Archivo

Archive for 29 enero 2015

Un hombre hiere en el cuello con un cuchillo a un oficial de la Policía Local de Alcúdia

Un furgón de la Policía Local de Alcúdia, junto a agentes de la Guardia Civil.

El agente sacó al sospechoso, muy exaltado, de unas oficinas y este le atacó por sorpresa con el arma blanca que escondía en la chaqueta. El agresor fue detenido e ingresó en un psiquiátrico

«Yo a ti te conozco. Tú eres un madero. Te vas a enterar»

 

Un delincuente reconoció a un policía de paisano en un pub, le propinó un cabezazo en la cara y le partió una botella de cristal en el cráneo

«Yo a ti te conozco. Tú eres un madero. Te vas a enterar». Con estas palabras cargadas de desprecio, un hombre de 41 años se dirigió a un policía nacional, que estaba fuera de servicio en un conocido pub de la playa de Gandia, y le propinó un cabezado en la cara. Los violentos hechos ocurrieron sobre la una de la madrugada del viernes.

El agente de 31 años estaba con unos amigos cuando vio cómo un hombre se encaraba con él. El individuo le había reconocido, al parecer, porque la víctima había participado en una operación policial en la que se vio implicado el delincuente. Tras amenazarle y gritarle por el simple hecho de ser policía, le dio un cabezazo en la cara.

El impacto le ocasionó la fractura del tabique nasal y el policía quedó aturdido. Al agresor le saltó el ojo de cristal, que posteriormente fue recuperado en el local de ocio. El delincuente cogió después una botella de cristal para romperla con todas sus fuerzas sobre la cabeza de la víctima, que cayó al suelo. El golpe fue tan brutal que dejó al policía unos instantes inconsciente, según manifestaron varios testigos de la agresión.

Hasta el mismo asaltante se clavó cristales en la mano y se hizo algunos rasguños en la cara. Todo ocurrió en cuestión de segundos. Inmediatamente, un grupo de jóvenes que presenció el ataque se abalanzó sobre el violento individuo y consiguió retenerlo. Algunos testigos avisaron a la Policía Nacional de Gandia. «Si no lo llegan a parar podría haberlo matado», afirmó un joven que auxilió a la víctima. Varias patrullas de la Policía Nacional acudieron de inmediato y detuvieron al agresor, cuya identidad responde a las iniciales F. J. B. A., de nacionalidad española y vecino de Gandia.

La víctima fue trasladada al hospital de Gandia, y actualmente está de baja laboral mientras se recupera de las lesiones. El agresor también recibió asistencia médica. El detenido es un delincuente muy violento que tiene otras tres detenciones, dos por un delito de atentado a un agente de la autoridad y una por robo. El individuo pasó el domingo a disposición del juez de guardia de Gandia y quedó en libertad con cargos.

Interior castiga con más dureza a los policías con pluriempleo que a los que cometen delitos

Plantea dos años de suspensión para un agente que ejercía de portero en una discoteca y un año para otro que impartió clases en un centro privado. A un condenado por saltarse un semáforo, atropellar a un peatón, darse a la fuga y simular un robo, sólo 8 meses.

Ignacio Cosidó y Jorge Fernández Díaz, en una imagen de archivo. – Foto EFE

Mano dura con el pluriempleo desde el Ministerio del Interior. La reunión que este martes celebra el Consejo de la Policía (un órgano paritario formado por los representantes sindicales de los agentes y la propia Dirección General de la Policía) analizará 24 expedientes abiertos en los últimos meses a funcionarios por diferentes infracciones al Regimen Disciplinario. De ellos, destacan las sanciones que la Administración plantea para los policías sorprendidos ejerciendo otro trabajo y que son sensiblemente superiores a las que, por ejemplo, pide para otros que han sido condenados en firme por la comisión de delitos, algunos de ellos de gravedad.

Fuentes policiales critican el “sinsentido” de algunas sanciones: “Es absurdo qe sea más grave estar a la puerta de una discoteca que pegar a tu esposa”

Así, un funcionario acusado de haber impartido clases sobre yihadismo en un centro privado se enfrenta a un año de sanción. Otro que fue condenado recientemente por “conducción temeraria, delito de lesiones por imprudencia grave, omisión del deber de socorro y simulación de delito”, sólo le espera una sanción de ocho meses. Y no son los únicos. En otro caso, el haber ejercido de portero de discoteca le puede costar a un policía dos años de suspensión. Sin embargo, otro condenado por los tribunales a un año y nueve meses de cárcel por un delito de malos tratos habituales a su esposa, se enfrenta a un castigo de sólo un año y tres meses de separación del servicio. Fuentes policiales califican esta disparidad de criterio como “un sinsentido. Infringir el Régimen disciplinario debe tener una sanción, pero es totalmente absurdo que sea más grave estar en la puerta de una discoteca que pegar a tu mujer“, añaden.

