Archive

Archive for the ‘POLICIA LOCAL CATALUÑA’ Category

Unos hombres apalean a un policía local en Lloret en pedirles que aparquen bien

Tres personas fueron detenidas en el momento y otras dos, imputadas · El agente terminó en el hospital por unas contusiones

LLORET DE MAR | DJ Un agente de la policía local de Lloret de Mar que patrullaba en moto por el barrio de Can Ballel recibió el viernes por la tarde una paliza por parte de un grupo de hombres a la salida de un bar. Haciendo la ronda, el agente detectó unos vehículos aparcados sobre la acera frente al local. El policía entrar para pedirles que los cambiaran de lugar. Uno de ellos, sin embargo, no obedeció y daba “largas” al agente, excusándose y con un tono burlón, dijeron fuentes policiales. Entonces, el agente salió a buscar la PDA, el dispositivo electrónico, para interponer una sanción a uno de los coches en concreto para estacionar mal.

No tuvo tiempo, un grupo salió del local denunciando una persecución policial y racismo y comenzaron a zurrar-lo, haciéndolo caer y dándole patadas. El policía terminó en el hospital. Con la colaboración de un agente de la policía nacional fuera de servicio y ya con refuerzos, detuvieron a tres personas por atentado contra la autoridad y en imputaron otras dos. Los detenidos deben pasar ahora a disposición judicial. Uno de ellos presentó un habeas corpus (esgrimiendo detención ilegal). El juez confirmó que la detención era correcta y le hizo volver a los calabozos.

Los hechos ocurrieron el viernes a principios de la tarde en la calle Carpinteros de Lloret, en el barrio de Can Ballel. Un agente de la policía hacía una patrulla en solitario en motocicleta. Al pasar por delante de esta calle, vio que había unos vehículos mal estacionados sobre la acera, justo delante de un bar, lo que suponía una infracción.

Según explican las fuentes policiales, el agente entró en el bar sin intención de multar pero pidió a los conductores que retiraran los vehículos a otra parte. Uno de ellos habría tenido un comportamiento desafiante, se excusó diciendo que en ese momento estaba hablando por teléfono y, con tono “burlón”, daba “largas” al policía para evitar sacar el coche.

En ese momento, el policía fue hasta su moto para buscar la PDA e interponer una sanción por aparcar mal contra el vehículo que no quería irse. Entonces fue cuando salió un grupo para increpar al policía. En concreto, acusaban al agente de racismo (los hombres son de etnia gitana) y también que era una persecución policial.

Sobre la persecución policial, fuentes del Ayuntamiento explicaron que el propietario del bar ya se había quejado por persecución policial cuando, alrededor de Navidad, le levantaron un acta por infringir el horario de cierre (debía cerrar a las tres de la mañana ya las cinco todavía tenía el local abierto). Así, el pasado viernes, cuando el agente entró para pedir que cambiaran de lugar los vehículos, los hombres dijeron que aquello era una persecución y le acusaron de racismo.

Con el grupo fuera del local increpando el policía, algunos de ellos lo empezaron a agredir físicamente, primero con empujones pero luego tirando al suelo y dándole patadas. Algunos vecinos que presenciaron los hechos llamaron inmediatamente a la policía, pero el primero en socorrer al agente fue un Policía Nacional que está destinado a Lloret de Mar. Se identificó como policía e intervino. Poco después llegaron los refuerzos de la policía local e identificaron y detuvieron a los agresores, todos ellos con vínculos familiares.

Una petición de “habeas corpus”

Finalmente, la policía detuvo a tres hombres acusados ​​de atentado contra la autoridad, desobediencia y alteración del orden público. Además, otros dos, entre ellos el dueño del bar, quedaron imputados. El agente agredido, que llevaba el casco de la motocicleta todavía puesto, fue trasladado al hospital con heridas leves, principalmente contusiones en el cuerpo. Actualmente está de baja y se recupera desde su domicilio.

En cuanto a los tres detenidos, los Mossos se han hecho cargo del caso. Viernes los llevaron a los calabozos de Blanes. Uno de ellos, sin embargo, presentó una petición de habeas corpus esgrimiendo que aquello era una detención ilegal, confirmaron ayer el cuerpo de los Mossos. Ya era casi la medianoche. Lo llevaron ante un juez y tuvieron que ir a buscar el agente agredido para que declarara. Sin embargo, después de escuchar al detenido, el juez confirmó que la detención era legal y ordenó que volviera al calabozo. Todos ellos están en la comisaría y pasarán ahora a disposición judicial.

