Archivo

Archive for 3 julio 2014

Principales riesgos del trabajo de policía en España

El trabajo de policía implica estar sometido a una gran presión, estas condiciones laborales pueden afectar gravemente a su salud, física y psicológicamente.

El trabajo de policía conlleva una serie de riesgos físicos y psicológicos específicos. Además de estar expuesto a los riesgos del trabajo diario como cualquier otro trabajador, debe soportar una tasa de peligrosidad especial por el desempeño de su trabajo, normalmente relacionado con armas de fuego o situaciones al límite.

Riesgos para la salud física

El trabajo de policía cuenta con una elevada tasa de accidentalidad laboral, debido principalmente a accidentes de tráfico e incidentes con armas. El hecho de pasar muchas horas en la carretera implica un mayor riesgo de accidentes tráfico. La tasa de mortalidad laboral en este tipo de accidentes en los cuerpos de policía duplica a la de cualquier otro gremio de transporte de mercancías o personas.

El hecho de ir armados y de enfrentarse a situaciones violentas y peligrosas es otro de los riesgos del trabajo de policía. Pese a las medidas de seguridad y protección de sus uniformes, la tasa de peligrosidad de los agentes de calle es de las más altas en España. Anualmente se invierten fondos públicos para investigar mejoras técnicas y tácticas para repeler ataques armados.

Los policías están expuestos también a productos químicos, tóxicos o incendios, por lo que el trabajo de policía supone en muchos casos un posible riesgo de infección o intoxicación. La policía es la primera en llegar a los accidentes o incendios, por lo que no está protegida del todo ante los posibles riesgos que puedan surgir.

Riesgos psicológicos

El trabajo de policía puede provocar diversas patologías psicológicas como el trastorno por estrés postraumático, ansiedad o depresión. Pese a que los candidatos a policía deben superar unas duras oposiones y prepararse para lo que el trabajo de agente de seguridad del Estado supone, las condiciones laborales, a menudo precarias, pueden provocar pérdida del apetito o alteraciones en el sueño. El deterioro de algunas instalaciones y la precariedad de sus sueldos son causantes de gran parte problemas psicológicos entre los agentes.

La cantidad de horas trabajadas, la distribución de los turnos y los horarios nocturnos propios del trabajo de policía causan graves trastornos psicológicos entre los agentes. Muchos tienen alteraciones del sueño y están diagnosticados por ansiedad, estrés o depresión por los cambios de los turnos que impiden que una persona organice su vida y su rutina diaria de forma normal.

Todos estos problemas psicológicos pueden derivar en problemas con el alcohol o las drogas. La tasa de suicidio en el cuerpo de policía es de los más elevados de España. Desde que se promulgó la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en el 2002, se han suicidado 497 agentes, el doble de la tasa media de la población total. El modelo organizativo, la precariedad laboral, la jerarquía del cuerpo y la tensión a la que están expuestos diariamente generan problemas psicológicos graves, incluso mortales.

Los malagueños se quejan de la escasa presencia dela Policía Local en las calles

Más vigilancia en los espacios públicos para luchar contra el botellón, la venta o consumo de drogas y los daños en el mobiliario urbano. Este es la principal demanda de los malagueños a la Policía Local. Al menos, esto es lo que se desprende del estudio realizado por el Observatorio de la Seguridad Local del Ayuntamiento de Málaga. El trabajo, que fue presentado ayer por el concejal de Seguridad, Julio Andrade, ha tenido como objetivo conocer la percepción que tienen los vecinos sobre la labor que realiza la Policía Local.

El estudio, que ha consistido en la realización de 956 encuestas en todos los distritos del municipio entre los meses de junio y diciembre de 2013, refleja como principal queja de los vecinos sobre el servicio la «insuficiente presencia de la Policía Local en las calles», algo en lo que coinciden los ciudadanos de todos los distritos de la capital. El Ayuntamiento de Málaga cuenta con una plantilla de 1.057 agentes para atender una población que supera los 575.000 habitantes.

DATOS

EstudioHa sido realizado por el Observatorio de la Seguridad Local del Ayuntamiento de Málaga, que depende del área de Seguridad.

Encuestas. 956, entre junio y diciembre de 2013, en los once distritos de la capital.

Objetivo.Conocer la percepción que tienen los malagueños sobre la seguridad ciudadana y la Policía Local.

Según la encuesta, los malagueños consideran más frecuente en sus distritos los destrozos en el mobiliario urbano. En el Centro y Bailén-Miraflores, los vecinos destacan los hurtos, y los de Málaga-Este los robos en domicilios y comercios, mientras que en Cruz de Humilladero, destacan los estacionamientos en doble fila, y en Teatinos-Universidad las riñas y los escándalos callejeros.

La percepción de los vecinos difiere no obstante de los servicios más solicitados en la sala del 092. La mayoría de las llamadas realizadas a la Policía Local durante 2012 fueron por ruidos en casi todos los distritos, salvo en Churriana, donde destacaron las intervenciones por anomalías en la vía pública, y Campanillas, donde destacaron los servicios por accidentes de tráfico con daños materiales.

El trabajo realizado por el Observatorio de la Seguridad Local, que dirige José Berruezo, que es además el autor del estudio, deja clara otra cosa no menos curiosa. Y es que la mayoría de los encuestados consideran como menos prioritario que la Policía Local realice labores de protección de las autoridades municipales.

El estudio desvela asimismo que el 76,2 por ciento de los ciudadanos de la capital aprueba la actuación general de la Policía Local y que el 79,10 por ciento de los encuestados aprueban la seguridad en la ciudad. Por distritos, el que se siente más seguro es el del Centro, con un 81,10%. En cambio no alcanzan el aprobado Palma-Palmilla, donde sólo un 17,01% se siente seguro, y Carretera de Cádiz, con un 44,12%. En lo que se refiere a la seguridad de la ciudad, todos los distritos aprueban, incluso Palma-Palmilla al considerar un 74,62% de los encuestados que Málaga es una ciudad segura.

En cuanto al sentimiento de seguridad que experimentan los habitantes durante el día, el porcentaje se sitúa en un 82,06%, cifra que cae a un 37,7% en horas nocturnas.

Andrade destacó del estudio que para los vecinos el principal motivo de aprobado a la Policía Local es el trato correcto a los ciudadanos, seguido de la eficacia y la confianza. El concejal se mostró satisfecho con los resultados del informe al entender que en términos generales da «bien y notable» a la Policía Local, «aunque nosotros aspiramos a sobresaliente».

Fuente: diariosur.es