Archivo

Posts Tagged ‘juicio’

Condenado por agredir a dos policías de La Laguna en La Cuesta

El Juzgado de lo Penal número 8 considera probado que el individuo cometió dos faltas de lesiones y un delito de atentado.
 

P. Fumero, Santa Cruz de Tenerife

La magistrada del Juzgado de lo Penal número 8 de Santa Cruz de Tenerife condenó a Francisco Javier Hernández G. como autor responsable de un delito de atentado a dos policías locales de La Laguna, así como de dos faltas de lesiones.

La juez estableció una pena de un año de prisión con inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de cumplimiento de la condena.

Además, la sentencia también establece indemnizaciones económicas para ambos agentes.

La sentencia firme se adoptó por conformidad de las partes implicadas en el suceso.

Los hechos ocurrieron el 12 de octubre de 2010 a las cuatro de la madrugada. El procesado circulaba con un vehículo por la avenida de Los Menceyes, en el municipio de La Laguna. Los policías locales le dieron el alto durante un control de documentación. En ese momento, el acusado no paró, pero sí lo hizo unos metros más adelante. Como carecía de seguro obligatorio, los agentes le informaron de que iban a inmovilizar el coche. El denunciado amenazó de muerte a un funcionario y lo insultó. Además, lo agarró por el cuello y le dio un fuerte empujón. El policía cayó al suelo. Después de sufrir diversas lesiones leves, los agentes laguneros consiguieron reducir al individuo.

Ahora, la sentencia da la razón a la denuncia efectuada en su día por los funcionarios de La Laguna.

JUZGAN A UN CONDUCTOR KAMIKAZE Y AL POLICIA QUE LE DEJÓ CIEGO DE UN TIRO

El acusado pide perdón por su alocada huida y el agente asegura que disparó «para proteger la vida, porque venía hacia mí y no paraba»

Valencia vivió el 21 de mayo de 2008 una de las más peligrosas persecuciones que han visto sus calles. Hasta 20 patrullas de la Guardia Civil, la Policía Local y la Policía Nacional persiguieron a Rafael B., un vecino de la ciudad. Bajo los efectos de la cocaína, el conductor kamikaze se saltó un control y circuló de manera temeraria desde Canet d’En Berenger a Valencia. En algunos momentos de su alocada huida alcanzó los 200 kilómetros por hora. Al final del trayecto, un policía disparó contra su coche. La bala rebotó y le dejó ciego.

El juicio por estos hechos arrancó ayer en la Audiencia de Valencia. La fiscal pide un año y medio de cárcel para el hombre por un delito contra la seguridad del tráfico. Pero también exige responsabilidades al policía nacional que efectuó el disparo, miembro de la Comisaría de Marítimo. También se sentó en el banquillo acusado de una falta de lesiones por imprudencia. Piden que indemnice con 80.000 euros al afectado.

El primero en declarar fue Rafael, que compareció en la Sección Tercera junto a un familiar y sin separarse de su perro lazarillo. El hombre confesó que había tomado un gramo de cocaína y admitió que circuló «por encima de la velocidad legal». «En aquellas fechas estaba en tratamiento psiquiátrico», recordó. Respecto a la razón por la que no obedeció las indicaciones de los agentes, fue insistente con una idea: «No me encontraba bien y sólo quería llegar a casa sin hacer daño a nadie», repitió en la sala.

En su declaración aseguró que pide perdón «todas las noches». «Por mi comportamiento de aquel día y por el mal rato que hice pasar a las fuerzas de seguridad», se excusó. Según su versión, el policía acusado disparó cuando él ya había detenido su vehículo. «No colisioné contra nadie. Tenía al policía enfrente de mí, encañonándome a tres o cuatro metros. Oí el disparo y me quedé ciego. Fue un tiro completamente aislado», describió.

El policía nacional expuso un punto de vista diferente. «El coche venía hacia mí y no paraba. Disparé para proteger mi vida, la de un taxista y la de un compañero que había muy cerca», relató. «Pensé que si seguía se me llevaba por delante». Aseguró que disparó dos veces al aire y otras tres hacia las ruedas, «siguiendo lo aprendido en las clases de tiro». Fue una de estas balas la que rebotó en el asfalto y alcanzó los ojos de Rafael.

ABSUELVEN AL POLICIA DE TALAVERA ACUSADO DE FALSEDAD DE DOCUMENTO POR PONER SUPUESTAMENTE UNA MULTA FALSA

26 noviembre 2011 4 comentarios

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Toledo ha absuelto al policía local de Talavera de la Reina que fue juzgado el pasado mes de octubre al ser acusado por un delito de falsedad documental y prevaricación —para el que el Ministerio Público1 pedía cuatro años de cárcel— por poner supuestamente una multa falsa a un coche.

