Archivo

Posts Tagged ‘FoRMaCióN’

CURSO TÉCNICA POLICIAL CONTROL Y ARRESTO

El proximo día 30 de junio se impartira en el centro GAMS en la población de Martorelles (BARCELONA), el curso de Técnica Policial Control y Arresto con acreditación sobre los conocimientos adquiridos para portar defensa extensible.

IMG-20140604-WA0002

Disparos al aire. ¿Son mortales?


He escuchado decir en repetidas ocasiones que una bala disparada al aire y en vertical, caerá con una velocidad tal que puede matar a una persona, algunos afirman incluso que el proyectil caerá con la misma velocidad que tenía en boca cuando salió del cañón, ¿es esto cierto?

La fatalidad de los disparos realizados en vertical es una afirmación tan habitual como errónea. El grado de aceptación de esta tesis lo podemos comprobar en la desacertada cita recogida de un reputado manual de tiro policial:

“Un proyectil lanzado al espacio en vertical sube hasta más de 800 metros y cae con una velocidad suficiente para perforar el cráneo a un ser humano, causando severas lesiones o incluso la muerte”

Como vamos a ver, esta afirmación es fruto del desconocimiento del concepto de velocidad terminal. Todos los profesionales estamos de acuerdo en que los disparos al aire son peligrosos y hay que evitarlos a toda costa pero es totalmente falso que un proyectil disparado en vertical (recalco lo de vertical) pueda matar a una persona durante su caída. Si esto fuera cierto, las tormentas de granizo serían algo apocalíptico, algunas piedras de hielo pesan más que una bala y caen de grandes alturas pero no recuerdo que nadie que haya sufrido lesiones graves por tormentas de granizo.

A vueltas con la física

Supongamos que usted tiene un pulso inalterable y que es capaz de disparar una bala con una trayectoria perfectamente perpendicular al suelo. Ahora nos planteamos dos preguntas:

1º¿Cuál será la altura máxima del proyectil?

2º¿Con que velocidad llegará al suelo?

Una vez que la bala es disparada, comienza su ascenso con una determinada velocidad inicial, esta velocidad depende del tipo de cartucho, carga de proyección, etc. Durante la subida la bala irá perdiendo velocidad hasta llegar al punto más alto de su trayectoria donde se detiene, es decir, que toda su energía cinética se ha transformado en energía potencial. El proyectil comienza entonces su camino de vuelta a la tierra acelerado por la fuerza de la gravedad.

Altura máxima

Mediante simuladores balísticos que tienen en cuenta la densidad del aire, el coeficiente de rozamiento de la bala, etc y tomando como ejemplo un cartucho del 9mm que tiene una velocidad inicial de 350 m/seg; Podemos concluir que el proyectil de este calibre disparado en vertical alcanza una altura máxima de aproximadamente 800 metros.

Velocidad con la que llega al suelo.

Para calcular la velocidad de impacto del proyectil en el momento que toca tierra debemos tomar como referencia esos 800 metros y calcular primeramente el tiempo que tardaría la bala en llegar al suelo.

El tiempo empleado en el recorrido descendente lo obtendremos de la siguiente fórmula:

h=V0.t+½.g.t2

h = altura que son 800 metros

V0 = velocidad inicial, que en este caso es cero ya que la bala cuando comienza a descender está parada.

t = tiempo

g = gravedad 9.8 m/s

h=V0.t+½.g.t2

800 = ½ 9´8.t2

t = √800/4´9

t =12 segundos tardaría el proyectil en volver al suelo desde su punto más alto

Una vez que sabemos el tiempo del recorrido de vuelta, podemos calcular la velocidad con la que caería al suelo, mediante la fórmula del movimiento rectilíneo uniformemente acelerado.

Vf = V0+g.t

Vf = 0+9´8.12

Vf = 9´8.12

Vf = 117 m/s sería supuestamente la velocidad con la que la bala cae al suelo desde 800 metros de altura.

Los forenses admiten que para que un proyectil atraviese el cráneo de un adulto, produciendo lesiones graves o la muerte, tiene que alcanzar una velocidad mínima de 100 m/s. Por lo tanto, ¿podría matarnos?

Pues no! La razón es que en nuestros cálculos no estamos teniendo en cuenta la velocidad terminal.

