Archivo

Archive for 27 enero 2015

«Yo a ti te conozco. Tú eres un madero. Te vas a enterar»

 

Un delincuente reconoció a un policía de paisano en un pub, le propinó un cabezazo en la cara y le partió una botella de cristal en el cráneo

«Yo a ti te conozco. Tú eres un madero. Te vas a enterar». Con estas palabras cargadas de desprecio, un hombre de 41 años se dirigió a un policía nacional, que estaba fuera de servicio en un conocido pub de la playa de Gandia, y le propinó un cabezado en la cara. Los violentos hechos ocurrieron sobre la una de la madrugada del viernes.

El agente de 31 años estaba con unos amigos cuando vio cómo un hombre se encaraba con él. El individuo le había reconocido, al parecer, porque la víctima había participado en una operación policial en la que se vio implicado el delincuente. Tras amenazarle y gritarle por el simple hecho de ser policía, le dio un cabezazo en la cara.

El impacto le ocasionó la fractura del tabique nasal y el policía quedó aturdido. Al agresor le saltó el ojo de cristal, que posteriormente fue recuperado en el local de ocio. El delincuente cogió después una botella de cristal para romperla con todas sus fuerzas sobre la cabeza de la víctima, que cayó al suelo. El golpe fue tan brutal que dejó al policía unos instantes inconsciente, según manifestaron varios testigos de la agresión.

Hasta el mismo asaltante se clavó cristales en la mano y se hizo algunos rasguños en la cara. Todo ocurrió en cuestión de segundos. Inmediatamente, un grupo de jóvenes que presenció el ataque se abalanzó sobre el violento individuo y consiguió retenerlo. Algunos testigos avisaron a la Policía Nacional de Gandia. «Si no lo llegan a parar podría haberlo matado», afirmó un joven que auxilió a la víctima. Varias patrullas de la Policía Nacional acudieron de inmediato y detuvieron al agresor, cuya identidad responde a las iniciales F. J. B. A., de nacionalidad española y vecino de Gandia.

La víctima fue trasladada al hospital de Gandia, y actualmente está de baja laboral mientras se recupera de las lesiones. El agresor también recibió asistencia médica. El detenido es un delincuente muy violento que tiene otras tres detenciones, dos por un delito de atentado a un agente de la autoridad y una por robo. El individuo pasó el domingo a disposición del juez de guardia de Gandia y quedó en libertad con cargos.

Interior castiga con más dureza a los policías con pluriempleo que a los que cometen delitos

Plantea dos años de suspensión para un agente que ejercía de portero en una discoteca y un año para otro que impartió clases en un centro privado. A un condenado por saltarse un semáforo, atropellar a un peatón, darse a la fuga y simular un robo, sólo 8 meses.

Ignacio Cosidó y Jorge Fernández Díaz, en una imagen de archivo. – Foto EFE

Mano dura con el pluriempleo desde el Ministerio del Interior. La reunión que este martes celebra el Consejo de la Policía (un órgano paritario formado por los representantes sindicales de los agentes y la propia Dirección General de la Policía) analizará 24 expedientes abiertos en los últimos meses a funcionarios por diferentes infracciones al Regimen Disciplinario. De ellos, destacan las sanciones que la Administración plantea para los policías sorprendidos ejerciendo otro trabajo y que son sensiblemente superiores a las que, por ejemplo, pide para otros que han sido condenados en firme por la comisión de delitos, algunos de ellos de gravedad.

Fuentes policiales critican el “sinsentido” de algunas sanciones: “Es absurdo qe sea más grave estar a la puerta de una discoteca que pegar a tu esposa”

Así, un funcionario acusado de haber impartido clases sobre yihadismo en un centro privado se enfrenta a un año de sanción. Otro que fue condenado recientemente por “conducción temeraria, delito de lesiones por imprudencia grave, omisión del deber de socorro y simulación de delito”, sólo le espera una sanción de ocho meses. Y no son los únicos. En otro caso, el haber ejercido de portero de discoteca le puede costar a un policía dos años de suspensión. Sin embargo, otro condenado por los tribunales a un año y nueve meses de cárcel por un delito de malos tratos habituales a su esposa, se enfrenta a un castigo de sólo un año y tres meses de separación del servicio. Fuentes policiales califican esta disparidad de criterio como “un sinsentido. Infringir el Régimen disciplinario debe tener una sanción, pero es totalmente absurdo que sea más grave estar en la puerta de una discoteca que pegar a tu mujer“, añaden.

