Archivo

Archive for 25 febrero 2016

El sindicato de la Policía Municipal denuncia en los tribunales a Barbero por llamarles «fascistas»

El Colectivo Profesional de la Policía Municipal (CPPM) ha presentado este jueves una denuncia por delito de injurias graves a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad contra el concejal de Seguridad, Salud y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, por llamarlos «fascistas» en la manifestación del pasado martes.

La denuncia ha sido presentada en los Juzgados de Instrucción de Madrid al representar dicho sindicato a más de 2.500 policías municipales de la capital, quienes aseguran que denunciarán «toda actitud que atente» contra sus derechos, «al margen de la ideología o color político de la que provengan». «Nuestra única ideología es la defensa de nuestra profesión», han asegurado en un comunicado.

El sindicato presenta la denuncia después de que el pasado martes, unos 300 policías municipales convocados por el Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) se concentraran en la Plaza de la Villa por la «falta de diálogo» con el área que preside Barbero, al que persiguieron por toda la calle Mayor al grito de «dictador».

 Esa misma tarde, Barbero señaló que lo ocurrido había sido un «acoso y no un escrache», y que le recordaba a «actos de grupos fascistas».

Javier Barbero tuvo que «refugiarse» en un bar junto al director general de la Policía Municipal, Andrés Serrano. Barbero salió de la comisión ordinaria de Seguridad por la puerta principal de la Casa de Cisneros, desde donde fue perseguido por la calle Mayor por los manifestantes que, entre fuertes insultos, coreaban «Menos abrazos, más seguridad», «Llama ahora a las UCE» y «Sí se puede».

CPPM había asegurado antes de la persecución al edil, que la protesta respondía a «la ausencia de diálogo» ya que el concejal se presentó con un plan director de lo que será la nueva Policía «en la mesa». El desmantelamiento de una de las Unidades Centrales de Seguridad (UCE), conocida popularmente como la unidad antidisturbios de la Policía, fue «la gota que colmó el vaso».

En una carta abierta al concejal de Seguridad, el sindicato CPPM recomienda a Barbero que ya que ocupa un cargo de responsabilidad pública, «debería ser más moderado en sus manifestaciones y no embriagarse hablando con palabras tan fuertes como fascitas, y mentiras como agresión».

Frente a eso le piden que «aplique verdades como provocación», una provocación que opinión del sindicato, tanto él como el director de Policía, «hicieron con sonrisa y mirada hacia los manifestantes paseando a lo largo de la plaza de la Villa».

Según el sindicato, los policías municipales, «no un grupo de fascistas», ejercieron su derecho constitucional de protesta, concentrándose en la plaza de la Villa, previa autorización de la delegación del Gobierno en Madrid, «y en vez de reflexionar sobre por qué estos policías protestan, les insultan y ofenden».

Además, piden a Barbero que «deje su embriaguez verbal y recapacite, estudie los motivos que han llevado a manifestarse a trabajadores del Ayuntamiento de Madrid, con bastantes más años que usted de servicio en esta administración y con un reconocido servicio por la ciudadanía», han añadido.

También le han sugerido que podía dar explicaciones sobre la gestión de un «lamentable» director de Policía que nombró «sin ningún criterio de mérito y capacidad, más bien de afinidad o afiliación, al que pocos querían antes y casi nadie le quiere ahora».

 

Fuente: abc.es

Enorme malestar en la Policía Municipal por la «caza de brujas» del edil de Carmena

Las palabras del concejal de Seguridad de Madrid, Javier Barbero, contra sus policías municipales ya están denunciadas ante los tribunales. El sindicato principal del Cuerpo, CPPM, presentó ayer una demanda por injurias en Plaza de Castilla contra el edil: calificó de «fascista» la actitud de los 200 agentes que se manifestaron contra él el martes pasado, en una protesta que contaba con todas las garantías legales y que acabó sin violencia física.

Un escrache como los que acostumbraba a protagonizar Barbero en su aún reciente etapa de okupa, donde no faltaron algaradas (estas sí, sin amparo legal) en el marco de las movilizaciones más radicales del 15-M. Algo que él mismo ha reconocido ante este periódico y de lo que hacía gala en su currículum cuando pasó a integrar las listas de Ahora Madrid.

