Archivo

Archive for 20 abril 2014

La guardia urbana de Barcelona detiene a un hombre con 25.000 euros en objetos robados

El detenido llevaba 5.000 euros en dinero en efectivo

Más de 25.000 euros en objetos robados y 5.000 euros en dinero en efectivo. Ese es el alijo que ha encontrado la guardia urbana a un hombre en el barrio del Raval. Según ha explicado la policía a la reportera de ‘El programa de Ana Rosa’, al detenido se le imputa un delito de receptación, por el que alguien compra los objetos robados y los saca del país.

El desafortunado antecedente histórico de la Guardia Urbana de Barcelona

Fundada a finales de 1843, la Guardia Urbana de Barcelona es el primer cuerpo de policía municipal creado en España. Durante sus primeros años de vida, su funcionamiento no fue muy efectivo, lo que permitió que a partir de 1848 se produjesen unos lamentables incidentes que recoge el autor del blog “El robot pescador” .

A mediados del siglo XIX, Barcelona era una ciudad industrial, en la que las tensiones sociales entre las clases privilegiadas y los trabajadores eran constantes. En medio de ese entorno conflictivo, el Gobierno Civil de la ciudad decidió formar una brigada dentro de la recién creada guarida urbana con el pretexto de velar por el orden público.

Según relata el periodista y divulgador histórico Enric Calpena en su libro “Memorias de sangre”, para formar ese cuerpo, se reclutó a una treintena de delincuentes, al frente del que se encontraba Geroni Tarrés, un criminal muy conocido en los bajos fondos barceloneses. Como era de esperar, el grupo aprovechó los privilegios que les otorgaba su condición policial para co ntrolar todas las actividades delictivas de la ciudad , al más puro estilo mafioso.

Su poder llegó a ser tan grande que, aunque recibía el nombre de “Ronda de Vigilancia” , pronto fue conocido como la “Ronda d’en Tarrés” entre los habitantes de Barcelona. Entre tanto, el Gobierno Civil, de quien dependía directamente, hacía la vista gorda ante los desmanes de esta brigada.

La causa de esta permisividad se encuentra en que este grupo había sido creado con el único objetivo de controlar y eliminar a los revolucionarios que se enfrentaban a las clases dirigentes de la ciudad. Así, una de sus acciones más sonadas y que marcó el inicio de su decadencia fue el asesinato del periodista Francesc de Paula Coello.

De ideas cercanas a los obreros revolucionarios y con gran carisma, la figura de Coello era incómoda para las castas gobernantes de la ciudad, motivo por el que se ordenó al grupo de Tarrés que acabaran con su vida de forma discreta y sin levantar sospechas.

El plan era matarlo la noche de San Juan simulando una pelea de borrachos, con el fin de evitar el escándalo y esquivar el peligro de una posible revuelta popular. Sin embargo, los esbirros de Tarrés no actuaron con la discreción necesaria y la población de Barcelona averiguó que el asesinato de Coello había sido obra de esta brigada policial.

La indignación popular causada por este crimen, unida a la creada por los constantes abusos del grupo, fue creciendo con el paso de los meses. En 1854 culminó con una revuelta popular , en la que los miembros de la brigada que aún permanecían en la ciudad fueron asesinados en plena calle por la propia población, lo que supuso el fin de la desafortunada “Ronda de Vigilancia” de la Guardia Urbana de Barcelona.

fuente: ABC

Sección Canina De La Policía Municipal Cumple 30 Años

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) –

La Sección Canina de la Policía Municipal de Madrid cumple 30 años de servicio, en los que, en estrecha colaboración con los agentes municipales, han trabajado para descubrir estupefacientes y explosivos, y desempeñado labores de rescate y defensa.

Según ha informado el Consistorio madrileño en un comunicado, la unidad canina nació en el año 1983, cuando contaba con seis perros especializados en explosivos y estupefacientes, adiestrados conjuntamente con la Guardia Civil.

Desde aquella fecha estos perros ‘policía’ se han entrenado en otras especialidades como la búsqueda y el rescate de personas y en la actualidad ya son 24 perros, a cargo de 28 guías caninos que los adiestran en diferentes especialidades: 13 en estupefacientes, 7 en explosivos, 2 en rescate y otros 2 en defensa.

Una de las primeras intervenciones de estos agentes tan especiales se remonta a 1986. En el incendio de los Almacenes Arias, los perros detectaron el lugar donde se encontraban 10 bomberos que habían quedado atrapados. Del mismo modo, en el años 2001, gracias a ellos, se pudo rescatar a una mujer con vida del derrumbe de un edificio.

Del mismo modo, han participado en operativos relacionados con el tráfico o tenencia de estupefacientes, pues son imprescindibles en la labor que diariamente desarrollan los patrullas de Policía Municipal, localizando sustancias ocultas en vehículos y otras localizaciones y logrando en algunos casos las detección e interceptación de armas.

Los aspirantes a perros ‘policía’ llegan gracias a la colaboración con centros o entidades de protección animal, intentando recuperar animales que han sido abandonados o maltratados y que puedan ser válidos para el trabajo policial. En algunos casos llegan también de donaciones de particulares.
5.783 ACTUACIONES

En colaboración con el Centro de Protección Animal de Madrid (CPA) se produjo la incorporación de ‘Portos’, un ejemplar de pastor alemán que fue retirado a su dueño por maltrato y que actualmente esta en proceso de formación para especializarse en la búsqueda de explosivos,

Por su parte, ‘Puky, un cocker donado por un particular ante la imposibilidad de cuidarle por su carácter, hoy es experto en estupefacientes y cuenta en su expediente con la localización de un alijo de 9 kilogramos de cocaína en el registro de un vehículo.

En 2013, la Sección Canina realizó 5.783 actuaciones. De ellas, 4.334 están relacionadas con servicios de seguridad y prevención en lugares públicos y edificios; 478 registros por explosivos; 148 por estupefacientes, y nueve colaboraciones en captura de perros peligrosos, además de exhibiciones y otras labores propias de la unidad.