Uno de los casos que ha provocado el malestar policial es el del oficial de Policía O.P., destinado en la comisaría de Málaga y al que se acusa de haber impartido entre 2012 y 2014 “siete cursos sobre terrorismo yihadista en el centro privado ‘Campus Internacional para la Seguridad y la Defensa’ (CISDE) sin haber solicitado ni tener el preceptivo reconocimiento de compatibilidad“. El documento policial, al que ha tenido acceso Vozpópuli, detalla que por dichas clases recibió como retribución cerca de 4.000 euros. El instructor de su expediente considera este hecho una infracción “muy grave” del Régimen Disciplinario de la Policía y, por lo tanto, propone una suspensión de funciones “durante un año”.

Portero de discoteca

Más elevada es la sanción que el Ministerio del Interior plantea aplicar a otro agente que tenía un pluriempleo y cuyo expediente también se verá este martes en el Consejo de la Policía. Se trata del policía F.R., de la plantilla de Ibiza, a quien le acusan de haber desempeñado desde el año 2012 “en épocas veraniegas funciones de seguridad y control de accesos en la discoteca DC-10” de la isla. Todo ello, como en el caso anterior, “sin haber solicitado ni obtenido la preceptiva autorización administrativa de compatibilidad”. En este caso, el instructor del expediente considera dicha actividad como una infracción “muy grave”.

Un agente se enfrenta a un castigo de 3 meses de suspensión por haber pilotado siete horas helicópteros de una empresa privada en Málaga

Dos sanciones duras que contrastan con las que se plantean para otros agentes sobre los que ya existe condena firme por la comisión de delitos “dolosos”. Así, para J.I., integrante de la plantilla de Madrid, el expediente plantea un total de ocho meses de sanción por la comisión de una falta muy grave y dos graves. Todo ello después de haber sido condenado recientemente por el Juzgado de lo Penal número 31 de Madrid a seis meses de prisión por cuatro delitos diferentes. Según recogía el fallo de este tribunal, en la madrugada del 20 de enero de 2013, J.I. se saltó con su vehículo particular un semáforo en rojo a gran velocidad y atropelló “a un viandante quien a consecuencia de ello sufrio diversas lesiones”.

Además, el agente se dio a la fuga y, posteriormente, se personó en una comisaría para denunciar que le habían robado el vehículo. Finalmente, al sentirse descubierto por sus compañeros, que habían iniciado pesquisas para aclarar el incidente, terminó confesando “lo realmente sucedido”, recoge el expediente. La justicia le terminó considerando culpable de un delito de conducción temeraria, otro de lesiones por imprudencia grave, uno más de omisión del deber de socorro y una cuarto de simulación de delito. Por todo ello le impuso seis meses de cárcel y una multa.

Más grave es el caso del subinspector M.F., destinado en la ciudad de Ceuta y a quien un tribunal condenó a un año y nueve meses de prisión, así como a la privación a la tenencia y porte de armas por otros 2 años y medio más como responsable de un delito de “malos tratos habituales” a su mujer. El expediente señala que, según el fallo judicial, este agente “durante el periodo de convivencia con su esposa ha venido ejerciendo sobre ella actos de violencia física, controlaba la economía familiar, la cantidad de comida que ingería o la ropa que tenía que ponerse“. Incluso detalla que “la obligaba a mantener relaciones sexuales cuando él quería y a participar en encuentros con otras parejas”. Todo ello, la Administración lo considera una falta “muy grave” y pide la suspensión de funciones durante “un año y tres meses”. Menos tiempo, incluso, que la condena impuesta.