Uno de los casos que ha provocado el malestar policial es el del oficial de Policía O.P., destinado en la comisaría de Málaga y al que se acusa de haber impartido entre 2012 y 2014 “siete cursos sobre terrorismo yihadista en el centro privado ‘Campus Internacional para la Seguridad y la Defensa’ (CISDE) sin haber solicitado ni tener el preceptivo reconocimiento de compatibilidad“. El documento policial, al que ha tenido acceso Vozpópuli, detalla que por dichas clases recibió como retribución cerca de 4.000 euros. El instructor de su expediente considera este hecho una infracción “muy grave” del Régimen Disciplinario de la Policía y, por lo tanto, propone una suspensión de funciones “durante un año”.

Portero de discoteca

Más elevada es la sanción que el Ministerio del Interior plantea aplicar a otro agente que tenía un pluriempleo y cuyo expediente también se verá este martes en el Consejo de la Policía. Se trata del policía F.R., de la plantilla de Ibiza, a quien le acusan de haber desempeñado desde el año 2012 “en épocas veraniegas funciones de seguridad y control de accesos en la discoteca DC-10” de la isla. Todo ello, como en el caso anterior, “sin haber solicitado ni obtenido la preceptiva autorización administrativa de compatibilidad”. En este caso, el instructor del expediente considera dicha actividad como una infracción “muy grave”.

Un agente se enfrenta a un castigo de 3 meses de suspensión por haber pilotado siete horas helicópteros de una empresa privada en Málaga

Dos sanciones duras que contrastan con las que se plantean para otros agentes sobre los que ya existe condena firme por la comisión de delitos “dolosos”. Así, para J.I., integrante de la plantilla de Madrid, el expediente plantea un total de ocho meses de sanción por la comisión de una falta muy grave y dos graves. Todo ello después de haber sido condenado recientemente por el Juzgado de lo Penal número 31 de Madrid a seis meses de prisión por cuatro delitos diferentes. Según recogía el fallo de este tribunal, en la madrugada del 20 de enero de 2013, J.I. se saltó con su vehículo particular un semáforo en rojo a gran velocidad y atropelló “a un viandante quien a consecuencia de ello sufrio diversas lesiones”.

Además, el agente se dio a la fuga y, posteriormente, se personó en una comisaría para denunciar que le habían robado el vehículo. Finalmente, al sentirse descubierto por sus compañeros, que habían iniciado pesquisas para aclarar el incidente, terminó confesando “lo realmente sucedido”, recoge el expediente. La justicia le terminó considerando culpable de un delito de conducción temeraria, otro de lesiones por imprudencia grave, uno más de omisión del deber de socorro y una cuarto de simulación de delito. Por todo ello le impuso seis meses de cárcel y una multa.

Más grave es el caso del subinspector M.F., destinado en la ciudad de Ceuta y a quien un tribunal condenó a un año y nueve meses de prisión, así como a la privación a la tenencia y porte de armas por otros 2 años y medio más como responsable de un delito de “malos tratos habituales” a su mujer. El expediente señala que, según el fallo judicial, este agente “durante el periodo de convivencia con su esposa ha venido ejerciendo sobre ella actos de violencia física, controlaba la economía familiar, la cantidad de comida que ingería o la ropa que tenía que ponerse“. Incluso detalla que “la obligaba a mantener relaciones sexuales cuando él quería y a participar en encuentros con otras parejas”. Todo ello, la Administración lo considera una falta “muy grave” y pide la suspensión de funciones durante “un año y tres meses”. Menos tiempo, incluso, que la condena impuesta.

Pilotar helicópteros privados

Entre los expedientes que se verán este martes en el Consejo de la Policía hay un tercero también referido a un caso de pluriempleo. Se trata del de L.G., de la plantilla de Málaga, para quien se pide una suspensión de su condición de Policía por tres meses y un día. Está acusado de trabajar como piloto de helicópteros para un operador aéreo privado llamado Intercopters. La investigación sólo pudo determinar que lo hizo en tres ocasiones durante los meses de enero, febrero y marzo de 2014 y por un total de siete horas. Un hecho que también califica como infracción muy grave.

