Archivo

Archive for 3 noviembre 2014

24 horas protegida por la Policía Local de Plasencia

Dos de los agentes de la Policía Local de Plasencia que escoltan a Teresa. - EFE

Dos de los agentes de la Policía Local de Plasencia que escoltan a Teresa. – EFE

 

EDUARDO PALOMO (EFE) 05/07/2014

Es la única mujer en Extremadura que vive escoltada por agentes de la Policía Local de Plasencia, que la protegen de su maltratador incluso en su tiempo libre. Hoy se llamará Teresa. Tiene 35 años y tres hijos.

“Tengo suerte de ser la primera, pero ojalá no haya ninguna más”, afirma Teresa en una entrevista con Efe, a la que ha acudido en coche patrulla y protegida por dos agentes locales.

Desde hace unos cinco meses, Teresa acude diariamente a su lugar de trabajo escoltada por dos policías uniformados que “cuidan de ella”. Al volver a casa, se repite el protocolo, y así en cada movimiento que realice fuera de su domicilio.

Además de los agentes de Barrio que protegen a Teresa durante su servicio diario, hay un grupo de siete agentes voluntarios que, sin cobrar, se encargan de su protección.

La situación de Teresa está calificada de “muy alto riesgo”, una circunstancia que ha llevado a la Policía Local de Plasencia a involucrarse, de manera directa y permanente, en su protección.

Incluso fuera del horario de servicio y, a veces, a costa del tiempo libre de los agentes implicados en el programa.

El intendente de la Policía Local, Enrique Cenalmor, defiende su decisión de escoltar a Teresa con vehemencia. “En el caso de Teresa el peligro es muy real”, afirma antes de asegurar que en ocasiones, las ordenes de alejamiento no son suficiente.

Por eso, la actuación de la Policía Local puede ser -y en este caso lo es- un gran aliado de las mujeres víctimas de maltrato en grave riesgo, según afirma.

“Yo no quiero que en Plasencia le pase esto a ninguna mujer y, por eso, hemos puesto los medios para que no ocurra en los casos que, a priori, puede suceder lo peor, porque, desgraciadamente, es muy fácil matar a una persona”, añade antes de defender que el programa de vigilancia puesto en marcha por la Policía Local es “fácilmente exportable a otras ciudades”.

A finales de 2001, Teresa recibió una brutal paliza, la más grave de las que su pareja le ha propinado durante doce años. Todavía le restan tres operaciones en rodilla, mandíbula y tabique para librarse de las terribles secuelas que los golpes dejaron en su cuerpo.

Dos días después interpuso una denuncia y tras un juicio rápido, el juez envió a su maltratador a prisión preventiva, donde permaneció varios meses.

Tan sólo un día después de su salida de prisión, Enrique Cenalmor, y el responsable de la Sección de Familia y Menores del cuerpo y experto en malos tratos, Marcial Flores, ejercieron de “ángeles de la guarda” de Teresa, realizando labores de escolta fuera de su servicio normal.

Poco días después, llegó el primero de muchos quebrantamientos de la orden de alejamiento. Teresa lleva encima permanentemente dos dispositivos electrónicos, uno de emergencia y otro que le avisa de la cercanía de su agresor. Este último no dejó de sonar durante varias horas.

El miedo se hizo, aún si cabe, más presente en su vida. Ese día, Enrique y Marcial volvieron a “hacerse cargo de su vida”. Su agresor fue detenido y enjuiciado.

Las continuas amenazas que recibía por parte de su expareja y de su entorno la llevó a pedir ayuda. “Llegó temblando y nos dijo que no podía más, que estaba convencida de que iba a matarla y ahí fue cuando comenzamos a diseñar un programa específico de protección, del que luego informamos al juez”, explica Cenalmor.

“La vida de Teresa ahora es nuestra. Nosotros somos quienes manejamos su agenda, pero intentamos que ella se sienta lo más cómoda posible”, afirma el responsable de Sefame y una de las personas más implicadas en el caso.

La comodidad a la que alude Marcial no llegó al principio para Teresa.

“Cuando empecé a llevar escolta lo pasé muy mal, porque la gente me miraba como un bicho raro. Entraba en un bar y veían a un policía en la puerta y otro enfrente. He tenido que escuchar de todo, que si he salido de la cárcel, que si soy peligrosa”, se lamenta.

No obstante, el operativo ha dado ya resultados muy importantes.

“Es efectivo a todas luces. Ella no ha perdido su trabajo y su agresor no la ha vuelto a molestar desde que estamos con ella”.

Teresa tiene ganas de que todo termine. “Es una necesidad mental porque ha sido muy duro, las pesadillas siguen ahí, e incluso en ese momento les veo a ellos, mis ángeles de la guarda, como creando una especie de barrera que me dice que de aquí no vas a pasar”.