El concejal, que forma parte del cada vez menos numeroso reducido personal de confianza de la alcaldesa, Manuela Carmena, no ha sido correspondido, sin embargo, con el mismo apoyo por parte del equipo de Gobierno del que forma parte. Ayer, el edil de Coordinación Territorial y segundo teniente de alcalde, Nacho Murgui, curtido también en escraches, «okupaciones» y demás manifestaciones ilegales, criticó los «insultos» de los agentes que se movilizaron («perroflauta» y «rojo de mierda»); las palabras del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz(«A veces, es bueno probar de tu propia medicina»)…

Pero hizo una tibia defensa de la actitud tomada por Barbero, que anunció el mismo martes que abriría una investigación al considerarse víctima de unos supuestos «delitos de odio» y de «actitudes que recordaban al fascismo». Es más, Murgui, pese a que su compañero dio una rueda de prensa al respecto y sus palabras han sido reproducidas en radio, prensa y televisión, dijo que no había escuchado ninguna referencia al fascismo.

Desde CPPM afirman que denunciarán siempre «toda actitud que atente contra los derechos de los policías municipales, al margen de la ideología o color político de la que provengan». «Así hicimos –añaden– con el que fue portavoz del Gobierno de otro signo político cuando difamó nuestra labor [en referencia a Miguel Ángel Rodríguez]. Nuestra única ideología es nuestra profesión».

Esta apostilla no es baladí. Desde CC.OO., sindicato que no tiene representación en la mesa del Ayuntamiento y al que precisamente está afiliado el director general de la Policía Municipal y mano derecha de Barbero, Andrés Serrano, es uno de los dos únicos que ha afeado la actitud de sus compañeros. A las críticas al escrache también se ha sumado otro sindicato de izquierdas, UPM, el segundo con mayor implantación en el Cuerpo madrileño.

Entre otras centrales de defensa de los trabajadores llama la atención que precisamente CC.OO. se moleste porque unos empleados municipales se echen a la calle para quejarse de sus condiciones laborales. CPPM fue el convocante de la protesta del martes, pero fue secundada por CSIT, CSIF y la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU), que abarcan todos los espectros ideológicos. Coinciden en que lo que Barbero y su inseparable Serrano están haciendo es una «caza de brujas».

Informe de los escoltas

Por lo pronto, y como avanzó ayer ABC, ya se han solicitado informes a las distintas unidades que estuvieron presentes y prestando servicio durante la protesta. Una de ellas es la de Protección: se trata de los siete escoltas que llevaban los dos abucheados y que no tuvieron que actuar al no producirse violencia física alguna, más allá de los pitidos e insultos tan comunes en las manifestaciones. Según algunas fuentes, indicaron que no observaron «ninguna anormalidad ni se cortó el tráfico de la Calle Mayor», epicentro del escrache.

Otras unidades allí presentes fueron las del distrito de Centro y precisamente las UCS, los «antidisturbios» que el Gobierno de Carmena está ya desmantelando, algo que capitalizó el origen de la protesta.

«Imaginamos que los compañeros empezarán a ‘desfilar’ por Asuntos Internos la próxima semana», indicaron algunas fuentes policiales, que dan por hecho que la investigación de Barbero y Serrano seguirá adelante. Yque el asunto acabará en Gestión Disciplinaria, con sanciones.

No es esta la única denuncia en los juzgados contra el concejal de Seguridad y el director general de la Policía. El sindicato CSIF, como adelantó también ABC, interpuso otra por prevaricación y contra los derechos de los trabajadores en la que también incluían a Carmena. La razón: el desmantelamiento de los «antidisturbios». El primero de los dos grupos que los conformaban ya ha desaparecido, y el segundo lo hará en dos meses, cuando se cree un sucedáneo.

 

Fuente: abc.es

Cuatro agentes heridos en un accidente entre dos patrullas de la Guardia Urbana

Cuatro agentes de la Guardia Urbana de Barcelona han resultado heridos esta madrugada tras un accidente en el que se han visto involucradas dos patrullas. Según fuentes del cuerpo metropolitano, las dotaciones no estaban realizando ningún seguimiento ni persecución.