Interior propone “apercibimiento” para un policía que subió a ‘Facebook’ una foto suya de uniforme y con una muñeca “de grandes dimensiones” que acaba de recuperar

Más suerte ha tenido el integrante de la plantilla de Sevilla G.G., a quien el instructor de su expediente pide únicamente la suspensión de funciones durante diez días después de haberse apropiado de un teléfono móvil con la pantalla rota que estaba depositado como extraviado en las dependencias policiales donde estaba destinado. El agente lo devolvió cuando se lo requirió un jefe policial. También cuatro días de sanción es lo que se pide para J.A., destinado en Valencia, quien, tras realizar una maniobra incorrecta al volante de su vehículo particular, se encaró “de manera amenazante e irrespetuosa” con los compañeros de la patrulla que le dieron el alto.

Aunque, sin duda, el expediente más llamativo es el que se sigue contra M.A., un subinspector de la plantilla de Madrid a quien le piden una sanción de “apercibimiento” por una falta leve después de subir a su perfil en Facebook una imagen suya vestido de uniforme y en un vehículo oficial. En la fotografía, aparecía junto a una muñeca de tamaño natural que había sido sustraída en un restaurante y que el agente había recuperado”. Antes de devolverla, quiso dejar constancia de su ‘hazaña’ y, tras introducirla en el vehículo patrulla, sacó su cabeza por la ventanilla y se inmortalizó junto a la misma. El expediente destaca que bautizó la imagen como “liberación de un secuestro express”.

La Guardía Civil felicita a los agentes de la Policía Local de Algemesí que participaron en la “Operación Phone”

La operación culminó con la detención de 20 individuos por la comisión de varios delitos de estafa, falsificación documental, usurpación de identidad, receptación y organización criminal. En esta operación policial ingresaron en prisión los seis miembros que ocupaban la parte más alta y activa de la cúpula, quedando así desactivada. Desde la Guardia Civil se reconocen las aptitudes, seriedad, abnegación, profesionalidad y entrega de los agentes de la Policía Local de Algemesí que han conseguido llevar a cabo una operación llena de dificultades.

El Coronel Jefe de la Comandancia de Valencia de la Guardia Civil ha felicitado al Intendente  Principal Jefe, un Inspector y seis miembros más de la Policía Local de Algemesí, entre oficiales y agentes, por su satisfactoria actuación en la llamada “Operación Phone” que se desarrolló en varios localidades de la Comunidad Valenciana, entre ellas  Algemesí, Alzira, Vinaroz, Alicante, Antequera y Jumilla.

Los agentes locales, junto al personal del área de investigación del puesto de Port de Sagunt, efectuaron diversas gestiones como realización de identificaciones, detención de vehículos, apoyo en la búsqueda de implicados a la fuga e intervención de diverso material.

La operación culminó con la detención de 20 individuos por la comisión de varios delitos de estafa, falsificación documental, usurpación de identidad, receptación y organización criminal. En esta operación policial ingresaron en prisión los seis miembros que ocupaban la parte más alta y activa de la cúpula, quedando así desactivada.

Desde la Guardia Civil se reconocen las aptitudes, seriedad, abnegación, profesionalidad y entrega de los agentes de la Policía Local de Algemesí que han conseguido llevar a cabo una operación llena de dificultades.

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…un arma larga ponte a buscar

Ernesto Pérez Vera

 

Escopeta policialEn abril de 2012 publiqué un artículo que trataba la sempiterna polémica del sí o no a que los agentes convencionales (patrulleros) portasen armas largas durante prestación de sus servicios. El tema, aunque no lo aparente, tiene migas. Tanto dentro como fuera de la comunidad policial hay detractores de tal medida. Pero también, aunque en menor proporción, existen personas que consideran que sí, que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley siempre deberían llevar consigo armas largas de apoyo o por lo menos contar con esta posibilidad.

Aquel artículo exponía qué tipo de armas podrían ser más o menos conveniente ser llevadas en los porta maletas de los coches patrulla. Aunque a decir verdad, el maletero podría quedar demasiado a desmano ante según qué contingencias, por lo que contar con el armamento de apoyo en el habitáculo delantero de los vehículos se presenta como una gran ventaja. La tendencia nacional más extendida, o al menos así ha sido durante las dos últimas décadas, es que los cuerpos que cuentan con armas largas en sus plantillas y unidades convencionales han ido desterrando los fusiles de asalto y subfusiles en favor de las escopetas del calibre 12. Mientras estas son las que mayoritariamente salen a la calle para realizar registros judiciales o Dispositivos Estáticos de Control (DEC o controles de carretera), subfusiles y fusiles de asalto están quedando discriminados en sus armeros. Esto, en realidad, no es una cosa totalmente cierta pero sí generalizada en la mayoría de las fuerzas de seguridad. A esta propensión tal vez escape un poco la Guardia Civil (GC), cuerpo en el que no abundan tanto las armas largas de ánima lisa.