El Tribunal considera, según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, que el procesado, J.M.V.E., “no era consciente de estar alterando la verdad” y añade que en este caso no concurre la circunstancia de dolo falsario.

Para el tribunal, J.M.V.E. “no era consciente de estar alterando la realidad” el 29 de agosto de 2008 cuando confundió el coche de una vecino que denunció por “hacer uso inmotivado” de las señales acústicas, con otro que no se correspondía con el vehículo.

HECHOS PROBADOS
Según los hechos probados, el vehículo que el acusado creyó identificar era una furgoneta de su vecino, razón por la cual anotó la matrícula que le daba el Servicio de Gestión de Tributos Municipal al que accedió para completar los datos de la denuncia.

Sin embargo, la Audiencia Provincial señala que durante el juicio quedó probado que ese vehículo había sido depositado por su propietario en un concesionario de Talavera, cambiándolo por otra furgoneta nueva, de color gris claro, de parecidas características externas, que es el vehículo que J.M.V.E. confundió con el vehículo anterior.

CONDENAN A TRES HOMBRES QUE EMBISTIERON A LA POLICIA LOCAL CON UN COCHE ROBADO

25 noviembre 2011 Deja un comentario

 

 El Juzgado de lo Penal 3 de Gijón ha condenado a tres vecinos de Avilés a una suma de diez años de prisión después de haber robado en Gijón por el método del ‘alunizaje’ una máquina tragaperras con un coche previamente sustraído con el que embistieron a la Policía Local en su huida.

Según la sentencia, dos de los procesados son autores de un delito de robo de uso de vehículo a motor, otro de hurto y otro de intento de robo con fuerza en las cosas. Por el primero les condena a cada uno al pago de una multa de 1.080 euros y, por los otros dos, a seis meses de prisión por cada uno de los delitos. Los absuelve, no obstante, del delito de atentado en concurso ideal con dos faltas de lesiones, otro de lesiones y un delito de conducción temeraria.

En cuanto al tercer acusado, le considera autor de los mismos delitos que a sus compañeros, pero añade el delito de atentado en concurso ideal con dos faltas de lesiones, otro de lesiones y un delito de conducción temeraria. En este caso, se aplica la agravante de reincidencia. En cuanto a la pena, le condena a un total de ocho años y un mes y el abono de varias multas que suman 1.800 euros, así como la privación de conducir ciclomotores o vehículos a motor por un periodo de cinco años.

Además, los tres deberán indemnizar a la aseguradora del bar donde se produjo el ‘alunizaje’, a uno de los agentes lesionados en 912,22, al Ayuntamiento de Gijón en 1.800 euros y a la empresa de renting en 4.656,37 euros.

Según el relato de hechos, el 1 de enero de 2010, sobre las 7.00 horas, los tres imputados sustrajeron un vehículo y lo utilizaron para robar de un bar de la calle de Panamá una máquina tragaperras por el método del ‘alunizaje’ en Gijón, tras lo que se dieron a la fuga.

Poco después, cuando circulaban por la avenida de Juan Carlos I con el maletero, en el que habían depositado la tragaperras, abierto, una patrulla de la Policía Local intentó darles el alto. El conductor simuló parar, pero cuando los agentes se acercaban al coche reanudó la marcha a gran velocidad, lo que hizo que uno de los policías tuviera que arrojarse al suelo para evitar ser atropellados.

Asimismo, otra patrulla intentó cortarles el paso, pero el conductor del vehículo robado embistió el coche policial. Como consecuencia, tres agentes resultaron heridos. El vehículo utilizado por los delincuentes había sido sustraído en Pinzales (Gijón), horas antes.

CONDENADO A PAGAR 180€ POR DECIRLE A DOS POLICIAS QUE “NO VALEN PARA NADA”

 

CASTELLÓN, 30 (EUROPA PRESS)

La sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a un hombre a una multa de 180 euros por una falta contra el orden público, tras dirigirse a dos policías locales de Benicàssim que “los municipales no valen para nada” y que la Policía Local “es una mierda”.

Así lo recoge la sentencia de la Audiencia de fecha 8 de septiembre, recogida por Europa Press, que confirma la condena al procesado impuesta juzgado de Instrucción número 6 de Castellón pero rebaja la cuantía de 450 a 180 euros por las “circunstancias económicas” del acusado.

Los hechos ocurrieron el 19 de septiembre de 2010, cuando según el relato de hechos probados, el procesado se dirigió a dos policías “con ánimo de despreciar el principio de autoridad” y les profirió una serie de insultos como “los municipales no valéis para nada”, “la Policía Local sois una mierda” o “mentirosos”.

