Archivo

Archive for 30 junio 2014

Delito contra la salud pública por tráfico de drogas

La Policía Local de Málaga detiene a un individuo tras incautarle más de 13’5 kilos de marihuana con un valor de mercado superior a los 30.000 euros

Los policías locales iniciaron la investigación a raíz del fuerte olor a marihuana que emanaba de un inmueble, en el que terminaron interviniendo varias bolsas con cogollos de la sustancia, así como una balanza de precisión

Efectivos pertenecientes al Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga, en colaboración con agentes del Grupo de Protección de la Naturaleza (GRUPRONA) del propio cuerpo policial, han llevado a cabo una investigación que ha culminado con la detención de un individuo, natural y vecino de Málaga y de 64 años de edad, como presunto autor de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas.

Más de 13 kilos y medio de marihuana

Los hechos tuvieron lugar sobre las 17:30 horas del jueves 29 de mayo en una vivienda sita en camino de la Sierra, cuando agentes del GRUPRONA de la Policía Local de Málaga alertados por el fuerte olor a marihuana que emanaba del interior de una vivienda pusieron los hechos en conocimiento de sus compañeros del GIP del mismo cuerpo policial.

Tras las investigaciones pertinentes, los policías locales localizaron y contactaron con la propiedad de la vivienda, tras lo que accedieron al interior de la misma, donde descubrieron un total de cinco bolsas de plástico, tres de ellas en el garaje y las otras dos en una habitación, conteniendo todas ellas al parecer, cogollos de marihuana, sumando un peso total de 13,590 kilogramos, lo que equivale a un valor de mercado superior a los 30.000 euros.

Asimismo, policías locales del GIP intervinieron una balanza de precisión que localizaron en el lugar.

Detenido y puesto a disposición judicial

Ante los hechos, el individuo fue detenido y trasladado a dependencias policiales, para, posteriormente, ser puesto a disposición judicial.

Propina cinco puñaladas al hombre con el que convive, y este, a su vez, acomete con un cuchillo contra los agentes

La Policía Local de Málaga detiene a un individuo por intento de homicidio y a la víctima por malos tratos y atentado a agentes de la autoridad

Al parecer los detenidos vivían juntos, manteniendo una discusión en la que uno de ello agredió físicamente al otro, y este respondió apuñalándolo con un cuchillo de cocina en pecho y abdomen hasta en cinco ocasiones

Además, cuando los policías locales llevaban a cabo la detención del agresor con arma blanca, el apuñalado se dirigió hacia ellos esgrimiendo otro cuchillo, logrando los agentes desarmarlo y procediendo igualmente a su detención

Agentes pertenecientes a la Jefatura de Policía de Barrio Distrito Centro de la Policía Local de Málaga han llevado a cabo la detención de dos hombres, ambos naturales y vecinos de Málaga y de 59 y 49 años de edad respectivamente, el primero por intento de homicidio, y el segundo por malos tratos y atentar, cuchillo en mano, contra los agentes de la autoridad que llevaron a cabo la intervención.

Cinco puñaladas en pecho y abdomen

Los hechos tuvieron lugar sobre las 21:20 horas de la tarde-noche del martes 24 de junio en el inmueble en el que ambos convivían, cuando, al parecer, se originó una discusión entre ambos en la que, presuntamente, el hombre de menor edad agredió físicamente al otro, respondiendo este cogiendo un cuchillo de cocina con hoja de sierra y apuñalándolo hasta en cinco ocasiones en pecho y abdomen.

Los policías locales intervienen el cuchillo utilizado

Fue precisamente uno de los implicados el que llamó a la Sala 092 de la Policía Local de Málaga para requerir una patrulla, que se personó en el lugar instantes después, localizando en el rellano de la planta al presunto agresor con arma blanca, comprobando que tenía manchas de sangre en su ropa y aún mantenía el cuchillo de cocina en la mano, igualmente cubierto de sangre.

Los policías locales instaron al individuo a que tirase el cuchillo, a lo cual accedió, entrevistándose con el mismo, el cual reconoció haberlo utilizado para repeler una agresión de su pareja.