Esto de la velocidad terminal, que mis amigos de la Brigada Paracaidista conocen a la perfección, habría que explicárselo a los instructores de tiro que hablábamos al principio. Veamos en qué consiste este concepto:

“Cuando un objeto cae de una determinada altura, el aire ejerce una fuerza de rozamiento sobre él. Cuanto más deprisa caiga el objeto, más rozamiento produce el aire, así sucesivamente hasta que el sistema se equilibra; Pese a que la gravedad terrestre intenta acelerar aún más el objeto, el rozamiento contra el aire es tan grande que no lo permite y llegados a este punto velocidad de caída es constante hasta que toca el suelo”.

Para conocer la velocidad máxima de caída de un objeto, además de formulas matemáticas complejas, se puede utilizar un túnel de viento. La prueba consiste en inyectar aire a determinada velocidad en un tubo hasta que el peso de la bala se iguala con el flujo de aire inyectado.

En al caso de la munición de 9mm, el flujo de aire es de unos 170 km/h o 47 m/seg. Esta es la velocidad máxima que puede alcanzar una bala de 9mm caída del cielo en vertical.

Otro dato interesante que nos proporciona el túnel de viento es que la velocidad terminal del proyectil de 9mm en caída libre se alcanzaría a los 130 metros. Da igual donde se detenga la bala en su trayectoria ascendente, ya pueden ser los 800 metros mencionados o 5 kilómetros, al final es como si nos hubiera caído la bala en la cabeza desde una altura de 130 metros. Suficiente para hacernos un chichón, pero no para matarnos.

Entonces, ¿por qué se dice siempre que disparar al aire puede ser letal?

Disparar al aire claro que puede ser letal, pero no cuando el disparo es perfectamente vertical como algunos afirman. Cuando el cañón de nuestra arma está ligeramente inclinado, el proyectil no asciende hasta que se para si no que mantiene cierta velocidad horizontal durante su recorrido, convirtiéndose en un tiro parabólico.

En casos de disparos al aire con determinado ángulo respecto a la vertical, si se podría herir gravemente o incluso matar a una persona situada a muchos metros de distancia. ¡Este es el verdadero peligro! La diferencia entre este caso y el anterior es la cantidad de energía que se transfiere en cada dirección.

Cuando el tiro es vertical, el proyectil va agotando su velocidad a medida que asciende, hasta que la pierde por completo al llegar al punto de máxima altura. En ese momento empieza a caer, acelerado solo por la fuerza de gravedad hasta alcanzar la velocidad terminal.

Pero cuando reducimos el ángulo respecto al suelo, el tiro se convierte en parabólico y mantiene cierta velocidad horizontal durante su recorrido. Si se disparada en el ángulo correcto, esa bala al caer podría matar a una persona aunque estuviese a distancias considerables. De hecho cada año mueren decenas de personas por disparos al aire e incluso en algunos paisen existen campañas para evitar estos disparos tan habituales en diferentes celebraciones.

Agujero en la puerta de una vivienda producido por disparos realizados al aire durante las celebraciones de año nuevo en Colombia.

Para entender la descomposición de las fuerzas en el tiro parabólico podemos valernos del siguiente esquema:

En ningún punto del recorrido la velocidad del proyectil es igual a cero

Como acabamos de ver, lo que determina como de peligrosos son los proyectiles disparados al aire, es el ángulo. Para ángulos muy abiertos respecto al suelo, la parábola será muy cerrada y casi toda la energía terminará disipándose en el eje vertical, por lo que la bala tendrá una velocidad horizontal muy baja y será prácticamente inofensiva, cosa que no ocurre a medida que nos alejamos de la vertical ya que la bala conservará parte de su velocidad horizontal.

Riesgo según el ángulo del disparo al aire.

Texto: Diego Casais
– See more at: http://www.stockarmas.com/disparos-al-aire-son-mortales/#sthash.68aLIa6D.dpuf

Los agentes de la Policía Local se forman en falsificaciones

El curso de formación en esta materia ha sido inaugurado en la Escuela Nacional de Policía por el director general de la Agencia de Protección Civil de Castilla y León, Fernando Salguero, quien ha destacado que los policías locales “actualicen sus conocimientos en materia teórica y práctica” y aprendan a detectar falsificaciones.
Salguero ha señalado que Policía Nacional formará a los agentes de las cuerpos locales para que consigan “una situación de profesionalidad muy alta”, que servirá a todos los ciudadanos de la Comunidad.

Es parte de la forma de “complementar” la formación para contribuir a “aumentar su preparación a un nivel de especialización cada vez mayor”. Este aspecto es fundamental porque los agentes locales se encuentran “en la calle constantemente” y en contacto con los ciudadanos, a los que “reclaman documentación”.

