Archivo

Posts Tagged ‘Guardia Urbana’

La Guàrdia Urbana deté un ‘Freddy Krueger’ al Raval

Una desena d’agents aconsegueix immobilitzar un individu armat amb un guant amb ganivetes al carrer Hospital

La Guàrdia Urbana de Barcelona va detenir aquest dimecres al matí un home armat amb un guant amb ganivetes al més pur estil Freddy Krueger. La detenció va requerir la intervenció de més d’una desena d’agents perquè l’home assegurava que estava disposat a ferir tant a agents de l’autoritat com a vianants que caminaven pel barri del Raval de Barcelona.

Dos agents del cos municipal van arribar al carrer Hospital després de rebre l’avís d’un ciutadà. L’home els va advertir que acabava de veure un individu amb “unes punxes a les mans” que havia intentat agredir-lo. Els policies van trobar l’agressor minuts més tard, al mateix carrer.  L’home es mostrava molt violent i anava exhibint les ganivetes que portava a la mà amb una actitud intimidatòria.

Detall de l'arrestat.
Detall de l’arrestat.

Un dels testimonis de la detenció va gravar un vídeo on es veu l’individu com posa de manera fantasiosa i com exhibeix les armes pròpies del personatge de ficció de la saga de pel·lícules de terror. El agents van demanar reforços i van procedir a reduir l’home amb l’objectiu d’evitar que fes mal a algú o que es ferís a ell mateix. Van ser necessaris més d’una desena d’agents per arrestar-lo amb seguretat, segons es pot veure al vídeo.

Un cop reduït i fora de perill, els agents van haver de trucar al Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) perquè l’arrestat estava alterat. El SEM el va traslladar a un centre hospitalari i, posteriorment, l’home va quedar detingut per atemptar contra agents de l’autoritat.

El jefe político de la Guardia Urbana de Barcelona desconoce si cumplirá la promesa electoral con la que se presentó BComú

Los antidisturbios de la Guardia Urbana. / JORDI ROVIRALTA

Amadeu Recasens, el comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, ha reconocido que todavía no sabe si eliminará los antidisturbios de la Guardia Urbana de Barcelona, tal y como prometía el programa electoral con el que se presentó a las elecciones el partido de Ada Colau, Barcelona en Comú.

Recasens ha comparecido esta mañana en la Comisión de Presidencia, Derechos de ciudadanía, Participación, Seguridad y Prevención del consistorio de la capital catalana a petición del grupo municipal de Ciutadans. La formación ha exigido al comisionado que se presente en menos de un mes el modelo de seguridad de la ciudad. Recasens ha adelantado cuales serán los ejes con los que diseñará el modelo de la futura Guardia Urbana basado en “proximidad, territorio, transparencia y nueva organización”. El jefe político de la Guardia Urbana ha asegurado que el modelo que están diseñando para la ciudad – “con la participación de mandos del cuerpo y consultados los sindicatos”- no está cerrado pese a que se dividirá en “13 programas y 47 proyectos que reformarán la Guardia Urbana de Barcelona en función de las políticas públicas”. Recasens ha admitido que en un mes estará avanzado su modelo pero no terminado y admite que desconoce si acabarán con la unidad de antidisturbios -también llamada UPAS o UPS-  o cuál será el incremento de efectivos que necesitará el nuevo modelo policial de BComú.

Por su parte, el portavoz de Ciutadans en el consistorio, Francisco Sierra, ha criticado las declaraciones del gobierno municipal que empiezan a preocupar a agentes “por la ausencia de un modelo policial claro”. Sierra ha criticado la presencia de vendedores ambulantes ilegales en la zona del monumento a Colon, “esa parte de la ciudad se ha convertido en Galerías Colau”, según la ha llamado. El portavoz de Ciutadans ha concluido su intervención criticando que el cuerpo municipal “no necesita filosofía sino más agentes y más medios”.

El portavoz convergente, Joaquim Forn, ha pedido al gobierno municipal que explique claramente cuál es su modelo policial. El convergente se ha dirigido a Recasens advirtiendo de que “no van a poder cumplir con la disolución” de las unidades de antidisturbios.