En esos instantes salió del domicilio la otra parte, que estaba sangrando abundantemente por el torso, corroborando la versión anterior y manifestando que había sido apuñalado hasta en cinco ocasiones.

Intervienen un segundo cuchillo con el que intentan agredirlos

Ante los hechos, los policías locales procedieron a la detención del individuo agresor, momento en el que, el apuñalado entró al domicilio y cogió otro cuchillo con el que se dirigió hacia los agentes con la intención de acometer contra los mismos, logrando estos evitar la agresión y deteniendo igualmente a este segundo implicado.

Intervenido quirúrgicamente por lesiones de gravedad

Previamente, se había dado aviso a servicios sanitarios para que se atendiera al herido de arma blanca, siendo trasladado en ambulancia, en calidad de detenido, al Hospital Civil, donde los policías locales fueron informados de que las lesiones que presentaba eran de gravedad, ya que, presuntamente, alguna de las cuchilladas podría haberle afectado órganos vitales como el hígado, si bien, al no ser muy profundas, no hicieron temer por su vida en primera instancia.

Pese a ello, el herido fue derivado al Hospital Carlos Haya para ser intervenido quirúrgicamente, quedando custodiado por policías locales.

Asimismo, el presunto agresor con arma blanca fue igualmente trasladado a un centro hospitalario, tras lo que se le llevó a dependencias policiales, para, posteriormente, ser puesto a disposición judicial.

La ‘droga caníbal’ aparece en Ibiza

Nadie advirtió de que el Apocalipsis zombi llegaría de fiesta y en dosis de metiendioxipirovalerona (MDPV). Tampoco que el primer ‘muerto viviente’ sería inglés, ni que policías locales y enfermeras de la paradisíaca isla de Ibiza se llevarían las primeras dentelladas.

La Unidad Antidroga de la Guardia Civil de Ibiza busca estos días la partida de una sustancia similar a la cocaína, que puede ser fumada como marihuana sintética, esnifada o inyectada, y que produce paranoia extrema, psicosis, reacciones violentas, instintos suicidas y también mordiscos.

El MDPV, que llegó a comercializarse en España de forma legal como “sales de baño”, es ahora mismo el principal sospechoso. Se trata de la misma sustancia que habría fumado Ruby Eugene, el ‘Aníbal Lecter’ de Miami antes de devorar en 2012 el 75% de la cara de un mendigo. La Policía le pilló en plena acción y le disparó en una pierna, pero al no reaccionar acabó matándolo.

El máximo responsable de la Unidad Antidroga en la isla de Ibiza, el sargento Alberto Arean, anunció en Radio Ibiza la presencia de una sustancia que ha provocado “durante tres o cuatro días” un brote de extrema violencia “en pacientes atendidos por consumo de sustancias estupefacientes” en el centro de Salud de la localidad de San Antonio.

Arean denominó a la sustancia ‘Caníbal’, un alias que no coincide con ninguno de los que se le atribuyen al MDPV, y confía en que la partida “haya sido pequeña y se haya consumido en su totalidad”. Señala que se trataría de una sustancia, como muchas otras que “llegan a Ibiza y se prueban, para luego iniciar su comercialización” en los principales centros de ocio nocturno de todo el mundo.

La enfermera del centro de Salud de San Antonio, Matilde Fernández, relató a Diario de Ibiza cómo fueron algunos de los casos producidos durante el brote: “Uno de los pacientes era tremendamente agresivo y se encontraba esposado. Varios agentes de Policía intentaban aguantarlo en la camilla hasta que acabó en el suelo, y entonces mordió a un agente en la mano, aunque por fortuna llevaba los guantes puestos y solo le provocó un hematoma. Tuvieron que pedir refuerzos por radio. Al final había ocho agentes”.

No fue el único. Esa misma noche llegaron otros dos que no dudaron en liarse a manotazos con todo el que encontraban a su paso. Uno de hecho sangraba por una brecha en su frente. “Iba a curarle pero estaba tan agresivo que al final se marchó con la herida abierta“, señala la enfermera.

Lejos de extrañarse, los sanitarios de este centro médico parecen haberse acostumbrado a convivir con estos brotes. “Cada noche ingresan seis o siete turistas atacados con botellas y vasos rotos por jóvenes británicos que agreden a turistas de otras nacionalidades”, añade Fernández.