De este modo se ayuda a que determinados delitos “se detecten a tiempo” y la labor de ambos cuerpos policiales será “más efectiva” y ofrecerá “frutos más importantes”, ha indicado el director general de la Agencia de Protección Civil.
Es el segundo curso que reciben este año los 29 agentes de la Escuela Regional de Policía, después del dedicado al control de la ansiedad y el estrés en el ámbito laboral.
El inspector jefe del Cuerpo Nacional de Policía, Luis Miguel Gómez, profesor de la Escuela Nacional de Policía, ha destacado la importancia que para los policías locales tienen los conocimientos para distinguir si un documento o una moneda ha sido falsificada o no.

Fuente: avilared.com

Cerrada y sin futuro

La Comunidad desconoce el destino de la Academia de Policía a los tres meses de su clausura

Con su desaparición solo se ahorran dos millones de euros

El cierre de la Academia de la Policía fue una de las grandes medidas que anunció el presidente Ignacio González para adelgazar la Administración autonómica. Fue la baza que hizo valer durante el debate del Estado de la Región celebrado en septiembre. Sin embargo, este exiguo ahorro de dos millones de euros en un presupuesto para este año de 17.060 millones amenaza con convertirse en una patata caliente de la que pueda salir con graves dificultades y más de un lastre político, sobre todo en el sector de la seguridad, donde se mira con absoluto recelo la medida.

La Academia de Policía se había convertido en una de las mejores de las 17 que hay en el territorio español. De hecho, la fama le precedía, sobre todo en temas tan diferentes como el área psicológica y la formación a distancia. Este centro situado en varios pabellones de la zona de Valdelatas, en la carretera de Colmenar Viejo (M-601), había salido de tener unas instalaciones obsoletas y poco adecuadas a las necesidades reales del siglo XXI. Lejos quedaban ya el embrión del actual centro, la Academia Regional de Estudios de Seguridad (ARES) y su heredero el Instituto Superior de Estudios de Seguridad (ISES).

El actual centro dispone, o quizás disponía, de 35 aulas repartidas en diferentes edificios, una biblioteca con 80 puestos de lectura, un moderno polideportivo y una de las mejores pistas de atletismo de la región, un aula magna con más de 200 plazas, un aula judicial y cuatro galerías de tiro. La última, inaugurada en marzo de 2005, es de las más modernas de Europa. Consta de 24 puestos (20 puestos fijos y 4 abatibles), más un carrusel para tiro especializado y un equipo de tiro láser para formación básica y especializada, dos salas de control de tiro, cámara acorazada para 200 armas y más de 200.000 cartuchos de almacenamiento, entre otras instalaciones.

La última adquisición fue un edificio que reproducía un chalé y que se destinaba a hacer prácticas de entradas y registro y, sobre todo, contra la violencia de género, con cursos específicos.

El esplendor de la Academia llegó de la mano de las Brigadas Especiales de Seguridad de la Comunidad de Madrid (Bescam), los 2.500 agentes subvencionados —ahora parcialmente— por el Gobierno regional, recién llegada Esperanza Aguirre a la presidencia. Este plan suponía formar a centenares y centenares de agentes distribuidos en los 111 municipios que tienen policías locales (excepto la capital, que siempre se negó) para reforzar las plantillas en seguridad ciudadana.

Todo eso ya supone el pasado. Cuando acabó la formación de los bescam, las decenas de profesores tenían poco sentido. Un intento de renovarse fue la organización de los exámenes de porteros de discotecas y la formación de otros cuerpos, como los agentes forestales.

Pero todo acabó de un plumazo. La sentencia de muerte llegó en el debate del Estado de la Región. Este magno complejo estaba abocado a morir en el olvido, pese a no tener un destino claro. Solo la conservación y la vigilancia suponen más de 100.000 euros anuales, según reconocen fuentes municipales. Porque una cosa es que el edificio esté cerrado a cal y canto y otra que no sea necesario cuidarlo.

El que fue claro en que el Gobierno regional no tiene ni idea de su futuro fue el director general de Seguridad Interior, Manuel Oliver, en una comisión en la Asamblea de Madrid: “A día de hoy no sabemos cuál va a ser su uso”. Intentó justificar su existencia en la formación de los Bescam durante los años 2004 y 2005, pero se olvidó de un detalle importante. La Academia se creó mucho antes de estas macropromociones. Arrastra 30 años de historia.

En un principio se especuló con la cesión de los edificios a una universidad norteamericana para que instalase en ellos su campus europeo. No parece ese su destino final. “No estoy en disposición de decirles cuál es su destino, pero lo que sí puedo asegurarles es que tendrá un carácter público, ni particular ni privado, y en la medida de nuestras posibilidades, estará dedicado a la seguridad”, añadió Oliver.