La defensa presentó un recurso tras la sentencia condenatoria en primera instancia basada en un error en la valoración de la prueba, ya que, según su versión, no se profirieron las expresiones declaradas como probadas, aunque reconoce que por la tensión pudo alzar la voz al dirigirse a los agentes.

No obstante, La Audiencia Provincial ha desestimado este recurso ya que, según recuerda, las declaraciones testificales de los agentes son prueba de cargo “apta y suficiente para enervar la presunción de inocencia” y destaca que en este caso, los funcionarios llevaron a cabo su declaraciones “de forma imparcial y profesional, sin razón alguna para dudar de su veracidad”.

JUZGAN ESTE LUNES A TRES ACUSADOS DE AGREDIR A POLICIAS LOCALES EN UN BOTELLÓN MULTITUDINARIO

GRANADA, 16 (EUROPA PRESS)

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada acoge desde este lunes y hasta el próximo 21 de octubre el juicio contra tres hombres de nacionalidad ecuatoriana acusados de agredir a varios agentes de la Policía Local que se personaron en un descampado donde unas 50 personas estaban realizando ‘botellón’ con la música alta.

Se trata del procesado identificado como Ángel Felipe C.T., de 34 años, que se enfrenta a una año y medio de cárcel y una multa de 2.250 euros por un delito de atentado a agentes de la autoridad, una falta de lesiones y otro delito de daños; José Hernán A.M., de 34 años, para el que la Fiscalía solicita 15 meses de prisión por atentado; y Jaime Roberto A.M., de 31 años, que hace frente a un año y medio entre rejas y a una multa de 750 euros, por atentado y falta de lesiones.

Asimismo, según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, el fiscal interesa que, en el caso de acreditarse la situación administrativa irregular en España de los tres inculpados, se sustituyan las penas privativas de libertad por la expulsión de territorio nacional.

Los hechos se remontan al pasado 9 de octubre de 2005, sobre las 2,00 horas, cuando, requerida por los vecinos, acudió a un descampado del barrio de la Chana, en Granada capital, una patrulla de dos agentes de la Policía Local, que, viendo que eran 50 personas las que hacían ‘botellón’, decidieron avisar a otras dotaciones.

En ese momento, se acercaron a ellos unas 20 personas, entre ellos Ángel Felipe, que, con otros, dio patadas al vehículo policial y se abalanzó sobre uno de los agentes, al que tiró al suelo forcejeando con él. Poco después llegaron al lugar un total de seis patrullas, con diez policías.

Otro de los inculpados, Jaime Roberto, también atacó al mismo agente anterior sin alcanzarle y, aunque huyó del lugar, fue alcanzado por una dotación, aunque resistiéndose con fuerza a la detención. El hermano de Jaime Roberto, el también acusado José Hernán, se arrojó contra otro policía que cayó al suelo “oponiéndose de forma intensa, violenta y continuada” a su arresto.

A consecuencia del tumulto que se produjo con motivo de la llegada progresiva de los agentes y de la actitud “agresiva” de muchos de los presentes en el ‘botellón’ resultaron heridos dos policías y dañado un vehículo patrulla, al que un grupo de unas 20 personas arrojaron piedras, ocasionando daños por valor de 1977,16 euros.

Además de la pena de cárcel y las multas, el acusado Ángel Felipe se enfrenta al pago de una indemnización de 560 euros a uno de los agentes heridos, y de 1.977,16 euros al Ayuntamiento de Granada, por los desperfectos en el vehículo. La Fiscalía de Granada pide también para Jaime Roberto que indemnice a otro de los heridos en la cantidad de 136 euros.

EL JUEZ ABSUELVE A LOS POLICIAS DE LA CARGA DEL CABANYAL (C. VALENCIANA)

El juez ha absuelto a los dos agentes, uno de la Policía Local y otro de la Nacional, acusados de un delito de lesiones por la carga que se produjo en el Cabanyal cuando un grupo de personas trataba de frenar unos derribos.
La decisión del juez de instrucción número 7 de Valencia era más que esperada ya que en el juicio no se pudo demostrar la participación directa de estos agentes en la carga. De hecho, la propia Fiscalía solicitó la absolución de los dos funcionarios, aunque criticó la «proporcionalidad» y «oportunidad» de la actuación policial. Al parecer, los dos acusados eran los que estaban al mando del dispositivo policial, pero no participaron en la carga, según se acreditó en la vista.
El demandante, Faustino Villora, miembro destacado del grupo Salvem el Cabanyal, denunció la agresión de los agentes y reclamaba por uno de los zapatos que perdió durante la refriega. Estos cuestan 210 euros porque Villora padece un problema en la cadera que le obliga a llevar este tipo de calzado, según explicó durante el juicio. Finalmente, no recibirá una indemnización.