Archivo

Archive for 22 noviembre 2014

Tres detenidos en una pelea con armas de fuego en Ciutat Vella

Los grupos que han protagonizado la trifulca son de origen dominicano, argelino y rumano

La Guardia Urbana de Barcelona ha detenido esta madrugada a tres integrantes de distintas bandas después de que protagonizaran una batalla campal con cuchillos y armas de fuego a la altura del número 3 de la calle Arc del Teatre del distrito barcelonés de Ciutat Vella. Los agentes detuvieron en el lugar de los hechos a tres jóvenes a los que se les acusa de homicidio en grado de tentativa y se les intervino dos cuchillos y un arma de fuego del calibre 38, dispuesta para ser utilizada.

Se acusa a los tres arrestados, a los que se han intervenido dos cuchillos y un arma de fuego del calibre 38, de homicidio en grado de tentativa

La trifulca entre las bandas comenzó a las 4.30, cuando un grupo de ciudadanos de origen dominicano y otro de nacionalidad argelina la emprendieron a golpes y cuchillazos. Según las primeras investigaciones, una vez finalizada la pelea entre ambos grupos, la banda latina también protagonizó otra trifulca con varios ciudadanos rumanos, a los que la policía municipal les interceptó el revólver cargado de munición y preparado para ser utilizado.

Un vecino de la zona fue el que alertó a los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona, después de presenciar como una persona intentaba apuñalar a otra en el transcurso de la pelea. Los heridos en ambas disputas son de carácter leve, y tres personas quedaron detenidas por los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona.

El Tribunal de la UE juzga ilegales los topes de edad p

La justicia europea considera que contravienen la normativa de igualdad en el empleo

Los cuerpos de policía local europeos no podrán fijar límites de edad entre los requisitos de acceso. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha fallado este jueves que los topes de edad para acceder a los cuerpos de policía local contravienen la legislación europea. La justicia europea basa su sentencia en la directiva de igualdad de trato en el empleo, que prohíbe cualquier discriminación basada “directa o indirectamente” en la edad del trabajador. El fallo contraviene parcialmente lo dispuesto por el mismo órgano judicial en 2010 cuando juzgó legal que los cuerpos de bomberos alemanes fijasen el mismo límite (30 años) de edad de acceso.

La sentencia del TJUE responde a una consulta de un tribunal de Oviedo que dudaba sobre el encaje de la ley del Principado de Asturias —que fija un límite de edad de 30 años para acceder a cualquier cuerpo de policía municipal— y la normativa comunitaria y da la razón a un ciudadano asturiano que impugnó la legalidad de este tope de edad al considerar que vulneraba el derecho fundamental de acceso igualitario. En su solicitud esta persona alegaba que siete comunidades autónomas españolas evitan fijar límite alguno, el País Vasco lo sitúa en 35 años y Galicia y la Comunidad Valenciana, en 36 años.

El Tribunal de Luxemburgo reconoce que algunas atribuciones de los agentes municipales pueden requerir unas determinadas capacidades físicas, pero subraya que no están “directamente vinculadas” a la edad del candidato al puesto. “Nada permite afirmar que el objetivo legítimo de garantizar el buen funcionamiento del cuerpo de agentes de la policía local exija mantener una determinada estructura de edad en su seno”, añade en la sentencia. La justicia europea también refrenda la opinión del juez español que considera que las pruebas físicas —“exigentes y eliminatorias”— que deben superar los candidatos son criba suficiente para alcanzar el objetivo de que los policías tengan la condición necesaria para el desarrollo de su profesión. Y lo hacen, a su entender, de un modo “menos restrictivo” que la imposición de un límite de edad.

La justicia europea reconoce indirectamente la aparente contradicción entre este fallo y el relativo al tope de edad en el cuerpo de bomberos de Fráncfort (Alemania), emitido en 2010. Sin embargo, la sentencia del TJUE alega que en aquella ocasión se llegó a la conclusión de que era pertinente la imposición de este límite tras haber observado científicamente que “muy pocos funcionarios de más de 45 años tienen la capacidad física suficiente” para ejercer las actividades propias de un bombero y que una contratación “a edad avanzada” supondría que un número elevado de funcionarios “no podría ser destinado a las tareas más exigentes”. El fallo del Tribunal de Luxemburgo de este jueves concluye que las capacidades exigibles a los agentes de policía local “no son siempre comparables” a la capacidad física “excepcionalmente elevada” exigida a los bomberos.

Los mandos de la Policía Municipal deben saber idiomas, según una juez

Un colectivo pidió que no tuvieran que defender su proyecto en una lengua extranjera

Los oficiales de la Policía Municipal de Madrid que quieran ascender hasta subinspector —el siguiente grado en el escalafón— tienen que demostrar que saben al menos otro idioma aparte del español. Una juez de lo contencioso-administrativo ha dado el visto bueno a la convocatoria del Ayuntamiento, que ha exigido que los mandos demuestren un conocimiento medio de una lengua y que defiendan su proyecto de seguridad en este mismo idioma.

La titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 33, Eva María Bru Peral, había recibido una demanda de la Asociación de Escala Técnica de la Policía Municipal. Esta pedía que no fuera necesario realizar una prueba psicotécnica para los oficiales que querían por promoción interna ascender a subinspector. También exigía que la defensa de la memoria no se realizara en un idioma extranjero al entender que ya habían hecho una prueba.

La juez entiende que la promoción interna “está supeditada a poseer los requisitos exigidos para el ingreso en las categorías superiores, además de los relativos a la antigüedad y la superación de las correspondientes pruebas selectivas”. Eso sí, con el respeto de los “principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad”. La magistrada defiende que se debe exigir lo mismo que al resto del cuerpo: “No sería razonable exigir el conocimiento del idioma extranjero para ser agente [el grado más bajo en la escala policial] y no para ser subinspector, atendiendo a la posición jerárquica de ambos”.

De hecho, Bru Peral mantiene que los futuros subinspectores que asciendan a nivel interno se ven beneficiados con respecto a sus competidores que provengan de la calle. El diálogo para defender su proyecto profesional se basarán en unas conclusiones que ya han sido redactadas previamente en el idioma extranjero, cosa que no ocurre con los aspirantes de fuera del cuerpo.

Lo que también descarta la juez es que valga un certificado oficial para acreditar el conocimiento de esa lengua. Los candidatos pueden optar por inglés, francés, italiano, alemán o chino mandarín. Todos deberán cumplimentar un cuestionario de 25 preguntas con tres respuestas alternativas, de las que solo una es la correcta. Disponen para ello de una hora, según las bases de la convocatoria.