Archivo

Archive for 23 agosto 2014

Dos individuos causan el pánico en un bar en Campanillas

La Policía Local de Málaga detiene a dos individuos por desorden público y amenazas graves, utilizando para ello, presuntamente, una pistola

Además de todo lo anterior, al conductor se le imputa un presunto delito contra la seguridad vial por conducir ebrio; y a ambos otro presunto delito de atentado, resistencia y amenazas a agentes de la autoridad

Agentes pertenecientes a las Jefaturas de Policía de Barrio Distritos Campanillas y Puerto de la Torre-Teatinos de la Policía Local de Málaga han detenido a dos individuos, naturales y vecinos de Málaga y de 32 y 37 años de edad, como presuntos autores de los delitos de alteración del orden público; amenazas graves; y atentado, resistencia y amenazas a agentes de la autoridad; sumándosele a uno de ellos la presunta autoría de un delito contra la seguridad vial por conducir una furgoneta bajo los efectos del alcohol.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 01:30 horas de la pasada madrugada del sábado al domingo 6 de julio en un bar sito en Campanillas donde, al parecer, los dos individuos, tras consumir una gran cantidad de bebidas alcohólicas, exigieron algo de comer, tornándose agresivos tras conocer que en el local no disponían de servicio de comidas.

Amenazas, al parecer, con una pistola

Presuntamente, en un momento dado, los individuos salieron del local, dirigiéndose hacia la furgoneta en la que se desplazaban, de cuyo interior cogieron lo que, según testimonio de testigos, parecía ser un arma de fuego, haciendo el gesto de montarla y volviendo con ella al establecimiento.

Una vez dentro, parece ser que los individuos se dirigieron al propietario, insultándolo y amenazándolo de muerte a viva voz, todo ello mientras uno de ellos mantenía la mano oculta bajo el cinturón, donde, presumiblemente, ocultaba el arma, causando un gran revuelo y nerviosismo entre los clientes, que empezaron a huir de forma apresurada del establecimiento.

Golpean un turismo estacionado

Tras los hechos, los individuos se montaron en la furgoneta, una Citroen C-15 de color gris y se marcharon del lugar, llegando a colisionar con un vehículo estacionado al que le ocasionaron una abolladura en la aleta trasera izquierda en su huida.

Provocan numerosos daños en el local

Nada más ser avisados de los hechos, varias patrullas de la Policía Local de Málaga se dirigieron con premura al lugar, entrevistándose con varios testigos y comprobando como en el interior del local los individuos habían dejado mesas arrojadas por el suelo y numerosos vasos de cristal fracturados.

Perseguidos e interceptados

Tras dar varias batidas por la zona, policías locales localizaron un vehículo que se correspondía con el que habían huido los individuos en la travesía de Maqueda, nuevamente en dirección hacía el lugar de los hechos, iniciando la persecución del mismo, siendo interceptado en la glorieta Plácido Fernández Viagas después de cortarle la trayectoria uno de los vehículos policiales.

Atentado, resistencia y amenazas a los agentes

Tras verse obligados a detener la marcha del vehículo, los individuos salieron de forma apresurada del mismo, adoptando una actitud hostil y agresiva y mostrando una fuerte resistencia activa hacia los agentes, lanzándoles patadas y braceando violentamente, siendo finalmente reducidos.

Duplicaba con creces la tasa máxima permitida

Una vez detenidos, los policías locales observaron claros indicios de que ambos se encontraban bajo los efectos de bebidas alcohólicas, por lo que procedieron a trasladar al conductor a dependencias del Grupo de Investigación y Protección (GIAA) de la Policía Local de Málaga, donde se le practicó la preceptiva prueba de alcoholemia, arrojando un resultado positivo de 0,61 y 0,62 miligramos por litro de aire espirado en primera y segunda prueba respectivamente.

Durante la intervención y debido a la violenta actitud de los individuos, uno de los agentes resultó lesionado, precisando asistencia médica.

Detenidos y puestos a disposición judicial

Finalmente, los individuos serían trasladados a dependencias policiales, y, posteriormente, puestos a disposición judicial.

Vehículo intervenido

En cuanto a la furgoneta en la que se desplazaban, fue trasladada al depósito municipal de vehículos por grúa, llevándose a cabo una minuciosa inspección del interior de la misma en la que no se localizó el arma de fuego que, presuntamente, habrían utilizado los individuos en sus amenazas.

El GRUPRONA investiga las circunstancias de la muerte de dos perros

Imputado un individuo como presunto autor de un delito de maltrato con resultado de muerte de dos canes

Agentes pertenecientes al Grupo de Protección de la Naturaleza (GRUPRONA) de la Policía Local de Málaga han llevado a cabo una exhaustiva investigación motivada por el descubrimiento de dos perros muertos y en avanzado estado de descomposición en el interior de una parcela sita en la zona de Jarazmín, concretamente en calle Bombo.

Tras advertir que los animales yacían en la parcela, los policías locales comprobaron que la misma se encontraba totalmente acotada, realizando un reportaje fotográfico y llevando a cabo las indagaciones oportunas para conocer la propiedad del terreno y de los propios canes.

Inspección ocular

Una vez en contacto con el propietario, un hombre de 63 años de edad, los agentes del GRUPRONA llevaron a cabo una inspección ocular de la parcela en presencia del mismo, pudiendo observar que la única entrada se encontraba cerrada mediante una cadena con candado, encontrándose el interior en estado general de descuido y suciedad, lleno de excrementos de can, con algunos sacos de pienso de perros vacíos y restos óseos de algún otro animal, así como varias gallinas enjauladas.

Además, los perros fallecidos habían sido introducidos en bolsas de basura, tratándose uno de ellos de, al parecer, un Golden Retriever, siendo el otro de similar tamaño y no pudiéndose determinar su raza con certeza, debido al estado en el que se encontraba.

Carecían de microchips

Los policías locales intentaron leer los microchips de ambos, no ofreciendo resultados dicha lectura. A pesar de ello, las pesquisas policiales hicieron considerar que el propietario de la parcela era también el dueño de los canes, y, por ende, el garante de su bienestar, pudiendo ser el responsable de la muerte de los mismos, ya que no podrían haber salido de la finca al encontrarse totalmente acotada con vallado metálico y a una altura imposible de salvar.

Ese hecho, unido a su presunto abandono y falta de agua y/o alimento, o el haber podido sufrir alguna enfermedad por la que no hubiesen recibido tratamiento veterinario ni atención adecuada, motivó que el individuo quedase imputado como presunto autor de un delito de maltrato a animales con resultado de muerte de dos canes.

SEMINARIO PERROS DETECTORES