Teresa, apoyada por el intendente, ha participado en seminarios profesionales, donde ha animado a los miembros de los cuerpos policiales a que apoyen a las mujeres en estos casos, aunque sea en su tiempo libre, “porque es una labor que no tiene precio”.

También tiene claro que la denuncia por malos tratos es el principio de todo. “Yo me tiré doce años de maltrato por miedo a pensar qué iba a estar sola en esta vida con tres hijos y ni iba a tener apoyo de nadie y es al revés, al final las puertas se abren y encuentras apoyo y protección”.

La Policía Local de Murcia detiene a dos jóvenes por manipular varios cajeros para conseguir los reintegros

La Policía Local de Murcia ha detenido a dos jóvenes por manipular varios cajeros automáticos para conseguir el dinero de los reintegros, según fuentes del citado Cuerpo consultadas por Europa Press. Ampliar foto El suceso tuvo lugar sobre las 18.00 horas de este domingo, cuando se intervino en la localización y detención de una pareja que estaba siendo seguida por un testigo que afirmaba haberlos visto manipular el cajero automático de una entidad bancarias ubicada en el barrio de El Carmen. Se daba la circunstancia de que este cliente había acudido a ese cajero para sacar dinero después de haberlo intentado en otro cercano, de la misma entidad, y no haber obtenido el dinero deseado, a pesar de haber culminado con éxito aparente la operación. En el segundo cajero tampoco consiguió sacar dinero por lo que, preocupado, comprobó que había un objeto extraño en el interior del cajetín de entrega. Tirando de él lo extrajo y, enganchados al mismo, los billetes que correspondían al reintegro que acababa de solicitar. Lo guardó todo y observó, a continuación, cómo dos jóvenes accedían al lugar y manipulaban el cajero, en el lugar exacto donde estaba colocado el dispositivo mencionado. Toda esta información la facilitó de inmediato a Policía Local a través del teléfono 092, indicando por dónde se desplazaban los sospechosos. Con tan eficaz ayuda fue sencillo localizar a la pareja, identificarla y comprobar que tenían en su poder un artefacto idéntico al que aportó en ese momento el testigo, y varios billetes de 50, 20 y 10 euros que sumaban, en total, 200 euros con marcas y daños evidentes que haber sido obtenidos tirando de ellos de la manera que describió el informante que tuvo que hacer él poco antes. Los detenidos, identificados como un varón de 28 años y una mujer de 18, ambos de nacionalidad rumana y con domicilio en Madrid, fueron trasladados a Comisaría de Policía donde se instruyeron diligencias y se adjuntaron los dos artilugios intervenidos, unas paqueñas tijeras y el dinero mencionado. También se localizó en una calle del mismo barrio un turismo. Aunque los detenidos insistían en que las llaves que portaban pertenecían a un coche estacionado en Madrid, un Hyundai Coupé, varias patrullas intentaron localizarlo y se inmovilizó a disposición judicial en el depóstio municipal, hasta donde fue trasladado.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2285066/0/policia-local-murcia-detiene-dos-jovenes-por-manipular-varios-cajeros-para-conseguir-reintegros/#xtor=AD-15&xts=467263

La Policía Municipal cierra un bar en el barrio de Rekalde por venta de droga y detiene al supuesto distribuidor

BILBAO, 27 Oct. (EUROPA PRESS) –

Agentes de la Policía Municipal de Bilbao ha cerrado un bar en el barrio de Rekalde por venta de droga y ha detenido al supuesto distribuidor, un hombre de 40 años. También ha arrestado a una mujer de 31 años, la encargada del establecimiento, que ha sido puesta en libertad tras tomarle declaración en comisaría.

En un comunicado, el Ayuntamiento de la capital vizcaína explica que la operación policial se inició gracias a las denuncias vecinales que alertaban del consumo de drogas en el local, que quedó clausurado y precintado a la espera de la decisión de la Autoridad Judicial.

La Policía LOcal se incautó de distintas cantidades de droga entre los clientes del bar y de dos kilos de hachís en tabletas y “huevos”, además de unos 250 gramos de marihuana en el domicilio del principal detenido, quien fue puesto el viernes a disposición judicial. La droga ocupada hubiera alcanzado un valor superior a los 15.000 euros en el mercado.

La Unidad Antidroga de la Policía Municipal de Bilbao ha procedido a finales de la pasada semana a la clausura de un bar en el centro del barrio de Rekalde por presunto tráfico de drogas.

La operación se inició a raíz de algunas denuncias vecinales alertando de consumo y posible venta de estupefacientes en el establecimiento. Los agentes comprobaron que muchas personas acudían al mismo, dejando su vehículo mal estacionado en los alrededores, para terminar consumiendo marihuana y hachís en la vía pública.

