Archivo

Archive for 21 febrero 2016

La Guàrdia Urbana deté un ‘Freddy Krueger’ al Raval

Una desena d’agents aconsegueix immobilitzar un individu armat amb un guant amb ganivetes al carrer Hospital

La Guàrdia Urbana de Barcelona va detenir aquest dimecres al matí un home armat amb un guant amb ganivetes al més pur estil Freddy Krueger. La detenció va requerir la intervenció de més d’una desena d’agents perquè l’home assegurava que estava disposat a ferir tant a agents de l’autoritat com a vianants que caminaven pel barri del Raval de Barcelona.

Dos agents del cos municipal van arribar al carrer Hospital després de rebre l’avís d’un ciutadà. L’home els va advertir que acabava de veure un individu amb “unes punxes a les mans” que havia intentat agredir-lo. Els policies van trobar l’agressor minuts més tard, al mateix carrer.  L’home es mostrava molt violent i anava exhibint les ganivetes que portava a la mà amb una actitud intimidatòria.

Detall de l'arrestat.
Detall de l’arrestat.

Un dels testimonis de la detenció va gravar un vídeo on es veu l’individu com posa de manera fantasiosa i com exhibeix les armes pròpies del personatge de ficció de la saga de pel·lícules de terror. El agents van demanar reforços i van procedir a reduir l’home amb l’objectiu d’evitar que fes mal a algú o que es ferís a ell mateix. Van ser necessaris més d’una desena d’agents per arrestar-lo amb seguretat, segons es pot veure al vídeo.

Un cop reduït i fora de perill, els agents van haver de trucar al Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) perquè l’arrestat estava alterat. El SEM el va traslladar a un centre hospitalari i, posteriorment, l’home va quedar detingut per atemptar contra agents de l’autoritat.

El jefe político de la Guardia Urbana de Barcelona desconoce si cumplirá la promesa electoral con la que se presentó BComú

Los antidisturbios de la Guardia Urbana. / JORDI ROVIRALTA

Amadeu Recasens, el comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, ha reconocido que todavía no sabe si eliminará los antidisturbios de la Guardia Urbana de Barcelona, tal y como prometía el programa electoral con el que se presentó a las elecciones el partido de Ada Colau, Barcelona en Comú.

Recasens ha comparecido esta mañana en la Comisión de Presidencia, Derechos de ciudadanía, Participación, Seguridad y Prevención del consistorio de la capital catalana a petición del grupo municipal de Ciutadans. La formación ha exigido al comisionado que se presente en menos de un mes el modelo de seguridad de la ciudad. Recasens ha adelantado cuales serán los ejes con los que diseñará el modelo de la futura Guardia Urbana basado en “proximidad, territorio, transparencia y nueva organización”. El jefe político de la Guardia Urbana ha asegurado que el modelo que están diseñando para la ciudad – “con la participación de mandos del cuerpo y consultados los sindicatos”- no está cerrado pese a que se dividirá en “13 programas y 47 proyectos que reformarán la Guardia Urbana de Barcelona en función de las políticas públicas”. Recasens ha admitido que en un mes estará avanzado su modelo pero no terminado y admite que desconoce si acabarán con la unidad de antidisturbios -también llamada UPAS o UPS-  o cuál será el incremento de efectivos que necesitará el nuevo modelo policial de BComú.

Por su parte, el portavoz de Ciutadans en el consistorio, Francisco Sierra, ha criticado las declaraciones del gobierno municipal que empiezan a preocupar a agentes “por la ausencia de un modelo policial claro”. Sierra ha criticado la presencia de vendedores ambulantes ilegales en la zona del monumento a Colon, “esa parte de la ciudad se ha convertido en Galerías Colau”, según la ha llamado. El portavoz de Ciutadans ha concluido su intervención criticando que el cuerpo municipal “no necesita filosofía sino más agentes y más medios”.

El portavoz convergente, Joaquim Forn, ha pedido al gobierno municipal que explique claramente cuál es su modelo policial. El convergente se ha dirigido a Recasens advirtiendo de que “no van a poder cumplir con la disolución” de las unidades de antidisturbios.

Por su parte, Jordi Coronas, de ERC, ha pedido a las formaciones políticas que “dejen de meter presión” y que permitan al comisionado reestructurar un cuerpo “que lleva funcionando igual desde hace cuatro décadas”. El independentista ha anunciado que debe mejorarse la seguridad “con 400 efectivos” e incrementar el número de mujeres en el cuerpo para “eliminar la testosterona adicional”. Coronas ha aprovechado su intervención para apostar por unidades como la policía turística.