Por su parte, Jordi Coronas, de ERC, ha pedido a las formaciones políticas que “dejen de meter presión” y que permitan al comisionado reestructurar un cuerpo “que lleva funcionando igual desde hace cuatro décadas”. El independentista ha anunciado que debe mejorarse la seguridad “con 400 efectivos” e incrementar el número de mujeres en el cuerpo para “eliminar la testosterona adicional”. Coronas ha aprovechado su intervención para apostar por unidades como la policía turística.

La representante socialista, Montserrat Ballarín, ha apostado por un modelo de seguridad que apoye las iniciativas formativas de los agentes. Por su parte, Àngels Esteller, del Partido Popular, ha criticado que la alcaldesa asumiera funciones de seguridad y “no se presente en la comisión” y, por último, Josep Garganté, de la CUP, ha pedido “la eliminación de los antidisturbios cuya competencia es de los Mossos d’Esquadra, un cuerpo militarizado y represivo”. Garganté ha pedido que se forme a los agentes en “valores feministas”.

El comisionado de seguridad ha prometido volver dentro de un mes al consistorio para presentar un modelo policial inacabado pero con las líneas básicas desarrolladas.

Los coches de Urbana que trasladen detenidos llevarán videocámaras

El Plan Director que prepara el equipo de Ada Colau prevé que todas las áreas de custodia de los agentes queden registradas

Una furgoneta de la Guardia Urbana en Barcelona.
Una furgoneta de la Guardia Urbana en Barcelona. Albert Garcia

Los vehículos de la Guardia Urbana que trasladen detenidos llevarán instaladas videocámaras en su interior, según ha podido saber EL PAÍS. La videovigilancia, prevista en el Plan Director que prepara el nuevo gobierno, se extenderá a todas las áreas de custodia de los agentes, de manera que todo lo que suceda a partir de una detención policial quedará registrado. Otra de las novedades que prepara el equipo de Ada Colau pasa por “transformar” la Unidad de Régimen Interior de la Guardia Urbana para sustituir un modelo “esencialmente disciplinario” por otro “más amplio que incluya ética y buenas prácticas”, según fuentes municipales.

El anterior equipo de Gobierno, en manos de CiU, anunció una serie de compromisos para mejorar la transparencia del cuerpo después de la emisión, hace un año, de Ciutat Morta. El documental explica la historia de una actuación de la Guardia Urbana hace hoy diez años. Los detenidos, que fueron condenados por unos disturbios pero siguen reclamando su inocencia, denunciaron torturas.

Las medidas del Plan Director del nuevo equipo quieren ir más allá de esos compromisos. Uno de los puntos que incluía la promesa de CiU y que entrará en funcionamiento en breve es la puesta en marcha de un archivo central donde se guarde toda la documentación que genera la Guardia Urbana. Los informes referentes a esas polémicas detenciones nunca se encontraron.

En motivo de los diez años de esa operación, los familiares, amigos y los grupos apoyo que se han creado durante este tiempo presentarán esta tarde un libro editado gracias a pequeñas donaciones que recupera varios testimonios del caso. Mariana Huidoro, la madre de Rodrigo Lanza, uno de los detenidos, explicó a este diario que se reunió con la alcaldesa, Ada Colau, y le trasladó “una serie de peticiones”. Algunas de ellas, son las que prevé el Plan Director.

Dos detenidos en una nueva trifulca entre urbanos y manteros

La Guardia Urbana asegura que una decena de vendedores ilegales intentaron evitar las detenciones e incluso repartieron piedras para agredirles

La Guardia Urbana de Barcelona y los vendedores ambulantes protagonizaron ayer un enfrentamiento como los que no se recordaban desde principios septiembre cuando se vivió una batalla campal en la Rambla de Barcelona. Ayer, los agentes arrestaron a dos manteros y la actuación policial a punto estuvo de acabar a pedradas ya que los compañeros de los manteros arrestados intentaron evitar la actuación policial.

Los hechos se remontan a las 10 de la mañana de ayer, jueves, cuando agentes no uniformados que estaban patrullando por el barrio del Besós detectaron en la calle Alfons el Magnànim a dos individuos cargando petates de gran tamaño. Según el Ayuntamiento de Barcelona, los agentes solicitaron la ayuda de una patrulla uniformada y procedieron a identificar a los dos individuos. La Guardia Urbana sostiene que los dos tipos intentaron zafarse de la identificación y más aún cuando los policías comprobaron que dentro del saco había gran variedad de productos falsificados. Según los agentes que participaron en la detención, en el momento de arrestar a los manteros una decena de personas se aproximaron a los urbanos con actitud desafiante. Las mismas fuentes aseguran que los manteros comenzaron a despedazar piedras y a repartirlas para proceder a lanzarlas contra los policías. Los agentes pidieron refuerzos pero pudieron marchar del lugar, con los detenidos, sin que nadie resultara dañado.