Las fuentes policiales de Lloret aseguraron ayer que es la primera vez que se encuentran con una situación parecida. Además, recordaron que el agente no tenía intención de multar a los conductores y que entienden que a veces puede haber excepciones. Sin embargo, reiteraron que los vehículos no estaban estacionados por ninguna urgencia y que el policía sólo les pedía que los retiraran a otro lado.

El ‘Govern’ aprueba el Código Ético de los Mossos y las policías locales

El documento recoge la garantía de derechos y libertades, proporcionalidad y neutralidad

Alfonso L. Congostrina Barcelona 24 FEB 2015 – 20:54 CET

El Gobierno de la Generalitat aprobó ayer el Código Ético de la policía catalana, un instrumento que aspira a fomentar las buenas prácticas entre los agentes de los Mossos y las policías locales para que sus actuaciones se basen en unos “mínimos principios y valores éticos”.

A finales del pasado mes de noviembre, el Comité de Ética presentó el borrador del documento que no recoge ningún tipo de sanción para aquel o aquellos agentes que infrinjan algún artículo del mismo. El código sustituye al del conseller Joan Saura de 2010. Este fue muy criticado por los sindicatos y cuando Felip Puig se hizo cargo del Departamento de Interior derogó el documento del ecosocialista que sólo estuvo vigente unas semanas. Cuando Ramon Espadaler relevó a Puig nombró un comité encargado de redactar un nuevo código ético para los Mossos d’Esquadra que fue aprobado ayer.

El portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs, ensalzó ayer la tarea de los agentes y aseguró que la aprobación del Código Ético se enmarca dentro del compromiso de transparencia del Gobierno de Artur Mas.

Es comité está formado por expertos y representantes del ámbito policial y pretende garantizar los derechos y las libertades de todas las personas, actuar con integridad, proporcionalidad, congruencia, oportunidad y “absoluta neutralidad política e imparcialidad”. También describe una serie de valores como la voluntad de servicio, la templanza, la responsabilidad, el coraje… que debe presidir las actuaciones de los agentes.

Los expertos que forman el Comité, que preside Francesc Torralba, son: el exfiscal superior de Catalunya Martín Rodríguez Sol; la catedrática emérita de filosofía moral y política de la UAB Victoria Camps; la catedrática de Derecho Penal y Criminología de la Facultad de Derecho de Esade y exrectora de la URL Esther Giménez-Salinas, y el doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación de la UB Angel Castiñeira. Del ámbito policial forman parte del comité la comisaria jefe de la Región Metropolitana Sur, Cristina Manresa; el jefe de la Región Policial de Ponent, el intendente Josep Lluís Rossell; el inspector Jordi Dalmau; el jefe de la Policía Local de Igualada, Jordi Salmases, y el miembro de la Policía Local de Vilassar, Lluís López.

Tres encapuchados apalean y abandonan en un bosque a un policía local de Lleida

Los Mossos d’Esquadra buscan a los tres hombres que este domingo por la mañana han secuestrado y dado una paliza a un policía local de Lleida, al cual han dejado herido y amordazado en una zona boscosa.

El agente ha sido sorprendido por los secuestradores hacia las 7.00 de este domingo. Según fuentes conocedoras del caso y tal y como ha confirmado un portavoz de los Mossos, los agresores le han seguido en coche desde que ha acabado su turno de trabajo hasta que han visto el momento de atacarle.

Ha sido en el instante en el que entraba en su domicilio cuando los tres, con el rostro ya cubierto por pasamontañas, se han abalanzado sobre él, reducido y metido a la fuerza en un vehículo para llevarlo hasta una zona boscosa. Alejados de posibles testigos ha sido cuando lo han apaleado y, tras amordazarlo, lo han abandonado hasta que ha sido localizado.

Una de las tesis que investiga los Mossos apunta a que los secuestradores habrían confundido al policía con otra persona. La paliza, de hecho, habría sido una advertencia por una deuda.