“Contar con el armamento de apoyo en el habitáculo delantero de los vehículos  policiales se presenta como una gran ventaja”

Aun sabiendo que algunos lectores no lo verán así (o no lo querrán decir en voz alta), me tiro a decir que pese a que los cuerpos estatales y autonómicos cuentan con amplios arsenales de armas largas, los agentes convencionales no siempre tienen la posibilidad de salir a patrullar con ellas. Sí lo hacen unidades concretas de apoyo y control de masas, las cuales suelen llevar en sus vehículos algunas escopetas, fusiles de asalto y/o subfusiles. Pero estos párrafos están paridos en clara alusión a los componentes de otras unidades, a los funcionarios que siendo convencionales como los anteriormente referidos no siempre pueden decidir por sí mismos si meter una escopeta o un subfusil en el coche. Sé que hay zonas, cuarteles, comisarías, etc., en las que según quién ejerza el mando sí se permite tirar de armas de apoyo para el patrullaje ‘rutinario’. Pero en otras no solamente está prohibido sino que se somete a mofa pública a los policías que reclaman dicho material.

Policías locales con escopeta antidisturbios

Hace pocos días un compañero me confesaba que aunque sus jefes le permiten llevar consigo una escopeta del 12 durante el servicio, únicamente le dan acceso a cartuchos de proyección (salvas o fogueo), botes de humo y pelotas de goma, quedando guardada bajo llave la cartuchería de fuego real. Lo más lamentable de esta situación es que quien tiene en su poder la llave del cuarto en el que están depositados los cartuchos nunca está de servicio en la calle, sino que trabaja de ocho de la mañana a dos y media de la tarde. Esto me recuerda a los chistes del gran maestro Gila, donde los cañones no tenían agujeros y los enemigos pactaban las emboscadas. Este policía, que tiene el bigote renegrido del humo de las batallas libradas en los años ochenta en el Madrid de los mil y un atracos, lleva consigo sus propios cartuchos de posta. Son suyos, sí, pero idénticos a los reglamentarios en el Cuerpo.

Escopeta policía españolaVisto lo anterior, sabemos que algunos policías de los que patrullan nuestras calles portan o pueden portar armas más potentes que las de puño o cinto. Pero, de los aproximadamente setenta y tantos mil guardias civiles existentes, setenta mil integrantes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), quince mil mossos d’esquadra, ocho mil ertzainas, mil agentes forales de Navarra y casi cien agentes autonómicos canarios, ¿cuántos están destinados a labores convencionales de seguridad y atención ciudadana? La mayoría, diría yo. Pero de todos estos, ¿cuántos policías disfrutarán de la posibilidad de reforzarse diariamente, motu proprio, con estos medios? Pocos, muy pocos, diría yo también.

Sí, efectivamente, en el párrafo anterior no se menciona a los funcionarios dependientes de las corporaciones locales. La cifra de personas que conforman los más o menos mil setecientos cuerpos municipales españoles no es baladí: unas setenta mil. ¿Qué pasa con estos policías y con sus inexistentes armas largas? Si bien es cierto que hay varios cuerpos locales dotados de estas armas, la cifra es irrisoria. No sé, podría haber cinco, diez o quince cuerpos con escopetas. Esto no es nada frente a los ya referidos mil setecientos. Otra cosa, si en los cuerpos estatales el entrenamiento con este material es escaso o nulo de cara al policía normal y corriente que patea las calles, en las instituciones locales no sucede cosa distinta. Es más, el complejo de muchos jefes municipales hace que se oculte a la propia plantilla la existencia de armas largas, por lo que a veces solo unos cuantos funcionarios saben usarlas aunque no las usen ni entrenen con ellas.

¿Entrenan adecuadamente con sus armas cortas todos nuestros agentes de la autoridad? No, la respuesta que categórica y enérgicamente yo ofrezco es que no.