Delegadas sindicales de enfermería de Comisiones Obreras ya han mantenidos dos reuniones con la alcaldesa de San Antonio, Pepita Gutiérrez, del Partido Popular, para pedirle medidas urgentes contra los pacientes agresivos que están saturando el centro y poniendo en peligro la integridad de los sanitarios.

El año pasado guardas de seguridad protegieron a los profesionales del centro desde principios de julio hasta mediados de septiembre, pero ahora los profesionales reclaman que se alargue este periodo tras las múltiples agresiones sufridas en el mes de junio.

Los efectos de cinco miligramos de MDPV pueden durar hasta una semana. El consumidor se siente fuera de su cuerpo, e incluso que todas las personas que le rodean pretenden atacarle.

La paranoia también hace que el cuerpo no responda a dolores tan extremos como cualquier fractura de las extremidades de su cuerpo.

El Hospital de Can Misses de Ibiza niega haber ingresado a algún paciente que afirmara haber consumido alguna sustancia denominada ‘Caníbal’ entre los múltiples ingresos que se producen a diario por víctimas de las drogas de diseño.

Fuentes hospitalarias confirmaron sin embargo algunos casos de violencia extrema, desorientación y también mordiscos en este inicio de temporada. “Tuvimos un paciente al que tardaron cuatro días en ir a buscar sus amigos porque ni siquiera recordaba cómo se llamaba“, explica uno de estos profesionales. Muchos pacientes llegan a permanecer varios días con una pulsera de identificación con la marca “intoxicación por drogas”, y el punto de la isla en el que fueron recogidos por una ambulancia.

La empresa privada Emergency Staff, que atiende a buena parte de los intoxicados por alcohol y drogas que se producen en la isla, con la labor que realizan tanto en eventos privados como en la conflictiva zona del West End de San Antonio, rechaza que las drogas sean causa de la violencia o el canibalismo.

“No hay sustancias que hagan que te vuelvas un caníbal y te comas a la gente, quizás la persona tenga una predisposición al canibalismo. Una persona que no es agresiva raramente se volverá agresiva con el consumo de drogas, pero alguien que sea muy suspicaz y receloso, con el consumo de drogas potenciará esta actitud que ya tenía”, aseguran los responsables de esta empresa.

Respecto a la posible presencia de una nueva y peligrosa sustancia, desde Emergency Staff recuerdan que “cada año se habla de que hay pastillas adulteradas con matarratas o heroína y en los análisis no resulta ninguna sustancia de estas, lo único que aparece es MDMA (éxtasis), incluso estamos observando que las dosis por comprimidos se están estabilizando entorno los 100 miligramos de MDMA, esto no sucedía en años anteriores a 2010, en los que observábamos comprimidos muy dispares en su cantidad”, lo que suponía un grave riesgo para los consumidores, incapaces de calibrar lo que es capaz de soportar su organismo.

Fuente: elmundo.es

Desmantelada un red de tráfico de vehículos robados en la que colaboraba un policía municipal de Madrid

MADRID. La Policía Nacional han detenido a 15 personas que formaban parte de una red de tráfico de vehículos robados. Además ha esclarecido la sustracción de más de 170 coches y motos que habían sido sustraídos. El líder de la organización, de nacionalidad húngara y presuntamente contaba con la colaboración de un agente de la Policía Municipal de Madrid.

Para sustraer los coches utilizaban sofisticados medios electrónicos o bien se apropiaban de aquellos que arrendaban con documentación falsificada de personas físicas y jurídicas. Además, contaban con naves en diferentes localidades madrileñas donde manipulaban los elementos identificativos de los coches y falsificaban la documentación y las placas de matrícula. El grupo organizado trasladaba y vendía los turismos clonados a Hungría o bien únicamente enviaban al extranjero la documentación falsa para registrarlos allí y después poder matricularlos en España como vehículos importados.

La investigación se inició en agosto de 2013, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización que se dedicaba al tráfico ilícito de vehículos. En las primeras pesquisas los investigadores averiguaron que el grupo operaba desde Madrid y Murcia y estaba liderado por un individuo de nacionalidad húngara. Poco después, los agentes descubrieron que utilizaban dos vías para apoderarse de los coches, en ocasiones los sustraían directamente con herramientas sofisticadas y en otras arrendaban turismos a nombre de personas físicas o jurídicas y con documentación falsificada.