Pilotar helicópteros privados

Entre los expedientes que se verán este martes en el Consejo de la Policía hay un tercero también referido a un caso de pluriempleo. Se trata del de L.G., de la plantilla de Málaga, para quien se pide una suspensión de su condición de Policía por tres meses y un día. Está acusado de trabajar como piloto de helicópteros para un operador aéreo privado llamado Intercopters. La investigación sólo pudo determinar que lo hizo en tres ocasiones durante los meses de enero, febrero y marzo de 2014 y por un total de siete horas. Un hecho que también califica como infracción muy grave.

Interior propone “apercibimiento” para un policía que subió a ‘Facebook’ una foto suya de uniforme y con una muñeca “de grandes dimensiones” que acaba de recuperar

Más suerte ha tenido el integrante de la plantilla de Sevilla G.G., a quien el instructor de su expediente pide únicamente la suspensión de funciones durante diez días después de haberse apropiado de un teléfono móvil con la pantalla rota que estaba depositado como extraviado en las dependencias policiales donde estaba destinado. El agente lo devolvió cuando se lo requirió un jefe policial. También cuatro días de sanción es lo que se pide para J.A., destinado en Valencia, quien, tras realizar una maniobra incorrecta al volante de su vehículo particular, se encaró “de manera amenazante e irrespetuosa” con los compañeros de la patrulla que le dieron el alto.

Aunque, sin duda, el expediente más llamativo es el que se sigue contra M.A., un subinspector de la plantilla de Madrid a quien le piden una sanción de “apercibimiento” por una falta leve después de subir a su perfil en Facebook una imagen suya vestido de uniforme y en un vehículo oficial. En la fotografía, aparecía junto a una muñeca de tamaño natural que había sido sustraída en un restaurante y que el agente había recuperado”. Antes de devolverla, quiso dejar constancia de su ‘hazaña’ y, tras introducirla en el vehículo patrulla, sacó su cabeza por la ventanilla y se inmortalizó junto a la misma. El expediente destaca que bautizó la imagen como “liberación de un secuestro express”.

La Guardía Civil felicita a los agentes de la Policía Local de Algemesí que participaron en la “Operación Phone”

La operación culminó con la detención de 20 individuos por la comisión de varios delitos de estafa, falsificación documental, usurpación de identidad, receptación y organización criminal. En esta operación policial ingresaron en prisión los seis miembros que ocupaban la parte más alta y activa de la cúpula, quedando así desactivada. Desde la Guardia Civil se reconocen las aptitudes, seriedad, abnegación, profesionalidad y entrega de los agentes de la Policía Local de Algemesí que han conseguido llevar a cabo una operación llena de dificultades.

El Coronel Jefe de la Comandancia de Valencia de la Guardia Civil ha felicitado al Intendente  Principal Jefe, un Inspector y seis miembros más de la Policía Local de Algemesí, entre oficiales y agentes, por su satisfactoria actuación en la llamada “Operación Phone” que se desarrolló en varios localidades de la Comunidad Valenciana, entre ellas  Algemesí, Alzira, Vinaroz, Alicante, Antequera y Jumilla.

Los agentes locales, junto al personal del área de investigación del puesto de Port de Sagunt, efectuaron diversas gestiones como realización de identificaciones, detención de vehículos, apoyo en la búsqueda de implicados a la fuga e intervención de diverso material.

La operación culminó con la detención de 20 individuos por la comisión de varios delitos de estafa, falsificación documental, usurpación de identidad, receptación y organización criminal. En esta operación policial ingresaron en prisión los seis miembros que ocupaban la parte más alta y activa de la cúpula, quedando así desactivada.

Desde la Guardia Civil se reconocen las aptitudes, seriedad, abnegación, profesionalidad y entrega de los agentes de la Policía Local de Algemesí que han conseguido llevar a cabo una operación llena de dificultades.