Archivo

Posts Tagged ‘Sentencias’

EL AYUNTAMIENTO DE MÉRIDA ABONARÁ MÁS DE 200.000 EUROS A DOS POLICIAS QUE IMPUGNARON UNAS PRUEBAS SELECTIVAS

17 noviembre 2010 Deja un comentario

EUROPA PRESS. 17.11.2010

El Ayuntamiento de Mérida deberá abonar más de 200.000 euros a dos policías locales que impugnaron unas pruebas selectivas convocadas en 1996 y resueltas un año después. Estos dos agentes forman parte de la plantilla desde 2008, también como resultado de su impugnación.

Esta cantidad de 200.000 euros se suma a los más de 60.000 euros que el gobierno local ya tuvo que aportar a otro agente, quien también impugnó el citado proceso opositor, a consecuencias de lo cual ingresó en el cuerpo en 2005.

Según ha informado la portavoz del equipo de gobierno, Estrella Gordillo, un auto del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, del 14 de octubre de 2010, obliga al Ayuntamiento de Mérida a indemnizar a dos agentes con todas las mensualidades que han dejado de percibir “en doce años”, desde que se presentaron a las pruebas y hasta que se resolvió judicialmente, descontando aquellos trabajos que hayan desarrollado en este periodo.

“Se ha demostrado, no en una ocasión, sino en varias ocasiones, que se cometieron graves irregularidades, que se aprobó a gente que casi tenía el examen en blanco, y que se perjudicó gravemente a otros ciudadanos que recurrieron por la vía judicial en los tribunales, y que a día de hoy son trabajadores municipales”, ha asegurado Gordillo.

La socialista ha ironizado con que este es el “ejemplo de gestión” que realiza el PP, partido que, durante el mandato de Pedro Acedo, convocó las pruebas”. La portavoz ha pedido al PP, que presenta de nuevo a Acedo como candidato, que no dé “lecciones, por Dios”.

Condenado a pagar 1.500 euros por lesionar a un policía local en el desalojo de un establecimiento

 

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un individuo, identificado como A.P.L., a pagar una indemnización de 1.500 euros por las lesiones producidas a un agente de la Policía Local durante el desalojo de un local público.

SEVILLA, 16 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un individuo, identificado como A.P.L., a pagar una indemnización de 1.500 euros por las lesiones producidas a un agente de la Policía Local durante el desalojo de un local público.

 

Según relata la Audiencia Provincial en la sentencia, consultada por Europa Press, queda acreditado que las lesiones se las produjo el agente cuando, en unión de otros compañeros, “hubieron de proceder por la fuerza a desalojar de un local público al demandado, que se resistía violentamente a ser desalojado”.

 

En este sentido, señala que el demandado es el responsable de esas lesiones y el causante de las mismas, “tanto se hayan producido por sus golpes directos o por cualesquiera otras circunstancias derivadas del forcejeo y de la resistencia que mantuvo al desalojo”.

 

Además, indica que la declaración de un testigo, también policía local, que manifestó que las lesiones se produjeron por un golpe directo, “no pueden justificar la absolución del demandado, ya que está plenamente probada la actuación policial, la resistencia violenta del condenado y la propia ilicitud de su conducta y la legitimidad de la fuerza utilizada por la Policía”.

 

 

Prisión por agredir a un auxiliar de policía Local que le sorprendió en un pueblo al que no podía entrar por robar

El agredido, auxiliar de Policía Local de Fines, sorprendió al acusado en un cortijo de la localidad

EUROPA PRESS | ALMERÍA
La Audiencia Provincial ha ratificado la condena a un año y tres meses de prisión y la multa de 2.760 euros para un individuo que agredió a un auxiliar de Policía Local de Fines cuando éste le sorprendió en el interior de un cortijo ubicado en el municipio, en el que no podía residir por orden judicial durante tres años después que cometiese varios robos con fuerza en inmuebles del pueblo.
La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, desestima el recurso de apelación del acusado contra el fallo del Juzgado de lo Penal número 3 y confirma la pena como autor de un delito de atentado, al que suma el pago de una multa de 2.520 euros por 14 meses a razón de seis euros al día por un delito de quebrantamiento de condena y una indemnización de 240 euros por una falta de lesiones.
Según consta en el apartado de hechos probados, el hombre, en compañía de un segundo, se encontraba viviendo en el conocido como ‘Cortijo Amador’ de Fines cuando, a las 12,45 horas del 24 de febrero de 2009, el vigilante municipal, que ejerce funciones de policía local e iba uniformado, le sorprendió.
Pese a que se dio a la fuga, el agente le alcanzó y ambos iniciaron un forcejeo durante el cual el acusado le golpeó y le causó erosiones tanto en el cuello como en el brazo y la espalda, que precisaron para su curación tres días. Su compañero, también condenado por un delito de quebrantamiento, fue detenido en las inmediaciones de la vivienda, sin que opusiera resistencia.

La Audiencia absuelve a un policía que fue condenado de coacciones

La togada imputó a un agente que sufrió lesiones al requerir los datos a un joven.El alto órgano de la provincia ordena a la jueza de Segorbe a rectificar la sentencia.