Según la entidad el Espacio del Inmigrante, fueron cuatro agentes de paisanos los que realizaron la detención. La entidad que apoya a los vendedores ilegales asegura que las detenciones se efectuaron en el interior de la parada de metro de Besos Mar. Algo que niega rotundamente el cuerpo de la Guardia Urbana. Según el Espacio del Inmigrante, los agentes golpearon con las porras a los arrestados y cerraron la entrada de la estación al público. La entidad asegura que fue una redada donde se pretendía buscar a manteros.

Un Guardia Urbano rechaza pistola en mano a un navajero que quiso apuñalarlo

3 diciembre 2014 1 comentario

Un agente que regulaba el tráfico en Barcelona sufrió el ataque de un individuo que quiso apuñalarlo sin motivo alguno

Un Guardia Urbano rechaza pistola en mano a un navajero que quiso apuñalarlo
Dos agents de la Guardia Urbana de Barcelona a Plaça Catalunya Aj. Barcelona

Sin motivo aparente. Así se describen en ocasiones acciones delictivas, principalmente agresiones, que carecen de sentido o móvil. Las motivaciones están a veces únicamente en una psique alterada. Las diligencias y el juzgado lo acabarán de dirimir. Lo que está ya contrastado del presente caso es que un guardia urbano que regulaba el tráfico el pasado sábado en una confluencia de las calle Llull y Selva de Mar tuvo que vérselas con un desconocido armado con un cuchillo de grandes dimensiones que quiso atacarlo. Las intenciones parecían mortales, Por ello, el agente, finalmente, tuvo que sacar su arma reglamentaria y con la ayuda de su pareja de patrulla reducirlo y esposarlo.

El detenido es un ciudadano marroquí, originario de Tánger, de 28 años. Fuentes del caso no han podido revelar por qué se acercó al policía bajo la lluvia con un cuchillo. El agente relata en los documentos del caso que sobre las 20.15 notó como a unos cinco metros alguien se le acercaba por detrás. El agua caía con fuerza en esa zona de la ciudad. Ese inconveniente hace muy frecuente la necesidad de un guardia regulando el tráfico en los cruces más delicados. El chubasco era intenso.

El policía intuyó que algo iba mal. Vio destellos brillantes que procedían de la figura que se acercaba. Cuando lo tuvo suficientemente cerca como para reconocer que era un cuchillo reaccionó de inmediato.

Lo primero que hizo fue sacar la porra y, en paralelo o inmediatamente después, presionó el botón de emergencia de que van provistos los equipos de radio. La ayuda tardaría en llegar el tiempo que su compañero empleara en recorrer los 200 metros que los separaban. Su pareja estaba en otra esquina. Mientras no llegaba el apoyo, la situación obligó a medidas excepcionales.

El portador del cuchillo, del que no consta que profiriera palabra alguna, hizo caso omiso a los avisos del guardia urbano. “Tira el cuchillo”, le gritó con insistencia. Pero el sospechoso no hizo ni caso. El tiempo transcurría a esas alturas muy lento.

A esas alturas de la emergencia, el agente en situación de riesgo desenfundó su pistola reglamentaria y blandiéndola conminó a su amenazante oponente a que lanzara el cuchillo.

El otro patrullero, a la carrera, estaba cada vez más cerca. Segundos antes de su llegada, el agresor dejó caer el cuchillo, pero ello no evitó que el otro policía lo embistiera y lo tirara al suelo. Había que neutralizar la amenaza.

Según el informe policial, el sospechoso se resistió ferozmente. De hecho, no pudo ser esposado hasta que llegó una segunda patrulla y ya con cuatro agentes lograron ponerle los grilletes. El detenido resultó ser un delincuente habitual en cuyo historial constan más de una decena de detenciones por hurtos y agresiones y por varias reclamaciones por diferentes juzgados.

¿Qué le llevó al ataque? Todavía no se sabe. Al menos, las fuentes consultadas descartan por completo que se tratara de una agresión por motivaciones ideológicas de tipo extremista. Por ahora, el caso ha corrido como la pólvora entre la plantilla de Guardia Urbana y ha disparado el debate sobre la conveniencia de los chalecos antibalas y anticorte.