El debate no es si todos los policías deben tener acceso a una escopeta u otro tipo de arma larga. Doy por sentado que el sentido común anida en la mayoría, otorgando el sí. El debate es, ¿entrenan adecuadamente con sus armas cortas todos nuestros agentes de la autoridad? No, la respuesta que categórica y enérgicamente yo ofrezco es que no. No me sirve que algunos policías sí estén adiestrados de modo abúndate y a veces incluso bajo criterios realistas y eficaces, porque casualmente no suelen ser estos agentes los que se afrentan a diario a situaciones hostiles que requieren del uso del arma. Por cierto, utilizar el arma no solo es dispararla, también es desenfundarla conminatoria y preventivamente de modo seguro y eficaz. Algún lector tal vez crea que ir tres o cuatro veces al año a la galería de tiro para disparar cien cartuchos es suficiente, porque al fin y al cabo así lo establece la norma dictada por la superioridad. Pero no, no solo no es bastante sino que además es ridículo. Es de chiste el consumo de munición, pero más aún lo es la forma en que se desarrollan los ejercicios de tiro (existen escasas y honrosas excepciones, normalmente en cuerpos locales y en las otras fuerzas cuando algunos instructores puentean los programas reglamentariamente establecidos).

Policía Escopeta Galeria Tiro

Las posibilidades de éxito aumentan con un arma larga.

asesinato a sangre fría policía en ParísLos dramáticos sucesos acaecidos en Paris durante la segunda semana de 2015 están encendiendo lucecitas incluso en muchas cabezas vacías. La fiebre de ir armado en horarios ajenos a los turnos de trabajo está removiendo, en el seno del gremio, el mercado de las armas cortas particulares. Muchos de los que antes se reían de quienes siempre iban armados están buscando ahora pistolas y revólveres baratos. Con los chalecos balísticos ocurre lo mismo, la búsqueda de ofertas se inició tras el fallecimiento de una agente del CNP a finales de 2013 (atraco de Vigo) y continúa tras los atentados terroristas llevados a cabo en tierras galas.

Pero es que con las armas largas estamos igual: algunos policías locales con influencia en sus plantillas están agitando las conciencias de los responsables de Tiro y Armamento para que se inicien los pasos oportunos en aras de adquirir escopetas. Si bien es cierto que existe desventaja en el curso de un enfrentamiento policial pistola en mano frente a un terrorista o atracador provisto de un fusil o similar, la posibilidad de que la balanza se incline a favor de la Policía existe. Se puede lograr con mentalización, concienciación, entrenamiento y algo suerte. En España tenemos ejemplos de ello. Pero sin duda, también es verdad que con el apoyo de un arma de mayor potencia de tiro se aumentan las posibilidades de éxito.

El problema es de concepto. Falta concienciación y mentalización. Urge la sustitución de muchísimos instructores. Sobran jefes que no se sienten policías. Necesitamos más policías que crean en lo que representan. La toma de decisiones para que todo esto cambie pasa por los políticos, quienes están asesorados (a veces con susurros al oído) por la jerarquía policial, donde demasiados individuos únicamente piensan en sus carreras de ascenso y en ‘nepotear’. Hay que empezar a tomarse las cosas en serio de una vez por todas.

Texto: Ernesto Pérez Vera

– See more at: http://www.stockarmas.com/cuando-las-barbas-de-tu-vecino-veas-cortar-un-arma-larga-ponte-buscar/#sthash.0EAah3jG.dpuf

La Ertzaintza sancionará a ambulancias y vehículos de bomberos con rotativos azules

25 enero 2015 1 comentario

Ha comenzado a advertir a los servicios de emergencias de que las luces de sus coches tienen que ser amarillas

La Ertzaintza ha comenzado a avisar en la carretera a ambulancias y Bomberos que llevan los rotativos azules de que deberán cambiarlos si no quieren ser sancionados, según confirmó el Departamento de Interior. Algunos recursos de emergencias, entre ellos DYA, Cruz Roja y Samu en algunas de sus unidades y vehículos de los Bomberos forales sustituyeron las tradicionales luces ámbar o amarillo auto de sus vehículos por los azules a raíz de una recomendación europea.

El debate sobre si deben llevar uno u otro color se ha mantenido vivo a lo largo del tiempo, ha llegado incluso al Congreso -donde todos los grupos apoyan la unificación con Europa-, pero no se ha reflejado en una reforma del marco legal, por lo que estas unidades siguen estando obligadas a llevar luces amarillas que las diferencie de las patrullas policiales. En un tiempo prudencial, la Policía autonómica superará la «fase de información y aviso» y podría empezar a multar a estos vehículos por no ajustarse a la normativa. Además, las ambulancias deben pasar una inspección técnica anual o cada seis meses si tienen más de cuatro años de antiguedad, y les han transmitido que no superarán la ITV aquellos vehículos que lleven luces azules.

