Archivo

Posts Tagged ‘INTERVENCIÓN ARMA DE FUEGO’

POLICÍA LOCAL DE MONÓVAR DETIENE A UN JOVEN DE 21 AÑOS QUE PORTABA UNA PISTOLA OCULTA EN LA FAJA

Los agentes de la Policía Local de Monóvar que realizaban una patrulla rutinaria por la plaza de la Rosaleda no podían imaginarse que terminarían incautándose de una pistola con una bala en la recamara y nueve en el cargador. Lo más gracioso es que antes de ser cacheado el joven que llevaba el arma le dijo al policía: “jefe, tengo una cosica que me he encontrao”.

Una pistola antigua pero en perfecto estado de funcionamiento y provista de un cargador de nueve balas, una de ellas ya preparada en la recamara para ser disparada en cualquier momento, fue incautada por una patrulla de la Policía Local de Monóvar en un cacheo rutinario llevado a cabo a plena luz del día.

La presencia de un coche en las inmediaciones de la plaza de la Rosaleda despertó las sospechas de los agentes. Al aproximarse al vehículo la patrulla observó en su interior a una pareja de veinteañeros desconocidos en la población de Monóvar. Los dos fueron identificados y cuando uno de los agentes se disponía a cachear al conductor éste se dirigió a él y le dijo en tono muy sereno: “jefe, tengo una cosica que me he encontrao”. La “cosica” era una pistola marca Astra originaria de la posguerra española y con la numeración sin alterar que llevaba oculta en una faja elástica ceñida a la cintura.

Tras comprobar que efectivamente se trataba de una pistola auténtica que podía ser utilizada en cualquier momento con tan sólo quitarle el seguro, los policías le pidieron una explicación.

“No es mía, jefe, -dijo el joven- lo que pasa es que he salido del coche a mear y me la he encontrao ahí, a unos metros, entre esos matojos”, le aseguró al agente con el ánimo muy sereno. La misma sangre fría con la que trató de convencerles de que la faja que llevaba no era para ocultar el arma sino porque tenía que ayudarle a su padre a cargar y descargar. Así que le dolían los riñones.

Se trata de un joven de 21 años vecino de Novelda, de raza gitana y sin antecedentes penales. Fue detenido al mediodía del lunes sin que ofreciera ningún tipo de resistencia y minutos después era puesto a disposición de la Guardia Civil de Monóvar. Tras pasar la noche en el depósito carcelario comarcal de Novelda ayer fue conducido ante el juez de guardia para prestar declaración por una causa abierta de tenencia ilícita de armas.

La pistola ha sido enviada al departamento de Intervención de Armas de la Guardia Civil donde va a ser sometida a diferentes pruebas periciales para determinar si ha sido utilizada con anterioridad en algún acto delictivo. El acusado ha quedado de momento en libertad pero deberá acudir a juicio en próximas fechas. El Ministerio Fiscal podría pedir para él una pena de más de dos años de cárcel.

La incautación de un arma de fuego auténtica no es nada habitual ni en Monóvar ni en los municipios de la comarca. Las fuentes policiales consultadas señalaban ayer que en los controles rutinarios es cada vez más frecuente intervenir navajas, pistolas simuladas o de fogueo e incluso algunas de ellas con evidentes signos de manipulación. Pero una pistola de verdad, antigua pero en buen estado, con su cargador de nueve balas y, además, en manos de un joven de 21 años no deja de causar sorpresa entre quienes se encargan de velar por la seguridad ciudadana de los municipios del Alto y Medio Vinalopó.

La Policía sorprende a una veintena de menores ebrios, uno de ellos, con un rifle

MALAGA

Un total de 20 menores, con edades comprendidas entre los 13 y los 17 años, fueron sorprendidos por agentes de la Policía Local de Málaga en la vía pública y en un bar con síntomas de haber ingerido bebidas alcohólicas. Además, uno de ellos tenía un rifle.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 00.20 horas del pasado domingo en la calle Andrómeda. Tras personarse en el lugar, los policías comprobaron que en la vía pública había unos 10 menores en estado ebrio, gritando y causando alboroto, según informó la Policía Local en un comunicado.

Los agentes entraron en un bar de la citada calle y observaron a otro grupo de jóvenes, todos menores de edad, excepto uno -de 18 años-, consumiendo bebidas alcohólicas. Además, uno de los chicos, de 16 años, apuntaba al resto desde la cocina con un rifle del calibre 22, que carecía de munición.

Durante la intervención policial, uno de los menores, de 17 años, perdió el conocimiento, por lo que los policías locales requirieron la presencia de los servicios de emergencias sanitarias, que trasladaron al joven al hospital Clínico Universitario ‘Virgen de la Victoria’, informando el facultativo de guardia de que se trataba de una intoxicación etílica.

Los agentes contactaron con la madre del menor, que se personó en el hospital y se hizo cargo de él, siendo informada de que sobre los hechos acaecidos se daría cuenta a la autoridad correspondiente.

Propietario del bar

Los policías locales procedieron a la identificación del propietario del local, que resultó ser José Francisco M. R, nacido en Barcelona y vecino de Málaga, de 56 años, que manifestó a los agentes que le había dado permiso a su hijo para usar el local y celebrar un cumpleaños.

El hombre dijo también ser el propietario del rifle, así como que dicha arma se encontraba en el sótano del local, sin ningún elemento de seguridad que impidiera que alguien pudiese apoderarse de ella. No presentó, no obstante, ningún documento que acreditase la propiedad, por lo que fue intervenida por los policías.

Además, los agentes observaron sobre el suelo varias cápsulas de origen desconocido, que podrían contener algún tipo de sustancia estupefaciente, por lo que se intervinieron para ser analizadas.

Ante estos hechos, la Policía Local dio cuenta de lo sucedido al Ayuntamiento de Málaga, que, tras tener conocimiento, incoó un expediente sancionador al propietario del establecimiento.

 

FUENTE : Europa Press