Un Guardia Urbano rechaza pistola en mano a un navajero que quiso apuñalarlo

3 diciembre 2014 1 comentario

Un agente que regulaba el tráfico en Barcelona sufrió el ataque de un individuo que quiso apuñalarlo sin motivo alguno

Un Guardia Urbano rechaza pistola en mano a un navajero que quiso apuñalarlo
Dos agents de la Guardia Urbana de Barcelona a Plaça Catalunya Aj. Barcelona

Sin motivo aparente. Así se describen en ocasiones acciones delictivas, principalmente agresiones, que carecen de sentido o móvil. Las motivaciones están a veces únicamente en una psique alterada. Las diligencias y el juzgado lo acabarán de dirimir. Lo que está ya contrastado del presente caso es que un guardia urbano que regulaba el tráfico el pasado sábado en una confluencia de las calle Llull y Selva de Mar tuvo que vérselas con un desconocido armado con un cuchillo de grandes dimensiones que quiso atacarlo. Las intenciones parecían mortales, Por ello, el agente, finalmente, tuvo que sacar su arma reglamentaria y con la ayuda de su pareja de patrulla reducirlo y esposarlo.

El detenido es un ciudadano marroquí, originario de Tánger, de 28 años. Fuentes del caso no han podido revelar por qué se acercó al policía bajo la lluvia con un cuchillo. El agente relata en los documentos del caso que sobre las 20.15 notó como a unos cinco metros alguien se le acercaba por detrás. El agua caía con fuerza en esa zona de la ciudad. Ese inconveniente hace muy frecuente la necesidad de un guardia regulando el tráfico en los cruces más delicados. El chubasco era intenso.

El policía intuyó que algo iba mal. Vio destellos brillantes que procedían de la figura que se acercaba. Cuando lo tuvo suficientemente cerca como para reconocer que era un cuchillo reaccionó de inmediato.

Lo primero que hizo fue sacar la porra y, en paralelo o inmediatamente después, presionó el botón de emergencia de que van provistos los equipos de radio. La ayuda tardaría en llegar el tiempo que su compañero empleara en recorrer los 200 metros que los separaban. Su pareja estaba en otra esquina. Mientras no llegaba el apoyo, la situación obligó a medidas excepcionales.

El portador del cuchillo, del que no consta que profiriera palabra alguna, hizo caso omiso a los avisos del guardia urbano. “Tira el cuchillo”, le gritó con insistencia. Pero el sospechoso no hizo ni caso. El tiempo transcurría a esas alturas muy lento.

A esas alturas de la emergencia, el agente en situación de riesgo desenfundó su pistola reglamentaria y blandiéndola conminó a su amenazante oponente a que lanzara el cuchillo.

El otro patrullero, a la carrera, estaba cada vez más cerca. Segundos antes de su llegada, el agresor dejó caer el cuchillo, pero ello no evitó que el otro policía lo embistiera y lo tirara al suelo. Había que neutralizar la amenaza.

Según el informe policial, el sospechoso se resistió ferozmente. De hecho, no pudo ser esposado hasta que llegó una segunda patrulla y ya con cuatro agentes lograron ponerle los grilletes. El detenido resultó ser un delincuente habitual en cuyo historial constan más de una decena de detenciones por hurtos y agresiones y por varias reclamaciones por diferentes juzgados.

¿Qué le llevó al ataque? Todavía no se sabe. Al menos, las fuentes consultadas descartan por completo que se tratara de una agresión por motivaciones ideológicas de tipo extremista. Por ahora, el caso ha corrido como la pólvora entre la plantilla de Guardia Urbana y ha disparado el debate sobre la conveniencia de los chalecos antibalas y anticorte.

Tres detenidos en una pelea con armas de fuego en Ciutat Vella

Los grupos que han protagonizado la trifulca son de origen dominicano, argelino y rumano

La Guardia Urbana de Barcelona ha detenido esta madrugada a tres integrantes de distintas bandas después de que protagonizaran una batalla campal con cuchillos y armas de fuego a la altura del número 3 de la calle Arc del Teatre del distrito barcelonés de Ciutat Vella. Los agentes detuvieron en el lugar de los hechos a tres jóvenes a los que se les acusa de homicidio en grado de tentativa y se les intervino dos cuchillos y un arma de fuego del calibre 38, dispuesta para ser utilizada.

Se acusa a los tres arrestados, a los que se han intervenido dos cuchillos y un arma de fuego del calibre 38, de homicidio en grado de tentativa

La trifulca entre las bandas comenzó a las 4.30, cuando un grupo de ciudadanos de origen dominicano y otro de nacionalidad argelina la emprendieron a golpes y cuchillazos. Según las primeras investigaciones, una vez finalizada la pelea entre ambos grupos, la banda latina también protagonizó otra trifulca con varios ciudadanos rumanos, a los que la policía municipal les interceptó el revólver cargado de munición y preparado para ser utilizado.

Un vecino de la zona fue el que alertó a los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona, después de presenciar como una persona intentaba apuñalar a otra en el transcurso de la pelea. Los heridos en ambas disputas son de carácter leve, y tres personas quedaron detenidas por los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona.

Canet pagará 380.000 euros por ‘mobbing’ a un policía local

El Ayuntamiento demandará a los dos jefes de la policía local acusados, para resarcir el perjuicio económico causado por su mala praxis

Canet pagará 380.000 euros por ‘mobbing’ a un policía local
Los dos jefes de la policía de Canet, con la concejal del área en 2007 aj. Canet de Mar

Canet de Mar.- El TSJC ha resuelto el recurso de apelación que paralizaba el pago de unos 380.000 euros a un agente de la policía local de Canet de Mar (Maresme) que denunció en 2003 a dos de sus superiores –uno de ellos aún en activo- por acoso y hostigamiento. El auto judicial desestima todos los recursos presentados, por lo que el consistorio se obliga a abonar la cantidad, que ya tenía consignada, al demandante. En paralelo, según el alcalde, Jesús Marín, el consistorio reactivará una demanda de repetición contra los dos acusados de ‘mobbing’ a los que reclamará la reposición del perjuicio económico causado por su mala praxis. Igualmente, el gobierno local ha abierto una comisión de investigación, aunque por el momento no se plantea abrir ningún expediente disciplinario al actual jefe de la policía.

La sección cuarta de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya ha resuelto no admitir a trámite el recurso que presentó el anterior jefe de la policía local, P. N. contra la resolución favorable al denunciante, el agente J.J.B.T que causó baja de la policía tras estar sometido a constantes vejaciones, hostigamiento y acoso por parte de sus superiores, uno de los cuales, J.M. aún ostenta un grado de mando en el cuerpo policial local. El Tribunal sentenció al Ayuntamiento de Canet al pago de una indemnización de 323.000 euros, a los que cabe sumar los intereses y la demora.

El Ayuntamiento de Canet, según ha confirmado el alcalde, Jesus Marin (CiU) abonará la cantidad al demandante “ya que la teníamos consignada en previsión” de la exigencia judicial. No obstante, la desestimación del TSJC, ha reactivado las iniciativas que emprendió el consistorio para pedir responsabilidades a los dos acusados. La primera es una demanda de repetición, una reclamación patrimonial a los dos jefes que, a causa de su mala praxis profesional que ha causado un grave perjuicio económico a las arcas municipales.

En paralelo, una comisión de investigación –a la que comparecen de forma voluntaria todos los implicados- dirimirá si es preciso tomar otra determinación al respecto. En este sentido, desde ERC reclaman suspender cautelarmente a los implicados, de los que sólo uno está en activo como mando de la policía local sin que se la haya abierto un solo expediente disciplinario por el caso. Ahora, la dificultad estriba en la prescripción del posible delito, por lo que también podrían tenr responsabilidades los responsables jurídicos del ente municipal, tal como aprecia la oposición.

Según ha informado La Vanguardia en las diferentes noticias que ha publicado sobre el caso, la sentencia resume que el demandante fue sometido a “una situación degradante y angustiosa” a la que le sometieron durante años el jefe y subjefe “de forma gratuita y deleznable, por abuso de jerarquía laboral”.

La Guardia Urbana desarticula un grupo organizado que se dedicaba al ‘top manta’

Los agentes han detenido a seis personas y se han incautado de material por valor de medio millón de euros

La Guardia Urbana de Barcelona ha desarticulado un grupo organizado que distribuía productos falsificados destinados a la venta ambulante en el centro de la ciudad. La operación, denominada ‘Manta’ se inició el mes de mayo y ha permitido detener a seis personas y decomisar material por valor de medio millón de euros, según ha informado el Ayuntamiento de Barcelona.

Los agentes localizaron un importante centro de distribución en el distrito de Sant Martí, desde donde salía el material falsificado destinado al ‘top manta’. El local, al que acudían diariamente entre 80 y 100 personas, se detectó tras el seguimiento de vendedores ambulantes que realizaban esta actividad ilegal en algunas zonas céntricas de la ciudad como el paseo de Gràcia, plaza de Catalunya, la Rambla, el paseo Colom y las zonas de playas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 489 seguidores