La que no lo vio tan claro fue la diputada de UPyD, Elvira García Piñeiro, que calificó de “decisión precipitada” el cierre de la Academia de Policía. “Esto es una falta de respeto para los ciudadanos, después de que hayan pasado tres meses de su cierre. ¿No lo saben o es que quieren dar la primicia al consejero o al presidente de turno? ¿O es que lo dirán cuando lo consideren oportuno para sus intereses?”, le preguntó la parlamentaria sin encontrar respuesta.

Fuentes de la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local (Unijepol) no descartan que la Guardia Civil traslade allí en breve parte de sus servicios caninos y de caballería.

La ‘patata caliente’ de la formación

Si el cierre de la Academia de Policía ha levantado una polvareda, no ha sido menor el problema de la formación de los 13.000 agentes municipales que hay en la región y de los nuevos que ingresen. Hasta ahora se hacía en el centro de Valdelatas, pero su cierre ha creado un problema que todavía no ha resuelto el Gobierno regional. Todo apunta a que los policías se formarán en la Academia que el Cuerpo Nacional de Policía tiene en Ávila.

“Es una salida muy digna porque los agentes recibirán una formación integral por profesionales de la Policía Nacional”, resumió el director general de Seguridad Interior, Manuel Oliver, en la comisión de Justicia. Similares declaraciones a las que hizo su jefe de departamento, el consejero Salvador Victoria.

El presidente de la Asociación Nacional de Jefes, Mandos y Directivos de Policía Local (Anjepol), José García Archidona, le preguntó si hasta ahora los agentes habían tenido una formación deficiente: “Estas afirmaciones suponen una agresión absolutamente innecesaria e intolerable a la cantidad de profesionales que han estado impartiendo clases en la academia. ¿Esto supone que sus antecesores en el cargo han estado permitiendo esta deficiente formación?”.

De hecho, otro colectivo profesional, la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local (Unijepol) cree que el cierre de la academia madrileña ha estado motivado por la baja actividad del centro de Ávila y la necesidad del Ministerio del Interior de darle contenido a ese megacomplejo, ahora también infrautilizado por falta de promociones y oposiciones.

Muchos Ayuntamientos ya están en conversaciones con la Academia de la Policía Municipal de Madrid por si fuera posible formar a sus futuros agentes o a los que asciendan en sus instalaciones. “Es lógico. Tendrían que pagar el desplazamiento, dietas,… Y además, en el fondo, les formarían policías nacionales”, añaden fuentes municipales.

Para completar el panorama queda la patata caliente de la formación continua, aquellos cursos que permiten perfeccionar y reciclar a los agentes. El director general soltó una perla en su intervención: “No existe demanda de los municipios para dar este tipo de formación”. Lógicamente, a falta de oferta, no hay solicitudes. La respuesta le llegó por parte del diputado socialista Pedro Santín: “Es la primera vez en los últimos 30 años en que no hay un plan de formación. Ni lo hay ni se espera que lo haya. ¿O quizás esperan a un tal Aneri para la Policía Local?”.

Madrid tendrá 203 nuevos policías municipales con conocimientos de idiomas

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha anunciado hoy la próxima convocatoria de 203 plazas para la Policía Municipal, en un proceso selectivo en el que se realizará una prueba de idiomas dada la importancia del turismo en la ciudad.

Botella, que ha hecho este anuncio durante una visita al Escuadrón de Caballería de la Policía Municipal, ha subrayado que en la Policía Municipal no se produce una convocatoria de plazas desde febrero desde 2009 y ha añadido que “la crisis empieza en 2010″.

Su intención, ha señalado, es que ya concluida la negociación con los sindicatos, en los próximos días se proceda a publicar la convocatoria.

Ha anunciado también que el 20 % de las plazas se reservará parta policías municipales de otros municipios y otro 20 % será para personal de tropa y marinería del Ministerio de Defensa con al menos cinco años de servicio.

Además, se convocarán plazas destinadas a incrementar el número de mandos intermedios y de la Escala Técnica como las de 46 cabos, 12 suboficiales, 12 oficiales y nueve subinspectores.

Entre las novedades del próximo proceso de selección para la Policía Municipal de Madrid figura la introducción para todas las categorías del conocimiento de idiomas como prueba puntuable.

En concreto, se valorará superar una prueba de nivel de alguno de los siguientes idiomas: inglés, francés, alemán, italiano y chino, según ha señalado la alcaldesa, que ha indicado que el conocimiento de otras lenguas es “fundamental” en el actual mundo “global”.