Tres detenidos en una pelea con armas de fuego en Ciutat Vella

Los grupos que han protagonizado la trifulca son de origen dominicano, argelino y rumano

La Guardia Urbana de Barcelona ha detenido esta madrugada a tres integrantes de distintas bandas después de que protagonizaran una batalla campal con cuchillos y armas de fuego a la altura del número 3 de la calle Arc del Teatre del distrito barcelonés de Ciutat Vella. Los agentes detuvieron en el lugar de los hechos a tres jóvenes a los que se les acusa de homicidio en grado de tentativa y se les intervino dos cuchillos y un arma de fuego del calibre 38, dispuesta para ser utilizada.

Se acusa a los tres arrestados, a los que se han intervenido dos cuchillos y un arma de fuego del calibre 38, de homicidio en grado de tentativa

La trifulca entre las bandas comenzó a las 4.30, cuando un grupo de ciudadanos de origen dominicano y otro de nacionalidad argelina la emprendieron a golpes y cuchillazos. Según las primeras investigaciones, una vez finalizada la pelea entre ambos grupos, la banda latina también protagonizó otra trifulca con varios ciudadanos rumanos, a los que la policía municipal les interceptó el revólver cargado de munición y preparado para ser utilizado.

Un vecino de la zona fue el que alertó a los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona, después de presenciar como una persona intentaba apuñalar a otra en el transcurso de la pelea. Los heridos en ambas disputas son de carácter leve, y tres personas quedaron detenidas por los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona.

El Congreso debatirá mañana si adelantar la edad de jubilación de los policías locales como pide UPyD

Policía Local de Alcobendas
Foto: AYUNTAMIENTO DE ALCOBENDAS

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) –

La Comisión de Empleo del Congreso debatirá este martes la propuesta de UPyD de aplicar coeficientes reductores a los agentes de los diferentes cuerpos de la Policía Local, de modo que se puedan jubilar antes de la edad legal que se aplica con carácter general, dada la especial “peligrosidad” de su trabajo.

En la iniciativa, que recoge Europa Press, la formación magenta recuerda que la legislación de Seguridad Social permite que ciertos grupos o actividades profesionales de naturaleza “especialmente penosa, tóxica, peligrosa e insalubre, y que acusen elevados índices de morbilidad o mortalidad”, puedan ver rebajada la edad de jubilación a través de coeficientes reductores.

De hecho, esta posibilidad ya se aplica a los trabajadores incluidos en el Estatuto Minero, al personal de vuelo, a los trabajadores ferroviarios, a los artistas, a los profesionales taurinos, a los bomberos al servicio de las administraciones y organismos públicos e incluso a los miembros de la Ertzaintza.

Además, el propio PP ha presentado iniciativas en este sentido en instituciones como la Junta General del Principado de Asturias o el Ayuntamiento de Palencia, tal y como recuerda la formación que lidera Rosa Díez.

LA POLICÍA CUMPLE LOS REQUISITOS.

Dado que “parece evidente” que la actividad de los policías locales “cumple los requisitos de ser especialmente peligrosa y arriesgada” y que la edad de jubilación para los agentes municipales va de los 55 a los 60 años en la mayor parte de los países europeos, UPyD quiere que el Congreso pida al Ejecutivo que reconozca el trabajo de Policía Local como “profesión de riesgo”.

Y, en este sentido, que “se ponga fin a la injusticia de una edad de jubilación que no tiene en cuenta la siniestralidad, peligro y toxicidad de las condiciones de trabajo ni los requisitos exigidos para el desarrollo de la labor policial”. Para ello, debería incorporarse al colectivo a los grupos profesionales a los que se aplican coeficientes reductores en la edad de jubilación.

En cualquier caso, y tal y como recoge la normativa de la Seguridad Social, el establecimiento de estos coeficientes reductores para los agentes locales debería ir acompañado de los ajustes necesarios en la cotización para garantizar el equilibrio financiero de las cuentas públicas.

Actualmente, la edad de jubilación está fijada en 65 años y dos meses, si bien irá incrementándose en un mes por año hasta alcanzar los 67 años previstos en la Ley 27/2011 de la Seguridad Social en el ejercicio 2027.