La representante socialista, Montserrat Ballarín, ha apostado por un modelo de seguridad que apoye las iniciativas formativas de los agentes. Por su parte, Àngels Esteller, del Partido Popular, ha criticado que la alcaldesa asumiera funciones de seguridad y “no se presente en la comisión” y, por último, Josep Garganté, de la CUP, ha pedido “la eliminación de los antidisturbios cuya competencia es de los Mossos d’Esquadra, un cuerpo militarizado y represivo”. Garganté ha pedido que se forme a los agentes en “valores feministas”.

El comisionado de seguridad ha prometido volver dentro de un mes al consistorio para presentar un modelo policial inacabado pero con las líneas básicas desarrolladas.

Los coches de Urbana que trasladen detenidos llevarán videocámaras

El Plan Director que prepara el equipo de Ada Colau prevé que todas las áreas de custodia de los agentes queden registradas

Una furgoneta de la Guardia Urbana en Barcelona.
Una furgoneta de la Guardia Urbana en Barcelona. Albert Garcia

Los vehículos de la Guardia Urbana que trasladen detenidos llevarán instaladas videocámaras en su interior, según ha podido saber EL PAÍS. La videovigilancia, prevista en el Plan Director que prepara el nuevo gobierno, se extenderá a todas las áreas de custodia de los agentes, de manera que todo lo que suceda a partir de una detención policial quedará registrado. Otra de las novedades que prepara el equipo de Ada Colau pasa por “transformar” la Unidad de Régimen Interior de la Guardia Urbana para sustituir un modelo “esencialmente disciplinario” por otro “más amplio que incluya ética y buenas prácticas”, según fuentes municipales.

El anterior equipo de Gobierno, en manos de CiU, anunció una serie de compromisos para mejorar la transparencia del cuerpo después de la emisión, hace un año, de Ciutat Morta. El documental explica la historia de una actuación de la Guardia Urbana hace hoy diez años. Los detenidos, que fueron condenados por unos disturbios pero siguen reclamando su inocencia, denunciaron torturas.

Las medidas del Plan Director del nuevo equipo quieren ir más allá de esos compromisos. Uno de los puntos que incluía la promesa de CiU y que entrará en funcionamiento en breve es la puesta en marcha de un archivo central donde se guarde toda la documentación que genera la Guardia Urbana. Los informes referentes a esas polémicas detenciones nunca se encontraron.

En motivo de los diez años de esa operación, los familiares, amigos y los grupos apoyo que se han creado durante este tiempo presentarán esta tarde un libro editado gracias a pequeñas donaciones que recupera varios testimonios del caso. Mariana Huidoro, la madre de Rodrigo Lanza, uno de los detenidos, explicó a este diario que se reunió con la alcaldesa, Ada Colau, y le trasladó “una serie de peticiones”. Algunas de ellas, son las que prevé el Plan Director.

Dos detenidos en una nueva trifulca entre urbanos y manteros

La Guardia Urbana asegura que una decena de vendedores ilegales intentaron evitar las detenciones e incluso repartieron piedras para agredirles

La Guardia Urbana de Barcelona y los vendedores ambulantes protagonizaron ayer un enfrentamiento como los que no se recordaban desde principios septiembre cuando se vivió una batalla campal en la Rambla de Barcelona. Ayer, los agentes arrestaron a dos manteros y la actuación policial a punto estuvo de acabar a pedradas ya que los compañeros de los manteros arrestados intentaron evitar la actuación policial.

Los hechos se remontan a las 10 de la mañana de ayer, jueves, cuando agentes no uniformados que estaban patrullando por el barrio del Besós detectaron en la calle Alfons el Magnànim a dos individuos cargando petates de gran tamaño. Según el Ayuntamiento de Barcelona, los agentes solicitaron la ayuda de una patrulla uniformada y procedieron a identificar a los dos individuos. La Guardia Urbana sostiene que los dos tipos intentaron zafarse de la identificación y más aún cuando los policías comprobaron que dentro del saco había gran variedad de productos falsificados. Según los agentes que participaron en la detención, en el momento de arrestar a los manteros una decena de personas se aproximaron a los urbanos con actitud desafiante. Las mismas fuentes aseguran que los manteros comenzaron a despedazar piedras y a repartirlas para proceder a lanzarlas contra los policías. Los agentes pidieron refuerzos pero pudieron marchar del lugar, con los detenidos, sin que nadie resultara dañado.

Según la entidad el Espacio del Inmigrante, fueron cuatro agentes de paisanos los que realizaron la detención. La entidad que apoya a los vendedores ilegales asegura que las detenciones se efectuaron en el interior de la parada de metro de Besos Mar. Algo que niega rotundamente el cuerpo de la Guardia Urbana. Según el Espacio del Inmigrante, los agentes golpearon con las porras a los arrestados y cerraron la entrada de la estación al público. La entidad asegura que fue una redada donde se pretendía buscar a manteros.