Los magistrados de la Audiencia Provincial de Castellón han ordenado a la titular del juzgado de Segorbe que rectifique y emita un auto de absolución para un agente de la Policía Local de Navajas a quien la jueza condenó por coacciones a un joven del municipio. El alto órgano judicial entiende que esta sentencia contra un miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad es errónea y este debe de quedar libre de culpa.

Según el texto judicial erróneo, dictado por la titular de Segorbe y al que ha tenido acceso Mediterráneo, los hechos sucedieron en la madrugada del día 26 de agosto del 2007, en la plaza del Matadero de Navajas. Allí se encontraban varios jóvenes y el agente de la Policía Local, ahora exculpado, se aproximó al vehículo y estos, que estaban consumiendo bebidas alcohólicas, se marcharon. Poco después volvieron a aparecer y al requerirles el agente la documentación y pedirles las llaves del vehículo, uno se negó por lo que el policía, según la jueza de Segorbe, intentó ponerle la zancadilla, lo zarandeó y le rompió la cremallera de la chaqueta.

Como consecuencia del suceso, el agente acudió al centro de salud de Segorbe, sobre las 5.16 horas, con arañazos múltiples en el brazo izquierdo, así como una quemadura de cuatro centímetros de longitud efectuada por el joven a quien había intentado identificar. La titular de Segorbe condenó al agente por coacciones y al agresor por lesiones de obra con unas multas similares.

Mostraron su disconformidad hacia esta sentencia el Ayuntamiento de Navajas y el abogado defensor, ya que desde su punto de vista la juez de Segorbe basó todo el juicio “en testimonios que presentaban animadversión hacia el municipal”. Por este motivo la Audiencia volvió a analizar el caso y concluyó que el policía debe de ser absuelto, ya que “existe un atestado que narra lo sucedido de forma muy diferente a como lo contaban ciertos testigos, amigos de V.R., el agresor”.

Y es que según los magistrados la jueza de Segorbe no tuvo en cuenta que el agente “intervenía en ejercicio de sus funciones y el incidente se inició con un problema de identificación del agresor que se encontraba consumiendo bebidas alcohólicas”. Asimismo, la Audiencia dice que “al margen del atestado policial, es llamativo que la única denuncia penal existente fuera el parte de urgencias del agente que dio lugar a las diligencias en el juzgado, pero no había denuncia por parte del agresor”. Además, los magistrados entienden que “es muy llamativo que el único lesionado sea el policía, lo que cuestiona la versión”.

Por otra parte, el alto órgano determina que el juicio oral que se celebró en Segorbe no fue adecuado para lograr un convencimiento imparcial de los hechos y que el agente ni siquiera fue debidamente citado, además de que la condición de imputado le fue otorgada de oficio por la juez. Por todo, la Audiencia ha ordenado a la juez de Segorbe que corrija este nuevo error judicial “ya que no es el primero contra un miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ”, según explicaron fuentes judiciales.

Fuente: El Periódico Mediterráneo

Un año de prisión para tres cazadores por lesiones a un policía local

   CIUDAD REAL, 2 Ene. (EUROPA PRESS) –

   La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado a tres hombres, J.A.T.C., A.R.T  y E.G.B., a un año de prisión cada uno por un delito de lesiones cometido contra A.A.M., un policía local de Alcázar de San Juan, en unos hechos ocurridos en 2003.

   En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que también se establece una indemnización conjunta de más de 4.500 euros, por las heridas causadas y las secuelas que le quedaron, se establece la atenuante de dilaciones indebidas.

   Como hechos probados, en la resolución judicial, se dan que sobre las 21.25 del 24 de junio de 2003, los procesados se encontraban cazando en un coto entre Arenales de San Gregorio y Cinco Casas, avistando una liebre, por lo que soltaron los perros, uno de los cuales se detuvo junto a la víctima, que también estaba por la zona.

   Este pensó que el animal estaba solo, por lo que lo subió en su vehículo, abandonado el lugar. Esta acción fue vista por los condenados, que iniciaron una persecución con otro vehículo, hasta llegar a una gasolinera en Alameda de Cervera.

   Detenidos en el lugar indicado, y antes de que A.A.M. saliera de su vehículo, los tres procesados se dirigieron a él, golpeándole uno de ellos en la cara, mientras que los otros, impedían que pudiera escapar, momento en el cual, viéndose acorralado, procedió a rociar en la cara con un aerosol de defensa personal marca.

   A continuación, aprovechó para extraer de su vehículo una carabina, y con ella introducirse en la tienda de la estación de servicio, donde les pidió a los empleados que la guardaran a la vez que les solicitó que avisaran a la Guardia Civil.

   Tras ello, A.A.M. salió de la tienda, dirigiéndose hacia los acusados, los cuales permanecían en el lugar, decidiendo, a la vista de lo ya acontecido, y de la agresión de la que había sido objeto,  empuñar una pistola que portaba consigo, marca ” Star”, modelo PK 30, la cual no se encontraba montada, procediendo los acusados a abalanzarse sobre él, propinándole varios golpes , hasta que consiguieron arrebatarle la pistola, de la cual, J.A.T.G. extrajo las balas, que posteriormente entregó voluntariamente a la Policía.