Continuando con las investigaciones los policías localizaron diferentes naves industriales en varias localidades madrileñas -Fuente el Saz del Jarama, Fuenlabrada, Mejorada del Campo y Coslada- donde los miembros de la banda almacenaban los vehículos robados. Estos lugares estaban destinados a la manipulación de los elementos identificativos de los vehículos y a la falsificación de las placas de matrícula y documentación para facilitar su salida al mercado. Una vez dotados de su nueva identidad eran transportados a Hungría, donde se sacaban al mercado. A veces únicamente enviaban a este país la documentación falsificada del vehículo “clonado” para registrar el coche y matricularlo en España como si fuese un turismo importado. Una vez manipulado, el turismo robado era comercializado en nuestro país o exportado al extranjero.

La organización contaba con especialistas tanto en España como en Hungría, coordinados y con las tareas diferenciadas en varios niveles: sustracción de los vehículos, falsificación de los mismos y de su documentación, traslado, etc. También contaban, presuntamente, con los servicios de un policía municipal de Madrid, que facilitaba datos sobre coches de interés y ayudaba a delatar la presencia de vehículos policiales camuflados usados precisamente en la investigación del caso.

Finalmente y ante las sospechas de que el principal investigado iba a abandonar el país, los agentes procedieron a la explotación operativa de la investigación. Para ello se han llevado a cabo doce registros en Madrid y uno en Murcia donde se han incautado 24 vehículos en su mayoría de alta gama, entre ellos dos motocicletas de gran cilindrada. Asimismo se han intervenido 5.000 euros en efectivo, teléfonos móviles, material informático y abundante documentación que relaciona a los detenidos con los hechos que se le imputan y gran cantidad de útiles para la manipulación de los elementos identificativos de vehículos y la falsificación de documentos.

En total han sido arrestadas 15 personas como presuntos responsables de delitos de pertenencia a organización criminal, robo, estafa, falsificación, receptación y revelación de secretos. Los arrestos se han producido en las localidades madrileñas de Fuenlabrada (4), Griñón (3), Madrid capital (3), Arganda del Rey (2), Velilla de San Antonio, Coslada y también en la localidad de Mazarrón (Murcia).

La operación ha sido desarrollada de forma conjunta por agentes del Grupo de Tráfico de vehículos de la Brigada Central de Crimen Organizado de la UDYCO Central y el Grupo II de Crimen Organizado de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante. Además también se ha contado con la colaboración de la Policía Nacional de Hungría y la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Municipal de Madrid.

El policía se pone a tiro

Cinco de la madrugada. Noche cerrada de agosto en La Línea de la Concepción (Cádiz). El bochorno asfixiante es difícil de combatir pese a la brisa marina. De repente, un Volkswagen Golf atraviesa la calle como una bala. Es un vehículo nuevo, huele a traficante y no pasa desapercibido para una pareja de policías locales. Ernesto Pérez Vera, un experimentado agente, no duda en interceptar el coche: “Buenas noches, ¿me da la documentación?”. El conductor abre la puerta. Parece que el motor está parado, pero el vehículo comienza a circular marcha atrás a gran velocidad durante 60 interminables metros. Sus piernas quedan atrapadas bajo la puerta, sus manos se aferran al marco con todas sus fuerzas. Ni siquiera se suelta cuando el coche frena y de nuevo recorre otros 100 metros, esta vez en dirección contraria. No recuerda cómo, pero logró disparar dos tiros al aire primero y otros dos a las piernas del conductor, que dejó entonces de estamparle contra los coches aparcados —hasta ocho vehículos—. Se soltó y perdió el conocimiento.

Tardó un año en recuperarse. Sin ser el mismo, aguantó seis más en la Policía. Pero el pasado agosto, con cuatro operaciones, ocho tornillos en piernas y espalda… tuvo que jubilarse con tan solo 43 años: “De pie tengo poco recorrido”, comenta jocoso. Está casado y es padre. Ha dejado de participar en carreras. Ha abandonado la natación. Pero no ha perdido su afición por practicar tiro. Tal vez porque está en deuda con su arma.