Ana Botella ha afirmado que Madrid “es hoy una de las ciudades más seguras del mundo” y que eso en parte se debe al trabajo de los 6.331 miembros de la Policía Municipal, que suponen un agente por cada 500 personas.

Ha declarado que “trabajar por la excelencia en seguridad es una prioridad” para su gobierno y ha sostenido que es un factor “fundamental para la atracción del turismo y de la inversión y un objetivo prioritario para dinamizar económicamente la capital”.

La alcaldesa, que ha asistido a una exhibición de perros adiestrados para la detección de drogas y explosivos de la Policía Municipal y ha visto las instalaciones de los caballos, ha aprovechado el acto para poner en valor el trabajo del cuerpo de seguridad del Ayuntamiento.

En este sentido, ha destacado que la tasa de delincuencia en la ciudad se redujo en 2013 más del 4 % y que la sensación que tienen los madrileños sobre la seguridad en su barrio se ha incrementado un 30 %.

Para Botella, este aumento de la seguridad, “tanto percibida como objetiva, se debe, en parte, al esfuerzo realizado por incrementar las patrullas los fines de semana”, en concreto en un 25 % respecto a 2010.

Entre los datos de la labor de la Policía Municipal ha mencionado que en 2013 fueron puestas a disposición judicial más de 15.000 personas, que la respuesta a las demandas urgentes de los madrileños se cifró en menos de 8 minutos en el 80 % de los casos, que se han inspeccionado al menos una vez todos los locales de ocio y que se han tramitado más de 45.000 denuncias por consumo de alcohol en la vía pública.

También, que más del 5 % de la población de la ciudad ha sido sometida a una prueba de alcoholemia y que gracias a ello, ha dicho, se ha reducido el número de accidentes provocados por conducir bajo los efectos de la bebida.

El delegado de Seguridad y Emergencias, Enrique Núñez, ha dicho por su parte que el Ayuntamiento quiere “apostar de una manera decidida por incrementar las labores de patrullaje para dar una mayor cobertura de seguridad a los ciudadanos”.

Ha indicado que el patrullaje a caballo equivale al de ocho agentes a pié según un estudio de Scotland Yard, y ha destacado que en zonas emblemáticas del centro de la capital se está patrullando a caballo “para garantizar mucho más la presencia policial” en las áreas de la ciudad con más turistas.

Núñez ha mencionado asimismo que desde el año pasado se está patrullando a caballo y con perros para luchar contra el fenómeno del botellón con muy buen resultado.

Desde el área se van a invertir casi 600.000 euros este año en la mejora de las instalaciones del Escuadrón de Caballería y de la Sección Canina de la Policía Municipal, ha anunciado.

Fuente: lavanguardia.com

ACUERDO DE COLABORACIÓN ENTRE IPA MALGRAT Y LA ASOCIACIÓN UCO K9

1 febrero 2014 1 comentario

El Presidente de la International Police Association de la AGRUPACIÓN MALGRAT, y el Presidente de la Asociación Unidad Canina Operativa k-9, realizan un acuerdo de colaboración, para el plan formativo que realiza la asociación UCO K-9.

CURSO DE DROGAS PARA UNIDADES CANINAS

12 diciembre 2013 Deja un comentario

La Unidad Canina de la Policía Local de Alcalá de los Gazules, compuesta por el agente José Antonio Sánchez Calero y dos perros detectores de estupefacientes, Lucas y Curro, ambos de la raza conocida como perro de aguas español, propiedad del policía y cedidos al Ayuntamiento, han sido seleccionados de entre más de 150 solicitudes para el primer curso para Guías Caninos y Perros Detectores de Drogas que se ha celebrado en la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía (ESPA), en Sevilla.

Tanto el guía como ambos animales fueron sometidos antes a una preselección, siendo elegidos ambos para la celebración de este curso, pionero en toda Andalucía, del que saldrán los primeros 20 policías locales de la región y el país con titulación oficial que les acreditará como guías caninos, ya que contarán con un nuevo tipo de marca de las sustancias, llamada “Marcaje lapa”, que es el perfeccionamiento del tradicional “Marcaje pasivo”.

El curso lo imparten los instructores y también policías locales, Javier Macho, jefe de la Unidad Canina de la Policía Local de Burgos; Joaquín Rodríguez, jefe de la Unidad Canina de San Fernando; José Luís Andrade, jefe de la Unidad Canina de Villa Nueva del Fresno, en Extremadura, y Abel Luna, jefe de la Unidad Canina de Trigueros en Huelva.