Inicio > *ACTUALIDAD/POLICIAS LOCALES* > La Generalitat pide que la Policía Local use chalecos antibalas por la amenaza yihadista

La Generalitat pide que la Policía Local use chalecos antibalas por la amenaza yihadista

Dos policías locales de Gandia muestran sus chalecos antibalas. ::

 

 

La preocupación de los policías locales ante la falta de chalecos antibalas ha calado en la Generalitat. El propio director general de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, José María Ángel, firmó ayer una recomendación dirigida a todas las policías locales de la Comunitat en la que aconseja que los agentes que realizan servicios en la calle empleen las prendas de protección.

Argumenta la recomendación «a la vista de los últimos y desgraciados acontecimientos que todos conocemos», en referencia a los atentados de París con 129 muertos y más de 350 heridos. Pero también «en el nivel 4 de alerta antiterrorista en el que nos encontramos», como resalta el responsable autonómico en la misiva que en los próximos días se trasladará a todos los consistorios de la región que cuentan con policías locales. El problema radica en que, hoy por hoy, los ayuntamientos deciden si dotan a sus agentes de chalecos antibalas así como el número de unidades que adquieren. Son prendas relativamente caras que rondan los 600 euros y no forman parte de la dotación obligatoria de uniformidad que deben entregar a los agentes. La compra y suministro a los policías queda a merced de cada ayuntamiento y la solvencia de sus arcas.

Pagados de su bolsillo

Los presupuestos municipales no dan para más y, por tanto, la extensión del sistema protector es todavía «ínfima», como denuncian los principales sindicatos policiales. Suelen viajar en los coches patrulla por si se necesitan en una emergencia concreta pero ni mucho menos hay disponibles para todos los agentes que trabajan en la calle o realizan controles preventivos. Tal y como publicó ayer LAS PROVINCIAS, son muchos los policías y guardias civiles que optan por pagarse de su bolsillo la protección especial.

Ante esta realidad, Ángel insta a los ayuntamientos «para que realicen un esfuerzo y, en la medida de sus posibilidades, estudien fórmulas encaminadas a su incorporación progresiva como una pieza más en la dotación personal de las plantillas». El objetivo es obvio: «contribuir a una mayor seguridad de nuestros policías».

La recomendación de la Generalitat se produce tras celebrarse, ayer, la Comisión de Coordinación de las Policías Locales de la Comunitat. Uno de los puntos del orden del día fue debatir las propuestas del Sindicato de Policías Locales y Bomberos (SPPLB) para modificar dos cuestiones clave de los decretos autonómicos que rigen el funcionamiento y dotación de los agentes.

Por un lado, el sindicato pretende que la dotación de chalecos antibalas para todos los agentes que trabajan en la calle sea obligada por ley y no quede a voluntad de los ayuntamientos. Al mismo tiempo, pretende que los agentes municipales puedan portar armas largas, una posibilidad que actualmente está vetada por la legislación autonómica.

Al término del encuentro, el responsable de SPPLB en Valencia, Manuel Sánchez, agradeció la recomendación de la Generalitat sobre los chalecos. Pero teme que la aspiración a una protección por agente «no se hará realidad hasta que no sea una obligación legal». Según dijo, «la Generalitat se ha comprometido a trasladar a su gabinete técnico la posibilidad del cambio normativo para imponer esa obligación a los consistorios, al igual que la posibilidad de disponer de armas largas en los cuerpos municipales».

A diferencia de los chalecos antibalas, la pretensión de los policías no es que todos los agentes municipales porten armas largas o que escopetas y fusiles sustituyan a sus pistolas reglamentarias. «Lo que estamos pidiendo es que existan cuatro o cinco escopetas como las usadas por la Policía Nacional en los controles para montar dispositivos con la misma seguridad», argumenta el responsable de SPPLB. Asegura que la incorporación de estas armas en cuerpos municipales es ya una realidad «en Madrid, Baleares, Melilla y Gran Canaria». Considera que «incrementan la capacidad de respuesta en caso de un ataque con armas de guerra como las que emplearon los terroristas en París».

Según Sánchez, la dotación de chalecos antibalas para policías locales en la ciudad de Valencia ronda el centenar. «Pero es que hay alrededor de un millar de policías trabajando a la calle y nunca se puede prever una situación de riesgo». Además, insiste, «la prenda especial no sólo supone una defensa ante disparos. Es vital para frenar golpes o ataques con arma blanca».

  1. 13 diciembre 2015 a las 23:32

    Y que pasa con los agentes interinos que no llevan ni arma??? no se dan cuenta de eso??

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: