Archivo

Archive for 2 julio 2015

El jefe de la Guardia Urbana pide insuflar ánimos a la plantilla en una carta

El jefe policial pide a toda la plantilla que ignore a quienes “quieren romper nuestra buena imagen” | El gobierno municipal asegura que el problema del pago de las horas extras ha quedado resuelto

El jefe de la Guardia Urbana pide insuflar ánimos a la plantilla en una carta
La Guardia Urbana escoltó a Ada Colau el día de su investidura como alcaldesa de Barcelona Àlex García

La difícil relación entre un gobierno nuevo –formado en gran parte por activistas sociales que hasta hace unos días militaban en las filas de los movimientos antisistema y que, instalados ahora en la institución, se resisten a cambiar de rol– y la Guardia Urbana de Barcelona se ha convertido en las primeras semanas de mandato de Ada Colau en una fuente de tensiones permanente. El jefe de la policía local, Evelio Vázquez, que había expresado su firme deseo de abandonar el cargo, pero que al final ha aceptado la oferta para seguir al frente un tiempo más, sabe que la moral de la tropa, desconcertada por algunos mensajes que llegan desde el Ayuntamiento, no está en su momento más alto. Una carta fechada anteayer y remitida por Vázquez a toda la plantilla, en la que justifica su decisión de seguir, demuestra hasta qué punto para recuperar cierta normalidad en el funcionamiento del cuerpo, el mando necesita, previamente, rescatar su confianza e insuflarles una dosis de autoestima.

El responsable de la Guardia Urbana pide a su gente: “No hagáis caso de aquellos que quieren romper nuestra buena imagen”. Les asegura que “demostraremos que somos un cuerpo de policía moderno”, “honesto, íntegro, eficiente, próximo, con visión de anticipación y muy profesional”, adaptado a “los nuevos tiempos y las nuevas formas de entender la seguridad” y con un “enorme prestigio” entre la ciudadanía.

Este intento de aproximación a los agentes de la Guardia Urbana, que incluye elogios al “enorme esfuerzo y dedicación” del nuevo comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, no ha impedido que uno de los sindicatos de la policía local, el Sapol, haya dirigido una carta a la alcaldesa Ada Colau solicitándole el cese de Evelio Vázquez. “Para ser jefe de la Guardia Urbana –señala el sindicato– hay que ser un líder y no lo eres, como es el caso. Como mínimo has de ser respetado por tus subordinados, respeto que él no tiene”. En contraposición a estas críticas, la asociación de mandos ha manifestado su apoyo a Vázquez y ha manifestado que “en todo momento los mandos han seguido recibiendo instrucciones y órdenes para continuar trabajando por la ciudad”.

El Sapol recuerda que en la reunión que mantuvo el 26 de junio con los sindicatos policiales, Vázquez les explicó que estaba tratando de convencer al nuevo gobierno de la conveniencia de mantener la unidad de antidisturbios, aunque advirtió que no parecían ser esas las intenciones del Consistorio. Como prueba de ello citó la orden municipal de que en el desalojo de dos casas okupadas y en la posterior protección de las sedes de los distritos donde se produjeron estas intervenciones no participaran agentes antidisturbios.

En esa reunión todavía estaba pendiente de resolver el problema del pago de las horas extraordinarias, una de las causas de que algunos servicios se resintieran, como el refuerzo del patrullaje en el metro para evitar hurtos o la vigilancia del top manta –que en verano incrementa su presencia en la ciudad–. Fuentes del gobierno municipal aseguraron ayer a La Vanguardia que “el problema concreto de las horas extras se han solucionado y todos los dispositivos previstos están funcionando con normalidad”, si bien precisan que desde el inicio del mandato no se han dejado de atender las necesidades de la ciudad en ningún momento.

La Policía Local disuelve una fiesta de menores en el Rosal de Ayala

La Policía Local disolvió durante la madrugada del pasado martes una fiesta privada en el barrio del Rosal de Ayala. Participaban en ella alrededor de 140 jóvenes menores de edad y que según los testigos, estarían consumiendo bebidas alcohólicas.

Según ha informado la concejala de Interior del Ayuntamiento, Sonia Grande, alrededor de las doce y media de la noche los vecinos de la zona alertaron de que un numeroso grupo de jóvenes menores de edad estaban celebrando una fiesta en un local. A la llegada de las autoridades se confirmó que la mayoría de los asistentes «hacinados» en el interior, tenían edades entre los 14 y los 17 años. Además, en el recinto se encontraron numerosas botellas de alcochol vacías que evidenciaban dicho consumo por parte de los jóvenes.

Cuando las autoridades locales comprobaron que gran parte de los asistentes a la fiesta no superaban la mayoría de edadpusieron la situación en conocimiento de la Policía Nacional, que es el cuerpo encargado de gestionar lo relacionado con menores. La Policía seguirá así con la investigación del asunto.

La fiesta fue organizada por un grupo de chicas que son también menores y que alquilaron el local por 200 euros. El propietario del recinto alegó que desconocía la edad de las personas que se lo arrendaron.

A este respecto, Sonia Grande ha querido hacer un llamamiento a los padres de los adolescentes, a los que pide mayor vigilancia» para que no se produzcan casos graves que puedan derivarse del hacinamiento de jóvenes en un local.

Un policía local es apuñalado en un intento de robo en Malgrat de Mar


El agente, trasladado grave al hospital de Can Ruti, estaba fuera de servicio

Los testigos describen al agresor como un hombre alto, calvo y con camiseta blanca.

Un policía local de Lloret ha resultado herido de gravedad esta tarde cuando se encontraba en la localidad de Malgrat de Mar, fuera de servicio, y ha sufrido un intento de robo con violencia. El agente ha sido herido un arma blanca y trasladado en estado “grave” al hospital de Can Ruti de Badalona.

Algunos testigos han ofrecido una primera descripción del agresor, un hombre alto, calvo, que vestía una camiseta blanca y que huyó del lugar de la agresión en un Seat Ibiza de color blanco. Los Mossos d’Esquadra se han hecho cargo de la investigación y se ha facilitado la descripción a todas las patrullas y policías locales del Maresme y Barcelona para su identificación y detención.