Archivo

Archive for 9 enero 2015

Alerta amarilla en la Policía Municipal de Madrid tras el asesinato de un agente en París

Se han intensificado las patrullas y la vigilancia en edificios y barrios, los controles de seguridad y las medidas de autoprotección de los efectivos

Los ataques terroristas en París han aumentado al alerta policial en España. El Ministerio del Interior ha elevado la alarma en toda España hasta el nivel 3, de riesgo muy alto de atentado. En Madrid, la Policía Municipal también ha puesto en marcha un operativo de vigilancia especial.

Control de la Policía Municipal de Madrid.

El refuerzo en la vigilancia decretado por Interior implica el aumento de la presencia policial en lugares de grandes aglomeraciones urbanas y la vigilancia permanente de agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en puntos especialmente sensibles, además del despliegue de unidades de antidisturbios en algunos controles de seguridad.

Pero la movilización afecta también a otros cuerpos policiales. Es el caso de la Policía Municipal de Madrid, que ha elevado su nivel de alerta precisamente después de que tras el atentado que dejó 12 muertos en la revista Charlie Hebdo otros terroristas dispararan contra agentes locales en el sur de París, matando a un policía.

Los agentes extreman la precaución

Fuentes internas del cuerpo local de policía explican a El Confidencial Autonómico que los ataques terroristas sucedidos en París han provocado que la Policía Municipal haya decidido subir el nivel de alerta desde el verde (el más bajo) al amarillo (medio, por debajo aún del nivel rojo que es el máximo).

Este nivel superior de vigilancia ante la posibilidad de actos terroristas implica varios cambios en el despliegue en las calles de Madrid. A partir de ahora, los policías municipales van a intensificar las patrullas por instalaciones y edificios de la ciudad susceptibles de ser objeto de agresión o atentado.

Además, el nivel amarillo de alerta también supone que la Policía Municipal va a realizar más controles de seguridad en los distintos distritos de la capital de España.

Por último, la elevación de la vigilancia ante un posible ataque terrorista lleva a que los agentes aumenten las medidas de autoprotección policial para prevenir eventuales agresiones. No hay que olvidar que tras el ataque contra la revista Charlie Hebdo, otro hombre abordó con un arma automática a dos policías municipales de París que atendían un accidente de tráfico, matando a una de las agentes e hiriendo de gravedad al otro.

Tal y como cuenta hoy El Confidencial Digital, las Fuerzas de Seguridad están en alerta de forma especial no sólo por la amenaza genérica, sino también porque sospechan que uno de los objetivos preferentes de los yihadistas puede ser el atacar a policías. Eso ha llevado a las direcciones de los cuerpos policiales, como la Policía Municipal de Madrid, a pedir a sus agentes que estén más atentos si cabe a cualquier amenaza y que extremen la precaución.

Detienen en Gijón a los padres de un niño de dos años y trasladan al pequeño al Materno

El padre conducía borracho con el niño en el coche y la madre estaba trabajando en un club y tenía orden de ingreso en prisión

La Policía Local de Gijón ha detenido esta madrugada a los padres de un pequeño de dos años tras comprobar que el niño viajaba en el coche que su padre conducía borracho por las calles de la villa y la madre estaba trabajando en un club de alterne. El menor ha sido trasladado al centro Materno Infantil de Oviedo

Los hechos se iniciaban sobre las 01.00 horas de la madrugada de hoy, después de que una patrulla localizase un Renault Megane de color verde en la avenida de Ramón y Cajal, circulando a velocidad anormalmente reducida y en zigzag de lado a lado de la calle.

Al proceder a detenerle, éste aceleró el vehículo intentando darse a la fuga del vehículo policial, dándole finalmente alcance y pudiendo
interceptarle a la altura del campo de fútbol de Ceares. Al dirigirse al conductor, la patrulla observó que se encontraba completamente ebrio, incapaz de mantener una conversación coherente.

En el interior del vehículo, viajaba su hijo de dos años de edad. El conductor, A.G.P. de 57 años de edad y vecino de Gijón, fue inmediatamente detenido. De las investigaciones realizadas por la Policía Local para dar con el paradero de la madre, se pudo saber que ésta estaba trabajando en un club de alterne. Trasladados al mismo para que se hiciera cargo de su hijo, y una vez comprobaron su filiación, S.F.C. de 42 años de edad y vecina de Gijón, resultó que ésta tenía una orden de ingreso en prisión, por lo que fue trasladado a la Comisaría para su puesta a disposición judicial.

Ante la imposibilidad de encontrar algún familiar que pudiera hacerse cargo del menor, éste sería finalmente trasladado por la Policía Local al Materno Infantil de Oviedo.