Hijo y nieto de policías, lo suyo era vocación. Ingresó en 1987 como militar, más tarde se dedicó a la protección de personalidades y en 2000, ingresó en la Policía Local de La Línea, donde llegó a liderar el Grupo Especial de Seguridad Ciudadana. Estaba altamente preparado para los enfrentamientos armados, pero aquella noche su instrucción “no sirvió de nada”, reconoce.

Tras aquella experiencia comienza a publicar artículos sobre técnicas de entrenamiento, armas, balística… y crea un blog. A través de las redes conoce a Fernando Pérez Pacho, experimentado psicólogo clínico mallorquín, con 20 años de experiencia en formación policial. La primera vez que se encuentran deciden hacer un libro con historias tan reales como dolorosas. Tras dos años de entrevistas a otros 26 agentes que lucharon en la calle por salvar la vida nace En la línea de fuego: La realidad de los enfrentamientos armados (Anaya).

“Algunos mataron a sus agresores, otros los hirieron, otros ni se defendieron. Son enfrentamientos con armas de fuego, machetes de caza, destornilladores o grandes cuchillos de cocina”, comenta Pérez Vera. Todos reconocen que no estaban preparados ante el elemento sorpresa: “Uno se olvidó de cargar la pistola cuando oyó los disparos del criminal al que se enfrentaba. Otro montó el arma cinco veces antes de efectuar el primer tiro. Otro realizó 28, cambiando incluso de cargador, y a cinco metros de distancia no hirió a nadie”.

Paralizado, por ejemplo, se quedó el agente que acudió al domicilio de una familia víctima de malos tratos. No contaba con que en el pasillo le iba a esperar el presunto agresor armado con un cuchillo de grandes dimensiones en cada mano. Se le echó encima y, en vez de sacar el arma, intentó frenarlo sujetándole los filos. Los guantes anticorte evitaron graves heridas, pero aun así le dañó los tendones. Cuando logró sacar el arma, el único tiro fue al aire y perdió la pistola hasta que su compañero le ayudó a reducir al atacante.

Acudió a la llamada de un atraco. El recibimiento: 30 tiros antes de salir del coche

Gabriel no es su nombre real. Este policía se enfrentó a una peligrosa banda organizada que juró vengarse de él y prefiere tomar precauciones. Con poco más de un año de experiencia acudió a la llamada de un atraco. El recibimiento: 30 tiros antes de salir del coche. Las balas volaban por todas partes como si de una guerra se tratara. “En esos momentos yo me daba por muerto. Vi que de allí no iba a salir y pensé: ‘Ya está, aquí caigo”. Recibió un tiro, una bala que le hubiera matado de no haber llevado el chaleco bajo la camisa, como era su costumbre, pese a los comentarios jocosos de los compañeros. No se avergüenza de confesar que pasó miedo: “Quien diga lo contrario ante una situación así miente; además, el miedo ayuda a reaccionar”. Tras superar “ese momento en el que sólo piensas en sobrevivir y cerciorarte de que todavía estaba vivo, me dije: ‘¡Venga!, hay que tirar palante”. Consiguió salir del coche, parapetarse y usar su arma. Únicamente disparó seis cartuchos, pero logró abatir a uno de los criminales. Todo el tiroteo duró menos de dos minutos a pesar de que Gabriel hubiera jurado que fue más de media hora. No tiene remordimientos por haber provocado una muerte: “Era necesario, tres viandantes fueron heridos en la refriega y, si no les hubiéramos parado, podría haber muerto medio centenar. Eran muy violentos, estaban muy preparados con munición militar”. Gabriel nunca había disparado la pistola que llevaba.

¿Por qué hasta los miembros especializados en asalto fallan o tardan más de lo esperado en reaccionar? Fernando Pérez Pacho es tajante: “Todos los entrevistados reconocieron que dispararon como pudieron. Todos tenían dudas, pensaban que era una situación irreal y que la preparación que tenían no era la adecuada”.