El choque se ha producido minutos antes de las 4 de la madrugada de este viernes en la confluencia entre las calles Roger de Flor y la Gran Vía de les Corts Catalanes, en el distrito del Eixample. Según vecinos de la zona, al menos dos agentes han sido trasladados en sendas ambulancias a centros hospitalarios de la Ciudad Condal.

La Guardia Urbana eleva el parte de heridos a cuatro personas. Ninguno de ellos ha sufrido heridas de gravedad. El mismo cuerpo policial está investigando las circunstancias del accidente, del que todavía no hay atestado.

En las fotografías facilitadas por un usuario de LaVanguardia.com a este medio digital se pueden apreciar al menos ocho dotaciones de la Guardia Urbana y un par de vehículos de servicios médicos. En la zona del accidente era visible esta mañana una gran mancha de aceite.

Fuente: lavanguardia.com

Cort sancionará al jefe de la Policía

El Ayuntamiento sancionará hoy al comisario jefe de la Policía Local, Antoni Morey, debido a que el contenido de los escritos publicados estos días por él en las redes sociales se considera “falta muy grave”. Se baraja como medida la suspensión de empleo y sueldo “durante unos días o de forma prolongada”, aunque está claro que el equipo de gobierno del Pacto abrirá un expediente sancionador por “unos hechos muy graves” y que han colmado la paciencia de la concejala de Seguridad Ciudadana de Cort, Angélica Pastor.

A primera hora de la mañana de hoy tendrá lugar una reunión en la que se determinará el tipo de penalización. Asistirán a este encuentro el alcalde de Palma, José Hila; la regidora Pastor; sus cargos de confianza en el área, el director general, Martí Capó, y la coordinadora, Antònia Fuster; y el secretario municipal.

“Desplantes”

A los citados escritos publicados por el responsable temporal de la Policía Local se suman otros hechos anteriores que también son considerados muy graves, entre ellos “desconsideraciones y desplantes” a la concejala de Seguridad Ciudadana, además de “ausencias en momentos en los que era necesaria la intervención del comisario jefe”, tal como manifestaron ayer fuentes del consistorio.

Durante el fin de semana, tras aparecer las publicaciones en la red social Facebook, los máximos dirigentes políticos han estado analizando el tipo de medidas disciplinarias que pueden ser adoptadas en el caso de que un rango superior vierta opiniones tan controvertidas como las que expresó el comisario Morey. En el primer escrito, dado a conocer el sábado, el responsable policial defendía a los agentes que están en prisión por la presunta trama de corrupción en el Cuerpo y arremetía contra el juez del caso. En el segundo texto denunció un “ataque organizado, arbitrario y desproporcionado” en contra de la Policía Local.

Antoni Morey fue nombrado comisario jefe en septiembre de forma temporal porque tenía la máxima graduación y antigüedad en la organización policial para sustituir al anterior responsable, Joan Mut, debido a que el actual equipo de gobierno de Cort no le renovó en el cargo por falta de confianza. Sin embargo, hasta en dos ocasiones, Morey solicitó dimitir, pero su petición no fue aceptada para no dejar el Cuerpo descabezado.

Las publicaciones de estos días se han producido justo después de las amenazas que recibió hace una semana el director general de Seguridad Ciudadana, Martí Capó. Le pintaron una diana en el frontal de su moto y escribieron la frase ‘Te esperamos’ frente a la puerta de su casa. Su superior, Angélica Pastor, dio una rueda de prensa en la que aseguró: “Las amenazas no nos pararán“, en referencia a la presunta trama de corrupción. El pasado verano, la concejala recibió una carta amenazante y tanto el juez como el fiscal también sufrieron este tipo de coacciones.

En la primera carta, que colgó en Facebook el jueves –el mismo día de la citada rueda de prensa–, el comisario jefe decía: “No es una amenaza, aunque la consideración del juzgado número 12 me la trae floja“. Por el contrario, alabó al policía encarcelado Biel Torres, el exresponsable de la Patrulla Verde y presunto jefe de la trama de extorsión a diversos empresarios de la noche: “Eres un valiente, un ejemplo a seguir”. Y dio ánimos al resto de agentes arrestados, imputados o ahora en prisión, a los que pidió perdón por su “ineficacia” en defender sus “derechos”, concluyó.

Fuente: diariomallorca.es