La discusión no es una mera cuestión cromática, esconde un problema de mayor trascendencia. El Reglamento General de Vehículos obliga a los servicios de emergencias que no sean los cuerpos policiales, esto es a los Bomberos, las ambulancias y a Protección Civil a llevar las luces en color amarillo auto, pese a que una recomendación europea les animó en 2007 a cambiar a azul. No respetar esta norma se considera una falta grave y se sanciona con 200 euros de multa. Las luces de los servicios de emergencia indican que tienen paso prioritario e informan a los conductores y a ciudadanos en general, de que deben facilitarles o cederles el paso.

Ahora, todas deberán recuperar de nuevo el ámbar en sus ‘pirulos’ si no quieren ser multados. La medida representará un desembolso de dinero para el sector, ya que uno de estos rotativos puede llegar a costar unos 2.000 euros, denuncian. En el caso de que solo haya que colocar las carcasas, que son las que aportan el color, el precio no supera los 200 o 300 euros por cada pieza. También deben cambiar el color de las llamadas luces perimetrales, que se ubican en los laterales de la ambulancia. La DYA, por ejemplo, ha sustituido en los últimos años las luces del 80% de sus ambulancias.

Respecto al motivo por el que la Dirección General de Tráfico ha optado por mantener el color amarillo, algunas fuentes apuntan a presiones por parte de algunos cuerpos policiales, que prefieren conservar el azul como indicativo exclusivo de la autoridad policial en los escenarios de incidentes y al coste que supondría tener que renovar las luces en todo el parque móvil de emergencias.

57 policías locales de la región distinguidos por su especialización en Policía Judicial

El Gobierno regional ha programado cursos de especialización para mejorar la formación específica de los policías locales e incrementar, de esta manera, la seguridad de los ciudadanos

El acto de entrega de las distinciones estuvo presidido por el consejero de Presidencia y Administraciones Públicas

Incrementar la formación específica de los policías locales de la región con el fin de mejorar la protección y seguridad de los ciudadanos es una de las tareas que el Gobierno de Castilla-La Mancha tiene encomendadas a la Escuela de Protección Ciudadana, organismo dependiente de la Consejería de Presidencia y Administraciones Públicas.

Este es el caso del curso de Policía Judicial, una actividad formativa cuyo fin es conseguir que los agentes municipales alcancen el grado de especialista en uno de los cometidos esenciales para la prevención y persecución de los delitos.

De esta manera, 57 policías municipales procedentes de toda la región han recibido recientemente las distinciones acreditativas de especialistas en Policía Judicial. Un reconocimiento logrado tras haber completado los tres niveles de los que se compone este curso.

La entrega de estas distinciones se llevó a cabo en un acto académico que estuvo presidido por el consejero de Presidencia y Administraciones Públicas, Leandro Esteban, quien alabó el grado de implicación de estos policías “porque solo unos profesionales bien formados, motivados y conocedores de su entorno y de los últimos avances en su campo pueden garantizar la seguridad de todos los ciudadanos”

Un incremento en la seguridad ciudadana que, en palabras del titular de Presidencia y Administraciones Públicas, es uno de los principales objetivos que el Gobierno de Castilla-La Mancha persigue a través de esta Escuela regional.

Así, Leandro Esteban se refirió también a la Oferta Formativa de la Escuela de Protección Ciudadana para el presente año, destacando el esfuerzo realizado desde el Ejecutivo autonómico para seguir ofreciendo los cursos necesarios y con la mayor calidad formativa posible. Como ejemplo señaló los 53 cursos específicos para Policía Local que se desarrollarán durante 2015 y de los que se podrán beneficiar cerca de 1.400 agentes.

Prevención de delitos

En este sentido, el curso de especialista en Policía Judicial ha abordado aspectos específicos sobre el ordenamiento jurídico actual, así como los distintos delitos más comunes o aquellos de nueva aparición, como los tecnológicos. Todo un temario destinado, en último término, a prevenir la comisión de delitos en las calles de nuestros pueblos y ciudades.

También, en este curso especializado se han afrontado conocimientos más en profundidad sobre victimología, antropología forense, la elaboración de atestados o infografía reconstructiva del delito.

El curso de especialista en Policía Judicial ha contado con una formación de 180 horas, tanto a nivel teórico como práctico, con el objetivo de ofrecer a los agentes todas las herramientas necesarias para acometer con éxito esta importante actividad.