Tras varios días de investigación, la Unidad Antidroga verificó que el principal distribuidor era un hombre de 40 años que frecuentaba el bar con asiduidad, y efectuó un registro en el local ocupando varias sustancias entre los clientes del mismo, deteniendo tanto al distribuidor como a la encargada del establecimiento, de 31 años, quien fue puesta en libertad tras tomarle declaración en comisaría.

Posteriormente, en el registro domiciliario realizado en la vivienda del varón los agentes se incautaron de dos kilos de hachís en tabletas y “huevos”, junto a unos 250 gramos de marihuana y diversos útiles necesarios para la manipulación de la droga y su venta a terceros. La droga ocupada habría alcanzado un valor superior a los 15.000 euros tras su distribución en el mercado negro.

Después de completar las diligencias policiales, el detenido fue puesto a disposición judicial, mientras que el local ha quedado precintado, a la espera de la decisión de la Autoridad Judicial.

Madrid incorpora 80 agentes más al Cuerpo de Policía Municipal

Madrid, (EUROPA PRESS).- El Ayuntamiento de Madrid ha dado el visto bueno a la nueva estructura de la Policía Municipal, con la que incrementa en aproximadamente 80 agentes los destinados a los nuevos desarrollos urbanísticos de Valdebebas, Montecarmelo, Las Tablas y Sanchinarro, además de crear dos nuevas unidades -la de atención al turismo y la de vídeo-, y la Escuela de Policía Municipal, dentro del CIFSE, para la formación y perfeccionamiento de determinadas escalas del Cuerpo.

Así se ha aprobado en la Junta de Gobierno presidida por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, después de conocerse que el hasta ahora Jefe de la Policía Municipal de Pozuelo de Alarcón, Francisco Caletrio Villa, de 47 años, es el nuevo inspector jefe de la Policía Municipal de Madrid. Sustituye en el cargo a Emilio Monteagudo, que presentó su dimisión el pasado 1 de septiembre después de ser imputado en el caso Madrid Arena.

La Junta de Gobierno ha acordado modificar la organización y estructura del área de Seguridad y Emergencias, como consecuencia de la reorganización de la estructura de la Policía Municipal de Madrid, que pasa a partir de ahora a depender de la Dirección General de Policía Municipal, como ya ocurre en otros cuerpos policiales.

El objetivo es “reducir y aligerar esa estructura en aras de una mayor operatividad y agilidad, al incrementar el número de policías y al acercar los órganos de decisión a los agentes”, han explicado desde el Consistorio.

El nuevo organigrama ha sido posible gracias al acuerdo firmado con las centrales sindicales mayoritarias, que permitirá la sustitución del personal joven que desempeñaba labores no operativas por personal de edad más avanzada. Los primeros pasarán a desempeñar su trabajo en las calles.

Otra de las novedades es la adscripción de las competencias de vigilancia de edificios municipales, incluidas las desempeñadas por empresas de seguridad privada, a la Dirección General de Policía Municipal.

El número de Inspecciones operativas se reduce de cinco a dos: una Territorial y otra Operativa. La primera consta de cinco subinspecciones diferentes, en función de su localización geográfica (noroeste, noreste, suroeste, sureste y casco histórico, ésta última por su propia peculiaridad).

En cuanto a la Inspección Operativa, sus subinspecciones atienden a criterios estrictamente operativos y cuelgan de ella la Judicial y la de Seguridad Ciudadana.

Como novedad, y dependiendo directamente del Inspector Jefe, se ha creado la Compañía de Tráfico y Seguridad Vial, denominación con que el Gobierno municipal ha querido recuperar un concepto histórico, del año 1924, conciliando modernidad e historia del Cuerpo.

Del Inspector Jefe dependerá también directamente la Secretaría General, dentro de la cual habrá dos nuevas unidades, cuyo ámbito de actuación se extenderá a toda la ciudad. La de Vídeo se ocupará de gestionar las casi 11.500 cámaras de vigilancia distribuidas para garantizar la seguridad de madrileños y visitantes. La

De las 11.500 cámaras, 8.000 están instaladas en autobuses de la Empresa Municipal de Transportes y están permitiendo reducir el número de hurtos que venían produciéndose en el interior de los autobuses. Numerosos ejemplos avalan la efectividad de estos sistemas de video vigilancia siendo uno de los más recientes la identificación y posterior localización del presunto pederasta de Ciudad Lineal.

La otra unidad de reciente creación es la de Atención al Turismo, cuya sede se ubicará en la Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Además de conseguir una mejor atención al visitante, se persigue incrementar su sensación de seguridad, mediante el despliegue de puntos fijos de atención policial, cuyos integrantes hablarán algún idioma extranjero.