Inicio > *ACTUALIDAD/POLICIAS LOCALES*, POLICIA LOCAL ANDALUCIA > Denuncian la excesiva presión de la Policía Local en los mercadillos

Denuncian la excesiva presión de la Policía Local en los mercadillos

La asociación para el progreso y desarrollo del pueblo gitano (Aproideg) ha denunciado la excesiva presión que la Policía Local ejerce sobre los mercadillos de la ciudad, en especial el del Charco de la Pava. La presidenta de esta asociación, Séfora Vargas, ha solicitado una reunión con el Ayuntamiento de Sevilla para exponerle la dramática situación que atraviesan los vendedores ambulantes, un 40% de los cuales ha perdido su vivienda en los últimos años.

“La venta en los mercadillos no es un negocio, sino una economía de supervivencia”, expone Vargas, que lamenta el excesivo celo de la Policía Local con los vendedores. Según esta entidad, los controles son continuos y a los comerciantes se les requisa la mercancía por cualquier infracción o se les multa con sanciones de entre 1.500 y 3.000 euros por cuestiones tan nimias como que un puesto sobrepase 20 centímetros de la parcela que tiene adjudicada.

“Nos exigen a todos facturas con IVA, miran que todos los coches hayan pasado la ITV, que llevemos el seguro pagado al día y hasta han instalado una báscula para pesar las furgonetas y comprobar que el peso no exceda el máximo permitido. No estamos en contra de los controles ni del cumplimiento de la legalidad, pero entendemos que este celo ha de aplicarse también no sólo con la venta ambulante sino con todas las tiendas que hay en la ciudad, sean cuáles sean. Podemos entender que se exijan las licencias administrativas y todos los permisos, pero no que se vaya a la caza”, indica la representante del pueblo gitano.

Séfora Vargas asegura que las inspecciones se han endurecido enormemente en los últimos tres años, coincidiendo con el cambio de gobierno y también del sistema de gestión de los mercadillos. La presidenta de Aprodeig también entiende que el trato que algunos policías locales dispensan a los vendedores ambulantes es mejorable.

En verano se está dando otro problema. Los mercadillos están más vacíos porque hay vendedores a los que no les resulta rentable instalar sus puestos, ya que baja el número de clientes. Por ello, quedan muchos huecos libres. Los vendedores suelen mover sus puestos para que estén todos reagrupados en una misma zona y no haya calles demasiado vacías. La Policía impide esta reagrupación de puestos y obliga a cada vendedor a mantenerse en la parcela que tiene asignada.

La presidenta de esta asociación lamenta que muchos vendedores hayan optado ya por no ir al mercadillo los sábados por la presión policial. “El mercadillo ya estaba en declive dos años antes de la crisis por un periodo de lluvias intensas que afectó mucho a las ventas”, apuntó Séfora Vargas, que espera que la reunión que ha solicitado con la delegada de Asuntos Sociales, Dolores de Pablo-Blanco, y el delegado de Seguridad, Juan Bueno, se produzca pronto.

Fuente: diariodesevilla.es

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: