Archivo

Posts Tagged ‘Guardia Civil’

Cuando vienen los malos.

25 septiembre 2014 Deja un comentario

http://www.urbanfighterscommunity.com/opinion/cuando-vienen-los-malos

Cuando los malos no están cerca de nosotros y nos encontramos en la seguridad de nuestro circulo social, solemos descalificar a la policía y les echamos en cara que nunca vienen lo suficientemente rápido o que según cogen a los delincuentes, los dejan salir por otra puerta. Solemos tener reservado para los policías todo tipo de insultos, críticas, diatribas y reproches. Les llamamos “perros a las ordenes del gobierno” o les decimos que no defienden la “justicia real”. Como si hubiera algún individuo que practicase “la justicia real” en su vida privada.

Sin embargo, cuando vienen los malos y están cerca de ti porque te han robado, o han entrado en tu casa por la noche o tu pareja te agrede o te encuentras en una situación de peligro, entonces, si que llamamos a la Policía y si que deseamos que cumplan con su deber con corrección.

Es muy común en este país que los ciudadanos opinemos de todo con gran autoridad y conocimiento de los hechos. Somos un país lleno de doctores en filosofía, de catedráticos de la vida, de ingenieros, de mentes preclaras y de grandes pensadores. Cualquier albañil, fontanero, electricista, jubilado , abogado, ama de casa o recauchutador de neumáticos, sabe perfectamente como solucionar los problemas del país y su receta, además de infalible, es “la única” que puede sacarnos de la crisis. Somos españoles y por tanto, de carácter mediterráneo, donde además del aceite de oliva, es frecuente la fanfarronería y la sangre caliente. Se nos calienta la boca sin que el cerebro se haya puesto en marcha siquiera . Hablamos por hablar porque hablar es gratis y en Facebook apesta la inmensa cantidad de grandes pensadores que te puedes encontrar a diario. Todos con elocuentes mensajes y frases grandilocuentes que te dicen las grandes verdades universales pero que a la hora de la verdad, habría que ver como se manejan en comunidad y cuanto reman por el bien común.

A la Policía se la echa en cara todo y a todas horas y, si bien es cierto que hay mucho membrillo dentro de la Policía Nacional y de la Municipal, porque ninguna entidad ni cuerpo formado por seres humanos esta exento de tener a algún memo en sus filas, lo cierto es que la mayoría intentan sacar un trabajo adelante que consiste, en gran parte, en dotar de seguridad la vida de los ciudadanos. Si, ya se que también son una fuerza recaudatoria que inyecta dinero en las arcas corruptas del estado, pero no podemos recriminárselo a la policía sino a nuestros gobernantes. La policía cumple con su deber y su deber es un deber incomodo, incomprendido y poco populista. A mi también me gustaría que no me pillasen el sábado con el test de alcoholemia, pero no puedo culpar a la policía. Si me pillan, la culpa es mía por beber y conducir.

Cuando sales de la burbuja de tu puesto de trabajo o de la tranquilidad de tu casa y te aventuras a la vida real donde existe un submundo de gentuza que ninguno queremos ver y que preferimos que, si existe, sea en otro barrio, entonces te das cuenta de que la policía hace una labor impagable.

Muchas veces realizan esta labor sin medios, sin preparación y, lo que es peor, sin motivación, porque saben que cuentan con el desprecio de muchos de esos ciudadanos que cuando un policía está en apuros, sonríen y encuentran una deliciosa satisfacción si al final el policía sale mal parado.

Muchos de estos ciudadanos que desean ver a un agente por los suelos, lo justifican diciendo que “hay que romper el sistema” o que “ la culpa es del sistema y de sus lacayos” pero luego cuando están en apuros exigen que venga uno de esos “lacayos uniformados” a detener al malo que les ha robado o que les ha agredido. Muchos de los que quieren romper el sistema deberían decirnos qué sistema habría que implantar porque, digo yo que si se rompe el sistema habrá que poner otro ¿O vamos a vivir sin sistema? Yo no conozco ningún país sin sistema, es más, creo que desde los tiempos de los visigodos o incluso de los fenicios, todos los sistemas posibles ya han sido testados en todos los países y al final, todos han abandonado otros “sistemas” y se han quedado con un sistema muy parecido al nuestro. ¿Estarán todos los países equivocados?

Podemos estar de acuerdo o en desacuerdo con el motivo de una intervención policial pero nunca se nos puede olvidar que son trabajadores que están cumpliendo un cometido y muchas veces con una remuneración muy escasa. Muchos agentes de la Policía Nacional o un Guardia Civil cobran entre 1300 y 1500 euros al mes y os garantizo que por ese sueldo yo no me vería en una situación como esta porque no me merecería la pena.

Muchos podrán decir que la detención era desproporcionada y que “la pobre mujer detenida” no merecía ser esposada o veinte mil pamplinas que no vienen a cuento porque lo que importa es que si la Policía Nacional cree que hay delito, debe detener al ciudadano aunque sea contra el criterio de varios borrachines que obstruyen la actuación de la justicia. Para eso les pagamos, para que hagan cumplir la ley.

Os garantizo que estas “medias tintas” y esta debilidad en la ejecución de la labor policial, ocurre solo en España. En otros países la intervención hubiera sido mucho más brusca porque es inconcebible que a un agente de la autoridad se le insulte o se le descamise. En este video el detenido muerde al agente y es disparado con una pistola eléctrica sin contemplaciones.

A los que rompen mobiliario urbano, los que llevan armas en el bolsillo o los que salen a la calle con algún otro propósito que no sea dar un paseo y convivir en paz, la policía tiene la obligación de detenerlos, cachearlos, identificarlos y si es preciso, poderlos a disposición judicial.

España es de los pocos países en los que muchas personas insultan descaradamente a nuestros agentes y esos mismos individuos dicen que no hay derechos y que esto no es una democracia real. De verdad que no existe ninguna democracia en el mundo en el que se pueda salir a la calle a armar bronca sin que la policía te detenga.

En una democracia real, la gente quiere que la Policía sea correcta, eficiente, efectiva, respetada y bien valorada. Nuestros policías merecen nuestro respeto y nuestro apoyo y aquellos que estén en cuerpo de policía y no sepan llevar el uniforme, que se dediquen a otra cosa porque en la era de los teléfonos móviles con cámara, sus días están contados.

Comparte. Por un Cuerpo Nacional de Policía depurado, bien formado, eficiente y responsable . Por unos agentes sensibles a la realidad de la calle e incorruptibles. En definitiva, por un oficio que debe ser respetado y admirado y no denostado y vapuleado. Fuera los malos policías y apoyo total a los que cumplen con su deber.

Marcos UFC
Articulo publicado en URBAN FIGHTERS

La detención de cinco personas en Arroyo (Valladolid) permite esclarecer casi 100 robos en viviendas

ARROYO DE LA ENCOMIENDA (VALLADOLID), 9 Jul. (EUROPA PRESS) –

Efectivos de la Guardia Civil, en colaboración con la Policía Local, han detenido en Arroyo de la Encomienda (Valladolid) a cinco personas que fueron sorprendidas cuando robaban en una vivienda, lo que ha permitido esclarecer 97 hechos similares.

En concreto, se ha detenido a B.H.H, de 62 años y vecino de Zamora; JM.F.M, de 49 años de edad y vecino de Zamora; A.R.A., de 19 años de edad y vecino de Valladolid; P.G.V, de 19 años de edad y vecino de Valladolid y F.D.I, de 53 años de edad y vecino de Zamora, todos ellos como autores de un delito de Robo con Fuerza en las Cosas.

La detención se ha producido por la colaboración de la Policía Local de Arroyo de la Encomienda, quienes les sorprendieron robando en un bloque de viviendas y les retuvieron en sus dependencias hasta la llegada de la Patrulla de la Guardia Civil que se hizo cargo y procedió a su detención.

Relacionadas
Rosa Díez insta a Rajoy a que diga que enviará a los Mossos a que retiren urnas y, si no, a la Guardia Civil
Ejército y Guardia Civil preparan nuevos contingentes de cara a una posible prórroga de la misión en R.Centroafricana
El Gobierno dará más oportunidades a cabos, guardias y suboficiales de la Guardia Civil para cambiar de escala

La Guardia Civil ya tenía conocimiento de la comisión de delitos de este tipo, con un modus operandi que consiste en la obtención de información sobre los inmuebles susceptibles de ser robados. Tras seleccionar el lugar de comisión, siempre bloques de pisos vacíos propiedad de empresas promotoras y situados en zonas residenciales, fracturaban cerraduras de puertas de portales y de garajes de vehículos y sustraían elementos sanitarios, muebles de cocina, instalaciones eléctricas y de gas que cargaban y transportaban en vehículos voluminosos.

Así, se ha intervenido un camión cargado con enseres robados de una vivienda de la Calle Ebro (muebles de cocina, bidés y sanitarios), donde se habían forzado 14 puertas del bloque de viviendas.

Una vez detenidos los autores y culminar las gestiones de investigación, se han esclarecido un total de 97 robos en viviendas de este tipo.

La Guardia Civil de Valladolid se encarga de la instrucción de las correspondientes diligencias.

Principales riesgos del trabajo de policía en España

El trabajo de policía implica estar sometido a una gran presión, estas condiciones laborales pueden afectar gravemente a su salud, física y psicológicamente.

El trabajo de policía conlleva una serie de riesgos físicos y psicológicos específicos. Además de estar expuesto a los riesgos del trabajo diario como cualquier otro trabajador, debe soportar una tasa de peligrosidad especial por el desempeño de su trabajo, normalmente relacionado con armas de fuego o situaciones al límite.

Riesgos para la salud física

El trabajo de policía cuenta con una elevada tasa de accidentalidad laboral, debido principalmente a accidentes de tráfico e incidentes con armas. El hecho de pasar muchas horas en la carretera implica un mayor riesgo de accidentes tráfico. La tasa de mortalidad laboral en este tipo de accidentes en los cuerpos de policía duplica a la de cualquier otro gremio de transporte de mercancías o personas.

El hecho de ir armados y de enfrentarse a situaciones violentas y peligrosas es otro de los riesgos del trabajo de policía. Pese a las medidas de seguridad y protección de sus uniformes, la tasa de peligrosidad de los agentes de calle es de las más altas en España. Anualmente se invierten fondos públicos para investigar mejoras técnicas y tácticas para repeler ataques armados.

Los policías están expuestos también a productos químicos, tóxicos o incendios, por lo que el trabajo de policía supone en muchos casos un posible riesgo de infección o intoxicación. La policía es la primera en llegar a los accidentes o incendios, por lo que no está protegida del todo ante los posibles riesgos que puedan surgir.

Riesgos psicológicos

El trabajo de policía puede provocar diversas patologías psicológicas como el trastorno por estrés postraumático, ansiedad o depresión. Pese a que los candidatos a policía deben superar unas duras oposiones y prepararse para lo que el trabajo de agente de seguridad del Estado supone, las condiciones laborales, a menudo precarias, pueden provocar pérdida del apetito o alteraciones en el sueño. El deterioro de algunas instalaciones y la precariedad de sus sueldos son causantes de gran parte problemas psicológicos entre los agentes.

La cantidad de horas trabajadas, la distribución de los turnos y los horarios nocturnos propios del trabajo de policía causan graves trastornos psicológicos entre los agentes. Muchos tienen alteraciones del sueño y están diagnosticados por ansiedad, estrés o depresión por los cambios de los turnos que impiden que una persona organice su vida y su rutina diaria de forma normal.

Todos estos problemas psicológicos pueden derivar en problemas con el alcohol o las drogas. La tasa de suicidio en el cuerpo de policía es de los más elevados de España. Desde que se promulgó la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en el 2002, se han suicidado 497 agentes, el doble de la tasa media de la población total. El modelo organizativo, la precariedad laboral, la jerarquía del cuerpo y la tensión a la que están expuestos diariamente generan problemas psicológicos graves, incluso mortales.

Descubren en Magaluf un taller donde ponían en uso móviles y tablets robadas

La Guardia Civil y la Policía Local de Calvià, en una actuación conjunta, arrestaron en Magaluf (Calviá) a un ciudadano indio como presunto autor del robo de más de 200 teléfonos móviles de última generación.

Los dos cuerpos de seguridad han informado de que sus agentes descubrieron un almacén en los bajos de un edificio de Magaluf que era empleado como taller ilegal para la reparación y posterior venta de teléfonos móviles.

Tras solicitar permiso para realizar un registro encontraron los móviles de última generación, así como numerosas piezas, tarjetas para el desbloqueo de operadoras de telefonía móvil, ordenadores, tabletas y cientos de adaptadores tarjetas SIM con el número de procedencia ilícita y 500 euros en metálico. Los teléfonos intervenidos proceden de robos y pérdidas.

El conjunto del material intervenido puede tener un valor de decenas de miles de euros.

El material está siendo analizando para localizar a sus legítimos propietarios, pero cualquier ciudadano a quien le hayan sustraído un teléfono móvil o lo haya perdido puede pasar por las dependencias de la Guardia Civil del Polígono de Son Bugadelles la semana próxima, de lunes a viernes, de 9.00 a 13.00 horas.

Fuente: diariodemallorca.es

Arrestado con 121 plantas de marihuana en sa Ràpita

La Guardia Civil y la Policía local de Campos han desmantelado una sofisticada plantación de marihuana en un domicilio de sa Ràpita. Los investigadores hallaron en la vivienda 121 plantas repartidas en dos estancias y cultivadas mediante un sistema hidropónico, que no precisa tierra para el crecimiento. El morador de la vivienda, un hombre de 43 años, fue arrestado por un delito contra la salud pública.

Según informó ayer el instituto armado, las pesquisas se iniciaron hace algunas semanas con la colaboración de la Policía Local ante las sospechas de que el acusado estuviera cultivando grandes cantidades de marihuana en su vivienda. Tras recabar abundantes indicios, los agentes solicitaron autorización judicial y el pasado martes por la mañana allanaron el domicilio, situado en sa Ràpita.

Allí encontraron un total de 121 plantas de marihuana que crecían gracias a un sistema sin suelo, en el que se maximiza el agua para el crecimiento y la maduración, y en una habitación perfectamente acondicionada. Tanto las plantas como el material fueron decomisados.

Fuente: diariodemallorca.es

La Policía se incauta de 500 kilos de productos caducados en un súper

Los agentes de la Policía Local de Sant Antoni, la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía se han incautado de 500 kilos de productos caducados que se encontraban a la venta en un supermercado de la localidad. Se da la circunstancia de que este establecimiento ya fue sancionado hace dos años precisamente por tener expuestos 200 productos con la fecha de caducidad ya vencida, según informaron ayer fuentes policiales en un comunicado de prensa.

La intervención policial se llevó a cabo el pasado viernes en el marco de un dispositivo conjunto en locales de ocio del municipio. Los agentes de la Unidad central contra redes de inmigración y falsedades documentales (Ucrif) se encargaron de la revisión de documentación y otras cuestiones relativas a Extranjería, mientras que los agentes de la Guardia Civil y la Policía Local realizaron inspecciones de seguridad ciudadana e infracciones de las ordenanzas municipales.

En una de estas inspecciones, los policías observaron que en un establecimiento que está situado en el número 64 de la calle Progreso había distintos alimentos expuestos a la venta que tenían la fecha de caducidad vencida, un hecho que «llamó notablemente la atención de los agentes» por la actuación realizada allí dos años antes.

Ante esta situación, los agentes revisaron «minuciosamente todos y cada uno de los productos» expuestos para vender y, de acuerdo con las citadas fuentes, retiraron cerca de 500 kilogramos de productos caducados, alguno de ellos desde el año 2009.

Concretamente, según ha podido saber este diario, había bebidas, algunas de ellas energéticas, pastelería y bollería, aceite caducado desde diciembre, mantequilla, cereales, especias y algunos productos que el propietario del establecimiento elaboraba en su casa y que después vendía en el supermercado sin pasar control sanitario alguno.

Según la nota de prensa oficial, en las estanterías del local se mezclaba el género caducado y en mal estado con productos que tenían la fecha de caducidad en vigor, algo que en opinión de los agentes «podría confundir fácilmente al consumidor».

Productos sin etiquetar
Además, entre los productos retirados había alimentos que carecían de cualquier tipo de etiquetado «desconociendo así el comprador de qué alimento se trataba, así como la fecha de envasado o fecha de caducidad del mismo». Entre estos estarían, presumiblemente, los elaborados por el responsable del local.

Una vez retirados los alimentos, se dio aviso a la inspección de Sanidad y Consumo, que se encargará de determinar «el alcance de la peligrosidad de estos actos» y las posibles sanciones que puedan derivarse.

Al parecer, desde este departamento ya han acudido al local, aunque de desconoce si han adoptado alguna medida.

Por otra parte, durante el dispositivo policial conjunto también se identificó a 44 personas y se levantaron «diversas» actas por infracciones administrativas, aunque no se ha concretado nada más al respecto.

Fuente: diariodeibiza.es

Los antisistema difunden por la red datos de 300 policías de la UIP

«Los descerebrados de las UIP también son vulnerables». Así arranca el archivo colgado en las redes por ultras en el que vulneran datos sobre agentes de las Unidades de Intervención Policial, los conocidos como antidisturbios. Son casi 300, en concreto 277, las direcciones de correos y sus contraseñas, pertenecientes a agentes de estas unidades que han sido divulgadas por los radicales, en un intento de amedrentarlos.

Polémica por el uso de las imágenes
La oposición, fundamentalmente el PSOE e IU, han tachado de retroceso a las libertades el proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana. Creen que en ese intento se enmarca también las medidas para evitar las grabaciones a los policías. El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, explicó en el Congreso que el Gobierno «pretende impedir que se puedan utilizar imágenes para poner en peligro la seguridad y la vida de policías, guardias civiles y policías locales, que se haga un uso criminal, un uso pernicioso de esas imágenes, no un uso divulgativo». «Desde el Ministerio del Interior, sí queremos dar respuesta a esa situación de riesgo que nos cuentan muchos policías y guardias civiles, porque creemos que se lo merecen».
«La red está llena de información. Podréis golpearnos físicamente pero nosotros podemos exponer información sensible acerca de cada uno de vosotros y ya sabéis, la información a día de hoy puede hacer mucho daño, hasta el punto de enmarcar vuestro futuro para siempre». Así arrancó el mensaje colgado en la red por «Anonymous». Además de lanzar amenazas de que seguirán volcando datos personales sobre los agentes, incluyen el listado de las direcciones personales de correo y su clave de acceso, la gran mayoría de Yahoo o de Hotmail.

Los antisistema acusan a la Policía de realizar prácticas terroristas: «Hemos sido testigos durante mucho tiempo de cuál es el verdadero terrorismo y no nos cabe duda de que el verdadero terrorismo es el que ejercéis en cada una de las manifestaciones en las que hacéis un uso desmedido de la fuerza (…) Hoy vamos a exponer una pequeña parte de información sobre los descerebrados psicópatas que pueblan nuestras calle con la excusa de restablecer el orden; además podéis encontrarlos despotricando contra el Pueblo y recomendando disparar con armas de fuego».

Y finalizan el mensaje antes de incluir la lista de direcciones de correo: «Una sola metedura de pata más y actuaremos en consecuencia».

Expertos informáticos

Los datos se publicaron el 23 de marzo, al día siguiente de los graves incidentes en las calles de Madrid. Este hecho hace sospechar a los especialistas que el material estaba elaborado ya de antemano, que hay un seguimiento por parte de los radicales en las redes para localizar a los policías y que además cuentan con la colaboración de especialistas en informática, de hackers, capaces de acceder a datos informáticos precisos y de rastrear correos electrónicos.

Los servicios policiales cuentan con nuevas herramientas de control y vigilancia de las redes sociales, con una nueva unidad de inteligencia y colaboraciones exteriores que facilitan y detectan información sobre estas actividades ilegales. Estos analistas advierten de que la reiteración de comunicados por parte de quien se autodenomina «Anonymous» «denota una cada mayor implicación del hacktivismo en la estrategia de la movilización social y una tendencia de focalización de acciones contra los cuerpos de seguridad del Estado, especialmente en las unidades de intervención».

Ley de Seguridad Ciudadana

No es esta la primera vez que la campaña contra los agentes salta a las redes. Desde hace tiempo, los movimientos radicales, los ultras que participan en todos los actos violentos, tratan de difundir imágenes y datos de los policías antidisturbios con la finalidad de presionarles.

Las denuncias de los sindicatos son constantes. Reclaman a la Administración más defensa sobre sus subordinados, sobre los policías. Porque también han detectado como desde cuentas de los que defienden a la llamada «Acampada Sol», se facilitan fotos de los rostros de la Policía con clara intención de favorecer las agresiones contra ellos.

La Ley de Seguridad Ciudadana contempla multar por la revelación de datos particulares e identidades de los policías. Prevé sancionar como infracción leve (entre 300 y 1.000 euros) «las amenazas, coacciones, injurias o vejaciones que se realicen en una reunión o concentración cuando el destinatario sea un miembro de las Fuerzas de Seguridad». Asimismo, castiga «el uso de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas de Seguridad que atente contra su derecho al honor, a la intimidad o a la propia imagen, pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes».

Fuente: elmundo.es