En los momentos de peligro, el ritmo cardiaco puede subir de 70 pulsaciones por minuto a 220 en apenas medio segundo. La adrenalina se dispara y el pensamiento común es el de sálvese quien pueda. Pero el policía ha de enfrentarse al peligro, ha de luchar contra la naturaleza que nos prepara para huir. Y, sobre todo, ha de luchar contra los cambios que sufre el cuerpo. Al llegar a las 115 pulsaciones por minuto se pierden “las habilidades motoras finas”, la coordinación ojos-manos, que se traduce en dificultad para realizar tareas múltiples como llamar por radio a la vez que se saca el arma. A las 145 pulsaciones se pierden las habilidades motoras complejas: ya no se puede marcar un teléfono o recordar un número, se tienen dificultades para enfocar y se pierde audición. Con 175, las pupilas se dilatan y se produce el “efecto túnel”, sólo se ve lo que está delante, “y si hay un agresor en tu lateral no lo detectas porque tu campo visual se reduce hasta un 70%”, añade Pérez Pacho. Al superar las 185 se llegan a realizar comportamientos irracionales, acciones inefectivas “como salir de detrás de un coche y perder protección o quedarse paralizado”.

Marcos, por ejemplo, reconoce que, al verse amenazado por un esquizofrénico armado con un cuchillo, no se le pasó por la cabeza sacar su arma. “Tan sólo cuando vi que lo hacía mi compañero lo imité”. “En la academia, por ejemplo, nos dijeron que no lleváramos el arma cargada en la recámara porque en el momento de usarla, el simple hecho de realizar esa acción disuade al agresor. Pero monté el cartucho y no se asustó. Si ni yo lo oí”.

“Lo peor no es la agresión en sí, aunque te parezca mentira”, relata el expolicía. “Sufrí más con la incomprensión de los compañeros, con esos comentarios de que me lo había buscado parando a un tipo así, yendo por esa barriada. Eso ha sido duro”.

Fuente: elpais.com

Buscado en Málaga y Madrid por cinco hechos delictivos

La Policía Local de Málaga detiene a un individuo al que le constaban cinco ordenes de búsqueda y captura por robos

Los policías locales sorprendieron al individuo realizando botellón, junto a otros, en una plaza pública, comprobando que le constaban cuatro reclamaciones judiciales de Málaga y una de Madrid, algunas de ellas con ingreso en prisión

Por otro lado, otro individuo fue detenido con anterioridad tras ser identificado por policías locales que comprobaron que tenía vigente una orden de búsqueda e ingreso en prisión por apropiación indebida

Efectivos pertenecientes a la Jefatura de Policía de Barrio Distrito Carretera de Cádiz de la Policía Local de Málaga han detenido a un individuo, natural de Madrid y vecino de Málaga de 27 años de edad, tras identificarlo y comprobar que tenía vigentes cinco ordenes judiciales de búsqueda y detención, conllevando dos de ellas, además, el ingreso en prisión, siendo los motivos por robo con fuerza o robo con violencia e intimidación.

Además, hacer constar que todas las reclamaciones judiciales tienen fecha de entrada en vigor entre abril y mayo del presenta año 2014.

Sorprendido haciendo botellón

Los hechos tuvieron lugar sobre las 01:00 horas de la madrugada del viernes al sábado 19 de junio en plena vía pública, concretamente, en plaza Salvador Ponce, donde, agentes de una dotación de la Policía Local de Málaga que se encontraba patrullando por la zona observaron como un grupo de varias personas se encontraban consumiendo bebidas alcohólicas, por lo que procedieron a identificarlos para levantarles las correspondientes actas de denuncia por infracción a la Ordenanza Municipal de Convivencia.

Búsqueda, detención e ingreso en prisión

A raíz de la identificación del individuo, los policías locales comprobaron que le constaban cinco reclamaciones judiciales en vigor, siendo cuatro de ellas provinentes de Juzgados de Málaga, todas ellas por robo con fuerza en las cosas y robo con violencia e intimidación, y la quinta de la Audiencia Provincial de Madrid.

Detenido y puesto a disposición judicial

Ante los hechos, los policías locales procedieron a la detención del individuo y a su traslado a dependencias policiales, siendo, posteriormente, puesto a disposición judicial.

