchas del 22M. ¿Y los derechos de los policías?

Por Cristina Cifuentes Delegada del Gobierno en Madrid

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: