Archivo

Archive for 7 marzo 2016

La convocatoria de nueve plazas inicia la renovación de la Policía Local de Segovia

 

Durante la jornada, agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil cubrieron los servicios de la Policía Local de Segovia. Es una costumbre arraigada para el día de la festividad patronal del cuerpo, los Ángeles Custodios. La celebración tuvo este martes como marco la Plaza Mayor, donde formaron los agentes libres de servicio junto a los vehículos estacionados ante la fachada del Ayuntamiento, los mandos con el uniforme de gala y los distinguidos con diversos reconocimientos situados a un costado del estrado al que subieron miembros de la corporación e invitados. La fiesta fue de nuevo una ocasión para que la alcaldesa, Clara Luquero, reconociera el «trabajo impecable» de quienes componen el cuerpo local de seguridad, su servicio para que se cumplan las leyes y las ordenanzas municipales y para garantizar la convivencia ciudadana.

Luquero subrayó que la Policía Local de Segovia asume «los retos del siglo XXI» en todos los cometidos que tiene encomendados, la defensa de los derechos y libertades, la seguridad ciudadana, la vigilancia y prevención de la violencia de género, la protección del medio ambiente o su labor como policía de barrio.

Las cifras del servicio pueden resumirse en los alrededor de 11.000 informes realizados en 2015 sobre sus actuaciones, las 2.000 llamadas recibidas y atendidas en el teléfono 112 de Emergencias sobre muy diversas demandas de asistencia o los 45 actos públicos (pruebas deportivas o actividades culturales en la vía pública, sin contar eventos como la Semana Santa) en los que participó el cuerpo.

Pero, aparte de su quehacer diario, la Policía Local de Segovia tiene el reto inmediato de su renovación y la cobertura de vacantes. La plantilla actual es de 112 plazas entre agentes y mandos, pero en la actualidad solo están cubiertas 103. El intendente jefe del cuerpo, Julio Rodríguez Fuentetaja, tiene previsto cubrir las nueve vacantes (ocho de agentes y una de oficial) en 2017, con la intención de convocar el concurso oposición este año para que el próximo los seleccionados realicen la fase de formación en la Escuela Regional de Policía Local de Ávila.

A la espera de norma

Este proceso es parte de la renovación de la plantilla, cuya edad media es elevada, 49 años, en parte porque Segovia fue una de las primeras ciudades en modernizar el cuerpo local de seguridad en la década de 1980, y también porque debido a la crisis y las restricciones en los últimos cinco años no ha habido convocatorias para cubrir las vacantes, según comenta Rodríguez.

Una muestra de la edad de los agentes es que ayer cuatro de ellos recibieron la Medalla a la Constancia Profesional tras prestar servicio durante 25 años y otros dos la Medalla al Mérito por haber cumplido treinta en el cuerpo. El relevo de agentes dará un paso más si, como desean los responsables de la Policía Local, logran su equiparación con otros cuerpos de seguridad (por ejemplo, los bomberos o la Ertzaintza) para poder jubilarse de forma anticipada a los 60 años. El intendente jefe indica que «con la edad media de la plantilla, que es elevada para un cuerpo policial, sería muy bueno que se aprobara esta norma para que se pudiera rejuvenecer la plantilla y que esté renovada en un periodo de cuatro o cinco años».

Hasta que no se complete esa renovación no está prevista una reordenación de los servicios que presta el cuerpo de seguridad local ni tampoco nuevas secciones. Seguirá con sus labores de prevención y vigilancia, el trabajo de los agentes de barrio y de la Patrulla Verde. Una de sus mayores preocupaciones es el tráfico, recalca Rodríguez, y con esta motivación está planificada la instalación de semáforos de punto rojo en determinados lugares. «Queremos con esto que la gente respete la normativa, y especialmente toda la referida a los peatones, que son quienes más nos preocupan en todo lo relacionado con el tráfico», comenta.

Controles de drogas y velocidad

La Policía Local comenzará de inmediato a realizar controles sobre el consumo de sustancias estupefacientes al volante. Serán controles selectivos, centrados en los conductores en los que observen un comportamiento extraño al conducir, con un operativo similar al de los controles de alcoholemia. El jefe del cuerpo, Julio Rodríguez, destaca que estos controles son necesarios por la aparición de nuevas drogas, sustancias sintéticas que son consumidas para el ocio, así como para detectar el consumo de las drogas ‘convencionales’, el cannabis o la cocaína.

Otra novedad cercana será la instalación de elementos mecánicos de control de tráfico (semáforos de punto rojo y otros sistemas) para lo que el presupuesto del Ayuntamiento tiene reservada una partida destinada a contratar la compra de los equipos. «Se trata de detectar a los conductores que se saltan los semáforos en aquellos puntos donde hay más quejas», por ejemplo en Padre Claret, advierte Rodríguez. También se vigilará la velocidad en los accesos a la ciudad.

Fuente: elnortedecastilla.es

El temario de los nuevos sargentos de la Policía Municipal: Femen, Auschwitz y lenguaje de signos

Perplejos se encuentran los aspirantes a sargento de la Policía Municipal que iniciaron el martes el curso de ascenso en el Centro Integral de Formación en Seguridad y Emergencias (Cifse) del Ayuntamiento de Madrid. El temario recoge asignaturas y contenidos hasta ahora inexistentes y que reflejan en buena medida el «ideario» que el partido de Manuela Carmena quiere imponer en el Cuerpo local.

Entre esas materias se encuentra la de lenguaje de signos, a cargo de la profesora Ana Díaz-Cardiel, en jornadas de tres horas (hoy arrancan) y, al menos, durante esta semana y la que viene. Un conocimiento que nunca está de más, pero que no entra dentro de las prioridades de la labor de los agentes, indican distintas fuentes policiales.

«No se está dando peso a materias que realmente sí son necesarias para la tarea policial real y diaria»Críticas sindicales

En el catálogo de nuevos contenidos también se encuentra el de Gestión Policial de la Diversidad, a cargo del suboficial Francisco Javier Gómez Gallardo. Se trata de otra de las materias esenciales para la Concejalía de Seguridad, cuyo responsable, Javier Barbero, ha puesto énfasis en los ocho meses y medio que lleva en el cargo de un cambio de orientación. Una de esas modificaciones en el trabajo policial sería «menos represión» (según sus propias palabras) y «más mediación» y cercanía a colectivos vulnerables. Ahí es donde entraría esa nueva temática, que será, además, uno de los ejes del próximo Plan Director de la Policía Municipal, que se está elaborando unilateralmente (sin consultas a los sindicatos y sin negociación alguna) y que se presentará este 31 de marzo.

 Los representantes de los trabajadores se quejan no solo de esa falta de diálogo, sino de que apenas se les convoca para comunicarles las decisiones ya tomadas. «Solo falta ya que nos convoquen en Semana Santa para hablar del nuevo Plan Director. Capaces son», se quejan desde el sindicato mayoritario, CPPM.

Otra de las materias introducidas se llama «Colectivos vulnerables: menores», a cargo de Jesús Santamaría Jiménez. Se imparte en sesiones de tres horas, como la asignatura «Colectivos vulnerables: mayores», del suboficial Francisco Javier Gómez Gallardo. Se trata, por lo tanto, de más temario «dirigido» al cumplimiento del programa electoral de Ahora Madrid, como el propio concejal Barbero no ha tenido empacho en recordar en más de una ocasión.

«Avatares de la vida»

El próximo lunes, por ejemplo, se dedicará toda la jornada de tarde, de 16 a 22 horas, al «Análisis de problemas y toma de decisiones», que da Teresa Gala Miranda. Dirige el Centro Terapéutico Sur, que se encarga de «abordar los avatares, el sufrimiento, el conflicto, el atasco de momentos de la vida». «La escucha analítica –añade– proporciona ese pasaje por el mundo interno cuya experiencia nos coloca y sitúa en ese lugar privilegiado donde el camino de la vida se hace sendero y es agradable pasearlo.

Finalmente, tenemos una de las medidas estrella del Gobierno local: «Herramientas de gestión de la diversidad: delitos de odio». Para ello, Carmena ha fichado al miembro de la Policía Local de Fuenlabrada David Martín Abánades. Este funcionario ha desempeñado ese cargo en el mencionado municipio del sur de la región y en medios policiales no se entiende por qué se incluye esta «labor» dentro de una nueva unidad creada ex profeso por Ahora Madrid; los delitos de odio son ya perseguidos como el resto de los que se recogen en el Código Penal y que están en el catálogo de atribuciones de la Policía Municipal.

Sin embargo, lo que mayor estupor causó ayer fue la clase impartida por Luis Gonzalo Segura de Oro-Pulido, conocido como el «teniente Segura» y que fue expulsado del Ejército tras dos arrestos a causa de la novela «Un paso al frente», en la que narraba las presuntas corruptelas en las Fuerzas Armadas. Todo un referente para el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, quien ha llegado a decir de él: «Hacen falta militares valientes como usted».

Pues bien, según ha podido saber ABC, Segura se encarga de impartir «Deontología policial-código ético policial europeo». En la disertación de ayer dejó boquiabiertos a los cabos y sargentos que están en el Cifse en su último periodo de formación, que se prolongará hasta junio. Habló de derechos humanos (hasta ahí, nada anormal), pero también conjugó el «experimento de Milgram» (sobre la obediencia y la autoridad), en el que, según explicó, «se tortura a las personas sometidas».

Torturas a detenidos

También hizo referencias a las técnicas utilizadas en el campo de concentración de Auschwitz (Polonia), durante la ocupación Nazi; habló de la corrupción en los Cuerpos jerarquizados (como las policías y el Ejército); pidió la opinión de los alumnos sobre la actuación de los agentes en una detención a las activistas de Femen; de las torturas de los militares a presos iraquíes y del caso de los policías locales de Palma «golpeando a un detenido». Según los asistentes al curso, «la intervención de Segura era para haberla grabado».

Toda esta amalgama de nuevas asignaturas y valoraciones no han gustado nada entre los representantes de los trabajadores. La central sindical CSIT Unión Profesional opina que «no se está dando importancia desde el Gobierno municipal a la formación de estos mandos en materias, como se venía haciendo antes, que sí son necesarias para el desempeño de su trabajo cotidiano y real». «Y sí se está priorizando en materias que deberían ser complementarias a las que anteriormente se impartían», añade.

Para la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) «no se entiende que un teniente del Ejército dé deontología policial y cuestione alguna intervención del Cuerpo».

Fuente: abc.es