Buscado por apropiación indebida

Por otro lado, el pasado miércoles 11 de junio, agentes de la Jefatura de Policía de Barrio Distrito Norte de la Policía Local de Málaga detuvieron a un individuo natural y vecino de Málaga de 54 años de edad tras identificarlo y comprobar que tenía vigentes una orden de detención e ingreso en prisión, siendo la causa por apropiación indebida. Igualmente, el detenido fue trasladado a dependencias policiales y puesto a disposición judicial.

El Gobierno aprobará su ley de seguridad en pleno julio para aplicarla antes de 2015

El Ministerio del Interior enfila los últimos trámites para enviar al Congreso la nueva Ley para la Protección de la Seguridad Ciudadana, uno de los proyectos a los que ha dedicado más esfuerzos y, también, uno de los que más oposición ha encontrado en las calles. El Consejo de Estado emitirá este mismo viernes su informe sobre el anteproyecto. Según fuentes cercanas al órgano consultivo, realizará objeciones a partes sustanciales del articulado.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ya ha dado orden de que se acepten automáticamente todas sus recomendaciones para garantizar la plena constitucionalidad del texto y tratar de rebajar la controversia que ha generado el anteproyecto desde que se presentó oficialmente el pasado mes de noviembre. El siguiente paso será su aprobación en Consejo de Ministros. Fuentes de Interior aseguran que será ratificado por el Gobierno en el mes de julio para que la norma entre en la Cámara Baja aprovechando el paréntesis veraniego. El Ejecutivo se ha fijado como objetivo que su Ley de Seguridad Ciudadana entre vigor antes de que termine el año.

Interior estaba obligado a remitir el anteproyecto al Consejo de Estado, aunque las consideraciones de esta institución no tengan carácter vinculante. Con todo, Fernández Díaz ha decidido asumirlas, al igual que ya ha hecho con las planteadas por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Consejo Fiscal, los otros tres organismos por los que ha pasado el texto con anterioridad.

Dudas sobre la constitucionalidad de artículos

Las tres instituciones realizaron importantes matizaciones a puntos esenciales de la ley. Entre otras cuestiones, acotaron el nuevo fichero de infracciones administrativas que introduce el anteproyecto, censuraron las limitaciones al derecho de manifestación y consideraron inconstitucional la extensión del registro en viviendas y de los controles en vía pública que recogía en un primer momento la norma.

Interior ya ha incorporado todas esas sugerencias y hará lo mismo con las que plantee el Consejo de Estado. El departamento de Fernández Díaz le envió el texto ley el pasado 26 de mayo y este viernes, sólo un mes después, el órgano consultivo aprobará el informe que ha elaborado su Sección Tercera, la división competente para los asuntos del Ministerio del Interior, encabezada por el padre de la Carta Magna Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón. La versión del anteproyecto que ha revisado ya incluye las recomendaciones que formularon las otras tres instituciones. Además, Interior remitió el texto acompañado de sus respectivos informes. Pero las fuentes preguntadas señalan que esos avales no serán suficientes para impedir que la ley coseche nuevas críticas.

Aprovechar la tranquilidad de julio

Pese a ello, Interior seguirá adelante con su calendario. Tras introducir los cambios recomendados por el Consejo de Estado, llevará la norma al Consejo de Ministros. Según ha podido saber El Confidencial, el Gobierno quiere aprobar la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, que sustituirá a la que está en vigor desde 1992, durante este mes de julio, iniciando inmediatamente su tramitación parlamentaria.

Para ello, el Ejecutivo habilitará sesiones extraordinarias en la Cámara Baja. Moncloa ha medido los tiempos para aprobar la norma en pleno verano y amortiguar así el rechazo que ha recibido la ley hasta ahora. También espera que las numerosas modificaciones que ha asumido con respecto al borrador inicial rebajen la oposición que ya han anunciado el resto de grupos parlamentarios. Esa otra partida comenzará en el mes de septiembre. Interior pretende que su Ley de Seguridad Ciudadana esté publicada en el BOE este mismo año, para evitar que su tramitación se cuele en la campaña de las elecciones municipales y autonómicas de 2015.

Fuente: elconfidencial.com

Categorías:*NOTICIAS/ACTUALIDAD POLICIAL* Etiquetas: