Archivo

Posts Tagged ‘Agresión a Policía’

Dos detenidos en una nueva trifulca entre urbanos y manteros

La Guardia Urbana asegura que una decena de vendedores ilegales intentaron evitar las detenciones e incluso repartieron piedras para agredirles

La Guardia Urbana de Barcelona y los vendedores ambulantes protagonizaron ayer un enfrentamiento como los que no se recordaban desde principios septiembre cuando se vivió una batalla campal en la Rambla de Barcelona. Ayer, los agentes arrestaron a dos manteros y la actuación policial a punto estuvo de acabar a pedradas ya que los compañeros de los manteros arrestados intentaron evitar la actuación policial.

Los hechos se remontan a las 10 de la mañana de ayer, jueves, cuando agentes no uniformados que estaban patrullando por el barrio del Besós detectaron en la calle Alfons el Magnànim a dos individuos cargando petates de gran tamaño. Según el Ayuntamiento de Barcelona, los agentes solicitaron la ayuda de una patrulla uniformada y procedieron a identificar a los dos individuos. La Guardia Urbana sostiene que los dos tipos intentaron zafarse de la identificación y más aún cuando los policías comprobaron que dentro del saco había gran variedad de productos falsificados. Según los agentes que participaron en la detención, en el momento de arrestar a los manteros una decena de personas se aproximaron a los urbanos con actitud desafiante. Las mismas fuentes aseguran que los manteros comenzaron a despedazar piedras y a repartirlas para proceder a lanzarlas contra los policías. Los agentes pidieron refuerzos pero pudieron marchar del lugar, con los detenidos, sin que nadie resultara dañado.

Según la entidad el Espacio del Inmigrante, fueron cuatro agentes de paisanos los que realizaron la detención. La entidad que apoya a los vendedores ilegales asegura que las detenciones se efectuaron en el interior de la parada de metro de Besos Mar. Algo que niega rotundamente el cuerpo de la Guardia Urbana. Según el Espacio del Inmigrante, los agentes golpearon con las porras a los arrestados y cerraron la entrada de la estación al público. La entidad asegura que fue una redada donde se pretendía buscar a manteros.

Herido un policía local al recibir una cuchillada en una pierna de una enajenada

Los agentes recibieron un aviso en la tarde de este viernes de que una persona se encontraba junto a la estación de autobuses con un cuchillo de grandes dimensiones, generando alarma entre los peatones. La encontraron escondida en una furgoneta y comenzó una persecución. Al sentirse acorralada, se autolesionó e intentó agredir a los policías. A uno le alcanzó en el chaleco, a otro en una pierna, debiendo ser atendido en el hospital Virgen de la Vega. Malestar policial al no funcionar correctamente la emisora para solicitar refuerzos

Un policía local ha resultado herido en la tarde de este viernes en Salamanca al recibir una cuchillada de una enajenada. Al parecer se trata de una conocida por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, con numerosos antecedentes por hurtos y atracos en la ciudad, e incluso podría tratarse de la misma persona a la que años atrás un agente salvó la vida en el río Tormes.

Según ha podido saber SALAMANCA24HORAS de fuentes policiales, los hechos se produjeron cuando los agentes recibieron un aviso de que una persona se encontraba junto a la estación de autobuses con un cuchillo de grandes dimensiones, generando alarma entre los peatones.

Al llegar al lugar, la encontraron escondida en una furgoneta, agazapada, por lo que instaron a que depusiera su actitud y entregara el arma. Pero ella se negó y comenzó entonces una persecución.

Los agentes consiguieron darle alcance. Al sentirse la mujer acorralada, en lugar de entregarse comenzó a autolesionarse con el cuchillo, pero también a intentar agredir a los policías. En el forcejeo, una cuchillada alcanzó el chaleco de un policía, pero otro tuvo peor fortuna y resultó herido en una pierna, debiendo ser trasladado hasta el hospital Virgen de la Vega. Por su parte, la mujer quedó internada en la planta de Psiquiatría del hospital.

Malestar en el cuerpo policial

En esta ocasión el suceso se ha saldado con lesiones menores, un corte un agente en una pierna y otro salvado por el chaleco. Sin embargo, el malestar en el cuerpo policial es importante porque, al parecer, los agentes solicitaron auxilio por la emisora, pero las deficiencias en el sistema de comunicaciones impidieron que pudieran llegar refuerzos a tiempo

 

– See more at: http://www.salamanca24horas.com/sucesos/12-02-2016-herido-un-policia-local-al-recibir-una-cuchillada-en-una-pierna-de-una-enajenada#sthash.fXN2uGEI.dpuf

Unos hombres apalean a un policía local en Lloret en pedirles que aparquen bien

Tres personas fueron detenidas en el momento y otras dos, imputadas · El agente terminó en el hospital por unas contusiones

LLORET DE MAR | DJ Un agente de la policía local de Lloret de Mar que patrullaba en moto por el barrio de Can Ballel recibió el viernes por la tarde una paliza por parte de un grupo de hombres a la salida de un bar. Haciendo la ronda, el agente detectó unos vehículos aparcados sobre la acera frente al local. El policía entrar para pedirles que los cambiaran de lugar. Uno de ellos, sin embargo, no obedeció y daba “largas” al agente, excusándose y con un tono burlón, dijeron fuentes policiales. Entonces, el agente salió a buscar la PDA, el dispositivo electrónico, para interponer una sanción a uno de los coches en concreto para estacionar mal.

No tuvo tiempo, un grupo salió del local denunciando una persecución policial y racismo y comenzaron a zurrar-lo, haciéndolo caer y dándole patadas. El policía terminó en el hospital. Con la colaboración de un agente de la policía nacional fuera de servicio y ya con refuerzos, detuvieron a tres personas por atentado contra la autoridad y en imputaron otras dos. Los detenidos deben pasar ahora a disposición judicial. Uno de ellos presentó un habeas corpus (esgrimiendo detención ilegal). El juez confirmó que la detención era correcta y le hizo volver a los calabozos.

Los hechos ocurrieron el viernes a principios de la tarde en la calle Carpinteros de Lloret, en el barrio de Can Ballel. Un agente de la policía hacía una patrulla en solitario en motocicleta. Al pasar por delante de esta calle, vio que había unos vehículos mal estacionados sobre la acera, justo delante de un bar, lo que suponía una infracción.

Según explican las fuentes policiales, el agente entró en el bar sin intención de multar pero pidió a los conductores que retiraran los vehículos a otra parte. Uno de ellos habría tenido un comportamiento desafiante, se excusó diciendo que en ese momento estaba hablando por teléfono y, con tono “burlón”, daba “largas” al policía para evitar sacar el coche.

En ese momento, el policía fue hasta su moto para buscar la PDA e interponer una sanción por aparcar mal contra el vehículo que no quería irse. Entonces fue cuando salió un grupo para increpar al policía. En concreto, acusaban al agente de racismo (los hombres son de etnia gitana) y también que era una persecución policial.

Sobre la persecución policial, fuentes del Ayuntamiento explicaron que el propietario del bar ya se había quejado por persecución policial cuando, alrededor de Navidad, le levantaron un acta por infringir el horario de cierre (debía cerrar a las tres de la mañana ya las cinco todavía tenía el local abierto). Así, el pasado viernes, cuando el agente entró para pedir que cambiaran de lugar los vehículos, los hombres dijeron que aquello era una persecución y le acusaron de racismo.

Con el grupo fuera del local increpando el policía, algunos de ellos lo empezaron a agredir físicamente, primero con empujones pero luego tirando al suelo y dándole patadas. Algunos vecinos que presenciaron los hechos llamaron inmediatamente a la policía, pero el primero en socorrer al agente fue un Policía Nacional que está destinado a Lloret de Mar. Se identificó como policía e intervino. Poco después llegaron los refuerzos de la policía local e identificaron y detuvieron a los agresores, todos ellos con vínculos familiares.

Una petición de “habeas corpus”

Finalmente, la policía detuvo a tres hombres acusados ​​de atentado contra la autoridad, desobediencia y alteración del orden público. Además, otros dos, entre ellos el dueño del bar, quedaron imputados. El agente agredido, que llevaba el casco de la motocicleta todavía puesto, fue trasladado al hospital con heridas leves, principalmente contusiones en el cuerpo. Actualmente está de baja y se recupera desde su domicilio.

En cuanto a los tres detenidos, los Mossos se han hecho cargo del caso. Viernes los llevaron a los calabozos de Blanes. Uno de ellos, sin embargo, presentó una petición de habeas corpus esgrimiendo que aquello era una detención ilegal, confirmaron ayer el cuerpo de los Mossos. Ya era casi la medianoche. Lo llevaron ante un juez y tuvieron que ir a buscar el agente agredido para que declarara. Sin embargo, después de escuchar al detenido, el juez confirmó que la detención era legal y ordenó que volviera al calabozo. Todos ellos están en la comisaría y pasarán ahora a disposición judicial.

Las fuentes policiales de Lloret aseguraron ayer que es la primera vez que se encuentran con una situación parecida. Además, recordaron que el agente no tenía intención de multar a los conductores y que entienden que a veces puede haber excepciones. Sin embargo, reiteraron que los vehículos no estaban estacionados por ninguna urgencia y que el policía sólo les pedía que los retiraran a otro lado.

Un policía resulta herido al rescatar a una mujer amenazada por su hijo

Un policía local resultó herido el lunes por la tarde al rescatar por una ventana a una vecina que estaba siendo amenazaba por su hijo con un cuchillo de grandes dimensiones. Los hechos ocurrieron sobre las seis de la tarde. El agente, junto a un compañero, se encaramó a un tejado para acceder a una ventana de un edificio de la calle Marie Curie en la que se encontraba la mujer amenazada por su hijo. Mientras los agentes de la Guardia Civil intentaban distraer al hombre, muy alterado, corpulento y pertrechado con el arma blanca en la puerta de la vivienda, los policías sacaban a la mujer por la ventana. El agente herido, uno de los veteranos del cuerpo, se produjo un esguince y varias contusiones al caer mientras desalojaban a la mujer. La Unidad de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil tuvo que intervenir finalmente sobre las once de la noche y entrar en la vivienda donde se había atrincherado el hombre para reducirlo.

Caso «cabezadita»

De este suceso informaron ayer de forma conjunta los sindicatos Comisiones Obreras, UGT y Sipol para «transmitir la verdadera labor policial que con profesionalidad realizan en la calle la gran mayoría de miembros de esta plantilla». Los sindicatos lamentaron que la edil Agustina Esteve y el intendente Vicente Gutiérrez «no se preocupen, más pendientes de otros menesteres, de transmitir al ciudadano» este tipo de intervenciones «tan relevantes» y felicitaron «a estos compañeros por su actuación a “pecho descubierto” ya que, al contrario que los miembros de la Guardia Civil» que acudieron a este servicio y que portaban chalecos balísticos aquí seguimos esperando que lleguen algún día».

Las mismas fuentes esperan la «pronta recuperación del compañero» y se preguntan si el señor Gutiérrez y la señora Esteve catalogarán esta baja laboral como “absentismo”». Los sindicatos quisieron salir al paso además de la información publicada por este diario en la que se daba cuenta de que un agente se quedó dormido en el interior del Centro Cultural Virgen del Carmen en la madrugada del domingo indicando que «lamentan los hechos, que en nada benefician a la imagen del colectivo de la Policía Local, ni contribuyen a los objetivos planteados de dignificar y profesionalizar la labor policial». Además reclaman que la jefatura abra «el correspondiente procedimiento informativo, en el que el agente en cuestión tenga posibilidad de dar explicaciones, y que se depuren responsabilidades». Estos sindicatos recuerdan, sin embargo, que sobre el servicio de vigilancia del Virgen del Carmen expresaron su desacuerdo por escrito a la forma de organización escogida puesto la jefatura negoció «un apañico» de forma unilateral con varios policías «ignorando a los representantes sindicales «ya que realizan la custodia con un turno de siete días trabajado y siete de descanso». Turnos que «la misma jefatura dice que «son ilegales y prohíbe para el resto de la plantilla».

Dos agentes de la Policía Local heridos en una pelea en la Punta

Los efectivos policiales fueron trasladados al Puerta del Mar La zona de ocio registró varios incidentes en la madrugada de ayer.

Dos agentes de la Policía Local resultaron heridos cuando intervinieron en el intento de detener a un individuo que participó en una pelea durante la madrugada de ayer en la Punta de San Felipe.

Los hechos tuvieron lugar a las siete de la mañana, cuando se produjo una pelea entre dos jóvenes, propinando uno de ellos un fuerte puñetazo al otro en la nariz en presencia de la Policía Local. Los agentes trataron de detener a esta persona, que huyó del lugar pese a ser sujetado en primer lugar por dos policías, si bien dicha persona consiguió soltarse, provocando en su huida la caída de ambos agentes al suelo, resultando lesionado uno de ellos. A continuación, otro agente fue empujado por el sujeto, haciéndole caer al suelo y resultando también lesionado.

Ambos efectivos fueron trasladados al hospital Puerta del Mar para ser asistidos, con el resultado de uno de ellos con fractura de metafisaria radio del brazo derecho y el otro policontusionado en hombro derecho, pelvis y codo derecho. El presunto agresor consiguió huir de la zona corriendo sin que pudiera ser localizado pese a la búsqueda realizada por el entorno.

Esta no fue la única trifulca que se produjo durante la madrugada de ayer en la Punta de San Felipe, en la que hubo una afluencia de unas 2.500 personas. La pelea de mayor importancia se produjo a las seis de la mañana, siendo denunciado por una presunta falta de lesiones uno de los dos participantes. Según los testigos, intervinieron más personas, pero cuando llegaron los efectivos policiales, éstas huyeron. Además, entre las cuatro y las cinco de la mañana se registraron otros tres conatos de pelea.

En otro orden de cosas, el grupo Charly intervino a requerimiento de un vecino en un bar de la calle Honduras por molestias a causa de la música a la una de la madrugada. Los efectivos policiales constataron la existencia de música audible desde el exterior y comprobaron que el establecimiento tenía licencia de restaurante, por lo que fue denunciado.

Persecución policial de película en La Línea

La jefatura de la Policía Local ha dado a conocer un servicio llevado a cabo a las 20.00 horas de este pasado jueves. Se inició cuando una patrulla policial observó a un varón conduciendo un ciclomotor matriculado en Gibraltar. Lo hacía en dirección contraria por las inmediaciones de la Plaza de Toros y no utilizando el obligatorio casco de seguridad. Al sentir las señales acústicas y luminosas del coche patrulla inició su particular fuga que continuó por la calle Clavel, Génova y Calderón de la Barca, entre otras, siendo en esta última cuando derrapó cayendo al suelo.

Antes de que esto se produjera en su huida puso en peligro a varios transeúntes, como fue el caso de una madre con una niña que tuvieron que esquivar el ciclomotor que era conducido a gran velocidad y saltándose todas las señales reglamentarias de tráfico. A juicio de la Policía Local no ocurrió un accidente serio porque los conductores frenaron a tiempo en los distintos cruces de calles.

Ya tras caer continuó su particular aventura huyendo a pie, siendo alcanzado momentos después por los dos agentes. Se volvió y propinó un puñetazo a uno de los funcionarios, por lo que tuvo que ser reducido al tiempo que amenazaba de muerte a ambos policías. Desprendía un fuerte olor a alcohol, no queriendo realizar la obligatoria prueba de alcoholemia. Fue detenido y trasladado a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía.

Resultó ser Z.A., nacido en 1986. Sobre él, por todo lo narrado, pesan las denuncias formuladas por los agentes por varios delitos contra la ley de Seguridad Vial, resistencia, desobediencia y atentado contra un agente de la autoridad.

Cien senegaleses ilegales rodean y amenazan de muerte a una unidad policial en Palma y los agentes reciben órdenes de no intervenir

Platja de Palma, cada vez más, se está convirtiendo en un auténtico polvorín donde los enfrentamientos entre turistas, vendedores ambulantes ilegales de origen subsahariano y la policía se repiten continuamente.

En la madrugada del martes al miércoles, en las inmediaciones de la calle Pare Bartomeu Salvà, una unidad de agentes del GAP (Grup d’Actuació Preventiva) de la Policía Local de Palma estaba identificando a un vendedor ambulante ilegal cuando, de manera sorprendente, el mismo se abalanzó sobre ellos e intentó agredirles. Rápidamente, los funcionarios consiguieron reducirle y procedieron a su detención por un presunto delito de atentado contra agentes de la autoridad.

En ese instante, una multitud de compatriotas senegaleses del arrestado, trataron de evitar su detención, rodearon a los policías y les amenazaron de muerte.

Tras solicitar refuerzos, más de 40 agentes de la Policía Local de Palma formaron un cordón de seguridad y trataron de tranquilizar a los alborotadores. Durante los altercados, varios senegaleses, visiblemente alterados y nerviosos, quemaron papeles en la calle, les insultaron y amenazaron.

Los agentes de la Policía Local no tenían órdenes por parte de sus mandos, de realizar una carga y disolver al grupo instigador y los policías tuvieron que aguantar provocaciones, insultos y amenazas de muerte.

Tras solicitar ayuda al Cuerpo Nacional de Policía, dos furgones de la UIP (Unidad de Intervención Policial) llegaron al lugar, se desplegaron y, en menos de un minuto, el centenar de senegaleses ya se había dispersado. Muchos turistas hacían fotos y grababan lo que estaba sucediendo. «En Alemania es imposible ver algo así. Se están riendo de la policía y no hacen nada. En mi país ya estarían todos detenidos», concluye un turista germano.

ALERTA DIGITAL